La lar­ga carre­ra hacia la Casa Blan­ca se pone en mar­cha- Txen­te Rekon­do

El pro­ce­so para alcan­zar la pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos ya ha comen­za­do. El pis­to­le­ta­zo “ofi­cial” de sali­da ha sido el cau­cus de Iowa para nomi­nar al can­di­da­to repu­bli­cano que debe­rá enfren­tar­se con Oba­ma para lle­gar has­ta la Casa Blan­ca. Una vez más, este lar­go pro­ce­so elec­to­ral que carac­te­ri­za la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na está en manos de los dos gran­des par­ti­dos polí­ti­cos del país, los demó­cra­tas y los repu­bli­ca­nos.

El sis­te­ma elec­to­ral, lar­go, y en oca­sio­nes com­ple­jo, remar­ca tam­bién la esca­sa o nula opor­tu­ni­dad que el sis­te­ma deja para ter­ce­ras vías o can­di­da­tos inde­pen­dien­tes, lo que no hace sino aumen­tar el des­con­ten­to y la apa­tía de bue­na par­te de la pobla­ción hacia las elec­cio­nes, como bien mues­tra los índi­ces de par­ti­ci­pa­ción de las mis­mas, por lo gene­ral bas­tan­te bajos.

El sis­te­ma de pri­ma­rias, que aho­ra pare­ce sedu­cir a bue­na par­te de los par­ti­dos polí­ti­cos euro­peos, está reple­to de meca­nis­mos que lejos de ser­vir a sus supues­tas inten­cio­nes par­ti­ci­pa­ti­vas, no hacen sino entor­pe­cer las mis­mas. La impor­tan­cia des­me­di­da que se con­ce­de a las pri­me­ras citas en Iowa y New Ham­pshi­re, es par­te de ese cir­co elec­to­ral que el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano vie­ne desa­rro­llan­do des­de hace mucho tiem­po.

Así, la impor­tan­cia de comen­zar bien colo­ca­dos en la carre­ra para la nomi­na­ción es muy impor­tan­te, ya que ello posi­bi­li­ta, ade­más de seguir pelean­do por el pues­to, una mayor atrac­ción mediá­ti­ca, la posi­bi­li­dad e recau­dar más apo­yos (en for­ma de fon­dos eco­nó­mi­cos para la cam­pa­ña y volun­ta­rios para la mis­ma), y sobre todo hace que algu­nos riva­les desis­tan y pasen a engro­sar sus pro­pias filas. Como seña­la­ba un medio local, “dine­ro, orga­ni­za­ción y men­sa­je” son los bene­fi­cios de un buen comien­zo.

Pero ade­más, este sis­te­ma elec­to­ral que com­bi­na cau­cus loca­les, pri­ma­rias y con­ven­cio­nes nacio­na­les, no es idén­ti­co en todos los esta­dos o en los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos. La influen­cia de los lla­ma­dos super-dele­ga­dos entre los demó­cra­tas, el uso de la repre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal o su recha­zo para ele­gir a los dele­ga­dos de la con­ven­ción nacio­nal, los dife­ren­tes dis­cur­sos de los can­di­da­tos a la nomi­na­ción, que muchas veces bus­can ata­car a su con­tra­rio, ale­ján­do­se si es nece­sa­rio de la ideo­lo­gía del par­ti­do que dicen repre­sen­tar.

La mayor par­te de los can­di­da­tos comien­zan dos o tres años antes a dise­ñar su cam­pa­ña, con via­jes a Iowa y New Ham­pshi­re, en bus­ca de acti­vis­tas y donan­tes para su cau­sa. Esto refle­ja la impor­tan­cia de salir bien colo­ca­do y aca­bar esta pri­me­ra cita en una posi­ción que deje abier­ta las expec­ta­ti­vas futu­ras. Tam­bién con­vie­ne resal­tar el papel de los medios de comu­ni­ca­ción, que nece­si­tan de esa lar­ga cam­pa­ña para lograr ingre­sos publi­ci­ta­rios y para ello es nece­sa­rio man­te­ner el deba­te y la ten­sión el mayor tiem­po posi­ble.

Como apun­ta­ba un ana­lis­ta repu­bli­cano, “las cosas pare­cen haber­se acla­ra­do en la carre­ra por la nomi­na­ción, pero toda­vía algu­nos medios per­sis­ten en bus­car divi­sio­nes y enfren­ta­mien­tos, o resal­tan­do las posi­bi­li­da­des de algu­nos can­di­da­tos, todo ello para fomen­tar sus pro­pios intere­ses”.

El Par­ti­do Repu­bli­cano, pre­sen­ta este año una situa­ción bien dis­tin­ta a la de hace cua­tro años. Enton­ces, la rápi­da vic­to­ria de McCain les per­mi­tió aglu­ti­nar a toda su base en torno a ese can­di­da­to, mien­tras que los demó­cra­tas man­te­nían has­ta el final el pul­so entre Oba­ma y Clin­ton, a pesar de que al final esa supues­ta ven­ta­ja se dilu­yó por el triun­fo de Oba­ma.

La mayo­ría de las fuen­tes seña­la­ban al comien­zo de año a Mitt Rom­ney como el hom­bre a batir den­tro de la nomi­na­ción repu­bli­ca­na. No obs­tan­te no se des­car­ta­ba la posi­bi­li­dad de que “se die­ran algu­nas sor­pre­sas”, ya que uno de los ries­gos que debe afron­tar es que sus apo­yos toda­vía no son muy ele­va­dos (sobre todo para com­pe­tir con Oba­ma, y a pesar de que es el can­di­da­to repu­bli­cano que según las encues­tas esta­ría más cer­ca de la vic­to­ria).

Tras Iowa, Rom­ney ha podi­do salir refor­za­do (más toda­vía con el apo­yo públi­co de McCain), aun­que habrá que ver si Rick San­to­rum es capaz de tras­la­dar su buen resul­ta­do a las pró­xi­mas citas en New Ham­pshi­re (la pró­xi­ma sema­na) y Caro­li­na del sur (21 de enero). Como dice la pren­sa local, “ha sido una bue­na noche para Rom­ney, pero de momen­to no es el úni­co en la carre­ra, y San­to­rum pue­de repre­sen­tar el futu­ro del Par­ti­do Repu­bli­cano.

Los repu­bli­ca­nos vie­nen defen­dien­do un aba­ni­co de medi­das que pue­de repre­sen­tar el futu­ro rum­bo de EEUU en caso ven­cer en noviem­bre. Una reduc­ción del gas­to del gobierno, dero­ga­ción y refor­ma de la ley sani­ta­ria de Oba­ma, explo­ta­ción de los recur­sos ener­gé­ti­cos de EEUU, el libre comer­cio, son algu­nas de esas líneas maes­tras.

Tam­bién inci­di­rán en el incum­pli­mien­to de las pro­me­sas de Oba­ma (a pesar de que es en el fon­do lo que ellos quie­ren), aun­que algu­nos seña­lan que las dudas son muy altas sobre la posi­bi­li­dad final de una vic­to­ria repu­bli­ca­na. Según esas fuen­tes, la actual divi­sión repu­bli­ca­na pue­de bene­fi­ciar a Oba­ma (aun­que otros apun­tan a lo que acon­te­ció en 2008, que era lo con­tra­rio, y final­men­te los demó­cra­tas se impu­sie­ron). De momen­to, como seña­la un ana­lis­ta con­ser­va­dor, “Rom­ney es el nomi­na­do, aun­que la pren­sa demó­cra­ta inten­ta deses­pe­ra­da­men­te per­sua­dir­nos de que toda­vía hay una lar­ga bata­lla, y ello es por­que el rival más fuer­te de Oba­ma es Rom­ney”.

Las aguas del Par­ti­do Demó­cra­ta pare­ce que bajan más tran­qui­las este año. La can­di­da­tu­ra de Oba­ma les pue­de per­mi­tir una rela­ti­va rela­ja­ción, aun­que no debe­rían olvi­dar lo acon­te­ci­do hace cua­tro años. A pesar de que Oba­ma sigue sien­do favo­ri­to, la coyun­tu­ra ha cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te. En esta oca­sión el des­gas­te de gober­nar lo debe­rá asu­mir él, ade­más los sopor­tes de su ante­rior cam­pa­ña (raza, gene­ro, dona­cio­nes o el uso de Inter­net) no pare­ce que se sitúan al nivel de enton­ces.

Las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, el incum­pli­mien­to de sus pro­me­sas elec­to­ra­les (de hecho muchos man­tie­nen que la polí­ti­ca de Oba­ma es la que podría haber fir­ma­do cual­quier pre­si­den­te repu­bli­cano) son fac­to­res que jue­gan en su con­tra. Por su lado, la divi­sión de sus riva­les de momen­to pue­de ser una baza que favo­rez­ca al actual pre­si­den­te (siem­pre que la aten­ción mediá­ti­ca no se cen­tre en esa pug­na y “ocul­te” la cam­pa­ña de Oba­ma).

Los últi­mos movi­mien­tos de Oba­ma, como una hipo­té­ti­ca refor­ma de impues­tos, mues­tran la inten­ción de atraer apo­yos “de libe­ra­les e inde­pen­dien­tes”, es decir las fuer­zas menos con­ser­va­do­ras del elec­to­ra­do tra­di­cio­nal. No obs­tan­te su polí­ti­ca exte­rior (cal­co de la de Bush) y otras medias que ha adop­ta­do en estos cua­tro años no le van a faci­li­tar esa labor.

De momen­to es pron­to para anti­ci­par el futu­ro, pero algu­nos se atre­ven a pro­nos­ti­car que en caso de derro­ta, las nue­vas caras del par­ti­do podían cen­trar­se en Nancy Pelo­si o Harry Reid.

En este con­tex­to, la posi­bi­li­dad de que el sis­te­ma abra sus puer­tas a ter­ce­ras vías o can­di­da­tu­ras es impen­sa­ble, tal y como ha sido la tóni­ca gene­ral duran­te déca­das. Más de cien par­ti­dos han inten­ta­do lograr un apo­yo elec­to­ral impor­tan­te pero todos ellos han fra­ca­sa­do. Hace cua­tro años fue­ron 21 los que com­pi­tie­ron con Oba­ma y McCain, sin lograr ape­nas apo­yos. Por lo gene­ral ape­nas logran alcan­zar el uno por cien­to de los votos, y sue­len girar en torno a una figu­ra, lo que les con­vier­ten en cier­ta mane­ra en par­ti­dos muy per­so­na­lis­tas.

A lo máxi­mo que pue­den aspi­rar estas for­ma­cio­nes es a que los dos gran­des par­ti­dos modu­len su dis­cur­so en su mis­ma cla­ve, para atraer sus poten­cia­les apo­yos, lo que en cier­ta medi­da sugie­re una rela­ti­va influen­cia, pero no más.

De momen­to, y a la espe­ra de las pró­xi­mas citas de las pri­ma­rias, nada indi­ca que la lucha por alcan­zar el sillón de la Casa Blan­ca se sal­ga del guión de otras citas. Nue­va­men­te repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas se auto ali­men­ta­rán, con el bene­plá­ci­to de otras fuer­zas del sis­te­ma, para man­te­ner ata­do y bien ata­do el actual esta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *