Los ren­glo­nes tor­ci­dos del Capi­tal- Igor Mera y Jua­nan Iriar­te

Es difí­cil seguir la lógi­ca de los acon­te­ci­mien­tos que en polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y mone­ta­ria se desa­rro­llan en el con­jun­to de la Unión Euro­pea. La eufo­ria de los años de cre­ci­mien­to macro­eco­nó­mi­co y los res­ca­tes de la ban­ca han deja­do unos balan­ces con­ta­bles, en las cuen­tas públi­cas y en las pri­va­das, en los que el endeu­da­mien­to es muy abul­ta­do. Aho­ra, mien­tras los ban­cos, res­ca­ta­dos del abis­mo con dine­ro públi­co, cie­rran el gri­fo del cré­di­to a la eco­no­mía pro­duc­ti­va y espe­cu­lan a cos­ta de la deu­da públi­ca, se impo­ne el dog­ma de la aus­te­ri­dad.

Es el mis­mo cre­do que Yolan­da Bar­ci­na y Patxi López siguen para los pre­su­pues­tos de la CFN y la CAPV, res­pec­ti­va­men­te. Sus cuen­tas públi­cas para 2012 son un ejer­ci­cio de sumi­sión a los dic­ta­dos del Gobierno de Madrid y de las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas y eco­nó­mi­cas (FMI, BCE). Ambos gobier­nos (UPN-PSN y PSE-PP) apli­can el tra­ta­mien­to impues­to por los mer­ca­dos glo­ba­les. Una die­ta de adel­ga­za­mien­to para dejar el ya de por sí incom­ple­to y no uni­ver­sal Esta­do del Bien­es­tar redu­ci­do a su míni­ma expre­sión. Abrir nue­vos espa­cios al capi­tal finan­cie­ro, des­re­gu­la­ri­zan­do los ser­vi­cios públi­cos y con­vir­tién­do­los en espa­cios pri­va­dos don­de ama­sar más bene­fi­cios en base al expo­lio de lo públi­co.

Mien­tras se apli­can dacro­nia­nos recor­tes del gas­to corrien­te y de inver­sión que afec­tan al desa­rro­llo de los prin­ci­pa­les pila­res del Esta­do del Bien­es­tar (edu­ca­ción, sani­dad, ser­vi­cios socia­les, aten­ción a la depen­den­cia), hay par­ti­das sagra­das no afec­ta­das por el recor­te. Por una par­te, ambos pro­yec­tos pre­su­pues­ta­rios des­ti­nan ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro al man­te­ni­mien­to del nego­cio de la hor­mi­go­ne­ra con dine­ro públi­co; de otra, la amor­ti­za­ción anti­ci­pa­da de deu­da públi­ca se con­vier­te en prio­ri­dad abso­lu­ta.

En ambos terri­to­rios se va a pro­du­cir un recor­te espe­cial­men­te gra­ve y ruin: los pro­gra­mas de garan­tía de ren­tas. Estos son la últi­ma red de segu­ri­dad que exis­te en nues­tras socie­da­des para evi­tar que la gen­te más empo­bre­ci­da cai­ga en la mise­ria abso­lu­ta. En el caso de la CAPV, a la recién apro­ba­da refor­ma legis­la­ti­va (cie­rra la puer­ta de entra­da y ensan­cha la puer­ta de sali­da del sis­te­ma), se le suma un recor­te del 7% de las cuan­tías a cobrar en los dis­tin­tos con­cep­tos; y el pre­su­pues­to des­ti­na­do a Ayu­das de Emer­gen­cia Social se con­ge­la, cuan­do las nece­si­da­des son cada vez mayo­res. En Nafa­rroa la ren­ta bási­ca pier­de su carác­ter de dere­cho y pasa a ser pres­ta­ción asis­ten­cial; pres­ta­ción para cuyo acce­so se endu­re­cen los requi­si­tos. Esto, suma­do a otras modi­fi­ca­cio­nes nor­ma­ti­vas, supo­ne que en este terri­to­rio unas 4.000 per­so­nas que­da­rán fue­ra del sis­te­ma de lucha con­tra la pobre­za (1.500 por no tener per­mi­so de resi­den­cia, a pesar de estar empa­dro­na­das).

Hablar de gas­to públi­co sin tener en cuen­ta el pre­su­pues­to de ingre­sos es caer en la tram­pa que nos tien­den. No se hace nada con­tra el frau­de fis­cal, que pue­de supo­ner 2.000 millo­nes de euros en Hego Eus­kal Herria (en su mayor par­te come­ti­do por empre­sas y ren­tas altas). Ade­más, quin­ce años de con­tra­rre­for­ma fis­cal han lle­va­do a per­do­nar 6.000 millo­nes de euros a empre­sas, ren­tas del capi­tal y gran­des for­tu­nas. Lar­go tiem­po per­do­nan­do impues­tos a quie­nes más tie­nen, esca­sa volun­tad de per­se­guir el frau­de fis­cal y el efec­to que la cri­sis eco­nó­mi­ca ha teni­do sobre la recau­da­ción pre­sen­tan una difí­cil coyun­tu­ra que la cla­se polí­ti­ca ha opta­do por resol­ver a favor del Capi­tal.

Así, opta por redu­cir los pre­su­pues­tos públi­cos, fren­te a la posi­bi­li­dad de recau­dar más gra­van­do más a quien más tie­ne. Con menos ingre­sos, una gran pre­sión en el mer­ca­do de la deu­da públi­ca (otro recur­so en tiem­pos de cri­sis) y una ideo­lo­gía neo­li­be­ral, nues­tra cla­se gober­nan­te se ha con­ver­ti­do en exper­ta en el arte del recor­te.

Ade­más de ser injus­tos, estos pre­su­pues­tos no van a ayu­dar a salir de la cri­sis; por el con­tra­rio, van a lle­var a la pro­fun­di­za­ción de la mis­ma. Pre­mios Nobel de eco­no­mía, otros paí­ses e ins­ti­tu­cio­nes avi­san de que el camino de la aus­te­ri­dad, vía recor­te del gas­to social y no de otros gas­tos (suel­dos y pre­ben­das de car­gos públi­cos, gran­des infra­es­truc­tu­ras…), sólo lle­va a pro­fun­di­zar la rece­sión y, por lo tan­to, al agra­va­mien­to de las con­se­cuen­cias socia­les de la cri­sis. A pesar de ello la cla­se polí­ti­ca sigue a pies jun­ti­llas el nue­vo dog­ma.

El Capi­tal escri­be rec­to con líneas tor­ci­das y en nues­tros polí­ti­cos y polí­ti­cas ha encon­tra­do las mejo­res plu­mas para poner negro sobre blan­co aspi­ra­cio­nes lar­ga­men­te alber­ga­das. Patxi López y Yolan­da Bar­ci­na, liqui­da­do­res de lo públi­co, aspi­ran a des­ta­car en el igno­mi­nio­so pódium de estos escri­ba­nos.

No impor­ta cuán­to suba el paro o en qué con­di­cio­nes que­den las per­so­nas más vul­ne­ra­bles de la socie­dad: lo impor­tan­te es ser­vir­le en ban­de­ja de pla­ta al Capi­tal una derro­ta his­tó­ri­ca de la Cla­se Obre­ra. Robar­nos de gol­pe y plu­ma­zo lo que tan­ta san­gre, sudor y lágri­mas nos ha cos­ta­do con­se­guir duran­te muchos años.

La coyun­tu­ra es difí­cil; sin embar­go no hay que dejar lugar al des­áni­mo. Tene­mos que ser capa­ces de hacer fren­te a la into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va, al mie­do y a la apa­tía; atre­ver­nos a salir de nues­tros cas­ti­llos. En ESK tene­mos cla­ro que el camino para rever­tir esta situa­ción es luchar; pelea en la que con­flu­ya­mos todos los sec­to­res afec­ta­dos en la más amplia uni­dad posi­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *