La izquier­da pos­mo­der­na (ninis­ta) y su “pri­ma­ve­ra ára­be”- Fer­nan­do Casares

Es la nue­va izquier­da del siglo XXI. En reali­dad naci­da tras la caí­da del Muro de Ber­lín y la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca. Hija del Fin de la His­to­ria, bebe de inte­lec­tua­les pos­mo­der­nos como Derri­da, Delu­xe, Lipo­ves­tsky, Lyo­tard, Bau­dri­llard, Vat­ti­mo… con el fin de supe­rar los ante­rio­res esque­mas de inter­pre­ta­ción y aná­li­sis. Encuen­tran a la vaca sagra­da de los hue­vos de oro en las Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les (ONG’s), alter­glo­ba­les, y los dis­cur­sos sobre Dere­chos Huma­nos, su nue­vo Dios, un abso­lu­to y un fin en sí mismo.

Para esta izquier­da que posee medios alter­na­ti­vos, escri­be en medios pro­gre­sis­tas, tie­ne refe­ren­tes inte­lec­tua­les en todo el mun­do y no pocos recur­sos, pare­ce que los DD.HH. son solo de carác­ter polí­ti­co y deben impo­ner­se en todos los pue­blos del mun­do a cómo de lugar, así amplios sec­to­res del mis­mo estén famé­li­cos o neo­co­lo­ni­za­dos, o por el con­tra­rio gocen de un índi­ce de desa­rro­llo humano envia­dia­ble. Para esta izquier­da que mayo­ri­ta­ria­men­te habi­ta en el lla­ma­do «pri­mer mun­do» y está pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­da por un pro­fun­do pen­sa­mien­to neo­co­lo­nial y euro­cén­tri­co, los gobier­nos del lla­ma­do «ter­cer mun­do» son en muchos casos «regí­me­nes», sus gober­nan­tes son «dic­ta­do­res» y en cier­tos casos crue­les y san­gui­na­rios. No impor­ta tan­to si esos dic­ta­do­res nun­ca agre­die­ron a nin­gún otro pue­blo, como los gober­nan­tes de sus paí­ses de ori­gen, que curio­sa­men­te en este caso les lla­man «man­da­ta­rios, pre­si­den­tes o pri­me­ros minis­tros» sin los adje­ti­vos que sue­len uti­li­zar para los otros. Nun­ca verán a esta izquier­da pri­mer mun­dis­ta cri­ti­car con tan­to ahín­co y reple­tos de adje­ti­vos a sus pro­pios man­da­ta­rios. ¿Lla­mar a Sar­kozy dic­ta­dor y geno­ci­da? ¿Lla­mar a Oba­ma san­gui­na­rio y cri­mi­nal? Nun­ca. Eso está reser­va­do a los «excén­tri­cos» dic­ta­do­res del Ter­cer Mun­do, siem­pre bár­ba­ros y que ape­nas saben lo que son los DD.HH. o la vio­len­cia de género.
Esta nue­va izquier­da ya no habla de pro­le­ta­ria­do, tra­ba­ja­do­res, cla­ses socia­les o jus­ti­cia social, para ellos eso está des­fa­sa­do, fue­ra de lugar, no está de moda y es poco elec­to­ra­lis­ta… aho­ra hablan de «99%», «sec­to­res socia­les», «lucha social» y la niña boni­ta: socie­dad civil (hábil­men­te ins­ta­la­da por el dis­cur­so neo­li­be­ral de los céle­bres miem­bros de la Socie­dad Mont Pelle­rin). En Espa­ña y Euro­pa es el movi­mien­to de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta el mejor expo­nen­te de esta nue­va izquier­da, entre muchí­si­mos otros.
Son la nue­va van­guar­dia impe­rial de la pro­gre­sía. Apo­ya­ron a los rebel­des pro occi­den­ta­les en Libia nive­lan­do a la OTAN con los gober­nan­tes incó­mo­dos de for­ma insó­li­ta, aún des­pués de ver todo lo que se ha vis­to en todo este año sobre el geno­ci­dio de la OTAN en con­tu­ber­nio con sus admi­ra­dos «rebel­des».
Lle­ga­ron a decir que la OTAN había bom­bar­dea­do poco, que era nece­sa­rio que Occi­den­te arma­ra a los «rebel­des», que aque­llo era una Revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y popu­lar y que Gada­fi era un tirano san­gui­na­rio que tenía a su pue­blo en la peor de las Dic­ta­du­ras (sin impor­tar reali­da­des socia­les y eco­nó­mi­cas de las que goza­ban los libios). Sus ener­gías dia­léc­ti­cas pues­tas en Libia (antes en Cos­ta de Mar­fil) gene­ra­ron una divi­sión sin pre­ce­den­te en la izquier­da mun­dial, de tal for­ma que pro­vo­ca­ron una des­mo­vi­li­za­ción con­tra la OTAN que resul­ta­ba suma­men­te vital, lle­gan­do a ser así, con sus dis­cur­sos, éti­ca e inte­lec­tual­men­te cóm­pli­ces de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal atlan­tis­ta por inac­ción y pasi­vi­dad, por nive­la­ción y equi­dis­tan­cia… o sim­ple­men­te por no denun­ciar con el mis­mo ahín­co y fuer­za a la OTAN que a Gadafi.
Ven en cada esqui­na una Revo­lu­ción si alguien se que­ja en la Pla­za… pero sobre todo si es fue­ra de Euro­pa, por­que como sue­le pen­sar el euro­cen­tris­mo en gene­ral… fue­ra de Euro­pa es difí­cil encon­trar Democracias.
Aho­ra repi­ten el mis­mo patrón en Siria y admi­ran el neo ota­ma­nis­mo pen­du­lar de Erdo­gan (así sea un fiel alia­do de la OTAN, nie­gue que haya exis­ti­do un geno­ci­dio arme­nio, masa­cre al pue­blo kur­do y ten­ga estre­chos víncu­los con Israel) y el isla­mis­mo lla­ma­do «mode­ra­do» de la Her­man­dad Musul­ma­na (que lle­gó a ser mode­ra­do por­que ayer era vio­len­to pero sigue hablan­do de la sha­ria y reco­no­ce a Israel has­ta el 67 como los HH​.MM. de Siria).
Algu­nos, como San­tia­go Alba Rico (refe­ren­te pato­ló­gi­co de esta nue­va izquier­da) han lle­ga­do a decir que el neo­ca­li­fa­to e isla­mis­mo que se impo­ne des­de Marrue­cos has­ta Tur­quía (y aho­ra se pre­ten­de por las armas y el terro­ris­mo en Siria) es la mejor solu­ción para los pue­blos ára­bes y un camino sobe­rano hacia el Socia­lis­mo. Pero mejor leer­lo en sus pro­pias palabras: 
«… no cabe des­car­tar la con­fi­gu­ra­ción en los pró­xi­mos años de una espe­cie de nue­vo cali­fa­to, guia­do por una Tur­quía semi-inde­pen­dien­te (y no por Ara­bia Sau­dí), de cor­te demo­crá­ti­co, moderno y con­tra­he­ge­mó­ni­co. La situa­ción es dema­sia­do incier­ta para hacer pre­dic­cio­nes, pero nada tie­ne de pro­vo­ca­ti­va la afir­ma­ción de que en esta zona del mun­do es el neo­ca­li­fa­to el camino más pro­ba­ble ‑si lo hay- hacia el sobe­ra­nis­mo y el socialismo». 
Des­de la Tur­quía con­tra hege­mó­ni­ca has­ta el neo cali­fa­to como camino hacia el sobe­ra­nis­mo y socia­lis­mo… ambas no solo fal­sas sino abso­lu­ta­men­te erra­das, sobre todo si tene­mos en cuen­ta la reali­dad de la Tur­quía actual y la his­to­ria del Nor­te de Áfri­ca en sus gue­rras de libe­ra­ción colo­nial en los años de pos­gue­rra. El isla­mis­mo, no pue­de sino ver­se como una mani­fes­ta­ción polí­ti­ca actual de los pue­blos ára­bes, una más y pro­ba­ble­men­te domi­nan­te hoy día, pero de nin­gu­na mane­ra sobe­ra­nis­ta o cer­ca­na siquie­ra al socia­lis­mo. Sus cla­ros víncu­los con Occi­den­te y el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co la ale­jan defi­ni­ti­va­men­te, des­de Marrue­cos has­ta Turquía.
Y esta izquier­da de apa­rien­cia tole­ran­te, a todos los que no comul­ga­mos con sus rue­das de molino nos cata­lo­ga con una lige­re­za esca­lo­frian­te de esta­li­nis­tas o sec­ta­rios, defen­so­res de Dic­ta­du­ras o tira­nos san­gui­na­rios y autó­cra­tas. Nos rele­ga al vetus­to y vie­jo deba­te pre­vio a la caí­da del Muro de Ber­lín, como si el Impe­rio a par­tir de ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co se haya humanizado.
No impor­ta si pro­ba­mos cómo el Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo en Marrue­cos apo­ya al Rey de Marrue­cos y su polí­ti­ca de alian­za con EEUU. No impor­ta si pro­ba­mos cómo el Par­ti­do Nah­da en Túnez se reúne en el Washing­ton Ins­ti­tu­te (crea­ción del pode­ro­so lobby judío sio­nis­ta AIPAC) y su pre­si­den­te tie­ne cla­ros víncu­los con la NED y el FIDH. No impor­ta que el CNT en Libia ten­ga rela­cio­nes estre­chas con Sar­kozy y su Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res «real» Ber­nard Hen­ri-Levy. No impor­ta si los HH​.MM. en Egip­to tie­nen cla­ros víncu­los con la Tur­quía ota­nis­ta de Erdo­gan, están dis­pues­tos a reco­no­cer a Israel y hablar de la solu­ción de los 2 Esta­dos has­ta el 67, al igual que sus socios en el futu­ro gobierno, el Par­ti­do Al Nour. No impor­ta si pro­ba­mos cómo actúan la Tur­quía de Erdo­gan en con­tu­ber­nio con EEUU, la OTAN y dis­cre­ta­men­te con Israel. No impor­ta si pro­ba­mos que el CNS está vin­cu­la­do con todos los ante­rio­res y los HH​.MM. sirios apa­re­cen en los cana­les israe­líes dicien­do que si ellos lle­gan al poder en Siria habrá paz con el Esta­do Hebreo, reco­no­cien­do al Esta­do de Israel, defen­dien­do la solu­ción de los 2 Esta­dos sepa­ra­dos a par­tir del 67 y se olvi­dan de hablar del dere­cho inalie­na­ble al retorno de los refu­gia­dos palestinos.
Todo esto no exis­te para ellos. La cacarea­da com­ple­ji­dad de la que tan­to se vana­glo­rian cono­cer… es un dis­cur­so des­pro­vis­to de datos, infor­ma­ción, imá­ge­nes y solo pro­vis­to de retó­ri­ca pos­mo­der­na sin asi­de­ro en la reali­dad. Quien no lo entien­da, sim­ple­men­te es por­que no com­pren­de la com­ple­ji­dad del mun­do árabe.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.