El impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co, ayer como hoy- Alots Gezu­ra­ga

Todo impe­ria­lis­mo tie­ne siem­pre el mis­mo com­po­nen­te moti­va­dor ini­cial: un inte­rés eco­nó­mi­co y polí­ti­co en un Esta­do en teo­ría de infe­rior capa­ci­dad mili­tar o al que cree poder ven­cer. Siem­pre con la pers­pec­ti­va de poder des­pués explo­tar a los nacio­na­les y los demás recur­sos eco­nó­mi­cos del país con­quis­ta­do de modo que se jus­ti­fi­que el gas­to en que ini­cial­men­te incu­rre el Esta­do inva­sor.

En nues­tro caso, tras la con­quis­ta tan­to de las tie­rras naba­rras con­ti­nen­ta­les como penin­su­la­res (en un pro­ce­so que empie­za en 1054 y aca­ba en 1620), man­tu­vi­mos los naba­rros mien­tras pudi­mos defen­der­lo del aco­so impe­ria­lis­ta nues­tro pro­pio régi­men legis­la­ti­vo: los Fue­ros, basa­dos en el dere­cho pire­nai­co que nos es pro­pio y que mar­ca jurí­di­ca y polí­ti­ca­men­te el Esta­do bas­kón de Naba­rra, del mis­mo modo y al mis­mo nivel que el eus­ke­ra es nues­tro prin­ci­pal ras­go cul­tu­ral dis­tin­ti­vo.

El mode­lo colo­nial se com­ple­tó y per­fec­cio­nó en Fran­cia tras la Revo­lu­ción Fran­ce­sa (1789) y en Espa­ña tras las Gue­rras Car­lis­tas (s.XIX), con un regue­ro de nues­tra san­gre. Estas masacres[1] y gue­rras para aca­bar con los res­col­dos de la nación naba­rra, supu­sie­ron la eli­mi­na­ción del régi­men eco­nó­mi­co pro­pio que deri­va­ba de una legis­la­ción pro­pia y mar­ca tam­bién un mayor aco­so a los demás sig­nos de iden­ti­dad naba­rros como es nues­tro idio­ma, que que­da­ba has­ta enton­ces sal­va­guar­da­do del mis­mo modo por el régi­men foral.

Sin embar­go, una peque­ña auto­no­mía de ges­tión eco­nó­mi­ca aun­que caren­te de toda sobe­ra­nía, se man­tie­ne en las tie­rras naba­rras occi­den­ta­les median­te el Real Decre­to 28 de febre­ro de 1878, cono­ci­do como pri­mer Con­cier­to Eco­nó­mi­co: «las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das den­tro ya del Con­cier­to Eco­nó­mi­co con­tri­bui­rán al sos­te­ni­mien­to de las car­gas públi­cas en igual pro­por­ción que las demás de España»[2].

Tam­bién derro­ta­das las gen­tes de la Nava­rra redu­ci­da duran­te la pri­me­ra de las gue­rras car­lis­tas y sus leyes supri­mi­das, el terri­to­rio que has­ta enton­ces man­te­nía el nom­bre de “rei­no” (al igual que lo hacía en la par­te con­ti­nen­tal Baja Nava­rra), fir­mó un armis­ti­cio en pare­ci­dos tér­mi­nos en 1841, den­tro de la eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­da “Ley Pac­cio­na­da” y pos­te­rio­res, acep­tan­do con ello –por impe­ra­ti­vo mili­tar que no legal…- el tér­mino terri­to­rial de “pro­vin­cia” espa­ño­la.

Las tie­rras bas­ko­nas con­quis­ta­das por Fran­cia, entra­ron en una deca­den­cia eco­nó­mi­ca de la que no se han recu­pe­ra­do, ale­ján­do­se los pará­me­tros eco­nó­mi­cos de los terri­to­rios pun­te­ros de ese Impe­rio, todo ello den­tro del plan de asi­mi­la­ción de las nacio­nes con­quis­ta­das y uni­for­mi­za­ción ciu­da­da­na lle­va­da aca­bo por el Esta­do fran­cés.

El mode­lo de eco­no­mía colo­nial hoy:

Según datos de Euros­tat, el PIB por habi­tan­te espa­ñol se sitúa en el 103% de la media de la UE, a la altu­ra de Ita­lia pero lejos de Fran­cia, el país que le pre­ce­de, con un 107%. Pero la eco­no­mía espa­ño­la tie­ne una pro­duc­ti­vi­dad y unas ren­tas inter­re­gio­na­les muy des­com­pen­sa­das.

Den­tro de Espa­ña, la Comu­ni­dad de Madrid, gra­cias al mode­lo colo­nial de metró­po­li que lle­va a con­cen­trar todo el poder y cabe­ce­ras de las gran­des empre­sas en la capi­tal, tie­ne un 137% del PIB per cápi­ta (unos 31.000 euros), en el otro extre­mo, la Comu­ni­dad Autó­no­ma con una menor pro­duc­ti­vi­dad es Extre­ma­du­ra con un PIB per cápi­ta infe­rior en casi un 50% al de Madrid (sobre 16.000 euros y un 74% de la media de la UE).

En Espa­ña hay gran­des exten­sio­nes y pro­vin­cias e inclu­so Comu­ni­da­des Autó­no­mas ente­ras de dudo­sa via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, autén­ti­cos era­les eco­nó­mi­cos. Espa­ña tra­ta de com­pen­sar estas enor­mes dife­ren­cias median­te tras­va­ses de las Auto­no­mías más pro­duc­ti­vas a las menos pro­duc­ti­vas, pero sin un com­pro­mi­so de inver­sión que per­pe­túa esta dife­ren­cia. Ade­más, con ello, fre­na la evo­lu­ción de la eco­no­mía espa­ño­la sacan­do dine­ro de las CC.AA que mejor se admi­nis­tran eco­nó­mi­ca­men­te sin nin­gún plan de aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad de las Comu­ni­da­des per­cep­to­ras, lo que gene­ra ade­más el con­si­guien­te mal estar con­ti­nuo entre estas Comu­ni­da­des.

La Comu­ni­dad Autó­no­ma del País Vas­co (CAV) y Comu­ni­dad Foral de Nava­rra (CFN) son las comu­ni­da­des autó­no­mas que entre 1995 y 2002 regis­tra­ron una mayor pro­duc­ti­vi­dad o ren­ta per capi­ta jun­to con Madrid, entre el 132 – 137% de la media espa­ño­la, segui­dos por Cata­lun­ya con el 123%, lo que las con­vier­te ‑por su bue­na ges­tión- en deu­do­ras del res­to de Comu­ni­da­des Autó­no­mas (estos datos están reco­gi­dos en el Infor­me de coyun­tu­ra de La Cai­xa de Cata­lun­ya).

Los eco­no­mis­tas de la UPV del cam­pus de Sarri­ko han hecho núme­ros: por el cupo e impues­tos paga­dos a Madrid por la CAV en los cua­tro años que van de 1998 al 2001, el gobierno de Espa­ña se ha embol­sa­do netos en ese perío­do (des­con­ta­dos los gra­vo­sos “ser­vi­cios comu­nes” como la Casa Real espa­ño­la, el ejér­ci­to o las emba­ja­das): más de 1,3 billo­nes de las enton­ces pesetas[3].

En el caso de Cata­lun­ya, una pri­me­ra cifra ascien­de 22.000 millo­nes de euros anua­les de mane­ra directa[4] (el cos­te de cons­truir y lle­nar de obras de arte 166 museos Gug­genheim como el de Bil­bao al año), todo ello por el lla­man­do “Mar­co espa­ñol de com­pen­sa­ción inter­re­gio­nal”, pese a tener esas nacio­nes un cos­te de la vida muy supe­rior a las regio­nes espa­ño­las per­cep­to­ras de esas ren­tas y que no se tie­ne en cuen­ta, o pese a pagar más “impues­tos indi­rec­tos” como las innu­me­ra­bles auto­pis­tas de pea­je de la CAV y Cata­lun­ya.

Los espa­ño­les piden siem­pre y fácil­men­te soli­da­ri­dad a otros, pero no pare­ce que entre ellos sean igual de exi­gen­tes, así, el tras­va­se o solu­ción para que lle­gue el agua nece­sa­ria al Levan­te, Mur­cia, y Anda­lu­cía Orien­tal, está lejos de pro­du­cir­se.

Este desas­tro­so mode­lo ha lle­va­do a Espa­ña a un peso exce­si­vo del sis­te­ma públi­co, dedi­ca­do a la ges­tión buro­crá­ti­ca e impro­duc­ti­va para el país. En Espa­ña hay más de 3 millo­nes de fun­cio­na­rios con tareas muchas veces tri­pli­ca­das o cua­dri­pli­ca­das entre las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes (esta­tal, auto­nó­mi­ca, pro­vin­cial y local), todo por no reco­no­cer las nacio­nes que pre­ten­den fago­ci­tar en su pro­yec­to incon­clu­so de Esta­do-nación: se lla­mó “café para todos”.

El défi­cit públi­co de todas las admi­nis­tra­cio­nes espa­ño­las aumen­tó un 31,7% en 2010, has­ta regis­trar 115.455 millo­nes de euros (el 10,9% del PIB), el mayor de su entorno eco­nó­mi­co.

Es más, las eco­no­mías naba­rra y cata­la­na, no res­pon­den a los patro­nes de la eco­no­mía espa­ño­la, sobre todo por el enor­me peso que tie­ne la indus­tria y el per­so­nal espe­cia­li­za­do, por lo que tie­nen intere­ses muchas veces con­tra­pues­tos al espa­ñol y no resuel­tos en el mode­lo actual, mas cuan­do Espa­ña acu­de a la UE en su repre­sen­ta­ción y apo­ya las deci­sio­nes que le intere­san a la eco­no­mía espa­ño­la de turis­mo-bara­to y que per­ju­di­can por tan­to a la eco­no­mía cata­la­na y naba­rra al ser, prác­ti­ca­men­te, opues­tas. En gene­ral, la polí­ti­ca y la ges­tión eco­nó­mi­ca espa­ño­la las­tra seria­men­te las eco­no­mías de estas dos nacio­nes y por tan­to per­ju­di­ca el nivel de vida de sus ciu­da­da­nos.

El reco­no­ci­mien­to de estas nacio­nes y de la inva­sión del Esta­do bas­kón de Naba­rra, sería un gran ali­vio para la polí­ti­ca espa­ño­la que gana­ría en cohe­ren­cia y podría comen­zar a ser Espa­ña una demo­cra­cia (en su caso Fran­cia), lo que sin duda redun­da­ría posi­ti­va­men­te en su eco­no­mía, ya que, como bien dice Iña­ki Agi­na­ga en Ipar­la: «La liber­tad es una fuer­za pro­duc­ti­va direc­ta», o como decían K. Marx y F. Engels: “El pue­blo que ava­sa­lla a otro pue­blo for­ja sus cade­nas” (“Sobre el Sis­te­ma colo­nial del Capi­ta­lis­mo”, acep­ta­do y recal­ca­do tam­bién por Lenin en “Obras Com­ple­tas” XXIV, pág. 27).

El getxo­ta­rra Fede­ri­co Krut­wig era aún más con­tun­den­te cuan­do en su libro “Vas­co­nia” (1963), cuan­do decía esto otro: “La polí­ti­ca de explo­ta­ción colo­nia­lis­ta vie­ne sien­do prac­ti­ca­da por Espa­ña y por Fran­cia de for­ma muy ladi­na en Vas­co­nia, des­de el momen­to en que de una for­ma u otra con­tro­lan el sis­te­ma jurí­di­co y eco­nó­mi­co de todo el país (…). Es decir, se tra­ta cla­ra­men­te de una con­quis­ta por la que se obli­ga a tra­ba­jar a los vas­cos a favor de los espa­ño­les (…)”.

El mode­lo colo­nial que dis­fra­zan las Comu­ni­da­des Autó­no­mas es paten­te, así entre el Esta­do de Naba­rra en su terri­to­rio penin­su­lar (suman­do sólo CAV, CFN y La Rio­ja) y en Cata­lun­ya (sin Balea­res ni Valen­cia), pro­du­cen casi el 13 del PIB de Espa­ña, es decir, Espa­ña sería un 30% más pobre sin sus colo­nias penin­su­la­res, ade­más per­de­ría las eco­no­mías pun­te­ras y de mayor valor aña­di­do.

Espa­ña nece­si­ta un cam­bio sus­tan­cial en su mode­lo eco­nó­mi­co que pasa tam­bién por un cam­bio sus­tan­cial en su mode­lo polí­ti­co, impues­to por el últi­mo dic­ta­dor –que incluía al Jefe de Esta­do y de las Fuer­zas Arma­das actual- y obso­le­to según se pal­pa inclu­so en las calles espa­ño­las des­de el 15 M.

Espa­ña nece­si­ta un mode­lo eco­nó­mi­co enca­mi­na­do a un mayor apro­ve­cha­mien­to de sus recur­sos huma­nos y natu­ra­les, un cam­bio hacia la diver­si­fi­ca­ción de los sec­to­res pro­duc­ti­vos y la expor­ta­ción, jun­to con la cesión de su sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca a la Unión Euro­pea con­tro­la­da por ges­to­res ger­má­ni­cos; pero tam­bién es nece­sa­rio un mode­lo polí­ti­co más demo­crá­ti­co y cívi­co que supon­ga por tan­to un con­trol del pue­blo sobre su gobierno y sobre su eco­no­mía, así como la des­apa­ri­ción del mode­lo colo­nial actual que supon­dría la recu­pe­ra­ción de nues­tra liber­tad y la de Cata­lun­ya.

[1] Por ser “infâ­mes” al no saber fran­cés, «por­que sólo hay aris­tó­cra­tas» o por tener rela­cio­nes con gipuz­koa­nos y alto nava­rros, supon­drá la depor­ta­ción del 3 de mar­zo a sep­tiem­bre de 1794 de 4.000 veci­nos de Sara, Kan­bo, Larre­so­ro, Itsa­su, Men­dion­do, Luhu­so­ko, Ezpe­le­ta o Azkain, así como de otras loca­li­da­des limí­tro­fes, con 1.600 muer­tos camino de las Lan­das o en los pan­ta­nos de las pro­pias Lan­das, la mayo­ría muje­res y niños, en un geno­ci­dio y lim­pie­za étni­ca, pues todos sus bie­nes fue­ron con­fis­ca­dos y entre­ga­dos a fran­ce­ses (según Euke­ni Goyhe­netxe). En Baio­na la gui­llor­ti­na fun­cio­nó 60 veces. Los nom­bres en eus­ke­ra de las loca­li­da­des fue­ron cam­bia­dos por otros inven­ta­dos y en fran­cés.

[2] Para mayor infor­ma­ción al res­pec­to se pue­de leer: “El ori­gen del Con­cier­to Eco­nó­mi­co” y “La UE y el Blin­da­je del Con­cier­to Eco­nó­mi­co” de Aitzol Altu­na Enzu­na: http://​www​.naba​rral​de​.com/​e​s​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​3​728

http://​www​.naba​rral​de​.com/​e​s​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​3​800

[3] Datos faci­li­ta­dos por el pro­fe­sor de eco­no­mía de la UPV del cam­pus de Sarri­ko Anton Bor­ja en sen­das con­fe­ren­cias orga­ni­za­das por Orrea­ga Iritzi Tal­dea e impar­ti­das en Gal­da­kano.

[4] Dato cogi­do del artícu­lo de Vic­tor Ale­xan­dre en Berria el 26/​11/​2011: “Nazio­na­lis­ta ez den “spa­nish revo­lu­tion” hori”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *