Femi­nis­mo y socia­lis­mo- Car­lo Fabret­ti

Con algo de retra­so, pero con gran satis­fac­ción y pro­ve­cho, he des­cu­bier­to el blog Gezia Lepoan http://​gezia​le​poan​.blogs​pot​.com, don­de he teni­do oca­sión de leer, entre otros, varios artícu­los de Ainhoa Güe­mes y Zaloa Basa­be publi­ca­dos en Gara, en los que abor­dan, con un rigor y una pro­fun­di­dad por des­gra­cia poco comu­nes, uno de los pro­ble­mas más arduos y escu­rri­di­zos de la lucha con­tra la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta: el de la per­vi­ven­cia y ubi­cui­dad de la lógi­ca patriar­cal.

Res­pon­dien­do al artícu­lo de Güe­mes Femi­nis­tas vas­cas, con­flic­ti­vas y con­flic­tua­das, Basa­be seña­la en El suje­to polí­ti­co femi­nis­ta y la demo­cra­cia: “Para la con­se­cuen­te cons­truc­ción de un nue­vo mar­co es nece­sa­rio com­pren­der que, del mis­mo modo que no hay gru­po social sin iden­ti­dad, todo movi­mien­to que aspi­re a con­ver­tir­se en actor social con voz pro­pia y capa­ci­dad de trans­for­ma­ción e inter­lo­cu­ción debe cons­ti­tuir­se en suje­to polí­ti­co. Si que­re­mos tra­ba­jar en la cons­truc­ción nacio­nal des­de y hacia el socia­lis­mo, debe­mos igual­men­te pen­sar y acti­var esa cons­truc­ción des­de y hacia el femi­nis­mo. Por­que una cosa no lle­va a la otra, es decir, el socia­lis­mo no lle­va implí­ci­to el femi­nis­mo de la mis­ma mane­ra que ser miem­bro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no lle­va implí­ci­to el ser socia­lis­ta. La lucha ideo­ló­gi­ca femi­nis­ta es nece­sa­ria para man­te­ner vivo el per­ma­nen­te cues­tio­na­mien­to del orden social”. Y aun­que yo no podría estar más de acuer­do con esta refle­xión, me pare­ce opor­tuno mati­zar la fra­se “el socia­lis­mo no lle­va implí­ci­to el femi­nis­mo de la mis­ma mane­ra que ser miem­bro de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no lle­va implí­ci­to el ser socia­lis­ta”. Por­que, en puri­dad, el socia­lis­mo sí lle­va implí­ci­to el femi­nis­mo (y vice­ver­sa); lo que pasa es que algu­nos socia­lis­tas toda­vía no se han ente­ra­do (y mien­tras no se ente­ren solo serán socia­lis­tas a medias). A con­ti­nua­ción, me per­mi­to repro­du­cir algu­nos párra­fos de mi libro Socia­lis­mo cien­tí­fi­co que tie­nen que ver con lo ante­rior:

A pri­me­ra vis­ta, la semán­ti­ca pare­ce una par­te de la semióti­ca. Pues­to que la semióti­ca estu­dia los sig­nos en gene­ral y la semán­ti­ca se cen­tra en los sig­ni­fi­ca­dos de las pala­bras, que son un tipo con­cre­to de sig­nos, pare­ce obvio que la segun­da está con­te­ni­da en la pri­me­ra. Pero la semióti­ca se for­mu­la median­te pala­bras, y por tan­to es una de las innu­me­ra­bles cons­truc­cio­nes lin­güís­ti­cas cuyos sig­ni­fi­ca­dos estu­dia la semán­ti­ca; con­si­guien­te­men­te, la pri­me­ra está con­te­ni­da en la segun­da. ¿Qué fue antes, el hue­vo o la galli­na?

Si pen­sa­mos de for­ma meca­ni­cis­ta, la para­do­ja se con­vier­te en apo­ría, del mis­mo modo que el pro­ble­ma del hue­vo y la galli­na nos arro­ja al abis­mo sin fon­do de una regre­sión infi­ni­ta (del que solo Dar­win pue­de sacar­nos). Pero para el pen­sa­mien­to dia­léc­ti­co una para­do­ja es una ver­dad cabe­za aba­jo, que nos recuer­da, en pri­mer lugar, que “arri­ba” y “aba­jo” son con­cep­tos rela­ti­vos (inter­re­la­cio­na­dos), que se deter­mi­nan mutua­men­te y se pue­den ‑se deben- “sin­te­ti­zar” para supe­rar la con­tra­dic­ción. La semióti­ca y la semán­ti­ca se con­tie­nen mutua­men­te, for­man un todo indi­so­lu­ble, y su desa­rro­llo con­jun­to es un pro­ce­so dia­léc­ti­co que se ini­ció con los pri­me­ros ges­tos (sig­nos visua­les) y los pri­me­ros gru­ñi­dos (sig­nos fóni­cos) que nues­tros remo­tos ante­pa­sa­dos uti­li­za­ron para comu­ni­car­se.

Aná­lo­ga­men­te, pues­to que el socia­lis­mo lucha por la libe­ra­ción de todos los opri­mi­dos y el femi­nis­mo com­ba­te la opre­sión de las muje­res, el segun­do pare­ce una rama del pri­me­ro. Pero pues­to que, como nos recuer­da Engels, la explo­ta­ción de la mujer por el hom­bre es la pri­me­ra de las explo­ta­cio­nes y la base de todas las demás, el socia­lis­mo es una exten­sión, una rami­fi­ca­ción del femi­nis­mo tron­cal (y radi­cal, val­ga el jue­go de pala­bras). ¿Qué fue antes, la man­za­na o el man­zano?

La cues­tión, una vez más, esca­pa a cual­quier inten­to de expli­ca­ción ideo­ló­gi­ca o mecá­ni­ca. El socia­lis­mo y el femi­nis­mo se con­tie­nen mutua­men­te (como dos manos entre­la­za­das), for­man un todo indi­so­lu­ble, y su desa­rro­llo con­jun­to es un pro­ce­so dia­léc­ti­co, el resul­ta­do de una lucha (de cla­ses) que se ini­ció cuan­do los pri­me­ros gue­rre­ros empe­za­ron a tra­tar a las muje­res como si fue­ran escla­vas y a los escla­vos como si fue­ran sumi­sas muje­res. Y que solo pue­de ter­mi­nar con y en la ple­na auto­de­ter­mi­na­ción de las per­so­nas y de los pue­blos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *