La mar­cha hacia el abis­mo- Fidel Cas­tro

No es cues­tión de opti­mis­mo o pesi­mis­mo, saber o igno­rar cosas ele­men­ta­les, ser res­pon­sa­bles o no de los acon­te­ci­mien­tos. Los que pre­ten­den con­si­de­rar­se polí­ti­cos debie­ran ser lan­za­dos al basu­re­ro de la his­to­ria cuan­do, como es nor­ma, en esa acti­vi­dad igno­ran todo o casi todo lo que se rela­cio­na con ella.

No hablo por supues­to de los que a lo lar­go de varios mile­nios con­vir­tie­ron los asun­tos públi­cos en ins­tru­men­tos de poder y rique­zas para las cla­ses pri­vi­le­gia­das, acti­vi­dad en la que ver­da­de­ros récords de cruel­dad han sido impues­tos duran­te los últi­mos ocho o diez mil años sobre los que se tie­nen ves­ti­gios cier­tos de la con­duc­ta social de nues­tra espe­cie, cuya exis­ten­cia como seres pen­san­tes, según los cien­tí­fi­cos, ape­nas reba­sa los 180 mil años.

No es mi pro­pó­si­to enfras­car­me en tales temas que segu­ra­men­te abu­rri­rían a casi el cien­to por cien­to de las per­so­nas con­ti­nua­men­te bom­bar­dea­das con noti­cias a tra­vés de medios, que van des­de la pala­bra escri­ta has­ta las imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les que comien­zan a exhi­bir­se en cos­to­sos cines, y no está lejano el día en que tam­bién pre­do­mi­nen en la ya de por sí fabu­lo­sas imá­ge­nes de la tele­vi­sión. No es casual que la lla­ma­da indus­tria de la recrea­ción ten­ga su sede en el cora­zón del impe­rio que a todos tira­ni­za.

Lo que pre­ten­do es situar­me en el pun­to de par­ti­da actual de nues­tra espe­cie para hablar de la mar­cha hacia el abis­mo. Podría inclu­so hablar de una mar­cha “inexo­ra­ble” y esta­ría segu­ra­men­te más cer­ca de la reali­dad. La idea de un jui­cio final está implí­ci­ta en las doc­tri­nas reli­gio­sas más exten­di­das entre los habi­tan­tes del pla­ne­ta, sin que nadie las cali­fi­que por ello de pesi­mis­tas. Con­si­de­ro, por el con­tra­rio, deber ele­men­tal de todas las per­so­nas serias y cuer­das, que son millo­nes, luchar para pos­po­ner y, tal vez impe­dir, ese dra­má­ti­co y cer­cano acon­te­ci­mien­to en el mun­do actual.

Nume­ro­sos peli­gros nos ame­na­zan, pero dos de ellos, la gue­rra nuclear y el cam­bio cli­má­ti­co, son deci­si­vos y ambos están cada vez más lejos de apro­xi­mar­se a una solu­ción.

La pala­bre­ría dema­gó­gi­ca, las decla­ra­cio­nes y los dis­cur­sos de la tira­nía impues­ta al mun­do por Esta­dos Uni­dos y sus pode­ro­sos e incon­di­cio­na­les alia­dos, en ambos temas, no admi­ten la menor duda al res­pec­to.

El pri­me­ro de enero de 2012, año nue­vo occi­den­tal y cris­tiano, coin­ci­de con el ani­ver­sa­rio del triun­fo de la Revo­lu­ción en Cuba y el año en que se cum­ple el 50 Ani­ver­sa­rio de la Cri­sis de Octu­bre de 1962, que puso al mun­do al bor­de de la gue­rra mun­dial nuclear, lo que me obli­ga a escri­bir estas líneas.

Care­ce­rían de sen­ti­do mis pala­bras si tuvie­sen como obje­ti­vo impu­tar algu­na cul­pa al pue­blo nor­te­ame­ri­cano, o al de cual­quier otro país alia­do de Esta­dos Uni­dos en la insó­li­ta aven­tu­ra; ellos, como los demás pue­blos del mun­do, serían las víc­ti­mas inevi­ta­bles de la tra­ge­dia. Hechos recien­tes ocu­rri­dos en Euro­pa y otros pun­tos mues­tran las indig­na­cio­nes masi­vas de aque­llos a los que el des­em­pleo, la cares­tía, las reduc­cio­nes de sus ingre­sos, las deu­das, la dis­cri­mi­na­ción, las men­ti­ras y la poli­ti­que­ría, con­du­cen a las pro­tes­tas y a las bru­ta­les repre­sio­nes de los guar­dia­nes del orden esta­ble­ci­do.

Con fre­cuen­cia cre­cien­te se habla de tec­no­lo­gías mili­ta­res que afec­tan la tota­li­dad del pla­ne­ta, úni­co saté­li­te habi­ta­ble cono­ci­do a cien­tos de años luz de otro que tal vez resul­te ade­cua­do si nos move­mos a la velo­ci­dad de la luz, tres­cien­tos mil kiló­me­tros por segun­do.

No debe­mos igno­rar que si nues­tra mara­vi­llo­sa espe­cie pen­san­te des­apa­re­cie­ra trans­cu­rri­rían muchos millo­nes de años antes de que sur­ja nue­va­men­te otra capaz de pen­sar, en vir­tud de los prin­ci­pios natu­ra­les que rigen como con­se­cuen­cia de la evo­lu­ción de las espe­cies, des­cu­bier­ta por Dar­win en 1859 y que hoy reco­no­cen todos los cien­tí­fi­cos serios, cre­yen­tes o no cre­yen­tes.

Nin­gu­na otra épo­ca de la his­to­ria del hom­bre cono­ció los actua­les peli­gros que afron­ta la huma­ni­dad. Per­so­nas como yo, con 85 años cum­pli­dos, había­mos arri­ba­do a los 18 con el títu­lo de bachi­ller antes de que con­clu­ye­ra la ela­bo­ra­ción de la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca.

Hoy los arte­fac­tos de ese carác­ter lis­tos para su empleo ─incom­pa­ra­ble­men­te más pode­ro­sos que los que pro­du­je­ron el calor del sol sobre las ciu­da­des de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki─ suman miles.

Las armas de ese tipo que se guar­dan adi­cio­nal­men­te en los depó­si­tos, aña­di­das a las ya des­ple­ga­das en vir­tud de acuer­dos, alcan­zan cifras que supe­ran los vein­te mil pro­yec­ti­les nuclea­res.

El empleo de ape­nas un cen­te­nar de esas armas sería sufi­cien­te para crear un invierno nuclear que pro­vo­ca­ría una muer­te espan­to­sa en bre­ve tiem­po a todos los seres huma­nos que habi­tan el pla­ne­ta, como ha expli­ca­do bri­llan­te­men­te y con datos compu­tari­za­dos el cien­tí­fi­co nor­te­ame­ri­cano y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, New Jer­sey, Alan Robock.

Los que acos­tum­bran a leer las noti­cias y aná­li­sis inter­na­cio­na­les serios, cono­cen cómo los ries­gos del esta­lli­do de una gue­rra con empleo de armas nuclea­res se incre­men­tan a medi­da que la ten­sión cre­ce en el Cer­cano Orien­te, don­de en manos del gobierno israe­li­ta se acu­mu­lan cien­tos de armas nuclea­res en ple­na dis­po­si­ción com­ba­ti­va, y cuyo carác­ter de fuer­te poten­cia nuclear ni se admi­te ni se nie­ga. Cre­ce igual­men­te la ten­sión en torno a Rusia, país de incues­tio­na­ble capa­ci­dad de res­pues­ta, ame­na­za­da por un supues­to escu­do nuclear euro­peo.

Mue­ve a risas la afir­ma­ción yan­ki de que el escu­do nuclear euro­peo es para pro­te­ger tam­bién a Rusia de Irán y Corea del Nor­te. Tan ende­ble es la posi­ción yan­qui en este deli­ca­do asun­to, que su alia­do Israel ni siquie­ra se toma la moles­tia de garan­ti­zar con­sul­tas pre­vias sobre medi­das que pue­dan des­atar la gue­rra.

La huma­ni­dad, en cam­bio, no goza de garan­tía algu­na. El espa­cio cós­mi­co, en las pro­xi­mi­da­des de nues­tro pla­ne­ta, está satu­ra­do de saté­li­tes de Esta­dos Uni­dos des­ti­na­dos a espiar lo que ocu­rre has­ta en las azo­teas de las vivien­das de cual­quier nación del mun­do. La vida y cos­tum­bres de cada per­so­na o fami­lia pasó a ser obje­to de espio­na­je; la escu­cha de cien­tos de millo­nes de celu­la­res, y el tema de las con­ver­sa­cio­nes que abor­de cual­quier usua­rio en cual­quier par­te del mun­do deja de ser pri­va­do para con­ver­tir­se en mate­rial de infor­ma­ción para los ser­vi­cios secre­tos de Esta­dos Uni­dos.

Ese es el dere­cho que va que­dan­do a los ciu­da­da­nos de nues­tro mun­do en vir­tud de los actos de un gobierno cuya cons­ti­tu­ción, apro­ba­da en el Con­gre­so de Fila­del­fia en 1776, esta­ble­cía que toda­vía los hom­bres nacían libres e igua­les y a todos les con­ce­día el Crea­dor deter­mi­na­dos dere­chos, de los cua­les no les que­dan ya, ni a los pro­pios nor­te­ame­ri­ca­nos ni a ciu­da­dano alguno del mun­do siquie­ra el de comu­ni­car por telé­fono a fami­lia­res y ami­gos sus sen­ti­mien­tos más ínti­mos.

La gue­rra, sin embar­go, es una tra­ge­dia que pue­de ocu­rrir, y es muy pro­ba­ble que ocu­rra; más, si la huma­ni­dad fue­se capaz de retra­sar­la un tiem­po inde­fi­ni­do, otro hecho igual­men­te dra­má­ti­co está ocu­rrien­do ya con cre­cien­te rit­mo: el cam­bio cli­má­ti­co. Me limi­ta­ré a seña­lar lo que emi­nen­tes cien­tí­fi­cos y expo­si­to­res de relie­ve mun­dial han expli­ca­do a tra­vés de docu­men­tos y fil­mes que nadie cues­tio­na.

Es bien cono­ci­do que el gobierno de Esta­dos Uni­dos se opu­so a los acuer­dos de Kyo­to sobre el medio ambien­te, una línea de con­duc­ta que ni siquie­ra con­ci­lió con sus más cer­ca­nos alia­dos, cuyos terri­to­rios sufri­rían tre­men­da­men­te y algu­nos de los cua­les, como Holan­da, des­apa­re­ce­rían casi por ente­ro.

El pla­ne­ta mar­cha hoy sin polí­ti­ca sobre este gra­ve pro­ble­ma, mien­tras los nive­les del mar se ele­van, las enor­mes capas de hie­lo que cubren la Antár­ti­da y Groen­lan­dia, don­de se acu­mu­la más del 90% del agua dul­ce del mun­do, se derri­ten con cre­cien­te rit­mo, y ya la huma­ni­dad, el pasa­do 30 de noviem­bre de 2011, alcan­zó ofi­cial­men­te la cifra de 7 mil millo­nes de habi­tan­tes que en las áreas más pobres del mun­do cre­ce de for­ma sos­te­ni­da e inevi­ta­ble. ¿Es que aca­so los que se han dedi­ca­do a bom­bar­dear paí­ses y matar millo­nes de per­so­nas duran­te los últi­mos 50 años se pue­den preo­cu­par por el des­tino de los demás pue­blos?

Esta­dos Uni­dos es hoy no solo el pro­mo­tor de esas gue­rras, sino tam­bién el mayor pro­duc­tor y expor­ta­dor de armas en el mun­do.

Como es cono­ci­do, ese pode­ro­so país ha sus­cri­to un con­ve­nio para sumi­nis­trar 60 mil millo­nes de dóla­res en los pró­xi­mos años al rei­no de Ara­bia Sau­di­ta, don­de las trans­na­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos extraen cada día 10 millo­nes de barri­les de petró­leo lige­ro, es decir, mil millo­nes de dóla­res en com­bus­ti­ble. ¿Qué será de ese país y de la región cuan­do esas reser­vas de ener­gía se ago­ten? No es posi­ble que nues­tro mun­do glo­ba­li­za­do acep­te sin chis­tar el colo­sal derro­che de recur­sos ener­gé­ti­cos que la natu­ra­le­za tar­dó cien­tos de millo­nes de años en crear, y cuya dila­pi­da­ción enca­re­ce los cos­tos esen­cia­les. No sería en abso­lu­to digno del carác­ter inte­li­gen­te atri­bui­do a nues­tra espe­cie.

En los últi­mos 12 meses tal situa­ción se agra­vó con­si­de­ra­ble­men­te a par­tir de nue­vos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que, lejos de ali­viar la tra­ge­dia pro­ve­nien­te del derro­che de los com­bus­ti­bles fósi­les, la agra­va con­si­de­ra­ble­men­te.

Cien­tí­fi­cos e inves­ti­ga­do­res de pres­ti­gio mun­dial venían seña­lan­do las con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas del cam­bio cli­má­ti­co.

En un exce­len­te docu­men­tal fíl­mi­co del direc­tor fran­cés Yann Arthus-Ber­trand, titu­la­do Home, y ela­bo­ra­do con la cola­bo­ra­ción de pres­ti­gio­sas y bien infor­ma­das per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les, publi­ca­do a media­dos del año 2009, este advir­tió al mun­do con datos irre­ba­ti­bles lo que esta­ba ocu­rrien­do. Con sóli­dos argu­men­tos expo­nía las con­se­cuen­cias nefas­tas de con­su­mir, en menos de dos siglos, los recur­sos ener­gé­ti­cos crea­dos por la natu­ra­le­za en cien­tos de millo­nes de años; pero lo peor no era el colo­sal derro­che, sino las con­se­cuen­cias sui­ci­das que para la espe­cie huma­na ten­dría. Refi­rién­do­se a la pro­pia exis­ten­cia de la vida, le repro­cha­ba a la espe­cie huma­na: “…Te bene­fi­cias de un fabu­lo­so lega­do de 4 000 millo­nes de años sumi­nis­tra­do por la Tie­rra. Sola­men­te tie­nes 200 000 años, pero ya has cam­bia­do la faz del mun­do.”

No cul­pa­ba ni podía cul­par a nadie has­ta ese minu­to, seña­la­ba sim­ple­men­te una reali­dad obje­ti­va. Sin embar­go, hoy tene­mos que cul­par­nos todos de que lo sepa­mos y nada haga­mos por tra­tar de reme­diar­lo.

En sus imá­ge­nes y con­cep­tos, los auto­res de esa obra inclu­yen memo­rias, datos e ideas que esta­mos en el deber de cono­cer y tomar en cuen­ta.

En meses recien­tes, otro fabu­lo­so mate­rial fíl­mi­co exhi­bi­do fue Océa­nos, ela­bo­ra­do por dos rea­li­za­do­res fran­ce­ses, con­si­de­ra­do el mejor film del año en Cuba; tal vez, a mi jui­cio, el mejor de esta épo­ca.

Es un mate­rial que asom­bra por la pre­ci­sión y belle­za de las imá­ge­nes nun­ca antes fil­ma­das por cáma­ra algu­na: 8 años y 50 millo­nes de euros fue­ron inver­ti­dos en ella. La huma­ni­dad ten­drá que agra­de­cer esa prue­ba de la for­ma en que se expre­san los prin­ci­pios de la natu­ra­le­za adul­te­ra­dos por el hom­bre. Los acto­res no son seres huma­nos: son los pobla­do­res de los mares del mun­do. ¡Un Oscar para ellos!

Lo que moti­vó para mí el deber de escri­bir estas líneas no sur­gió de los hechos refe­ri­dos has­ta aquí, que de una for­ma u otra he comen­ta­do ante­rior­men­te, sino de otros que, mane­ja­dos por intere­ses de las trans­na­cio­na­les, han esta­do salien­do a la luz dosi­fi­ca­da­men­te en los últi­mos meses y sir­ven a mi jui­cio como prue­ba defi­ni­ti­va de la con­fu­sión y el caos polí­ti­co que impe­ra en el mun­do.

Hace ape­nas unos meses leí por pri­me­ra vez algu­nas noti­cias sobre la exis­ten­cia del gas de esquis­to. Se afir­ma­ba que Esta­dos Uni­dos dis­po­nía de reser­vas para suplir sus nece­si­da­des de este com­bus­ti­ble duran­te 100 años. Como dis­pon­go en la actua­li­dad de tiem­po para inda­gar sobre temas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cien­tí­fi­cos que pue­den ser real­men­te úti­les a nues­tros pue­blos, me comu­ni­qué dis­cre­ta­men­te con varias per­so­nas que resi­den en Cuba o en el exte­rior de nues­tro país. Curio­sa­men­te, nin­gu­na de ellas había escu­cha­do una pala­bra sobre el asun­to. No era des­de lue­go la pri­me­ra vez que eso suce­día. Uno se asom­bra de hechos impor­tan­tes de por sí que se ocul­tan en un ver­da­de­ro mar de infor­ma­cio­nes, mez­cla­das con cien­tos o miles de noti­cias que cir­cu­lan por el pla­ne­ta.

Per­sis­tí, no obs­tan­te, en mi inte­rés sobre el tema. Han trans­cu­rri­do solo varios meses y el gas de esquis­to no es ya noti­cia. En vís­pe­ras del nue­vo año se cono­cían ya sufi­cien­tes datos para ver con toda cla­ri­dad la mar­cha inexo­ra­ble del mun­do hacia el abis­mo, ame­na­za­do por ries­gos tan extre­ma­da­men­te gra­ves como la gue­rra nuclear y el cam­bio cli­má­ti­co. Del pri­me­ro, ya hablé; del segun­do, en aras de la bre­ve­dad, me limi­ta­ré a expo­ner datos cono­ci­dos y algu­nos por cono­cer que nin­gún cua­dro polí­ti­co o per­so­na sen­sa­ta debe igno­rar.

No vaci­lo en afir­mar que obser­vo ambos hechos con la sere­ni­dad de los años vivi­dos, en esta espec­ta­cu­lar fase de la his­to­ria huma­na, que han con­tri­bui­do a la edu­ca­ción de nues­tro pue­blo valien­te y heroi­co.

El gas se mide en TCF, los cua­les pue­den refe­rir­se a pies cúbi­cos o metros cúbi­cos ─no siem­pre se expli­ca si se tra­ta de uno o de otro─ depen­de del sis­te­ma de medi­das que se apli­que en un deter­mi­na­do país. Por otro lado, cuan­do se habla de billo­nes sue­len refe­rir­se al billón espa­ñol que sig­ni­fi­ca un millón de millo­nes; tal cifra en inglés se cali­fi­ca como tri­llón lo cual debe tener­se en cuen­ta cuan­do se ana­li­zan las refe­ri­das al gas que sue­len ser volu­mi­no­sas. Tra­ta­ré de seña­lar­lo cuan­do sea nece­sa­rio.

El ana­lis­ta nor­te­ame­ri­cano Daniel Yer­gin, autor de un volu­mi­no­so clá­si­co de his­to­ria del petró­leo afir­mó, según la agen­cia de noti­cias IPS, que ya un ter­cio de todo el gas que se pro­du­ce en Esta­dos Uni­dos es gas de esquis­to.

“…la explo­ta­ción de una pla­ta­for­ma con seis pozos pue­de con­su­mir 170.000 metros cúbi­cos de agua e inclu­so pro­vo­car efec­tos dañi­nos como influir en movi­mien­tos sís­mi­cos, con­ta­mi­nar aguas sub­te­rrá­neas y super­fi­cia­les, y afec­tar el pai­sa­je.”

El gru­po bri­tá­ni­co BP infor­ma por su par­te que “Las reser­vas pro­ba­das de gas con­ven­cio­nal o tra­di­cio­nal en el pla­ne­ta suman 6.608 billo­nes ‑millón de millo­nes- de pies cúbi­cos, unos 187 billo­nes de metros cúbi­cos, […] y los depó­si­tos más gran­des están en Rusia (1.580 TCF), Irán (1.045), Qatar (894), y Ara­bia Sau­di­ta y Turk­me­nis­tán, con 283 TCF cada uno”. Se tra­ta del gas que se venía pro­du­cien­do y comer­cia­li­zan­do.

“Un estu­dio de la EIA ‑una agen­cia guber­na­men­tal de Esta­dos Uni­dos sobre ener­gía- publi­ca­do en abril de 2011 encon­tró prác­ti­ca­men­te el mis­mo volu­men (6.620 TCF o 187,4 billo­nes de metros cúbi­cos) de sha­le gas recu­pe­ra­ble en ape­nas 32 paí­ses, y los gigan­tes son: Chi­na (1.275 TCF), Esta­dos Uni­dos (862), Argen­ti­na (774), Méxi­co (681), Sudá­fri­ca (485) y Aus­tra­lia (396 TCF)”. Sha­le gas es gas de esquis­to. Obsér­ve­se que de acuer­do a lo que se cono­ce Argen­ti­na y Méxi­co poseen casi tan­to como Esta­dos Uni­dos. Chi­na, con los mayo­res yaci­mien­tos, posee reser­vas que equi­va­len a casi el doble de aque­llos y un 40% más que Esta­dos Uni­dos.

“…paí­ses secu­lar­men­te depen­dien­tes de pro­vee­do­res extran­je­ros con­ta­rían con una ingen­te base de recur­sos en rela­ción con su con­su­mo, como Fran­cia y Polo­nia, que impor­tan 98 y 64 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, del gas que con­su­men, y que ten­drían en rocas de esquis­tos o luti­tas reser­vas supe­rio­res a 180 TCF cada uno”.

“Para extraer­lo de las luti­tas ‑seña­la IPS- se ape­la a un méto­do bau­ti­za­do ‘frac­king’ (frac­tu­ra hidráu­li­ca), con la inyec­ción de gran­des can­ti­da­des de agua más are­nas y adi­ti­vos quí­mi­cos. La hue­lla de car­bono (pro­por­ción de dió­xi­do de car­bono que libe­ra a la atmós­fe­ra) es mucho mayor que la gene­ra­da con la pro­duc­ción de gas con­ven­cio­nal.

“Como se tra­ta de bom­bar­dear capas de la cor­te­za terres­tre con agua y otras sus­tan­cias, se incre­men­ta el ries­go de dañar sub­sue­lo, sue­los, napas hídri­cas sub­te­rrá­neas y super­fi­cia­les, el pai­sa­je y las vías de comu­ni­ca­ción si las ins­ta­la­cio­nes para extraer y trans­por­tar la nue­va rique­za pre­sen­tan defec­tos o erro­res de mane­jo.”

Bas­te seña­lar que entre las nume­ro­sas sus­tan­cias quí­mi­cas que se inyec­tan con el agua para extraer este gas se encuen­tran el ben­ceno y el tolueno, que son sus­tan­cias terri­ble­men­te can­ce­rí­ge­nas

La exper­ta Lour­des Mel­gar, del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co y de Estu­dios Supe­rio­res de Mon­te­rrey, opi­na que:

“‘Es una tec­no­lo­gía que gene­ra mucho deba­te y son recur­sos ubi­ca­dos en zonas don­de no hay agua’…”.

“Las luti­tas gasí­fe­ras ‑expre­sa IPS- son can­te­ras de hidro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les, enca­lla­das en rocas que las gua­re­cen, por lo que se apli­ca la frac­tu­ra hidráu­li­ca (cono­ci­da en inglés como ‘frac­king’) para libe­rar­las a gran esca­la.”

“La gene­ra­ción de gas sha­le invo­lu­cra altos volú­me­nes de agua y la exca­va­ción y frac­tu­ra gene­ran gran­des can­ti­da­des de resi­duos líqui­dos, que pue­den con­te­ner quí­mi­cos disuel­tos y otros con­ta­mi­nan­tes que requie­ren tra­ta­mien­to antes de su dese­cho.”

“La pro­duc­ción de esquis­to sal­tó de 11.037 millo­nes de metros cúbi­cos en 2000 a 135.840 millo­nes en 2010. En caso de seguir a este rit­mo la expan­sión, en 2035 lle­ga­rá a cubrir 45 por cien­to de la deman­da de gas gene­ral, según la EIA.

“Inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas recien­tes han aler­ta­do del per­fil ambien­tal nega­ti­vo del gas luti­ta.

“Los aca­dé­mi­cos Robert Howarth, Renee San­to­ro y Anthony Ingraf­fea, de la esta­dou­ni­den­se Uni­ver­si­dad de Cor­nell, con­clu­ye­ron que ese hidro­car­bu­ro es más con­ta­mi­nan­te que el petró­leo y el gas, según su estu­dio ‘Metano y la hue­lla de gases de efec­to inver­na­de­ro del gas natu­ral pro­ve­nien­te de for­ma­cio­nes de sha­le’, difun­di­do en abril pasa­do en la revis­ta Cli­ma­tic Chan­ge.

“‘La hue­lla car­bó­ni­ca es mayor que la del gas con­ven­cio­nal o el petró­leo, vis­tos en cual­quier hori­zon­te tem­po­ral, pero par­ti­cu­lar­men­te en un lap­so de 20 años. Com­pa­ra­da con el car­bón, es al menos 20 por cien­to mayor y tal vez más del doble en 20 años’, resal­tó el infor­me.”

“El metano es uno de los gases de efec­to inver­na­de­ro más con­ta­mi­nan­tes, res­pon­sa­bles del aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta.”

“‘En áreas acti­vas de extrac­ción (uno o más pozos en un kiló­me­tro), las con­cen­tra­cio­nes pro­me­dio y máxi­mas de metano en pozos de agua pota­ble se incre­men­ta­ron con pro­xi­mi­dad al pozo gasí­fe­ro más cer­cano y fue­ron un peli­gro de explo­sión poten­cial’, cita el tex­to escri­to por Stephen Osborn, Avner Ven­gosh, Natha­niel War­ner y Robert Jack­son, de la esta­tal Uni­ver­si­dad de Duke.

“Estos indi­ca­do­res cues­tio­nan el argu­men­to de la indus­tria de que el esquis­to pue­de sus­ti­tuir al car­bón en la gene­ra­ción eléc­tri­ca y, por lo tan­to, un recur­so para miti­gar el cam­bio cli­má­ti­co.

“‘Es una aven­tu­ra dema­sia­do pre­ma­tu­ra y ries­go­sa’.”

“En abril de 2010, el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos puso en mar­cha la Ini­cia­ti­va Glo­bal de Gas Sha­le para ayu­dar a los paí­ses que bus­can apro­ve­char ese recur­so para iden­ti­fi­car­lo y desa­rro­llar­lo, con un even­tual bene­fi­cio eco­nó­mi­co para las trans­na­cio­na­les de esa nación.”

He sido inevi­ta­ble­men­te exten­so, no tenía otra opción. Redac­to estas líneas para el sitio web Cuba­de­ba­te y para Tele­sur, una de las emi­so­ras de noti­cias más serias y hones­tas de nues­tro sufri­do mun­do.

Para abor­dar el tema dejé trans­cu­rrir los días fes­ti­vos del vie­jo y el nue­vo año.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *