Hoy escri­bo enfren­ta­da al mie­do- Ainhoa Guer­nes

Itziar Moreno y Oiha­na Gar­men­dia se enfren­tan al ais­la­mien­to en una cel­da de cas­ti­go. Jun­to a ellas, con ellas, todos y todas noso­tras somos cuer­pos vul­ne­ra­bles, cuer­pos daña­dos, bru­tal­men­te cas­ti­ga­dos; vidas que luchan con­tra la tor­tu­ra, con­tra cual­quier tipo de esci­sión mor­tí­fe­ra. 980 kiló­me­tros de pre­ci­pi­cio nos sepa­ran aho­ra de nues­tras com­pa­ñe­ras, her­ma­nas, ami­gas. Sabe­mos que han lle­va­do a cabo una pro­tes­ta fren­te a la direc­ción de la cár­cel de Dijon­go, en el Esta­do fran­cés; han denun­cia­do la dolo­ro­sa situa­ción que pade­cen sus fami­lia­res en cada visi­ta, tam­bién con­de­na­dos como Itziar y como Oiha­na, como todas y todos noso­tros, a pagar un cas­ti­go, una deu­da que se vuel­ve impa­ga­ble. Cuar­tos con pare­des blin­da­das, cie­gas,… allí, los car­ce­le­ros lla­man mit­tard al habi­tácu­lo oscu­ro dise­ña­do para pro­vo­car una muer­te len­ta. ¿A quién no le asus­ta esta for­ma extre­ma y fría­men­te cal­cu­la­da de cruel­dad? Pero nada ni nadie debe impe­dir que abra­ce­mos a nues­tras com­pa­ñe­ras, que inten­te­mos pro­te­ger­las, que nos con­fun­da­mos con ellas y acce­da­mos a ese lugar oscu­ro don­de están pre­sas para abrir ven­ta­nas, y per­mi­tir que bri­lle un sol inmen­so.

Sin embar­go, debo con­fe­sar que hoy escri­bo con mie­do, enfren­ta­da al mie­do, no pue­do ocul­tar que esta reali­dad ate­rra­do­ra me para­li­za. Mal­di­to jue­go tor­tuo­so. He soña­do que inten­ta­ba avan­zar entre som­bras; con mucha difi­cul­tad, casi a tien­tas, con los ojos vela­dos escri­bía la pala­bra exi­lio en una tela exten­di­da en el sue­lo. Lo hacía con la ayu­da de alguien, por­que sola no era capaz de atis­bar el espa­cio, de lle­nar­lo y habi­tar­lo, todo el peso de mi cuer­po caía sobre un cen­tro ima­gi­na­do de ese plano de com­po­si­ción, ras­gán­do­lo, y no eran figu­ras esté­ti­cas lo que yo pre­ten­día dibu­jar, era el peso de un cuer­po debi­li­ta­do que ha per­di­do la ino­cen­cia, que sufre el des­tie­rro y se esfuer­za por cavar una expre­sión de vida en un terreno hos­til. Un cuer­po can­sa­do, agre­di­do, que escri­be la pala­bra exi­lio, por­que ya solo es capaz de comu­ni­car un lími­te, una rup­tu­ra, un exce­so, una esci­sión mor­tí­fe­ra, algo dema­sia­do inso­por­ta­ble.

El tex­to que el públi­co lec­tor tie­ne en sus manos está sien­do expe­ri­men­ta­do alre­de­dor de un deli­ca­do rizo­ma de afec­tos. Mien­tras se per­fi­lan estas líneas visi­to una expo­si­ción de foto­gra­fías de Fri­da Kalho en el Museu da Cida­de de Lis­boa. El edi­fi­cio es un lugar deca­den­te y exqui­si­to, cuya entra­da está cus­to­dia­da por pavos reales. Todo remi­te a la otre­dad, a la extra­ñe­za, al sufri­mien­to, a un cuer­po deli­ca­do que se enfren­ta a su pro­pia pre­ca­rie­dad, y se esfuer­za por esta­ble­cer víncu­los dura­de­ros con otros seres. De camino, arras­tra­da por un impul­so, asis­to a una con­fe­ren­cia en la Biblio­te­ca Muni­ci­pal Palá­cio das Gal­veias, orga­ni­za­da por la Fun­da­ción José Sara­ma­go. La perio­dis­ta Pilar del Río brin­da home­na­je a la obra del poe­ta sue­co y pre­mio nobel de lite­ra­tu­ra Tho­mas Trans­trö­mer: «No nos ren­di­mos, pero que­re­mos la paz». Me acer­co a ella y habla­mos duran­te unos minu­tos. Al salir, una fría nebu­lo­sa le otor­ga al espa­cio un halo de irrea­li­dad, mi pen­sa­mien­to se con­den­sa en esa afec­ción múl­ti­ple y rizo­má­ti­ca que es Ahotsak, la Pla­ta­for­ma de Muje­res por la Paz. Nos toca atri­buir­le sen­ti­do, afi­nar las voces, expli­car las razo­nes que nos están lle­van­do a esta­ble­cer alian­zas entre noso­tras.

Nos con­vie­ne enten­der que Ahotsak solo cobra­rá fuer­za si se nutre de los sabe­res y pre­cep­tos que los femi­nis­mos han labra­do. La filó­so­fa Judith Butler nos inter­pe­la de la siguien­te mane­ra: ¿Cómo vivo yo la vio­len­cia de mi for­ma­ción como suje­to?, ¿en nom­bre de qué valor pue­do yo dar mar­cha atrás e impug­nar­la?, ¿en qué sen­ti­do pue­de ser dicha vio­len­cia redi­ri­gi­da, si es que pue­de ser­lo?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *