Blan­ca Ante­pa­ra, el ejem­plo vivo de que los pre­sos nun­ca han esta­do ni esta­rán solos

Ramón Sola en Gara

Blan­ca Ante­pa­ra puso cara a la «madre cora­je» que hay siem­pre tras los pre­sos, refu­gia­dos y repre­sa­lia­dos vas­cos. Tam­bién al sufri­mien­to que lle­van den­tro: ha segui­do hablan­do a dia­rio con su hijo Iña­ki, muer­to en Mor­lans, «y a veces, has­ta lo veo por la maña­na». Des­de enton­ces ha sido madre para todo un colec­ti­vo.

Puro ner­vio con el que no pudo la repre­sión más feroz, ha sido el impla­ca­ble paso de la edad el que se ha encar­ga­do de poner pun­to y final a la inten­sa vida de Blan­ca Ante­pa­ra. Murió ayer en Iña­kie­nea, y segu­ra­men­te con una son­ri­sa en los labios tras la mani­fes­ta­ción del sába­do en Bil­bo que mos­tró que los pre­sos polí­ti­cos vas­cos no que­dan huér­fa­nos pre­ci­sa­men­te, aun­que aho­ra ten­gan una madre cora­je menos que arro­par­les den­tro de los muros y que defen­der­les a ultran­za fue­ra.

Su hijo Josu Ormaetxea recor­da­ba hace dos años en «Gaur8» una de las anéc­do­tas que refle­jan el espí­ri­tu indo­ma­ble de esta mujer menu­da de cuer­po pero enor­me de con­vic­cio­nes. Fue hace ya muchos años, cuan­do «Xabier Arza­lluz dijo que las fami­lias de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos tenían poca capa­ci­dad eco­nó­mi­ca y por eso no aguan­ta­rían la dis­per­sión mucho tiem­po. Mi madre se encen­dió con aque­llo, y cuan­do poco des­pués hubo un acto en Anoe­ta y le pusie­ron un micró­fono delan­te, dijo que “es una ver­güen­za pen­sar que deja­re­mos solos a nues­tros hijos por fal­ta de dine­ro. Esta­re­mos allí aun­que ten­ga­mos que sacar pie­dras del río con los dien­tes”».

La cru­da reali­dad del con­flic­to la puso ahí, en un lugar al que una etxe­koan­dre como ella no hubie­ra pen­sa­do ‑ni que­ri­do– lle­gar: «Yo no tenía mucha idea de esto, no había teni­do tiem­po. Me había dedi­ca­do a criar a sie­te hijos, con el mari­do afec­ta­do de salud, lle­van­do el bar fami­liar.… Me acos­ta­ba a las 2 de la madru­ga­da y me levan­ta­ba a las 8 de la maña­na, no tenía tiem­po ni para leer un perió­di­co».

El ejemplo vivo de que los presos nunca han estado ni estarán solosTodo cam­bió el día en que detu­vie­ron a sus dos hijos por vez pri­me­ra, en 1984. Y qué decir de la tar­de del 17 de agos­to de 1991, cuan­do la Guar­dia Civil aba­tió al peque­ño, Iña­ki, en una casa del barrio de Mor­lans, en Donos­tia. Blan­ca ha con­vi­vi­do con esa ausen­cia toda su vida.

En agos­to de 2009 man­tu­vo en Urbi­na un emo­ti­vo encuen­tro con Nor­ma Morro­ni, la madre de Fer­nan­do Morro­ni, una de las víc­ti­mas mor­ta­les de la repre­sión en Mon­te­vi­deo a la soli­da­ri­dad con los refu­gia­dos vas­cos. GARA les acom­pa­ñó. Para ambas fue una jor­na­da de inten­sas emo­cio­nes por la simi­li­tud de los sen­ti­mien­tos com- par­ti­dos. Y Ante­pa­ra expli­ca­ba allí ese dolor pene­tran­te: «Sigo hablan­do con Iña­ki, y cuan­do me aso­mo a la ven­ta­na, pare­ce que lo veo. No hay un solo día que no pien­ses en él. Pare­ce men­ti­ra, pero yo, que no podía ni ver una heri­da, cuan­do lo tuvi­mos que des­en­te­rrar diez años des­pués, me abra­cé a él. La gen­te que esta­ba allí se que­dó de pie­dra. ¿De dón­de sale esa fuer­za?», se pre­gun­ta­ba.

«Man­te­ner la dig­ni­dad»

Ese cau­dal de ener­gía se vol­có des­de enton­ces en los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, para quie­nes Ante­pa­ra ha sido madre, abue­la, cui­da­do­ra, coci­ne­ra, ami­ga, con­fi­den­te, ángel de la guar­da, defen­so­ra, sím­bo­lo… Sin nin­gu­na pre­ten­sión de noto­rie­dad, Blan­ca esta­ba allá don­de se le nece­si­ta­ra: can­di­da­ta elec­to­ral de EH al Par­la­men­to Euro­peo, tes­ti­mo­nio vivo en con­fe­ren­cias de repre­sa­lia­dos, impul­so­ra de movi­li­za­cio­nes, por­ta­do­ra del tes­ti­go de la Korri­ka, anfi­trión soli­da­ria en Iña­kie­nea… Con un lema: «Hay que mirar siem­pre de fren­te, sin bajar la vis­ta. Y man­te­ner siem­pre la dig­ni­dad, por­que es el arma más fuer­te que tene­mos».

Todo lo hizo sin dejar de ser, sobre todo, madre. Pero no solo madre de sus hijos, sino madre de todo un colec­ti­vo. En una últi­ma entre­vis­ta con­ce­di­da a GARA en mayo de 2010, salu­da­ba que «a los jóve­nes de hoy los veo bas­tan­te más razo­na­bles que cuan­do yo era joven, y más com­pren­si­vos entre ellos, más com­pa­ñe­ros…».

Ante­pa­ra nun­ca se mor­dió la len­gua, tam­po­co para reco­no­cer que «aun­que viva 200 años, no les per­do­na­ré». Pero sí tenía una cosa muy cla­ra: «No qui­sie­ra ver a mis nie­tos pasan­do por esto, sería horri­ble. Lo dije cuan­do mata­ron a Iña­ki: yo no voy a reco­ger la san­gre de mi hijo, sino que qui­sie­ra que fue­ra la últi­ma que se derra­ma­ra. No voy a tener amis­tad con ellos. Pero al menos, que tuvie­ran el valor… Ya que en 50 años no han podi­do ni pue­den arre­glar­lo, que hicie­ran el mayor esfuer­zo unos y otros», pedía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *