Dos poe­mas de Alfred Mar­gul-Sper­ber

Reco­gi­do de Un Valle­kano en Ruma­nia

Mar­gul-Sper­ger fue un poe­ta rumano de ori­gen ale­man, mili­tan­te anti­fas­cis­ta y del Par­ti­do Comu­nis­ta. Nacio el 23 de sep­tiem­bre de 1898 en Sto­ro­ji­neț (Buco­vi­na), hoy par­te de Ucrai­na, y murió en Buca­rest en 1967. Escri­bió habi­tual­men­te en ale­man, y fue tra­duc­tor de esta len­gua al rumano.

Mar­gul fue su seu­dó­ni­mo lite­ra­rio, ins­pi­ra­do del nom­bre de su madre, Mar­gu­la. Entre 1921 y 1924 vivió en Nue­va York, par­ti­ci­pan­do acti­va­men­te como perio­dis­ta en dife­ren­tes revis­tas comu­nis­tas.

En 1924 vol­vio a Ruma­nia (Cer­nau­ti) como redac­tor del dia­rio de izquier­das Czer­no­witzer Mor­gen­blatt, don­de tra­ba­jo has­ta 1940, ade­mas de ser cola­bo­ra­dor con el New Yor­ker Volks­zei­tung y otros perio­di­cos publi­ca­dos en ale­man en Ruma­nia (Der Nerv de Cer­năuți, Das Ziel de Brașov etc.).

Des­pues de 1940 tra­ba­jó en Buca­rest como pro­fe­sor de len­gua extran­je­ra, y mili­tó en los movi­mien­tos anti­fas­cis­tas con­tra la cola­bo­ra­ción del rey Mihai I y el gobierno fas­cis­ta de Anto­nes­cu con el nazis­mo. Igual­men­te fue un acti­vo tra­duc­tor para Rumä­nis­che Runds­chau, revis­ta dedi­ca­da a la popu­la­ri­za­ción de la cul­tu­ra ruma­na para los lec­to­res ale­ma­nes.

Mar­gul-Sper­ber escri­bió nume­ro­sos tri­bu­tos al Socia­lis­mo, sis­te­ma que siem­pre defen­dió como úni­ca for­ma posi­ble de cons­truir un mun­do mejor. Muchos de sus poe­mas, en ale­man, fue­ron dedi­ca­dos al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Ruma­nia, a Lenin o Sta­lin, o a otros comu­nis­tas como Gheorghiu-Dej.

En 1954 gana­ría el Pre­mio de Esta­do de Lite­ra­tu­ra, pero en sus últi­mos años de vida fue cri­ti­ca­do por su com­pro­mi­so «sta­li­nis­ta», en el mar­co del giro dado por la mayo­ria de los par­ti­dos comu­nis­tas tras la muer­te de Sta­lin y que lle­vó al aban­dono de la lucha de cla­ses, al aper­tu­ris­mo hacia los pai­ses capi­ta­lis­tas y a la pro­gre­si­va ascen­sión de la eli­te que aca­ba­ría dan­do un gol­pe de esta­do con­tra su pro­pio pue­blo y saquean­do su rique­za para ven­der­la al mejor pos­tor.

En 1957 escri­bió un poe­ma titu­la­do «Radio Euro­pa Libe­ra», en el que cri­ti­ca­ba a la emi­so­ra que emi­tiá des­de el exte­rior inten­tan­do derrum­bar la demo­cra­cia popu­lar y a todos aque­llos que sólo pre­ten­dian vol­ver a ins­tau­rar una dic­ta­du­ra en la que el pue­blo rumano «ya no bai­la lo que otros le can­tan», pues ya cono­ce bien «los gru­ñi­dos y las garras de hie­na» de los capi­ta­lis­tas. Las mis­mas men­ti­ras que se escu­chan y se sufren hoy tras el gol­pe de esta­do de 1989, aun­que hoy la mayo­ria de los ruma­nos esten otra vez enga­ña­dos con sus nue­vos, pero simi­la­res, «can­tos de sire­na».

Otro de sus mas emo­ti­vos poe­mas es «Ficha del Comu­nis­mo», don­de imi­tan­do una de los habi­tua­les expe­dien­tes a miles de comu­nis­tas dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos en las car­ce­les de las «demo­cra­cias» capi­ta­lis­tas, des­cri­be las carac­te­ris­ti­cas de aque­llos que sien­ten «un amor pro­fun­do hacia los hom­bres y la jus­ti­cia, y un enor­me odio con­tra la cru­da y horren­da tira­nia», y que siem­pre apun­tan en sus accio­nes «hacia los tiem­pos futu­ros».

Por supues­to que hoy es un autor des­co­no­ci­do y olvi­da­do por los pro­pios ruma­nos gra­cias a la cen­su­ra anti­co­mu­nis­ta, debi­do al mie­do atroz de los pará­si­tos capi­ta­lis­tas que viven a cos­ta del tra­ba­jo de los demas al Socia­lis­mo . Por ello, mere­ce la pena que tra­duz­ca­mos al menos estos dos poe­mas, con la espe­ran­za de que la his­to­ria y la cul­tu­ra y la obra de los lucha­do­res anti­fas­cis­tas y comu­nis­tas con­tra el capi­ta­lis­mo tota­li­ta­rio y cri­mi­nal nun­ca pue­dan ser ente­rra­das defi­ni­ti­va­men­te bajo los escom­bros del pasa­do.

RADIO EUROPA LIBERA

Ellos llo­ran por la demo­cra­cia del pasa­do
Tan­to gri­tan que pare­ce que les due­le la tri­pa;
Pero mas les due­le todo lo que han per­di­do
(las fabri­cas y tie­rras que acu­mu­la­ban).

Les roe «la liber­tad»; les moles­ta
que ya no pue­den enri­que­cer­se.
Pero «la liber­tad» que ellos desean hoy
es la de vol­ver a humi­llar al pue­blo.

!Para nada pier­des dias y noches, celo­sa­men­te,
que­rien­do mol­dear­nos como te con­vie­ne!
!Ya no nos enga­ñas con tu dul­ce voz!
!Hemos apren­di­do a cono­cer­te bien!

!Oh, Walls­treet, es inutil! !No te can­ses!
!Cono­ce­mos tu gru­ñi­do y tus garras de hie­na!;
!Sabe­mos que pro­fe­sio­nal eres en tu mal­dad!
!Ya no nos enga­ña tu can­to de sire­na!

Lo hemos oido dema­sia­do, cuan­do nos roba­ban
tus baro­nes el petro­leo, en otros tiem­pos,
mien­tras noso­tros bai­lá­ba­mos la musi­ca que ellos toca­ban
!Pero tu músi­ca de hoy ya no nos embria­ga!.

Tra­duc­ción de la ver­sión ruma­na apa­re­ci­da en rfi​.ro

FICHA DEL COMUNISMO

Bar­bi­lla:

Deci­sión;
!Volun­tad y poder!
Una esqui­na afi­la­da
de la pie­dra
que gol­pean
las terri­bles
tor­men­tas y hura­ca­nes
sin que pue­dan
derrum­bar­la.
Tor­tu­ra…
Per­se­cu­ción…
Cár­cel…

Boca:

Bon­dad,
la amar­gu­ra del sufri­mien­to,
un cora­zón ardien­do
por amor y odio.
Amor pro­fun­do
hacia la huma­ni­dad
y a la jus­ti­cia.
Odio enor­me
con­tra la cruel
y horren­da tira­nía.
Con­fian­za en los dias
mejo­res
que ven­drán.
Pero, ¿qué suce­de?
De repen­te,
una son­ri­sa
flo­re­ce.
Se tra­ta de los cama­ra­das,
los ami­gos,
el par­ti­do.

Ojos:

Pro­fun­dos e inquie­tos
como el mar.
La tor­men­ta de
los años pasa­dos
en ellos escon­de
su tris­te­za
y el llan­to
por los cai­dos.

Y aho­ra
pase­mos al expe­dien­te,
otras carac­te­rís­ti­cas:

Seña­les par­ti­cu­la­res:

Sobre las cejas
se alza
el arco de la fren­te
pen­san­te.

A des­ta­car:

Apun­ta
hacia lo lejos
!hacia los tiem­pos futu­ros!

(Tra­duc­ción de la ver­sión en rumano de M.Djentemirov, publi­ca­da en «Cla­sa mun­ci­toa­re in lite­ra­tu­ra, vol.II), Ed. Ion Crean­ga, 1981, Bucu­res­ti)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *