Salu­do de las FARC-EP a los pue­blos del mun­do

Des­de Colom­bia, nación que pau­la­ti­na­men­te se yer­gue con­tra la polí­ti­ca neo­li­be­ral del Esta­do, el salu­do fra­ter­nal de los gue­rri­lle­ros de las FARC a los pue­blos del mun­do, a sus orga­ni­za­cio­nes en lucha por la dig­ni­dad huma­na, y a los ami­gos que anhe­lan la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to que se desa­rro­lla en este espa­cio de Bolí­var y Manuel Maru­lan­da. Agra­de­ce­mos su soli­da­ri­dad con el empe­ño jus­to de un pue­blo que resis­te a las impo­si­cio­nes de las trans­na­cio­na­les y de un gobierno apá­tri­da, que ávi­dos de ganan­cias, pre­ca­ri­zan el nivel de vida de los colom­bia­nos, arra­san la sobe­ra­nía y des­tru­yen el medio ambien­te. Esta lucha hace par­te de la movi­li­za­ción cre­cien­te de la indig­na­ción mun­dial con­tra los des­afue­ros y vora­ci­dad del capi­tal finan­cie­ro.

Los gobier­nos de Washing­ton y Bogo­tá han recu­rri­do al uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za, a la tec­no­lo­gía y al empleo a fon­do de sus fábri­cas de des­in­for­ma­ción, en un vano inten­to de barrer el esco­llo que repre­sen­ta­mos como pue­blo en armas a sus ambi­cio­nes exa­cer­ba­das de saqueo de recur­sos, en un momen­to de cri­sis, ago­nía y senec­tud del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial. Gra­cias por su soli­da­ri­dad con nues­tra orga­ni­za­ción insur­gen­te.

Hemos afron­ta­do momen­tos difí­ci­les, sí, como la recien­te caí­da en com­ba­te del coman­dan­te Alfon­so Cano, pero el per­tre­cho moral de la soli­da­ri­dad de los pue­blos, el alien­to de sus movi­li­za­cio­nes, nos man­tie­ne ergui­dos en una lucha jus­ta que per­si­gue inde­pen­den­cia, jus­ti­cia, huma­ni­dad y un nue­vo orden social.

Sólo ejér­ci­tos ague­rri­dos ‑decía Bolí­var, el Liber­ta­dor- son capa­ces de sobre­po­ner­se a los pri­me­ros infaus­tos suce­sos de una cam­pa­ña. Las FARC, lejos de estar con­for­ma­das por sol­da­dos biso­ños o sin con­cien­cia, reite­ran y refren­dan con la san­gre de los caí­dos, su com­pro­mi­so ineluc­ta­ble de seguir ade­lan­te.

Cuan­do el capi­ta­lis­mo decré­pi­to nau­fra­ga hoy en su cri­sis sis­té­mi­ca, nadie debe aflo­jar. Las movi­li­za­cio­nes de indig­na­ción con­tra la tira­nía finan­cie­ra que estre­me­cen al mun­do, deben gene­ra­li­zar­se. Pero para sal­var la huma­ni­dad y la vida del pla­ne­ta es nece­sa­ria la arti­cu­la­ción de las luchas dis­per­sas, la con­for­ma­ción de un cen­tro coor­di­na­dor, de una van­guar­dia colec­ti­va, con una estra­te­gia común que des­plie­gue la gran ban­de­ra de la huma­ni­dad y la jus­ti­cia.

Los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les de los pue­blos, tie­nen qué hacer. Cuen­ten con las FARC en esta lucha jus­ta por una alter­na­ti­va anti capi­ta­lis­ta.

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC – EP

Mon­ta­ñas de Colom­bia, enero de 2012

Colombian army bombs FARC camp

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *