Los car­ce­le­ros se que­dan con menos mar­gen de manio­bra- Borro­ka Garaia

La movi­li­za­ción que ayer vivió Bil­bo y todo lo gene­ra­do a su alre­de­dor ha deja­do muchas cosas para su aná­li­sis. De entra­da, resul­ta curio­so que una mani­fes­ta­ción con unos obje­ti­vos muy con­cre­tos (y que ha sido publi­ci­ta­da con mucha ante­la­ción) des­de ámbi­tos en teo­ría dife­ren­tes como la audien­cia nacio­nal espa­ño­la, PNV, IU, PP o PSOE hayan uti­li­za­do la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía para no par­ti­ci­par en el caso de algu­nos de ellos , para cri­mi­na­li­zar­la en el de otros, o para inten­tar ame­na­zar­la o reven­tar­la direc­ta­men­te para los demás. Lo curio­so es que la amnis­tía no se encon­tra­ba men­cio­na­da en nin­guno de los seis pun­tos rei­vin­di­ca­ti­vos de la mar­cha, sien­do todos ellos de un cor­te huma­ni­ta­rio bási­co. De lo cual se dedu­ce que la estra­te­gia repre­si­va peni­ten­cia­ria sigue man­te­nien­do líneas pro­pa­gan­dís­ti­cas de actua­ción man­co­mu­na­das don­de la par­ti­ci­pa­ción del PNV es un hecho. El PNV jun­to al GAL die­ron ini­cio a la dis­per­sión y no tie­nen nin­gu­na gana, lle­ga­da la hora de la ver­dad de reco­no­cer el daño cau­sa­do.

Lla­ma la aten­ción tam­bién la agre­si­vi­dad enfer­mi­za que des­pier­tan las rei­vin­di­ca­cio­nes huma­ni­ta­rias para el colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas en los sec­to­res socia­les espa­ño­les que a par­te de osten­tar el mono­po­lio de la vio­len­cia se otor­gan tam­bién el del sufri­mien­to. Un vis­ta­zo a la pren­sa espa­ño­la del día, sus colum­nis­tas y comen­ta­ris­tas deja entre­ver un cla­ro men­sa­je; “Que los fami­lia­res de pre­sos vas­cos se jodan ya que al menos ellos pue­den ir a visi­tar­les y no tie­nen que ir al cemen­te­rio”. Inge­nie­ría social rea­li­za­da duran­te déca­das para crear una amne­sia de inmen­so cala­do, pero que obvia­men­te en la socie­dad vas­ca no ha teni­do el éxi­to que espe­ra­ban. El pue­blo vas­co es cons­cien­te de los cien­tos de víc­ti­mas mor­ta­les cau­sa­das por ETA pero tam­bién de las dece­nas de miles de las cau­sa­das por el nacio­na­lis­mo espa­ñol. Cien­tos de ellas en el últi­mo medio siglo tam­bién.

En reali­dad este esti­lo y agre­si­vi­dad del pre­po­ten­te está gene­ra­da en gran medi­da por la uti­li­za­ción de orga­ni­za­cio­nes ultra dere­chis­tas como van­guar­dia de algu­nas víc­ti­mas y que solo res­pon­de a la estra­te­gia de la humi­lla­ción. A la estra­te­gia del silen­cio y de la ocul­ta­cíon de la repre­sión. A una estra­te­gia polí­ti­ca para defen­der los intere­ses del esta­do. Para en defi­ni­ti­va defen­der su vio­len­cia y cerrar las puer­tas al camino de la nego­cia­ción, dere­chos para todos, acuer­dos polí­ti­cos y paz. Esas mis­mas orga­ni­za­cio­nes que son usa­das de avan­za­di­llas fac­cio­sas y que en este caso que­rían tam­bién dar opor­tu­ni­dad a la audien­cia nacio­nal para que inten­ta­ra dis­tor­sio­nar la mani­fes­ta­ción lo máxi­mo posi­ble.

En Eus­kal Herria exis­te un con­flic­to de sobe­ra­nía nacio­nal his­tó­ri­co y por lo tan­to todos los vas­cos y vas­cas que sean dete­ni­dos en el mar­co de ese con­flic­to se con­vier­ten en pre­sas y pre­sos polí­ti­cos, inde­pen­dien­te­men­te de las supues­tas acu­sa­cio­nes. Tan pre­so polí­ti­co es el mili­tan­te de ETA como el encar­ce­la­do por moti­vos de con­cien­cia, por mili­tan­cia social, opi­nión o tra­ba­jo en un perió­di­co. Que de todos los casos hay, de entre los cien­tos de repre­sa­lia­dos y repre­sa­lia­das.

Ayer la socie­dad vas­ca dijo que se aca­bó. Mas le val­dría a las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes dar los pasos nece­sa­rios para huma­ni­zar una situa­ción que va en con­tra de los dere­chos de los pre­sos y pre­sas jun­to a sus fami­lia­res,
que va en con­tra de toda la socie­dad vas­ca defi­ni­ti­va­men­te por­que al final de tan­to cálcu­lo polí­ti­co mise­ra­ble y chan­ta­je no les van a salir las cuen­tas.

En otro orden de cosas, da gus­to ver que aún que­da mucha rebel­día y pos­tu­ra insu­mi­sa. Una cosa es que te man­den callar, otra que lo hagas. Que la mani­fes­ta­ción haya sido bien sono­ra es una vic­to­ria del pue­blo resis­ten­te que en un acto de res­pon­sa­bi­li­dad ha pues­to lími­te a la humi­lla­ción como es su deber. Tam­bién da gus­to ver como se han uni­do nume­ro­sos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que des­de dife­ren­tes pun­tos del mun­do han llle­ga­do a Eus­kal Herria para par­ti­ci­par en la mani­fes­ta­ción en un acto de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. Eske­rrik asko!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *