La izquier­da mun­dial des­pués de 2011- Imma­nuel Wallerstein

Bajo cual­quier pará­me­tro con que se mida, 2011 fue un buen año para la izquier­da en el mun­do –no impor­ta lo amplio o estric­to que se defi­na la izquier­da mun­dial. La razón bási­ca fue­ron las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas nega­ti­vas que sufrió casi todo el mun­do. El des­em­pleo era alto y cre­ció aún más. Casi todos los gobier­nos tuvie­ron que enfren­tar­se a ele­va­dos nive­les de deu­da con ingre­sos redu­ci­dos. Su res­pues­ta fue tra­tar de impo­ner medi­das de aus­te­ri­dad a sus pobla­cio­nes mien­tras que inten­ta­ban pro­te­ger a sus ban­cos al mis­mo tiempo.

El resul­ta­do fue un revuel­ta por todo el mun­do que los movi­mien­tos que con­for­ma­ron Ocu­pa Wall Street (OWS) lla­ma­ron el 99 por cien­to. La revuel­ta ocu­rrió en con­tra de la exce­si­va pola­ri­za­ción de la rique­za, con­tra los gobier­nos corrup­tos, y con­tra la natu­ra­le­za esen­cial­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca de estos gobier­nos –sea que con­ta­ran o no con un sis­te­ma multipartidista.

No es que los OWS, la Pri­ma­ve­ra Ára­be o los indig­na­dos con­si­guie­ran todo lo que espe­ra­ban. El hecho es que logra­ron cam­biar el dis­cur­so mun­dial, y lo ale­ja­ron de los man­tras ideo­ló­gi­cos del neo­li­be­ra­lis­mo acer­cán­do­lo a temas como la inequi­dad, la injus­ti­cia y la des­co­lo­ni­za­ción. Por pri­me­ra vez en un lar­go tiem­po, la gen­te común dis­cu­tía la natu­ra­le­za mis­ma del sis­te­ma en que vivían; ya no se les podía dar por hecho.

Para la izquier­da mun­dial la cues­tión aho­ra es si pue­de avan­zar y tra­du­cir este éxi­to dis­cur­si­vo ini­cial en una trans­for­ma­ción polí­ti­ca. El pro­ble­ma pue­de plan­tear­se de un modo muy sim­ple. Aun si en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos exis­te una bre­cha cla­ra y cre­cien­te entre un muy peque­ño gru­po (uno por cien­to) y un gru­po muy gran­de (99 por cien­to), esto no sig­ni­fi­ca que así ocu­rra la divi­sión polí­ti­ca. A esca­la mun­dial, las fuer­zas de cen­tro­de­re­cha siguen repre­sen­tan­do a algo así como la mitad de las pobla­cio­nes del mun­do, o por lo menos a aqué­llos que son acti­vos en lo polí­ti­co de algu­na manera.

Por lo tan­to, para trans­for­mar el mun­do, la izquier­da mun­dial nece­si­ta­rá un gra­do de uni­dad polí­ti­ca que toda­vía no tie­ne. De hecho, exis­ten pro­fun­dos des­acuer­dos en torno a los obje­ti­vos de lar­go pla­zo y las tác­ti­cas de cor­to pla­zo. No es que estos pun­tos no se deba­tan, por el con­tra­rio, están en deba­te can­den­te, y hay pocos pro­gre­sos en cuan­to a remon­tar las divisiones.

Estas divi­sio­nes no son nue­vas. Eso no las hace más fáci­les de resol­ver. Hay dos que son impor­tan­tes. La pri­me­ra tie­ne que ver con las elec­cio­nes. No hay dos, sino tres posi­cio­nes con res­pec­to a las elec­cio­nes. Hay un gru­po que sos­pe­cha pro­fun­da­men­te de las elec­cio­nes, y argu­men­ta que par­ti­ci­par en ellas no es sólo inefi­caz en lo polí­ti­co sino que refuer­za la legi­ti­mi­dad del sis­te­ma-mun­do existente.

Los otros pien­san que es cru­cial tomar par­te en el pro­ce­so elec­to­ral. Pero este gru­po se divi­de en dos. Por un lado, quie­nes argu­men­tan que son prag­má­ti­cos. Quie­ren tra­ba­jar des­de den­tro –des­de el par­ti­do prin­ci­pal de cen­troiz­quier­da cuan­do fun­cio­ne un sis­te­ma mul­ti­par­ti­dis­ta, o den­tro del par­ti­do úni­co de fac­to, cuan­do la alter­nan­cia par­la­men­ta­ria no esté permitida.

Y por supues­to hay quie­nes denun­cian esta polí­ti­ca de esco­ger el mal menor. Insis­ten que no hay una dife­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va entre los prin­ci­pa­les par­ti­dos alter­na­ti­vos y res­pal­dan la idea de algún par­ti­do que genui­na­men­te sea de izquierda.

Todos esta­mos fami­lia­ri­za­dos con este deba­te y hemos escu­cha­do los argu­men­tos una y otra vez. Sin embar­go, es cla­ro, por lo menos para mí, que si no hay cier­to acer­ca­mien­to entre los tres gru­pos en lo que res­pec­ta a las tác­ti­cas elec­to­ra­les, la izquier­da mun­dial no tie­ne mucha opor­tu­ni­dad de pre­va­le­cer ni en el cor­to ni en el lar­go plazo.

Creo que hay un modo de recon­ci­lia­ción. Impli­ca dis­tin­guir entre las tác­ti­cas de cor­to pla­zo y la estra­te­gia de más lar­go pla­zo. Con­cuer­do mucho con quie­nes argu­men­tan que obte­ner el poder del Esta­do es irre­le­van­te para (y posi­ble­men­te hace peli­grar la posi­bi­li­dad de) una trans­for­ma­ción de más lar­go pla­zo del sis­te­ma-mun­do. Como estra­te­gia de trans­for­ma­ción, se ha pro­ba­do muchas veces y ha fallado.

Esto no sig­ni­fi­ca que esa par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en el cor­to pla­zo sea una pér­di­da de tiem­po. El hecho es que una gran par­te del 99 por cien­to está sufrien­do agu­da­men­te en el cor­to pla­zo. Y es este sufri­mien­to de cor­to pla­zo su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción. Están inten­tan­do sobre­vi­vir, y ayu­dar a sus fami­lias y ami­gos a sobre­vi­vir. Si pen­sa­mos en los gobier­nos no como agen­tes poten­cia­les de trans­for­ma­ción social sino como estruc­tu­ras que pue­den afec­tar el sufri­mien­to de cor­to pla­zo median­te sus deci­sio­nes en torno a polí­ti­cas públi­cas, enton­ces la izquier­da mun­dial está obli­ga­da a hacer lo posi­ble por con­se­guir deci­sio­nes de los gobier­nos que mini­mi­cen las penurias.

Tra­ba­jar por mini­mi­zar las penu­rias requie­re de la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral. ¿Y qué pasa con el deba­te entre quie­nes pro­po­nen el mal menor y quie­nes pro­po­nen res­pal­dar a genui­nos par­ti­dos de izquier­da? Ésta se vuel­ve una deci­sión de tác­ti­ca local, que varía enor­me­men­te de acuer­do a varios fac­to­res: el tama­ño del país, la estruc­tu­ra polí­ti­ca for­mal, la demo­gra­fía, la loca­li­za­ción geo­po­lí­ti­ca, la his­to­ria polí­ti­ca. No hay una res­pues­ta están­dar, ni pue­da haber­la. Ni tam­po­co la res­pues­ta de 2012 va a ser váli­da para 2014 o 2016. Para mí, por lo menos, no es un deba­te de prin­ci­pios sino una situa­ción tác­ti­ca que evo­lu­cio­na en cada país.

El segun­do deba­te bási­co que con­su­me a la izquier­da mun­dial es la que exis­te entre lo que yo le lla­mo desa­rro­llis­mo y lo que podría lla­mar­se la prio­ri­dad de un cam­bio civi­li­za­to­rio. Pode­mos obser­var este deba­te en muchas par­tes del mun­do. Uno lo ve en Amé­ri­ca Lati­na en los deba­tes en cur­so, impul­sa­dos con bas­tan­te eno­jo entre los gobier­nos de izquier­da y los movi­mien­tos de pue­blos indí­ge­nas –por ejem­plo en Boli­via, Ecua­dor o Vene­zue­la. Uno lo ve en Amé­ri­ca del Nor­te y en Euro­pa en los deba­tes entre los ambientalistas/​verdes y los sin­di­ca­tos que le dan prio­ri­dad a rete­ner y expan­dir el empleo disponible.

Por un lado, la opción desa­rro­llis­ta, sea que la pon­gan en mar­cha los gobier­nos de izquier­da o los sin­di­ca­tos, es aqué­lla de que sin cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no hay modo de rec­ti­fi­car los des­equi­li­brios eco­nó­mi­cos del mun­do actual, sea que hable­mos de la pola­ri­za­ción al inte­rior de los paí­ses o de la pola­ri­za­ción entre nacio­nes. Este gru­po acu­sa a sus opo­nen­tes de res­pal­dar, al menos obje­ti­va y posi­ble­men­te sub­je­ti­va­men­te, los intere­ses de las fuer­zas del ala derecha.

Los pro­po­nen­tes de la opción anti­de­sa­rro­llis­ta dicen que con­cen­trar­nos en la prio­ri­dad del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co está mal por dos razo­nes. Es una polí­ti­ca que sim­ple­men­te con­ti­núa los peo­res ras­gos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Y es una polí­ti­ca que oca­sio­na un daño irre­pa­ra­ble –eco­ló­gi­co y social.

Esta divi­sión es toda­vía más apa­sio­na­da, si eso es posi­ble, que la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral. La úni­ca mane­ra de resol­ver­la es pro­po­nien­do arre­glos, sobre la base de caso por caso. Para hacer esto posi­ble, ambos gru­pos deben acep­tar de bue­na fe las cre­den­cia­les de izquier­da del otro. Y no será fácil.

¿Pue­den remon­tar­se estas divi­sio­nes de la izquier­da en los pró­xi­mos cin­co a 10 años? No estoy segu­ro. Pero si no se remon­tan, no creo que la izquier­da mun­dial pue­da ganar la bata­lla en los pró­xi­mos 20 a 40 años en torno a qué cla­se de sis­te­ma suce­sor ten­dre­mos con­for­me el sis­te­ma capi­ta­lis­ta se colap­sa definitivamente.

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​1​/​0​7​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​o​p​i​n​i​o​n​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​2​0​a​1​mun

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *