Rosa Luxem­burg, Raúl Sen­dic y Lenin toman­do mate y dis­cu­tien­do el poder en Uru­guay- Nés­tor Kohan

Insur­gen­cia y refle­xión

Las cla­ses domi­nan­tes lati­no­ame­ri­ca­nas (cóm­pli­ces y al mis­mo tiem­po fie­les sir­vien­tes del colo­nia­lis­mo y el impe­ria­lis­mo) siem­pre han cons­trui­do la ima­gen de un mons­truo fan­tas­mal y cari­ca­tu­res­co para con­ju­rar y repri­mir la rebel­día de las cla­ses popu­la­res. Pri­me­ro bau­ti­za­ron a esa bes­tia demo­nía­ca como «indí­ge­na caní­bal» y «negro cima­rrón». Lue­go “jaco­bino sedien­to de san­gre”. Más tar­de «anar­quis­ta vio­la­dor» y «comu­nis­ta devo­ra­dor de niños» (El pin­tor mexi­cano Die­go Rive­ra se reía mucho dicien­do que como él era comu­nis­ta, en la Unión Sovié­ti­ca pro­bó car­ne de bebé y le resul­tó muy sabro­sa). Avan­zan­do en el tiem­po, ese fan­tas­ma omni­pre­sen­te adop­tó la figu­ra del «delin­cuen­te sub­ver­si­vo y apá­tri­da». Pos­te­rior­men­te lo sata­ni­za­ron como «terro­ris­ta» has­ta lle­gar a nues­tros días con el mote mediá­ti­ca­men­te repe­ti­do des­de Esta­dos Uni­dos del «nar­co-terro­ris­mo».

El hilo rojo que atra­vie­sa esa pro­lon­ga­da demo­ni­za­ción es la atri­bu­ción de irra­cio­na­li­dad y locu­ra demen­cial a nues­tras rebel­días popu­la­res. Todo insur­gen­te es un deli­ran­te, com­ple­ta­men­te caren­te de razón y de toda lógi­ca.

A con­tra­mano de ese rela­to macar­tis­ta, reite­ra­do y reci­cla­do has­ta el día de hoy por la voz del amo, la insur­gen­cia en Amé­ri­ca lati­na ha sido más que pro­lí­fi­ca en sus inten­tos de refle­xión, fun­da­men­ta­ción lógi­ca y argu­men­ta­ción razo­na­da de sus rebel­días. La tra­di­ción de la escri­tu­ra mar­ca una cla­ra con­ti­nui­dad en toda la insur­gen­cia. El Che Gue­va­ra, ade­más de un coman­dan­te gue­rri­lle­ro y un con­ven­ci­do comu­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta es, sobre todo, un escri­tor pro­lí­fi­co. El vér­ti­ce más alto de toda una tra­di­ción de escri­tu­ra y pen­sa­mien­to mar­xis­ta insur­gen­te.

«Una his­to­ria que no es cuen­to» (Orí­ge­nes, esplen­dor y derro­ta del MLN-Tupa­ma­ros), el nue­vo libro del revo­lu­cio­na­rio uru­gua­yo Jor­ge Zabal­za, se ins­cri­be de lleno en esa tra­di­ción demo­ni­za­da por el poder. Su refle­xión his­tó­ri­ca, teó­ri­ca y polí­ti­ca, valio­sa en sí mis­ma, se refuer­za por la pro­pia tra­yec­to­ria del autor. Zabal­za es un mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio que atra­ve­só con dig­ni­dad los once años infer­na­les de tor­tu­ra, ais­la­mien­to y encie­rro en una jau­la (con luz eléc­tri­ca las 24 horas), sin poder hablar con nadie ni hacer gim­na­sia, los cas­ti­gos y el hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te al que lo some­tie­ron los ver­du­gos de la dic­ta­du­ra mili­tar en Uru­guay jun­to al res­to de la direc­ción polí­ti­co mili­tar de los Tupa­ma­ros.

La dic­ta­du­ra uru­gua­ya y los rehe­nes

Uru­guay, país her­mano y vecino, es igual pero dis­tin­to a la Argen­ti­na. Ambas socie­da­des caye­ron bajo la bota feroz del Plan Cón­dor y su repre­sión sal­va­je, orques­ta­da a nivel con­ti­nen­tal por los ins­truc­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos en tor­tu­ra y des­apa­ri­ción de per­so­nas. Sin embar­go, mien­tras que en Argen­ti­na el geno­ci­dio asu­mió la moda­li­dad del exter­mi­nio defi­ni­ti­vo, en Uru­guay la dic­ta­du­ra mili­tar deci­dió con­ser­var como rehe­nes a los nue­ve inte­gran­tes de la diri­gen­cia gue­rri­lle­ra para chan­ta­jear y con­tro­lar cual­quier posi­ble res­pues­ta popu­lar. Jor­ge Zabal­za (“el tam­be­ro” para sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia), autor de este nue­vo libro, es uno de aque­llos nue­ve rehe­nes his­tó­ri­cos, al lado de Raúl Sen­dic [1925 – 1989], prin­ci­pal diri­gen­te de los Tupa­ma­ros.

Dia­lo­gan­do con la mili­tan­cia joven

El tra­ba­jo que comen­ta­mos no fle­xio­na sus rodi­llas ante la nos­tal­gia fácil ni se estruc­tu­ra a par­tir del sus­pi­ro melan­có­li­co. Su impul­so es bien dis­tin­to. Por el con­te­ni­do, por la for­ma, por el len­gua­je, este libro está dedi­ca­do a la gen­te joven y a la nue­va mili­tan­cia uru­gua­ya y lati­no­ame­ri­ca­na. Su autor incur­sio­na y expli­ca la his­to­ria uru­gua­ya con expre­sio­nes sen­ci­llas, cla­ras, trans­pa­ren­tes, com­pren­si­bles por todo el mun­do. No hace fal­ta ser un “ini­cia­do” en algu­na sec­ta para com­pren­der las tesis de Zabal­za.

Por ejem­plo, cuan­do quie­re expli­car las carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas de Uru­guay, ape­la a la expre­sión “el país de los amor­ti­gua­do­res”, refi­rién­do­se tan­to al popu­lis­mo como al pre­do­mi­nio de las for­mas hege­mó­ni­cas, que mar­ca­ron la mayor par­te de la his­to­ria uru­gua­ya has­ta la déca­da del sesen­ta cuan­do la lucha de cla­ses se ten­sa y el capi­ta­lis­mo uru­gua­yo mues­tra su ver­da­de­ro ros­tro de cruel­dad y repre­sión.

El públi­co de lec­to­res y lec­to­ras sabrá dis­fru­tar de esa sen­ci­llez pen­sa­da a pro­pó­si­to para sal­tar obs­tácu­los y gene­rar deba­tes entre quie­nes no vivie­ron los años ’60, aun­que segu­ra­men­te los anti­guos mili­tan­tes tam­bién encon­tra­rán mate­ria de polé­mi­ca, como suce­dió ante­rior­men­te con la bio­gra­fía de Zabal­za Cero a la izquier­da que en noviem­bre de 2007 moti­vó una bataho­la (con trom­pa­das y empu­jo­nes gene­ra­li­za­dos) en el par­la­men­to uru­gua­yo, a la vis­ta de todo el mun­do.

Anto­nio Grams­ci y la his­to­ria de una orga­ni­za­ción

Escri­bir la his­to­ria de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca impli­ca inda­gar en la his­to­ria de una socie­dad y un país. Eso nos ense­ñó Grams­ci. Nin­gu­na orga­ni­za­ción, por más sig­ni­fi­ca­ti­va o emble­má­ti­ca que fue­ra, pue­de com­pren­der­se en sí mis­ma, al mar­gen de sus coor­de­na­das his­tó­ri­cas, polí­ti­cas y socia­les.

Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que en su libro hace Zabal­za, inten­tan­do no sólo recons­truir la his­to­ria del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal- Tupa­ma­ros (MLN‑T) sino tam­bién hun­dir el escal­pe­lo en las raí­ces his­tó­ri­cas de la socie­dad uru­gua­ya, sus for­mas pre­do­mi­nan­tes de domi­na­ción y resis­ten­cia, sus osci­la­cio­nes entre “los amor­ti­gua­do­res” (el pre­do­mi­nio del con­sen­so) y la repre­sión (el pri­vi­le­gio de la vio­len­cia de las cla­ses domi­nan­tes y el terro­ris­mo de esta­do).

Todo ese ejer­ci­cio de recons­truc­ción his­tó­ri­ca per­si­gue un obje­ti­vo cla­ro y una meta ine­quí­vo­ca en estas pági­nas: ras­trear las fuen­tes y orí­ge­nes de las posi­cio­nes actua­les —que Zabal­za cues­tio­na, recha­za e impug­na— de la polí­ti­ca ofi­cial uru­gua­ya, inclu­yen­do las del Fren­te Amplio y el pre­si­den­te «Pepe» Muji­ca (quien tam­bién fue­ra otro de los rehe­nes his­tó­ri­cos). Y no sólo las de sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, ya de por sí dis­cu­ti­bles, sino tam­bién las raí­ces de la bochor­no­sa polí­ti­ca ofi­cial del Fren­te Amplio y de Muji­ca hacia las Fuer­zas Arma­das y su impu­ni­dad, fren­te a las cua­les Zabal­za recuer­da como inelu­di­ble ante­ce­den­te las acti­tu­des de cola­bo­ra­ción con los mili­ta­res de algu­nos diri­gen­tes tupa­ma­ros encar­ce­la­dos, así como tam­bién el inten­to de fun­da­men­ta­ción ideo­ló­gi­ca de esa cola­bo­ra­ción, sus­ten­ta­do en el Docu­men­to Nº5 del MLN‑T.

En ese movi­mien­to del pen­sa­mien­to, Zabal­za elu­de la mira­da exclu­si­vis­ta sobre su pro­pia orga­ni­za­ción —sec­ta­ris­mo suma­men­te común en las his­to­rio­gra­fías ofi­cia­les de la izquier­da tra­di­cio­nal, socia­lis­ta, comu­nis­ta, maoís­ta o trots­kis­ta, inclu­so tam­bién com­par­ti­do por los pero­nis­tas y otros nacio­na­lis­tas— para pro­po­ner en cam­bio un ángu­lo macro don­de no sólo la gue­rri­lla tupa­ma­ra ocu­pa el cen­tro de la esce­na sino que tam­bién el Fren­te Amplio y toda la izquier­da uru­gua­ya se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de su libro. En ese plano Zabal­za reco­rre cada una de las infle­xio­nes en la difí­cil y no siem­pre fácil rela­ción entre el Fren­te Amplio y los Tupa­ma­ros.

Un pun­to de lle­ga­da, con suje­to y con his­to­ria

El rela­to y la refle­xión que Zabal­za nos pro­po­ne en «Una his­to­ria que no es cuen­to» (Orí­ge­nes, esplen­dor y derro­ta del MLN-Tupa­ma­ros) cons­ti­tu­ye el pun­to de lle­ga­da de sus libros ante­rio­res. Este autor ya había publi­ca­do ante­rior­men­te varios volú­me­nes: El Teja­zo y otras insu­rrec­cio­nes; La esta­ca; El mie­do a la demo­cra­cia y Lo vie­jo y sabi­do. A esos tra­ba­jos se agre­ga­ron más tar­de su bio­gra­fía Cero a la izquier­da. Una bio­gra­fía de Jor­ge Zabal­za de Fede­ri­co Leicht [Mon­te­vi­deo, Letrae­ñe, 2007] y Raúl Sen­dic, el tupa­ma­ro. Su pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio [Mon­te­vi­deo, Letrae­ñe, 2011] en el cual Zabal­za reúne y comen­ta los prin­ci­pa­les tex­tos e inter­ven­cio­nes polí­ti­cas —mate­ria­les muchas veces des­co­no­ci­dos o inha­lla­bles— del prin­ci­pal ideó­lo­go de la insur­gen­cia. «Una his­to­ria que no es cuen­to» es la coro­na­ción sin­té­ti­ca de esa pro­lo­ga­da refle­xión polí­ti­ca.

A dife­ren­cia de aque­lla lite­ra­tu­ra peda­gó­gi­ca ins­pi­ra­da en el estruc­tu­ra­lis­mo de Louis Althus­ser y Mar­ta Har­nec­ker, tan difun­di­dos en los cur­sos de for­ma­ción de la mili­tan­cia de izquier­da de nues­tro con­ti­nen­te, el mar­xis­mo del Tam­be­ro es un mar­xis­mo con suje­to y con his­to­ria, que sus­ten­ta cada una de sus for­mu­la­cio­nes polí­ti­cas en el aná­li­sis his­tó­ri­co de la lucha de cla­ses tal como se dio en la situa­ción espe­cí­fi­ca de Uru­guay y tal como se da en el con­jun­to de paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca.

Dejan­do a un cos­ta­do aque­llos vie­jos mode­los esque­má­ti­cos del mar­xis­mo estruc­tu­ra­lis­ta, car­ga­dos de meta­fí­si­ca y for­mu­la­cio­nes vagas y gené­ri­cas, la recons­truc­ción de Zabal­za tam­bién mar­ca el terreno crí­ti­co fren­te a las nue­vas modas y los “últi­mos gri­tos” de la aca­de­mia neo­yor­ki­na (mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo) o pari­si­na (pos­mo­der­nis­mo), igual­men­te difun­di­dos en nues­tras lati­tu­des. Inclu­so cuan­do en el libro de Zabal­za apa­re­ce men­cio­na­do el con­cep­to de “mul­ti­tud” (tan bas­tar­dea­do por Toni Negri y sus dis­cí­pu­los sumi­sos y aplau­di­do­res), Zabal­za se cui­da muy bien de escu­pir o insul­tar con­tra las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, de las que nun­ca renie­ga ni se arre­pien­te y a las que con­ti­núa rei­vin­di­can­do y carac­te­ri­zan­do como nece­sa­rias.

Balan­ce his­tó­ri­co del Uru­guay

Para pre­sen­tar sus con­clu­sio­nes Zabal­za se toma el tra­ba­jo pre­vio de reco­rrer la his­to­ria de Uru­guay y ensa­yar una suer­te de balan­ce a par­tir de con­tar la his­to­ria des­de aba­jo, des­de la lucha popu­lar y no como pro­duc­to de la bon­dad o mal­dad de «los impor­tan­tes» polí­ti­cos.

En esa tarea, iden­ti­fi­ca gran­des perio­dos his­tó­ri­cos, cuya ins­tan­cia de infle­xión está dada por la cri­sis de legi­ti­ma­ción de las cla­ses domi­nan­tes y la irrup­ción de la vio­len­cia polí­ti­ca en la rebel­día popu­lar.

Ana­li­zan­do el Uru­guay de José Batlle y Ordo­ñez [1856 – 1929], carac­te­ri­za­do como “el país de los amor­ti­gua­do­res” y su doc­tri­na de la supues­ta “excep­cio­na­li­dad” del país orien­tal fren­te al res­to de Amé­ri­ca lati­na, Zabal­za nos invi­ta a mirar y pen­sar las refor­mas bur­gue­sas y el popu­lis­mo des­de aba­jo, des­de las luchas socia­les, enten­dien­do sus polí­ti­cas socia­les como con­ce­sio­nes de la cla­se domi­nan­te a la lucha popu­lar.

Según sus pro­pias pala­bras, en su balan­ce Zabal­za afir­ma: (a) “Si bien la figu­ra de José Arti­gas domi­nó el esce­na­rio polí­ti­co del siglo XIX, des­de los años ini­cia­les del siglo XX fue don José Batlle y Ordó­ñez quien impu­so su per­fil ideo­ló­gi­co y polí­ti­co a la his­to­ria del Uru­guay”; (b) “El batllis­mo fue el sal­va­dor de la patria bur­gue­sa” y © “mien­tras los Batlle apos­ta­ron a crear con­di­cio­nes en que no hicie­ran nece­sa­rias las rebe­lio­nes socia­les, en los ‘60 la cla­se domi­nan­te te jugó a la repre­sión y el terro­ris­mo de Esta­do”.

En su ópti­ca, la infle­xión his­tó­ri­ca y el “fin de la Sui­za de Amé­ri­ca” se pro­du­ce entre la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1955 y sobre todo el 14 de agos­to de 1968 cuan­do mue­re ase­si­na­do de un bala­zo el estu­dian­te uni­ver­si­ta­rio Liber Arce. Hecho que gol­pea la con­cien­cia popu­lar a fon­do, ponien­do tam­bién en cri­sis la ilu­sión en la invio­la­bi­li­dad de la lega­li­dad par­la­men­ta­ria-repu­bli­ca­na.

Has­ta ese momen­to, todos, pero abso­lu­ta­men­te todos en Uru­guay adop­ta­ban como para­dig­ma indis­cu­ti­do de las for­mas de hacer polí­ti­ca (reac­cio­na­ria o pro­gre­sis­ta) la repú­bli­ca par­la­men­ta­ria. Todos… menos Raúl Sen­dic. Zabal­za repro­du­ce un artícu­lo del futu­ro fun­da­dor del MLN-Tupa­ma­ros publi­ca­do en febre­ro de 1958 en el perió­di­co El Sol don­de Sen­dic seña­la: “la demo­cra­cia de nues­tro país, como la demo­cra­cia bur­gue­sa en todos lados, no resis­te la prue­ba de fue­go de la lucha de cla­ses”. Más ade­lan­te cita otro artícu­lo de Sen­dic, de 1963, sin­to­má­ti­ca­men­te titu­la­do “¿Un revól­ver o la cons­ti­tu­ción?”.

Esfor­zán­do­se por des­pla­zar la expli­ca­ción de la emer­gen­cia de la lucha arma­da en Uru­guay del fon­do oscu­ro y lúgu­bre mar­ca­do por una supues­ta “irra­cio­na­li­dad mesiá­ni­ca y deli­ran­te”, Zabal­za recons­tru­ye el deba­te ideo­ló­gi­co en el seno del cual se deba­tió a nivel popu­lar dicha estra­te­gia de lucha. Allí estu­dia la polé­mi­ca entre tres perió­di­cos que hicie­ron épo­ca y mar­ca­ron ten­den­cia: El Popu­lar del PCU que pro­po­nía avan­zar median­te refor­mas lega­les; Mar­cha, de Aní­bal Qui­jano y Épo­ca (fun­da­da por cin­co orga­ni­za­cio­nes: PS, MRO, MIR, MAPU y los anar­quis­tas) que pro­mo­vía la lucha arma­da.

Luchas socia­les y clan­des­ti­ni­dad

En la recons­truc­ción de Zabal­za los Tupa­ma­ros nacen y emer­gen de la lucha social, como par­te inte­gran­te del hori­zon­te que amal­ga­ma­ba la orga­ni­za­ción cla­sis­ta y com­ba­ti­va del sin­di­ca­to UTAA de los tra­ba­ja­do­res cañe­ros —los “pelu­dos” en la jer­ga uru­gua­ya — y la lucha de los barrios pro­le­ta­rios de El cerro y La Teja, en Mon­te­vi­deo, la capi­tal de Uru­guay. La insur­gen­cia es pro­duc­to de esa doble lucha, rural-urba­na, atra­ve­sa­da por los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad.

Des­de su pers­pec­ti­va polé­mi­ca y crí­ti­ca ya des­de el perío­do fun­da­cio­nal del MLN‑T se podían vis­lum­brar las diver­sas ten­den­cias que lo atra­ve­sa­ron y lo mar­ca­ron has­ta el día de hoy (enero, 2012).

En esa recons­truc­ción his­tó­ri­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, Zabal­za iden­ti­fi­ca dos derro­tas igual­men­te trá­gi­cas sufri­das por los insur­gen­tes. Una, la pri­me­ra, de carác­ter polí­ti­co-mili­tar, pro­du­ci­da en 1972. La otra, más per­du­ra­ble y pro­fun­da, de tipo ideo­ló­gi­ca, sería la más actual, en la cual los tupa­ma­ros —al menos sus prin­ci­pa­les cabe­zas públi­cas— habrían sido coop­ta­dos por el poder, el orden esta­ble­ci­do, el sta­tu quo.

El MLN‑T, Cuba y el Che Gue­va­ra

Nada o casi nada que­da al mar­gen del balan­ce ensa­ya­do por Zabal­za en este apre­ta­do y sin­té­ti­co libro.

Por ejem­plo, el autor se ani­ma a reexa­mi­nar la influen­cia de la Revo­lu­ción Cuba­na y la par­ti­ci­pa­ción de los uru­gua­yos en la OLAS (Orga­ni­za­ción lati­no­ame­ri­ca­na de Soli­da­ri­dad, reu­ni­da en La Haba­na en agos­to de 1967), el víncu­lo difí­cil y la dispu­ta entre las estra­te­gias del PC uru­gua­yo y el MLN Tupa­ma­ro.

Y allí Zabal­za des­ta­ca la ori­gi­na­li­dad y la here­jía de los Tupa­ma­ros, inclu­so fren­te a Cuba has­ta el lími­te de dia­lo­gar crí­ti­ca­men­te con el mis­mo Gue­va­ra quien en alguno de sus escri­tos otor­ga­ba cier­ta cre­di­bi­li­dad a la tesis de la supues­ta “excep­cio­na­li­dad” del Uru­guay batllis­ta. Des­oyen­do has­ta al mis­mo Che Gue­va­ra, los embrio­nes tupa­ma­ros comen­za­ron a pre­pa­rar la lucha clan­des­ti­na y arma­da des­de 1961.

No hubo enton­ces apli­ca­ción mecá­ni­ca de nin­gún esque­ma extran­je­ro, al con­tra­rio. Los tupa­ma­ros en este pun­to des­oye­ron los “con­se­jos” cuba­nos y pen­sa­ron la insur­gen­cia de acuer­do a su pro­pia reali­dad. Por eso Zabal­za afir­ma que: “Para que el men­sa­je fue­ra reci­bi­do por sus des­ti­na­ta­rios, el empleo de la vio­len­cia gue­rri­lle­ra debió ade­cuar­se a la cul­tu­ra polí­ti­ca del Uru­guay Batllis­ta”. Los pro­ble­mas estra­té­gi­cos del nacien­te MLN‑T fue­ron mar­ca­dos por el dile­ma de una insur­gen­cia bajo demo­cra­cia bur­gue­sa.

Una tri­ple polé­mi­ca

En su balan­ce el libro no apun­ta a pre­sen­tar un mero rac­con­to lineal de hechos his­tó­ri­cos (cro­no­lo­gía de accio­nes y cre­ci­mien­to del MLN‑T has­ta su derro­ta). La genea­lo­gía que nos pro­po­ne Zabal­za apun­ta a mos­trar la cons­truc­ción de una fuer­za social y el desa­rro­llo de la con­cien­cia a par­tir de la insur­gen­cia y la rebel­día popu­lar.

En esa refle­xión estra­té­gi­ca, Zabal­za des­plie­ga una tri­ple polé­mi­ca. En pri­mer lugar, dis­cu­te los pre­su­pues­tos de la izquier­da tra­di­cio­nal (hoy adop­ta­dos como dog­ma indis­cu­ti­do por todo el Fren­te Amplio), cuyo prin­ci­pal teó­ri­co fue el inte­lec­tual Rod­ney Aris­men­di ([1913 – 1989], secre­ta­rio gene­ral del PC uru­gua­yo). Aris­men­di ela­bo­ró en Uru­guay la estra­te­gia de “avan­zar en demo­cra­cia”, fór­mu­la de com­pro­mi­so entre Mos­cú y La Haba­na, for­mu­la­da en su libro Lenin, la revo­lu­ción y Amé­ri­ca Lati­na (1970), teo­ri­za­da y reela­bo­ra­da a su vez en Argen­ti­na por Héc­tor Pablo Agos­ti [1911 – 1984] con sus elu­cu­bra­cio­nes sobre una supues­ta “demo­cra­cia reno­va­da”.

¿Qué era la “demo­cra­cia avan­za­da” de Aris­men­di? En opi­nión de Zabal­za dicha estra­te­gia expre­sa­ba un pun­to de vis­ta pro­gre­sis­ta “fun­cio­nal al país de los amor­ti­gua­do­res”, es decir, al Uru­guay del pre­do­mi­nio de las for­mas de domi­na­ción capi­ta­lis­ta repu­bli­ca­na.

Los tupa­ma­ros pole­mi­za­ron con dicha con­cep­ción, dispu­tan­do no sólo en el terreno polí­ti­co sino inclu­so en el cam­po sin­di­cal, enfren­tan­do con la ten­den­cia cla­sis­ta y com­ba­ti­va a la línea tra­di­cio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta.

En segun­do lugar, Zabal­za some­te a dis­cu­sión a la corrien­te del nacio­nal-popu­lis­mo de Jor­ge Abe­lar­do Ramos [1921 – 1994] y Vivian Trías [1922 – 1980], jun­to con Artu­ro Jau­ret­che [1901 – 1974] y Raúl Sca­la­bri­ni Ortiz [1898 – 1959], teó­ri­cos de la cola­bo­ra­ción con el ejér­ci­to y apo­lo­gis­tas de la bur­gue­sía nacio­nal. La som­bra ideo­ló­gi­ca de todos estos auto­res está pre­sen­te, según Zabal­za, en el Docu­men­to Nº5 del MLN- Tupa­ma­ros, ela­bo­ra­do en 1971, fuen­te y ante­ce­den­tes de muchí­si­mos erro­res y des­via­cio­nes pos­te­rio­res (has­ta el día de hoy). Allí se encuen­tra el ger­men ideo­ló­gi­co de los bochor­no­sos inten­tos de cola­bo­ra­ción con las Fuer­zas Arma­das de algu­nos diri­gen­tes tupa­ma­ros pri­sio­ne­ros bajo la dic­ta­du­ra así como tam­bién una de las cla­ves de expli­ca­ción del pro­ce­so de nego­cia­ción y con­ver­sa­cio­nes de la gue­rri­lla con los mili­ta­res geno­ci­das entre el 26 de junio de 1972 y el 26 de agos­to del mis­mo año (éste es sin duda uno de los pun­tos más álgi­dos, rís­pi­dos y con­tro­ver­ti­dos de todo el libro).

Fren­te a estos auto­res tan admi­ra­dos por otros diri­gen­tes tupa­ma­ros Zabal­za se esfuer­za y logra ser con­tun­den­te al seña­lar que: “El olfa­to ideo­ló­gi­co de Raúl Sen­dic no lo enga­ña­ba nun­ca, pre­fe­ría tener en su cabe­ce­ra el «Tra­ta­do de Eco­no­mía Mar­xis­ta» de Ernest Man­del”.

Qui­zás por eso, en su ante­rior libro «Raúl Sen­dic, el tupa­ma­ro. Su pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio», Zabal­za recuer­da la soli­da­ri­dad con­cre­ta y explí­ci­ta de Sen­dic con los gue­rri­lle­ros argen­ti­nos del Movi­mien­to Todos por la Patria (MTP, una de las deri­va­cio­nes del PRT-ERP argen­tino) que ata­ca­ron el cuar­tel mili­tar de La Tabla­da en 1989. Cuan­do otros pre­fe­rían mirar para el cos­ta­do o ami­gar­se con los mili­ta­res, al salir de la pri­sión el vie­jo Sen­dic seguía iden­ti­fi­can­do a las Fuer­zas Arma­das (no sólo a las de Uru­guay sino a las de Argen­ti­na y Amé­ri­ca Lati­na) como una de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ves del apa­ra­to de esta­do bur­gués.

En ter­cer y últi­mo lugar, Zabal­za pole­mi­za y for­mu­la un deba­te interno den­tro de la insur­gen­cia tupa­ma­ra. En ese rubro cues­tio­na los rela­tos ofi­cia­les (prin­ci­pal­men­te de Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro, pero no sólo de él) sobre el MLN‑T. A lo que agre­ga una mira­da crí­ti­ca sobre el “apa­ra­tis­mo” y al “mili­ta­ris­mo” pre­sen­tes en la estra­te­gia ori­gi­na­ria de los Tupa­ma­ros.

De estas últi­mas dos polé­mi­cas al inte­rior de Tupa­ma­ros, una es más coyun­tu­ral y tie­ne que ver con la deri­va actual del gobierno de «Pepe» Muji­ca y el modo en que éste se legi­ti­ma con la lucha del pasa­do. La otra es más estra­té­gi­ca y está vin­cu­la­da en gran medi­da a las con­cep­cio­nes polí­ti­cas ori­gi­na­rias de los Tupa­ma­ros.

En este últi­mo caso, Zabal­za apun­ta a seña­lar el défi­cit de haber con­ce­bi­do la toma de Mon­te­vi­deo úni­ca­men­te a tra­vés de un apa­ra­to mili­tar y no a par­tir de la com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha, des­de la gue­rri­lla has­ta la insu­rrec­ción popu­lar arma­da.

Rosa Luxem­burg, Sen­dic y Lenin… toman­do mate y dis­cu­tien­do el poder en Uru­guay

Al reco­rrer las accio­nes his­tó­ri­cas que carac­te­ri­za­ron al MLN‑T Zabal­za incur­sio­na en la teo­ría del doble poder, amal­ga­man­do a Rosa Luxem­burg y Lenin a par­tir de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del gue­va­ris­mo uru­gua­yo en el seno del cual Zabal­za dife­ren­cia la con­cep­ción del doble poder basa­do en un apa­ra­to de masas arma­do (del cual la gue­rri­lla es expre­sión) de aque­lla otra don­de sólo se redu­cía el doble poder a un apa­ra­to mili­tar.

En este pun­to Zabal­za cues­tio­na uno de los núcleos duros del pen­sa­mien­to tupa­ma­ro his­tó­ri­co, foca­li­zan­do su mira­da crí­ti­ca en la insu­rrec­ción con­ce­bi­da como “una ope­ra­ción téc­ni­ca de apa­ra­to mili­tar” equi­va­len­te a tomar Mon­te­vi­deo por asal­to, en lugar de enten­der­la como la expre­sión de la con­cien­cia y del poder del pue­blo arma­do en un terri­to­rio, tal como his­tó­ri­ca­men­te se dio en “el teja­zo” (den­tro de Uru­guay), en el cor­do­ba­zo (en Argen­ti­na) y en la Inti­fa­da (en los terri­to­rios de Pales­ti­na ocu­pa­dos por Israel).

Zabal­za no deja lugar a dudas. No se arre­pien­te ni es un rene­ga­do o un con­ver­so. Sigue pen­san­do que había que apos­tar por la toma de Mon­te­vi­deo… pero no como pro­duc­to de una téc­ni­ca mili­tar de un gru­po sino “como resul­ta­do de 100 teja­zos”.

A la hora de iden­ti­fi­car el núcleo del error estra­té­gi­co que este libro se esfuer­za por pen­sar y dis­cu­tir Zabal­za sos­tie­ne que resul­ta erró­neo inten­tar pri­vi­le­giar la estruc­tu­ra o apa­ra­to (enten­di­do como par­ti­do, movi­mien­to u orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar) en lugar de apos­tar por el pue­blo arma­do y orga­ni­za­do jun­to a las armas orga­ni­za­das. Ni pura espon­ta­nei­dad ni pura orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar, sino la con­jun­ción, arti­cu­la­ción y simul­ta­nei­dad de ambas.

Mul­ti­tu­des insu­rrec­tas y gran­des masas en movi­mien­to pero con orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar… Esa es la apues­ta polí­ti­ca y teó­ri­ca de Zabal­za en este libro. Una mira­da luxem­bur­guis­ta y leni­nis­ta al calor de la tra­di­ción de Raúl Sen­dic y la expe­rien­cia rebel­de con­cre­ta de Uru­guay.

Den­tro de esa refle­xión estra­té­gi­ca se ins­cri­be y resul­ta fun­da­men­tal el capí­tu­lo “Jus­ti­cia popu­lar y doble poder” don­de Zabal­za le otor­ga con­te­ni­do con­cre­to al “poder popu­lar”, esa expre­sión tan bas­tar­dea­da y mani­pu­la­da que hoy en día se uti­li­za —sobre todo en la lite­ra­tu­ra pos­mo­der­na y auto­no­mis­ta— como como­dín difu­so, vago e inde­ter­mi­na­do, sen­ci­lla­men­te para… no decir nada y elu­dir los pro­ble­mas de fon­do.

A dife­ren­cia de esa lite­ra­tu­ra pos­mo­der­na, frí­vo­la, super­fi­cial y polí­ti­ca­men­te correc­ta, que posa de “radi­cal” aba­ni­can­do un flo­ri­do reper­to­rio de neo­lo­gis­mos aca­dé­mi­cos para ter­mi­nar en la prác­ti­ca legi­ti­man­do los refor­mis­mos ins­ti­tu­cio­na­les más mun­da­nos, timo­ra­tos y pusi­lá­ni­mes…, Zabal­za ana­li­za el pro­ce­so de cons­truc­ción de poder popu­lar en Uru­guay expla­yán­do­se sobre el pro­ce­so his­tó­ri­co que “lle­vó la vio­len­cia a los barrios de la bur­gue­sía”. Por­que en nues­tros tiem­pos resul­ta muy ele­gan­te y has­ta exqui­si­to hablar del PODER con mayús­cu­las y en abs­trac­to (sobre todo si se citan un par de auto­res fran­ce­ses o ita­lia­nos a la moda) pero siem­pre bajo la con­di­ción muda y escon­di­da de no moles­tar ni inco­mo­dar a nadie.

Des­de una acti­tud dia­me­tral­men­te opues­ta Zabal­za recuer­da la estra­te­gia tupa­ma­ra de hacer sen­tir a las cla­ses domi­nan­tes que ellas tam­bién podían reci­bir en car­ne pro­pia y en sus pro­pios terri­to­rios los emba­tes de la lucha de cla­ses y el ejer­ci­cio de la fuer­za mate­rial en manos del pue­blo orga­ni­za­do. Sen­dic nun­ca rene­gó de la vio­len­cia de aba­jo como una res­pues­ta con­tra la vio­len­cia de arri­ba, de la vio­len­cia popu­lar con­tra la vio­len­cia de las cla­ses domi­nan­tes, de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria con­tra el terro­ris­mo de esta­do.

Tal vez por eso, en una con­ven­ción del MLN‑T de 1987, Raúl Sen­dic plan­teó públi­ca­men­te —como recuer­da el perio­dis­ta Car­los Fazio— que el méto­do gue­rri­lle­ro seguía sien­do váli­do en la lucha por la libe­ra­ción de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos: “Que aho­ra no lo use­mos aquí”, dijo Sen­dic, “no quie­re decir que no sea váli­do en otro avan­ce del fas­cis­mo”.

Pero ade­más de recor­dar el lado “poco sim­pá­ti­co” y polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to de la con­fron­ta­ción en el Uru­guay, Zabal­za tam­bién recrea los múl­ti­ples lazos y expre­sio­nes de poder popu­lar en los que se basó y a los que alen­tó la insur­gen­cia tupa­ma­ra: des­de la red fábri­ca-barrio en las pobla­cio­nes del Cerro y La Teja has­ta los hos­pi­ta­les popu­la­res pasan­do por los comi­tés de apo­yo (CAT) al MLN‑T has­ta la cons­ti­tu­ción de los comi­tés de base del Fren­te Amplio, que en gran medi­da fue­ron duran­te un tiem­po autó­no­mos de las gran­des super­es­truc­tu­ras par­ti­da­rias elec­to­ra­les. En sín­te­sis, Zabal­za sos­tie­ne que los movi­mien­tos de base cons­ti­tu­ye­ron duran­te mucho tiem­po terri­to­rios de dispu­ta entre la estra­te­gia del fren­te elec­to­ral y la de la gue­rri­lla tupa­ma­ra. Dispu­ta ten­sio­na­da que tam­bién abar­có el plano sin­di­cal en la Con­ven­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res (CNT) y el deba­te entre los diri­gen­tes sin­di­ca­les Mario Acos­ta (PC) y Héc­tor Rodrí­guez (Ten­den­cia cla­sis­ta y com­ba­ti­va).

Pen­san­do en las futu­ras insur­gen­cias

A dife­ren­cia de algu­nos sobre­vi­vien­tes de los años 70 que hoy ape­lan a sus meda­llas y hono­res del pasa­do para LEGITIMAR un pre­sen­te gris y medio­cre, Zabal­za no se resig­na ni se entre­ga. Reme­mo­ra, recuer­da, rela­ta y cuen­ta, pero no para hun­dir, enlo­dar, dela­tar, pedir per­dón y sen­ten­ciar con el dedo “ese no es el camino”. Al con­tra­rio.

Lo más suge­ren­te del libro resi­de en que los aná­li­sis crí­ti­cos de Zabal­za elu­den el arre­pen­ti­mien­to de los que­bra­dos y los con­ver­sos y la fri­vo­li­dad aca­dé­mi­ca de los pos­mo­der­nos y sus deri­va­dos auto­no­mis­tas. Lo que Zabal­za recla­ma, en el aná­li­sis his­tó­ri­co de la estra­te­gia de la insur­gen­cia de los Tupa­ma­ros (en la cual se jugó el pelle­jo y la vida), apun­ta a la crea­ción de poder popu­lar des­de aba­jo, orga­ni­za­do y dis­pues­to a la con­fron­ta­ción con el capi­ta­lis­mo y la bur­gue­sía.

Este libro expre­sa y con­den­sa la mira­da agu­da de un expe­ri­men­ta­do mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio que ana­li­za los tiem­pos pre­té­ri­tos para trans­mi­tir a las nue­vas gene­ra­cio­nes un balan­ce estra­té­gi­co y así alen­tar nue­vas insur­gen­cias. La cla­ve de este libro no está en el pasa­do, aun­que de eso se tra­ta, sino en el futu­ro, en las nue­vas rebe­lio­nes que ven­drán en el país de Arti­gas, los Tupa­ma­ros y Raúl Sen­dic. Le gus­te a quien le gus­te.

Enero de 2012

http://​amau​ta​.lahai​ne​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *