Ánge­les Maes­tro: «La uni­dad es abrir la espe­ran­za y la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da»- Herri­ko­lo­re

angeles maestro

Este pasa­do sába­do las arte­rias prin­ci­pa­les de Bil­bo colap­sa­ron por com­ple­to. Es cier­to que se tra­ta­ba del pri­mer día de Reba­jas de este invierno pero en este caso, la razón de que una autén­ti­ca marea huma­na inun­da­ra las calles de la ciu­dad no res­pon­día a la fie­bre con­su­mis­ta, sino al últi­mo ejer­ci­cio colec­ti­vo de soli­da­ri­dad con las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Las mues­tras de soli­da­ri­dad par­tían des­de los dife­ren­tes pun­tos de la geo­gra­fía de Eus­kal Herria, pero más allá del muro de ais­la­mien­to impues­to por el poder, dife­ren­tes colec­ti­vos y per­so­nas del esta­do espa­ñol tam­po­co qui­sie­ron fal­tar a la cita del 7 de enero. Ánge­les Maes­tro es una las 50 mili­tan­tes de la orga­ni­za­ción comu­nis­ta Red Roja que se trans­la­dó des­de Madrid con el obje­to de estar pre­sen­te en la movi­li­za­ción colo­sal. herri­Ko­lo­re tuvo la oca­sión de des­gra­nar jun­to a esta vete­ra­na mili­tan­te de la izquier­da dife­ren­tes cues­tio­nes de inte­rés: la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en el esta­do, lucha ins­ti­tu­cio­nal, coyun­tu­ra de cri­sis, pro­ce­so abier­to en Eus­kal Herria, soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta… Char­lar con Ánge­les Maes­tro fue un pla­cer que hemos que­ri­do com­par­tir con todas voso­tras.

Toda una vida dedi­ca­da a la tras­for­ma­ción social
Ánge­les Maes­tro vive en Madrid aun­que nació en un pue­blo de Cas­ti­lla, Medi­na del Cam­po. Tra­ba­ja como médi­ca, espe­cia­lis­ta en Salud Públi­ca. Según expli­ca «entien­do mi pro­fe­sión como el ele­men­to cen­tral de de mi vida que es la mili­tan­cia polí­ti­ca, ya que la Salud públi­ca tie­ne que ver con las reper­cu­sio­nes sobre la colec­ti­vi­dad de las con­di­cio­nes de vida». Ánge­les afir­ma ser comu­nis­ta des­de que empe­zó a tener capa­ci­dad para ver el mun­do por ella mis­ma, «qui­tán­do­me toda la ‑mala edu­ca­ción- que nos habían hecho para hacer de noso­tros gen­te dócil y que pudie­ra­mos dejar las cosas como esta­ban». Mili­tó en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña y en Izquier­da Uni­da duran­te 30 años, has­ta que el «apren­di­za­je de la cues­tión nacio­nal de las luchas de los pue­blos», en con­cre­to de la lucha del Pue­blo Vas­co, con­clu­yó con su sali­da de IU. «Nos tra­ga­mos la tran­si­ción pero apren­di­mos poqui­to a poco la legi­ti­mi­dad de la lucha de los pue­blos por su liber­tad» ase­gu­ra. Este apren­di­za­je tuvo que ver direc­ta­men­te con la con­for­ma­ción del idea­rio polí­ti­co de la orga­ni­za­ción de la que actual­men­te for­ma par­te, que se lla­ma­ba corrien­te roja has­ta hace poco y aho­ra se deno­mi­na Red Roja.

HK: ¿Pue­des con­tar­nos algo más a cer­ca del movi­mien­to polí­ti­co al que per­te­ne­ces?
A.M: Corrien­te Roja cuen­ta con una lar­ga his­to­ria de opo­si­ción inter­na den­tro de Izquier­da Uni­da. En un momen­to deter­mi­na­do deci­di­mos que no había nada que hacer den­tro. Yo for­ma­ba par­te de la direc­ción del PCE e IU y vine a Bil­bo a pedir el voto para el Par­ti­do Comu­nis­ta de las Tie­rras Vas­cas (EHAK). Este fue mi expe­dien­te de expul­sión que final­men­te no lle­gó por­que nos fui­mos noso­tras mis­mas, no era nece­sa­rio que nos echa­ran.

iniciativaHK: Ya que te dedi­cas a la medi­ci­na… ¿Nos ayu­das a tomar el pul­so a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en el esta­do espa­ñol?
A.M: Lo cier­to es que esta­mos mucho peor de lo nece­sa­rio. El tema de la uni­dad es un tema pen­dien­te. Con Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta se dió un paso, pero un paso que fue tan cor­to en el tiem­po que no lle­gó a con­so­li­dar­se. Abrió posi­bi­li­da­des, reu­nió a mucha gen­te que no se jun­ta­ba his­tó­ri­ca­men­te… Pero aún la uni­dad a la izquier­da de Izquier­da Uni­da es una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Sobre todo en la situa­ción actual de cri­sis don­de se le está plan­tean­do a millo­nes de per­so­nas en el esta­do situa­cio­nes de difi­cul­tad de super­vi­ven­cia. Lle­ga el paro, se ago­ta el sub­si­dio de des­em­pleo, pier­des el tra­ba­jo y la casa,… Se están dan­do autén­ti­cos dra­mas huma­nos que no tie­nen solu­cion en el capi­ta­lis­mo.

HK: ¿Cómo se sitúa Red Roja ante esta coyun­tu­ra de ato­mi­za­ción de la izquier­da?
A.M: Tra­ba­ja­mos jun­to a mucha gen­te en mil cam­pos: con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta, en soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria, la sani­dad públi­ca… En lo polí­ti­co esta­mos inten­tan­do aho­ra mis­mo pro­po­ner a com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de otras orga­ni­za­cio­nes que, sin que cada cual pier­da su iden­ti­dad, pudié­ra­mos con­for­mar algo que que­re­mos lla­mar «Uni­dad Popu­lar». Ese es el reto. La uni­dad es mucho más que la suma de orga­ni­za­cio­nes. Es abrir la espe­ran­za y la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da. La ato­mi­za­ción cas­tra nues­tra capa­ci­dad de inter­ven­ción.

HK: Hablas de la Tran­si­ción como un momen­to deci­si­vo para los sec­to­res popu­la­res…
A.M: Así es. La Tran­si­ción fue el gran labo­ra­to­rio de expro­pia­ción de la cla­se obre­ra, empe­zan­do por la prin­ci­pal rique­za: nues­tras pro­pias orga­ni­za­cio­nes de lucha. La des­truc­ción como herra­mien­ta de lucha de Comi­sio­nes Obre­ras, del PCE y otras muchas orga­ni­za­cio­nes fue el sal­do polí­ti­co que está per­mi­tien­do que estén hacien­do lo que están hacien­do. No se me olvi­da un edi­to­rial de ABC del 2004, del 17 de mar­zo en el que titu­la­ban «La deba­cle de IU». En la edi­to­rial expli­ca­ban que IU per­día la mitad de sus votos y lo enten­dían como una mala noti­cia por­que apun­ta­ban que » IU y el PCE, des­de la tran­si­ción, han juga­do un papel de muro de con­ten­ción para evi­tar el cre­ci­mien­to de una izquier­da des­de fue­ra del sis­te­ma y no con­tro­la­ble». Todo lo que no se lim­pió de fas­cis­mo en la tran­si­ción: Ejer­ci­to, poli­cía, admi­nis­tra­cio­nes, judi­ca­tu­ra… Toda esa heren­cia que voso­tros habéis sabi­do iden­ti­fi­car
cla­rí­si­ma­men­te, allí se ha camu­fla­do con un bar­niz demo­crá­ti­co. Decía Macha­do…
«A Espa­ña toda,
la mal­he­ri­da Espa­ña, de Car­na­val ves­ti­da
nos la pusie­ron, pobre y escuá­li­da y beo­da,
para que no acer­ta­ra la mano con la heri­da».

HK: ¿Qué os trae por aquí?
madridA.M: Hemos veni­do con el obje­ti­vo prin­ci­pal de acu­dir a la mani­fes­ta­ción de esta tar­de en Bil­bao a la que ya lle­va­mos vinien­do varios años. Hoy esta­re­mos aquí, sola­men­te de Red Roja en torno a 50 per­so­nas. Los com­pa­ñe­ros que hemos podi­do coger­nos unos días de vaca­cio­nes hemos veni­do unos días antes y poder cono­cer dife­ren­tes cues­tio­nes. Nos reuni­mos en Por­tu­ga­le­te con los con­ce­ja­les de Bil­du de Ezke­rral­dea, tam­bién hemos esta­do en Igo­rre y en el ayun­ta­mien­to de Donos­ti… Que­ria­mos cono­cer la expe­rien­cia ins­ti­tu­cio­nal. El obje­ti­vo fun­da­men­tal es tra­tar de supe­rar ese ais­la­mien­to al que se some­te a la lucha del Pue­blo Vas­co con res­pec­to a la lucha de otros Pue­blos del esta­do. Esto es algo que el Poder lo tra­ba­ja a con­cien­cia. Es impor­tan­te que en otros luga­res del esta­do se conoz­ca que pue­de tra­ba­jar­se des­de posi­cio­nes de izquier­da y hones­ta­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes.
HK: En este sen­ti­do, afir­maís en vues­tra «decla­ra­ción de prin­ci­pios» que no aspi­ráis a ges­tio­nar las ins­ti­tu­cio­nes de la bur­gue­sía sino a des­truir­las para cons­truir una socie­dad dife­ren­te ¿Se pue­de trans­for­mar la socie­dad des­de las actua­les ins­ti­tu­cio­nes como ayun­ta­mien­tos, Dipu­tacio­nes…?
A.M: El Esta­do es una herra­mien­ta en manos de la bur­gue­sía. Si quie­res hacer polí­ti­ca para la cla­se tra­ba­ja­do­ra tie­nes que cam­biar de ins­tru­men­to. En cual­quier caso, no des­car­ta­mos pre­sen­tar­nos a las elec­cio­nes. Nos pre­sen­ta­re­mos cuan­do vea­mos que un movi­mien­to polí­ti­co uni­ta­rio es reco­no­ci­do como ins­tru­men­to por la lucha popu­lar. Cree­mos que la trans­for­ma­ción vie­ne de la lucha en la calle. Las insi­tu­cio­nes no trans­for­man nada, como mucho quién esté en las ins­ti­tu­cio­nes podrá ser por­ta­voz de la lucha popu­lar. Pero el cam­bio lo traen las posi­cio­nes de fuer­za de masas y des­de la calle. ¿El socia­lis­mo en demo­cra­cia? Que me digan un país del mun­do en el cual una fuer­za de izquier­da ha lle­va­do a cabo un pro­gra­ma polí­ti­co en el que toque el poder de la bur­gue­sía y no le han dado un gol­pe de esta­do… Aho­ra bien, la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes pue­de demos­trar que hay otras mane­ras de hacer las cosas: Auzo­lan, prio­ri­da­des del gas­to dife­ren­tes, par­ti­ci­pa­ción social,… Pero hay que reco­no­cer que son pocas las cosas que se pue­den cam­biar. Los cam­bios para resol­ver los pro­ble­mas de la socie­dad for­man par­te de otro pro­ce­so.

HK: ¿Cómo veís los acon­te­ci­mien­tos que se están pro­du­cien­do en los últi­mos tiem­pos en Eus­kal Herria?
A.M: Noso­tras vivi­mos este pro­ce­so muy de cer­ca. No lo vemos como par­te de nues­tra lucha pero si como algo muy cer­cano y muy deci­si­vo para el con­jun­to del esta­do. Que­re­mos recons­truir los lazos que se rom­pie­ron en su día. En la tran­si­ción había lazos, el «pro­ce­so de Bur­gos» era vivi­do por todos los comu­nis­tas en el esta­do como algo pro­pio. Se lucha­ba por com­pa­ñe­ros. El mouns­truo del esta­do, la monar­quía, la ley de partidos,…son enemi­gos comu­nes. Par­tien­do de la legi­ti­mi­dad de la lucha por la inde­pen­den­cia de los pue­blos, hay un reco­rri­do de lucha obre­ra, que cada cual en su mar­co y en su país, hemos de hacer fren­te. Tene­mos el mis­mo esta­do o el mis­mo Rey, que tu le pue­des qui­tar del Ayun­ta­mien­to de Donos­ti pero ahí con­ti­nuan chu­pan­do del bote.

astillerosHK: Se le está dan­do últi­ma­men­te mucha impor­tan­cia a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de cara a la reso­lu­ción del con­flic­to ¿Con­si­de­ras que tenéis algo que apor­tar en este sen­ti­do?
A.M: Muchí­si­mo. El ais­la­mien­to ha sido algo cla­ve y el rom­per ese muro es vital. Nece­si­ta­mos lle­va­ros allí. La gen­te tie­ne que ver caras. La mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va, el terro­ris­mo mediá­ti­co es tan impre­sio­nan­te… Nues­tra fun­ción allí es impor­tan­tí­si­ma por­que de algu­na mane­ra, todo lo que no ganan aquí lo ganan allí. La polí­ti­ca vas­ca ha sido uti­li­za­da por la dere­cha, inclu­yen­do el PSOE e IU, como un ele­men­to elec­to­ral. Cuan­tas más burra­das se decía aquí, más votos caían allá. Eso hay que rom­per­lo, por lo menos en la izquier­da. Por eso hablá­ba­mos de reanu­dar lazos rotos. Han veni­do dos com­pa­ñe­ros de Cádiz y plan­tea­ban que la lucha en Asti­lle­ros tenía todo que ver con «eus­kal­du­na». Hay luchas con­cre­tas, herra­mien­tas de soli­da­ri­dad que exis­tían. Hay que retro­ce­der en la memo­ria y hacer nues­tra esa memo­ria que nos han inten­ta­do qui­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *