La izquier­da pos­mo­der­na (ninis­ta) y su “pri­ma­ve­ra ára­be”- Fer­nan­do Casa­res

Es la nue­va izquier­da del siglo XXI. En reali­dad naci­da tras la caí­da del Muro de Ber­lín y la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca. Hija del Fin de la His­to­ria, bebe de inte­lec­tua­les pos­mo­der­nos como Derri­da, Delu­xe, Lipo­ves­tsky, Lyo­tard, Bau­dri­llard, Vat­ti­mo… con el fin de supe­rar los ante­rio­res esque­mas de inter­pre­ta­ción y aná­li­sis. Encuen­tran a la vaca sagra­da de los hue­vos de oro en las Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG’s), alter­glo­ba­les, y los dis­cur­sos sobre Dere­chos Huma­nos, su nue­vo Dios, un abso­lu­to y un fin en sí mis­mo.

Para esta izquier­da que posee medios alter­na­ti­vos, escri­be en medios pro­gre­sis­tas, tie­ne refe­ren­tes inte­lec­tua­les en todo el mun­do y no pocos recur­sos, pare­ce que los DD.HH. son solo de carác­ter polí­ti­co y deben impo­ner­se en todos los pue­blos del mun­do a cómo de lugar, así amplios sec­to­res del mis­mo estén famé­li­cos o neo­co­lo­ni­za­dos, o por el con­tra­rio gocen de un índi­ce de desa­rro­llo humano envia­dia­ble. Para esta izquier­da que mayo­ri­ta­ria­men­te habi­ta en el lla­ma­do «pri­mer mun­do» y está pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­da por un pro­fun­do pen­sa­mien­to neo­co­lo­nial y euro­cén­tri­co, los gobier­nos del lla­ma­do «ter­cer mun­do» son en muchos casos «regí­me­nes», sus gober­nan­tes son «dic­ta­do­res» y en cier­tos casos crue­les y san­gui­na­rios. No impor­ta tan­to si esos dic­ta­do­res nun­ca agre­die­ron a nin­gún otro pue­blo, como los gober­nan­tes de sus paí­ses de ori­gen, que curio­sa­men­te en este caso les lla­man «man­da­ta­rios, pre­si­den­tes o pri­me­ros minis­tros» sin los adje­ti­vos que sue­len uti­li­zar para los otros. Nun­ca verán a esta izquier­da pri­mer mun­dis­ta cri­ti­car con tan­to ahín­co y reple­tos de adje­ti­vos a sus pro­pios man­da­ta­rios. ¿Lla­mar a Sar­kozy dic­ta­dor y geno­ci­da? ¿Lla­mar a Oba­ma san­gui­na­rio y cri­mi­nal? Nun­ca. Eso está reser­va­do a los «excén­tri­cos» dic­ta­do­res del Ter­cer Mun­do, siem­pre bár­ba­ros y que ape­nas saben lo que son los DD.HH. o la vio­len­cia de géne­ro.
Esta nue­va izquier­da ya no habla de pro­le­ta­ria­do, tra­ba­ja­do­res, cla­ses socia­les o jus­ti­cia social, para ellos eso está des­fa­sa­do, fue­ra de lugar, no está de moda y es poco elec­to­ra­lis­ta… aho­ra hablan de «99%», «sec­to­res socia­les», «lucha social» y la niña boni­ta: socie­dad civil (hábil­men­te ins­ta­la­da por el dis­cur­so neo­li­be­ral de los céle­bres miem­bros de la Socie­dad Mont Pelle­rin). En Espa­ña y Euro­pa es el movi­mien­to de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta el mejor expo­nen­te de esta nue­va izquier­da, entre muchí­si­mos otros.
Son la nue­va van­guar­dia impe­rial de la pro­gre­sía. Apo­ya­ron a los rebel­des pro occi­den­ta­les en Libia nive­lan­do a la OTAN con los gober­nan­tes incó­mo­dos de for­ma insó­li­ta, aún des­pués de ver todo lo que se ha vis­to en todo este año sobre el geno­ci­dio de la OTAN en con­tu­ber­nio con sus admi­ra­dos «rebel­des».
Lle­ga­ron a decir que la OTAN había bom­bar­dea­do poco, que era nece­sa­rio que Occi­den­te arma­ra a los «rebel­des», que aque­llo era una Revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y popu­lar y que Gada­fi era un tirano san­gui­na­rio que tenía a su pue­blo en la peor de las Dic­ta­du­ras (sin impor­tar reali­da­des socia­les y eco­nó­mi­cas de las que goza­ban los libios). Sus ener­gías dia­léc­ti­cas pues­tas en Libia (antes en Cos­ta de Mar­fil) gene­ra­ron una divi­sión sin pre­ce­den­te en la izquier­da mun­dial, de tal for­ma que pro­vo­ca­ron una des­mo­vi­li­za­ción con­tra la OTAN que resul­ta­ba suma­men­te vital, lle­gan­do a ser así, con sus dis­cur­sos, éti­ca e inte­lec­tual­men­te cóm­pli­ces de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal atlan­tis­ta por inac­ción y pasi­vi­dad, por nive­la­ción y equi­dis­tan­cia… o sim­ple­men­te por no denun­ciar con el mis­mo ahín­co y fuer­za a la OTAN que a Gada­fi.
Ven en cada esqui­na una Revo­lu­ción si alguien se que­ja en la Pla­za… pero sobre todo si es fue­ra de Euro­pa, por­que como sue­le pen­sar el euro­cen­tris­mo en gene­ral… fue­ra de Euro­pa es difí­cil encon­trar Demo­cra­cias.
Aho­ra repi­ten el mis­mo patrón en Siria y admi­ran el neo ota­ma­nis­mo pen­du­lar de Erdo­gan (así sea un fiel alia­do de la OTAN, nie­gue que haya exis­ti­do un geno­ci­dio arme­nio, masa­cre al pue­blo kur­do y ten­ga estre­chos víncu­los con Israel) y el isla­mis­mo lla­ma­do «mode­ra­do» de la Her­man­dad Musul­ma­na (que lle­gó a ser mode­ra­do por­que ayer era vio­len­to pero sigue hablan­do de la sha­ria y reco­no­ce a Israel has­ta el 67 como los HH​.MM. de Siria).
Algu­nos, como San­tia­go Alba Rico (refe­ren­te pato­ló­gi­co de esta nue­va izquier­da) han lle­ga­do a decir que el neo­ca­li­fa­to e isla­mis­mo que se impo­ne des­de Marrue­cos has­ta Tur­quía (y aho­ra se pre­ten­de por las armas y el terro­ris­mo en Siria) es la mejor solu­ción para los pue­blos ára­bes y un camino sobe­rano hacia el Socia­lis­mo. Pero mejor leer­lo en sus pro­pias pala­bras:
«… no cabe des­car­tar la con­fi­gu­ra­ción en los pró­xi­mos años de una espe­cie de nue­vo cali­fa­to, guia­do por una Tur­quía semi-inde­pen­dien­te (y no por Ara­bia Sau­dí), de cor­te demo­crá­ti­co, moderno y con­tra­he­ge­mó­ni­co. La situa­ción es dema­sia­do incier­ta para hacer pre­dic­cio­nes, pero nada tie­ne de pro­vo­ca­ti­va la afir­ma­ción de que en esta zona del mun­do es el neo­ca­li­fa­to el camino más pro­ba­ble ‑si lo hay- hacia el sobe­ra­nis­mo y el socia­lis­mo».
Des­de la Tur­quía con­tra hege­mó­ni­ca has­ta el neo cali­fa­to como camino hacia el sobe­ra­nis­mo y socia­lis­mo… ambas no solo fal­sas sino abso­lu­ta­men­te erra­das, sobre todo si tene­mos en cuen­ta la reali­dad de la Tur­quía actual y la his­to­ria del Nor­te de Áfri­ca en sus gue­rras de libe­ra­ción colo­nial en los años de pos­gue­rra. El isla­mis­mo, no pue­de sino ver­se como una mani­fes­ta­ción polí­ti­ca actual de los pue­blos ára­bes, una más y pro­ba­ble­men­te domi­nan­te hoy día, pero de nin­gu­na mane­ra sobe­ra­nis­ta o cer­ca­na siquie­ra al socia­lis­mo. Sus cla­ros víncu­los con Occi­den­te y el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co la ale­jan defi­ni­ti­va­men­te, des­de Marrue­cos has­ta Tur­quía.
Y esta izquier­da de apa­rien­cia tole­ran­te, a todos los que no comul­ga­mos con sus rue­das de molino nos cata­lo­ga con una lige­re­za esca­lo­frian­te de esta­li­nis­tas o sec­ta­rios, defen­so­res de Dic­ta­du­ras o tira­nos san­gui­na­rios y autó­cra­tas. Nos rele­ga al vetus­to y vie­jo deba­te pre­vio a la caí­da del Muro de Ber­lín, como si el Impe­rio a par­tir de ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co se haya huma­ni­za­do.
No impor­ta si pro­ba­mos cómo el Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo en Marrue­cos apo­ya al Rey de Marrue­cos y su polí­ti­ca de alian­za con EEUU. No impor­ta si pro­ba­mos cómo el Par­ti­do Nah­da en Túnez se reúne en el Washing­ton Ins­ti­tu­te (crea­ción del pode­ro­so lobby judío sio­nis­ta AIPAC) y su pre­si­den­te tie­ne cla­ros víncu­los con la NED y el FIDH. No impor­ta que el CNT en Libia ten­ga rela­cio­nes estre­chas con Sar­kozy y su Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res «real» Ber­nard Hen­ri-Levy. No impor­ta si los HH​.MM. en Egip­to tie­nen cla­ros víncu­los con la Tur­quía ota­nis­ta de Erdo­gan, están dis­pues­tos a reco­no­cer a Israel y hablar de la solu­ción de los 2 Esta­dos has­ta el 67, al igual que sus socios en el futu­ro gobierno, el Par­ti­do Al Nour. No impor­ta si pro­ba­mos cómo actúan la Tur­quía de Erdo­gan en con­tu­ber­nio con EEUU, la OTAN y dis­cre­ta­men­te con Israel. No impor­ta si pro­ba­mos que el CNS está vin­cu­la­do con todos los ante­rio­res y los HH​.MM. sirios apa­re­cen en los cana­les israe­líes dicien­do que si ellos lle­gan al poder en Siria habrá paz con el Esta­do Hebreo, reco­no­cien­do al Esta­do de Israel, defen­dien­do la solu­ción de los 2 Esta­dos sepa­ra­dos a par­tir del 67 y se olvi­dan de hablar del dere­cho inalie­na­ble al retorno de los refu­gia­dos pales­ti­nos.
Todo esto no exis­te para ellos. La cacarea­da com­ple­ji­dad de la que tan­to se vana­glo­rian cono­cer… es un dis­cur­so des­pro­vis­to de datos, infor­ma­ción, imá­ge­nes y solo pro­vis­to de retó­ri­ca pos­mo­der­na sin asi­de­ro en la reali­dad. Quien no lo entien­da, sim­ple­men­te es por­que no com­pren­de la com­ple­ji­dad del mun­do ára­be.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *