¿Qué está suce­dien­do en Esco­cia?- EHK

La cosa vie­ne de atrás. Las elec­cio­nes del 2007 al Par­la­men­to esco­cés ya estu­vie­ron pro­ta­go­ni­za­das por el SNP que lan­zó un mani­fies­to a favor de la inde­pen­den­cia, sub­ra­yan­do la capa­ci­dad de Esco­cia para auto­go­ber­nar­se y la via­bi­li­dad de un pro­yec­to esco­cés como un nue­vo esta­do-nación. En todos estos años el SNP ha sido capaz de man­te­ner su hege­mo­nía, ampliar sus cam­pos de acción y atraer­se para si a cada vez más sec­to­res de la pobla­ción.
Es lla­ma­ti­va la reac­ción gene­ra­da por ese movi­mien­to en torno al posi­ble refe­rén­dum y a su resul­ta­do. Voces cua­li­fi­ca­das en Lon­dres afir­man que pese a no com­par­tir la idea de la inde­pen­den­cia de Esco­cia, sería «impen­sa­ble inten­tar blo­quear­la» en caso de que cuen­te con apo­yo mayo­ri­ta­rio.
A nadie se le esca­pa que la cues­tión social no se encuen­tra enci­ma de la mesa y qui­zás sea por eso que el Gobierno de lon­dres no se opon­ga a lo que suce­da si en el refe­ren­dum triun­fan las posi­cio­nes inde­pen­den­tis­tas. Todo es posi­ble mien­tras se man­ten­ga el Sta­tus Quo capi­ta­lis­ta.
La deman­da por la inde­pen­den­cia esco­ce­sa se basa en la idea de que Esco­cia, como una nación con una cul­tu­ra e iden­ti­dad dife­ren­tes a las ingle­sas, pue­de sepa­rar­se del Rei­no Uni­do y vol­ver al esta­do de inde­pen­den­cia per­di­do en 1707.
El movi­mien­to por la inde­pen­den­cia es muy diver­so y abar­ca des­de aque­llos que quie­ren un avan­ce gra­dual hacia la inde­pen­den­cia a tra­vés de una «devo­lu­ción» pro­gre­si­va de Gobierno, a los que desean con­ver­tir­se inme­dia­ta­men­te en un esta­do inde­pen­dien­te. En 1999, se creó un Par­la­men­to esco­cés, devol­vien­do algu­nos pode­res legis­la­ti­vos. Jun­to con la reins­ti­tu­ción de una legis­la­tu­ra, el esta­ble­ci­mien­to del eje­cu­ti­vo esco­cés tra­jo unos mayo­res pode­res admi­nis­tra­ti­vos. Los inde­pen­den­tis­tas afir­man, sin embar­go, que el Par­la­men­to esco­cés y el eje­cu­ti­vo repre­sen­tan tan sólo un esta­do inter­me­dio en la tran­si­ción hacia un esta­do-nación sepa­ra­do.
El movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta es muy varia­do y abar­ca muchos cam­pos de la esfe­ra polí­ti­ca. El SNP se pre­sen­ta como un movi­mien­to varia­do, que subor­di­na las dife­ren­tes opcio­nes ideo­ló­gi­cas al prin­ci­pio inde­pen­den­tis­ta. En el Par­la­men­to esco­cés hay muchos peque­ños par­ti­dos con posi­cio­nes polí­ti­cas varia­das pero en los que pre­do­mi­na fuer­te­men­te el inde­pen­den­tis­mo. En las elec­cio­nes del 2003, la subi­da del Par­ti­do Ver­de Esco­cés y del Par­ti­do Socia­lis­ta Esco­cés lle­vó al aumen­to de miem­bros del Par­la­men­to esco­cés favo­ra­bles a la inde­pen­den­cia. El Par­ti­do Socia­lis­ta Esco­cés lle­vó a cabo pro­tes­tas repu­bli­ca­nas con­tra el Jura­men­to a la Rei­na.
Los par­ti­da­rios de la inde­pen­den­cia esco­ce­sa con­ti­nua­ban tenien­do opi­nio­nes con­tra­pues­tas sobre la auto­no­mía, un movi­mien­to que incluía a muchos par­ti­da­rios de con­ti­nuar con la unión, si bien en un mar­co de des­cen­tra­li­za­ción den­tro del Rei­no Uni­do. Den­tro del cam­po inde­pen­den­tis­ta, algu­nos vie­ron al auto­no­mis­mo como un paso hacia la inde­pen­den­cia, mien­tras que otros desea­ban lle­gar inme­dia­ta­men­te a la sepa­ra­ción.
Uno de los temo­res de muchos esco­ce­ses no con­ven­ci­dos por los argu­men­tos inde­pen­den­tis­tas es que una Esco­cia inde­pen­dien­te sería eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te débil. En res­pues­ta a esto, los inde­pen­den­tis­tas citan asi­dua­men­te el éxi­to de otros peque­ños paí­ses del nor­te de Euro­pa como Irlan­da, Norue­ga, Dina­mar­ca, Islan­dia, Sue­cia, Fin­lan­dia o los Paí­ses Bajos. Con la lle­ga­da del nue­vo mile­nio, el Par­ti­do Nacio­nal Esco­cés (aban­do­nan­do su posi­ción ante­rior con­tra­ria a la inte­gra­ción euro­pea) ha emplea­do el eslo­gan «Inde­pen­den­cia en Euro­pa» sugi­rien­do que la Unión Euro­pea es el entorno ideal para el flo­re­ci­mien­to de los peque­ños esta­dos.
Los argu­men­tos eco­nó­mi­cos a favor y en con­tra de la inde­pen­den­cia son com­ple­jos y dis­cu­ti­dos. Algu­nos de los opues­tos a la inde­pen­den­cia argu­yen que Esco­cia es eco­nó­mi­ca­men­te más fuer­te den­tro del Rei­no Uni­do, ya que un país de cin­co millo­nes de per­so­nas (Esco­cia) nun­ca sería tan fuer­te eco­nó­mi­ca, mili­tar o polí­ti­ca­men­te como un país de 60 millo­nes, supo­nien­do que ambos paí­ses son igual­men­te bien ges­tio­na­dos. Otros afir­man que, como par­te de un esta­do bri­tá­ni­co uni­ta­rio, los esco­ce­ses tie­nen más influen­cia en asun­tos inter­na­cio­na­les: una Esco­cia inde­pen­dien­te no ten­dría asien­to per­ma­nen­te en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, por ejem­plo. Algu­nos esco­ce­ses euro­peís­tas dicen que no es nece­sa­ria la inde­pen­den­cia en una Euro­pa que tien­de hacia uni­fi­ca­ción, aun­que la cre­ci­da del euro­es­cep­ti­cis­mo en el Rei­no Uni­do des­de la déca­da de 1990 hace que estos argu­men­tos ten­gan menos fuer­za.

http://​www​.nodo50​.org/​e​hk/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *