Colom­bia: El terro­ris­mo de Esta­do con­ti­núa- Gil­ber­to López

De acuer­do con la Comi­sión Éti­ca Inter­na­cio­nal de la Ver­dad de los Crí­me­nes de Esta­do en Colom­bia, el balan­ce de la situa­ción de los dere­chos huma­nos en el año trans­cu­rri­do con­ti­núa sien­do muy nega­ti­vo. A pesar del gran des­plie­gue mediá­ti­co dado a la Ley de Víc­ti­mas y Res­ti­tu­ción de Tie­rras, que entró en vigor este pri­me­ro de enero, la cual, según el pre­si­den­te San­tos, es úni­ca en el mun­do por­que se da en el mar­co de un con­flic­to arma­do exis­ten­te, la reali­dad para las comu­ni­da­des y las víc­ti­mas que la comi­sión ha acom­pa­ña­do en este pro­yec­to de memo­ria y resis­ten­cia no ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te: en 2011 se ha ase­si­na­do a más de 20 líde­res en pro­ce­sos de res­ti­tu­ción de tie­rras, y entre julio de 2010 y mayo de 2011 se regis­tran 255 agre­sio­nes con­tra defen­so­res de los dere­chos huma­nos. De éstas, 54 fue­ron ase­si­na­tos, según el Infor­me del sis­te­ma de infor­ma­ción sobre agre­sio­nes a defen­so­ras y defen­so­res (SIADDHH), del Pro­gra­ma Somos Defen­so­res de Colom­bia.

Des­de la socie­dad civil hay múl­ti­ples crí­ti­cas a la Ley de Víc­ti­mas y Res­ti­tu­ción de Tie­rras: las indem­ni­za­cio­nes sólo se dan por hechos ocu­rri­dos a par­tir de 1985, mien­tras el dere­cho a la res­ti­tu­ción de tie­rras se ejer­ce sólo para des­pla­za­mien­tos ocu­rri­dos a par­tir de 1991. Exis­te ade­más una argu­cia jurí­di­ca que impi­de el retorno de los des­po­ja­dos a sus terre­nos, que se esti­ma inte­gran al menos 6.8 millo­nes de hec­tá­reas, según el Pro­yec­to de Pro­tec­ción de Tie­rras y Patri­mo­nio, y afec­tan a más de 4 millo­nes de per­so­nas: si estas tie­rras han sido ocu­pa­das de «bue­na fe» por empre­sa­rios agro­in­dus­tria­les, los des­pla­za­dos sólo reci­bi­rán del due­ño actual una suma men­sual por el usu­fruc­to. Asi­mis­mo, no se tie­nen pre­vis­tas medi­das espe­cí­fi­cas para las miles de víc­ti­mas de des­apa­ri­ción for­za­da. Quien reci­be indem­ni­za­cio­nes renun­cia a su dere­cho a la repa­ra­ción inte­gral en el ámbi­to inter­na­cio­nal. Ade­más, no están inclui­das las víc­ti­mas de los gru­pos para­mi­li­ta­res actua­les, con el argu­men­to de que se tra­ta de «ban­das cri­mi­na­les».

Que el gobierno de San­tos reco­noz­ca que exis­te un con­flic­to arma­do interno fue valo­ra­do como un avan­ce rela­ti­vo; sin embar­go, lle­vó a que muchos crí­me­nes come­ti­dos se sub­su­man aho­ra en el «con­flic­to interno», ocul­tan­do que en la mayo­ría de los casos se tra­ta del terro­ris­mo de Esta­do que ha veni­do pade­cien­do Colom­bia en agra­vio de una pobla­ción civil inde­fen­sa y opo­si­to­res polí­ti­cos al régi­men.

Este reco­no­ci­mien­to del con­flic­to arma­do interno se apro­ve­cha para pre­sen­tar en el Con­gre­so ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas que pasan como «mar­co legal para la paz» y que si se refor­ma la Cons­ti­tu­ción darían lugar a que el gobierno pue­da dar «un tra­ta­mien­to dife­ren­cia­do para las dis­tin­tas par­tes que hayan par­ti­ci­pa­do en las hos­ti­li­da­des», inclu­yen­do los mili­ta­res, para quie­nes se plan­tean penas máxi­mas de cin­co a ocho años, como se apli­có a «los gru­pos arma­dos al mar­gen de la ley» cubier­tos por la mal lla­ma­da Ley de Jus­ti­cia y Paz, sien­do enton­ces un nue­vo ins­tru­men­to de impu­ni­dad dis­fra­za­do de meca­nis­mo de jus­ti­cia en pro «de la paz y la recon­ci­lia­ción».

La ley 1424 de 2010, que pro­vee de un mar­co jurí­di­co para resol­ver la situa­ción judi­cial de más de 24 mil para­mi­li­ta­res des­mo­vi­li­za­dos que no come­tie­ron deli­tos de lesa huma­ni­dad y no fue­ron inclui­dos en el pro­ce­so de la Ley de Jus­ti­cia y Paz, es otro dis­po­si­ti­vo de impu­ni­dad. Esta ley pre­vé que los des­mo­vi­li­za­dos sólo serán impu­tados del deli­to de con­cier­to para delin­quir, se les sus­pen­de­rán órde­nes de cap­tu­ra y con­de­nas vigen­tes y a cam­bio debe­rán con­tri­buir a la «cons­truc­ción de la ver­dad», en un meca­nis­mo que no ten­drá con­se­cuen­cias jurí­di­cas ni pena­les, inci­so que fue decla­ra­do con­di­cio­nal­men­te exi­gi­ble por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, posi­bi­li­tan­do final­men­te con­se­cuen­cias jurí­di­cas para ter­ce­ros, menos para los inte­gran­tes de su pro­pio gru­po, y sus­cri­bir com­pro­mi­sos con los pro­gra­mas de rein­te­gra­ción ofre­ci­dos por el Esta­do. La infor­ma­ción entre­ga­da por los para­mi­li­ta­res (y teó­ri­ca­men­te los gue­rri­lle­ros), que no acla­ra cómo será veri­fi­ca­da, será sis­te­ma­ti­za­da por el Cen­tro de Memo­ria His­tó­ri­ca crea­do por la Ley de Víc­ti­mas. Ésta es la pro­pues­ta esta­tal de una supues­ta Comi­sión de la Ver­dad para Colom­bia, que en los hechos será nutri­da por decla­ra­cio­nes de para­mi­li­ta­res.

Preo­cu­pa igual­men­te el deba­te sobre la amplia­ción del fue­ro mili­tar. Si bien el minis­tro de Jus­ti­cia afir­ma que esa amplia­ción no se apli­ca­ría a vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, se pro­po­ne que sea pri­me­ro la jus­ti­cia penal mili­tar la ins­tan­cia que deci­da si se tra­ta de un deli­to come­ti­do en el mar­co del ser­vi­cio o de una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos. Las muy pocas con­de­nas ejem­pla­res de 25 y 30 años con­tra altos man­dos por vio­la­cio­nes a los DDHH, como en los casos de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das del Pala­cio de Jus­ti­cia o la masa­cre de Mapi­ri­pan, difí­cil­men­te se darán en el espa­cio de la jus­ti­cia penal mili­tar.

La cam­pa­ña de estig­ma­ti­za­ción de la defen­sa de dere­chos huma­nos con­ti­núa sien­do par­te de una estra­te­gia orques­ta­da des­de las fuer­zas arma­das, que sos­tie­nen que las ONG han des­ata­do una gue­rra jurí­di­ca con­tra los mili­ta­res a par­tir de crí­me­nes supues­tos o mag­ni­fi­ca­dos, com­pra o inven­ción de víc­ti­mas y tes­ti­gos, men­cio­nan­do (o ame­na­zan­do) a orga­nis­mos de dere­chos huma­nos, como el Colec­ti­vo de Abo­ga­dos José Alvear Res­tre­po, la Comi­sión Colom­bia­na de Juris­tas y la Comi­sión de Jus­ti­cia y Paz, entre otros.

Para­le­la­men­te, como en nues­tros paí­ses, avan­za el pro­ce­so de ocu­pa­ción inte­gral pro­pio de la tras­na­cio­na­li­za­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral, en el caso de Colom­bia con las loco­mo­to­ras eco­nó­mi­cas de la mine­ría, la agro­in­dus­tria, la infra­es­truc­tu­ra y el cono­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co. ¿De qué se pue­de ufa­nar el señor San­tos?

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *