El impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co, ayer como hoy- Alots Gezuraga

Todo impe­ria­lis­mo tie­ne siem­pre el mis­mo com­po­nen­te moti­va­dor ini­cial: un inte­rés eco­nó­mi­co y polí­ti­co en un Esta­do en teo­ría de infe­rior capa­ci­dad mili­tar o al que cree poder ven­cer. Siem­pre con la pers­pec­ti­va de poder des­pués explo­tar a los nacio­na­les y los demás recur­sos eco­nó­mi­cos del país con­quis­ta­do de modo que se jus­ti­fi­que el gas­to en que ini­cial­men­te incu­rre el Esta­do invasor.

En nues­tro caso, tras la con­quis­ta tan­to de las tie­rras naba­rras con­ti­nen­ta­les como penin­su­la­res (en un pro­ce­so que empie­za en 1054 y aca­ba en 1620), man­tu­vi­mos los naba­rros mien­tras pudi­mos defen­der­lo del aco­so impe­ria­lis­ta nues­tro pro­pio régi­men legis­la­ti­vo: los Fue­ros, basa­dos en el dere­cho pire­nai­co que nos es pro­pio y que mar­ca jurí­di­ca y polí­ti­ca­men­te el Esta­do bas­kón de Naba­rra, del mis­mo modo y al mis­mo nivel que el eus­ke­ra es nues­tro prin­ci­pal ras­go cul­tu­ral distintivo.

El mode­lo colo­nial se com­ple­tó y per­fec­cio­nó en Fran­cia tras la Revo­lu­ción Fran­ce­sa (1789) y en Espa­ña tras las Gue­rras Car­lis­tas (s.XIX), con un regue­ro de nues­tra san­gre. Estas masacres[1] y gue­rras para aca­bar con los res­col­dos de la nación naba­rra, supu­sie­ron la eli­mi­na­ción del régi­men eco­nó­mi­co pro­pio que deri­va­ba de una legis­la­ción pro­pia y mar­ca tam­bién un mayor aco­so a los demás sig­nos de iden­ti­dad naba­rros como es nues­tro idio­ma, que que­da­ba has­ta enton­ces sal­va­guar­da­do del mis­mo modo por el régi­men foral.

Sin embar­go, una peque­ña auto­no­mía de ges­tión eco­nó­mi­ca aun­que caren­te de toda sobe­ra­nía, se man­tie­ne en las tie­rras naba­rras occi­den­ta­les median­te el Real Decre­to 28 de febre­ro de 1878, cono­ci­do como pri­mer Con­cier­to Eco­nó­mi­co: «las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das den­tro ya del Con­cier­to Eco­nó­mi­co con­tri­bui­rán al sos­te­ni­mien­to de las car­gas públi­cas en igual pro­por­ción que las demás de España»[2].

Tam­bién derro­ta­das las gen­tes de la Nava­rra redu­ci­da duran­te la pri­me­ra de las gue­rras car­lis­tas y sus leyes supri­mi­das, el terri­to­rio que has­ta enton­ces man­te­nía el nom­bre de “rei­no” (al igual que lo hacía en la par­te con­ti­nen­tal Baja Nava­rra), fir­mó un armis­ti­cio en pare­ci­dos tér­mi­nos en 1841, den­tro de la eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­da “Ley Pac­cio­na­da” y pos­te­rio­res, acep­tan­do con ello –por impe­ra­ti­vo mili­tar que no legal…- el tér­mino terri­to­rial de “pro­vin­cia” española.

Las tie­rras bas­ko­nas con­quis­ta­das por Fran­cia, entra­ron en una deca­den­cia eco­nó­mi­ca de la que no se han recu­pe­ra­do, ale­ján­do­se los pará­me­tros eco­nó­mi­cos de los terri­to­rios pun­te­ros de ese Impe­rio, todo ello den­tro del plan de asi­mi­la­ción de las nacio­nes con­quis­ta­das y uni­for­mi­za­ción ciu­da­da­na lle­va­da aca­bo por el Esta­do francés.

El mode­lo de eco­no­mía colo­nial hoy:

Según datos de Euros­tat, el PIB por habi­tan­te espa­ñol se sitúa en el 103% de la media de la UE, a la altu­ra de Ita­lia pero lejos de Fran­cia, el país que le pre­ce­de, con un 107%. Pero la eco­no­mía espa­ño­la tie­ne una pro­duc­ti­vi­dad y unas ren­tas inter­re­gio­na­les muy descompensadas.

Den­tro de Espa­ña, la Comu­ni­dad de Madrid, gra­cias al mode­lo colo­nial de metró­po­li que lle­va a con­cen­trar todo el poder y cabe­ce­ras de las gran­des empre­sas en la capi­tal, tie­ne un 137% del PIB per cápi­ta (unos 31.000 euros), en el otro extre­mo, la Comu­ni­dad Autó­no­ma con una menor pro­duc­ti­vi­dad es Extre­ma­du­ra con un PIB per cápi­ta infe­rior en casi un 50% al de Madrid (sobre 16.000 euros y un 74% de la media de la UE).

En Espa­ña hay gran­des exten­sio­nes y pro­vin­cias e inclu­so Comu­ni­da­des Autó­no­mas ente­ras de dudo­sa via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, autén­ti­cos era­les eco­nó­mi­cos. Espa­ña tra­ta de com­pen­sar estas enor­mes dife­ren­cias median­te tras­va­ses de las Auto­no­mías más pro­duc­ti­vas a las menos pro­duc­ti­vas, pero sin un com­pro­mi­so de inver­sión que per­pe­túa esta dife­ren­cia. Ade­más, con ello, fre­na la evo­lu­ción de la eco­no­mía espa­ño­la sacan­do dine­ro de las CC.AA que mejor se admi­nis­tran eco­nó­mi­ca­men­te sin nin­gún plan de aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad de las Comu­ni­da­des per­cep­to­ras, lo que gene­ra ade­más el con­si­guien­te mal estar con­ti­nuo entre estas Comunidades.

La Comu­ni­dad Autó­no­ma del País Vas­co (CAV) y Comu­ni­dad Foral de Nava­rra (CFN) son las comu­ni­da­des autó­no­mas que entre 1995 y 2002 regis­tra­ron una mayor pro­duc­ti­vi­dad o ren­ta per capi­ta jun­to con Madrid, entre el 132 – 137% de la media espa­ño­la, segui­dos por Cata­lun­ya con el 123%, lo que las con­vier­te ‑por su bue­na ges­tión- en deu­do­ras del res­to de Comu­ni­da­des Autó­no­mas (estos datos están reco­gi­dos en el Infor­me de coyun­tu­ra de La Cai­xa de Catalunya).

Los eco­no­mis­tas de la UPV del cam­pus de Sarri­ko han hecho núme­ros: por el cupo e impues­tos paga­dos a Madrid por la CAV en los cua­tro años que van de 1998 al 2001, el gobierno de Espa­ña se ha embol­sa­do netos en ese perío­do (des­con­ta­dos los gra­vo­sos “ser­vi­cios comu­nes” como la Casa Real espa­ño­la, el ejér­ci­to o las emba­ja­das): más de 1,3 billo­nes de las enton­ces pesetas[3].

En el caso de Cata­lun­ya, una pri­me­ra cifra ascien­de 22.000 millo­nes de euros anua­les de mane­ra directa[4] (el cos­te de cons­truir y lle­nar de obras de arte 166 museos Gug­genheim como el de Bil­bao al año), todo ello por el lla­man­do “Mar­co espa­ñol de com­pen­sa­ción inter­re­gio­nal”, pese a tener esas nacio­nes un cos­te de la vida muy supe­rior a las regio­nes espa­ño­las per­cep­to­ras de esas ren­tas y que no se tie­ne en cuen­ta, o pese a pagar más “impues­tos indi­rec­tos” como las innu­me­ra­bles auto­pis­tas de pea­je de la CAV y Catalunya.

Los espa­ño­les piden siem­pre y fácil­men­te soli­da­ri­dad a otros, pero no pare­ce que entre ellos sean igual de exi­gen­tes, así, el tras­va­se o solu­ción para que lle­gue el agua nece­sa­ria al Levan­te, Mur­cia, y Anda­lu­cía Orien­tal, está lejos de producirse.

Este desas­tro­so mode­lo ha lle­va­do a Espa­ña a un peso exce­si­vo del sis­te­ma públi­co, dedi­ca­do a la ges­tión buro­crá­ti­ca e impro­duc­ti­va para el país. En Espa­ña hay más de 3 millo­nes de fun­cio­na­rios con tareas muchas veces tri­pli­ca­das o cua­dri­pli­ca­das entre las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes (esta­tal, auto­nó­mi­ca, pro­vin­cial y local), todo por no reco­no­cer las nacio­nes que pre­ten­den fago­ci­tar en su pro­yec­to incon­clu­so de Esta­do-nación: se lla­mó “café para todos”.

El défi­cit públi­co de todas las admi­nis­tra­cio­nes espa­ño­las aumen­tó un 31,7% en 2010, has­ta regis­trar 115.455 millo­nes de euros (el 10,9% del PIB), el mayor de su entorno económico.

Es más, las eco­no­mías naba­rra y cata­la­na, no res­pon­den a los patro­nes de la eco­no­mía espa­ño­la, sobre todo por el enor­me peso que tie­ne la indus­tria y el per­so­nal espe­cia­li­za­do, por lo que tie­nen intere­ses muchas veces con­tra­pues­tos al espa­ñol y no resuel­tos en el mode­lo actual, mas cuan­do Espa­ña acu­de a la UE en su repre­sen­ta­ción y apo­ya las deci­sio­nes que le intere­san a la eco­no­mía espa­ño­la de turis­mo-bara­to y que per­ju­di­can por tan­to a la eco­no­mía cata­la­na y naba­rra al ser, prác­ti­ca­men­te, opues­tas. En gene­ral, la polí­ti­ca y la ges­tión eco­nó­mi­ca espa­ño­la las­tra seria­men­te las eco­no­mías de estas dos nacio­nes y por tan­to per­ju­di­ca el nivel de vida de sus ciudadanos.

El reco­no­ci­mien­to de estas nacio­nes y de la inva­sión del Esta­do bas­kón de Naba­rra, sería un gran ali­vio para la polí­ti­ca espa­ño­la que gana­ría en cohe­ren­cia y podría comen­zar a ser Espa­ña una demo­cra­cia (en su caso Fran­cia), lo que sin duda redun­da­ría posi­ti­va­men­te en su eco­no­mía, ya que, como bien dice Iña­ki Agi­na­ga en Ipar­la: «La liber­tad es una fuer­za pro­duc­ti­va direc­ta», o como decían K. Marx y F. Engels: “El pue­blo que ava­sa­lla a otro pue­blo for­ja sus cade­nas” (“Sobre el Sis­te­ma colo­nial del Capi­ta­lis­mo”, acep­ta­do y recal­ca­do tam­bién por Lenin en “Obras Com­ple­tas” XXIV, pág. 27).

El getxo­ta­rra Fede­ri­co Krut­wig era aún más con­tun­den­te cuan­do en su libro “Vas­co­nia” (1963), cuan­do decía esto otro: “La polí­ti­ca de explo­ta­ción colo­nia­lis­ta vie­ne sien­do prac­ti­ca­da por Espa­ña y por Fran­cia de for­ma muy ladi­na en Vas­co­nia, des­de el momen­to en que de una for­ma u otra con­tro­lan el sis­te­ma jurí­di­co y eco­nó­mi­co de todo el país (…). Es decir, se tra­ta cla­ra­men­te de una con­quis­ta por la que se obli­ga a tra­ba­jar a los vas­cos a favor de los españoles (…)”.

El mode­lo colo­nial que dis­fra­zan las Comu­ni­da­des Autó­no­mas es paten­te, así entre el Esta­do de Naba­rra en su terri­to­rio penin­su­lar (suman­do sólo CAV, CFN y La Rio­ja) y en Cata­lun­ya (sin Balea­res ni Valen­cia), pro­du­cen casi el 13 del PIB de Espa­ña, es decir, Espa­ña sería un 30% más pobre sin sus colo­nias penin­su­la­res, ade­más per­de­ría las eco­no­mías pun­te­ras y de mayor valor añadido.

Espa­ña nece­si­ta un cam­bio sus­tan­cial en su mode­lo eco­nó­mi­co que pasa tam­bién por un cam­bio sus­tan­cial en su mode­lo polí­ti­co, impues­to por el últi­mo dic­ta­dor –que incluía al Jefe de Esta­do y de las Fuer­zas Arma­das actual- y obso­le­to según se pal­pa inclu­so en las calles espa­ño­las des­de el 15 M.

Espa­ña nece­si­ta un mode­lo eco­nó­mi­co enca­mi­na­do a un mayor apro­ve­cha­mien­to de sus recur­sos huma­nos y natu­ra­les, un cam­bio hacia la diver­si­fi­ca­ción de los sec­to­res pro­duc­ti­vos y la expor­ta­ción, jun­to con la cesión de su sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca a la Unión Euro­pea con­tro­la­da por ges­to­res ger­má­ni­cos; pero tam­bién es nece­sa­rio un mode­lo polí­ti­co más demo­crá­ti­co y cívi­co que supon­ga por tan­to un con­trol del pue­blo sobre su gobierno y sobre su eco­no­mía, así como la des­apa­ri­ción del mode­lo colo­nial actual que supon­dría la recu­pe­ra­ción de nues­tra liber­tad y la de Catalunya.

[1] Por ser “infâ­mes” al no saber fran­cés, «por­que sólo hay aris­tó­cra­tas» o por tener rela­cio­nes con gipuz­koa­nos y alto nava­rros, supon­drá la depor­ta­ción del 3 de mar­zo a sep­tiem­bre de 1794 de 4.000 veci­nos de Sara, Kan­bo, Larre­so­ro, Itsa­su, Men­dion­do, Luhu­so­ko, Ezpe­le­ta o Azkain, así como de otras loca­li­da­des limí­tro­fes, con 1.600 muer­tos camino de las Lan­das o en los pan­ta­nos de las pro­pias Lan­das, la mayo­ría muje­res y niños, en un geno­ci­dio y lim­pie­za étni­ca, pues todos sus bie­nes fue­ron con­fis­ca­dos y entre­ga­dos a fran­ce­ses (según Euke­ni Goyhe­netxe). En Baio­na la gui­llor­ti­na fun­cio­nó 60 veces. Los nom­bres en eus­ke­ra de las loca­li­da­des fue­ron cam­bia­dos por otros inven­ta­dos y en francés.

[2] Para mayor infor­ma­ción al res­pec­to se pue­de leer: “El ori­gen del Con­cier­to Eco­nó­mi­co” y “La UE y el Blin­da­je del Con­cier­to Eco­nó­mi­co” de Aitzol Altu­na Enzu­na: http://​www​.naba​rral​de​.com/​e​s​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​3​728

http://​www​.naba​rral​de​.com/​e​s​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​3​800

[3] Datos faci­li­ta­dos por el pro­fe­sor de eco­no­mía de la UPV del cam­pus de Sarri­ko Anton Bor­ja en sen­das con­fe­ren­cias orga­ni­za­das por Orrea­ga Iritzi Tal­dea e impar­ti­das en Galdakano.

[4] Dato cogi­do del artícu­lo de Vic­tor Ale­xan­dre en Berria el 26/​11/​2011: “Nazio­na­lis­ta ez den “spa­nish revo­lu­tion” hori”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.