La hipo­cre­sía impe­rial- Patxi Goñi

El pasa­do día 4 de diciem­bre se cele­bra­ron en Rusia las elec­cio­nes a la Duma (Par­la­men­to), en las que el par­ti­do enca­be­za­do por Vla­di­mir Putin logró la mayo­ría abso­lu­ta, aun­que no tan cla­ra como la que dicha fuer­za polí­ti­ca osten­ta­ba has­ta enton­ces, fru­to de las ante­rio­res elec­cio­nes. Des­de el pri­mer momen­to las denun­cias de frau­de por par­te de la opo­si­ción (Par­ti­do Comu­nis­ta y Libe­ral prin­ci­pal­men­te) se hicie­ron paten­tes, y más cuan­do la misión de obser­va­do­res de OSCE corro­bo­ra­ron dichas denun­cias, basa­das en el hecho de la intro­duc­ción de votos una vez fina­li­za­da la vota­ción de la for­ma­ción Rusia Uni­da. Esta denun­cia des­em­bo­có en una serie de mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas de las fuer­zas opo­si­to­ras que ter­mi­nó con cien­tos de dete­ni­dos, y con el Ejér­ci­to en las calles de Mos­cú, ciu­dad don­de se han mani­fes­ta­do dece­nas de miles de per­so­nas para pro­tes­tar por este posi­ble frau­de elec­to­ral.

Lo que me ha lla­ma­do la aten­ción de toda esta cues­tión no es si el par­ti­do lide­ra­do por Putin es capaz de mon­tar un puche­ra­zo en toda regla, que estoy segu­ro de que lo es, sino, la viru­len­cia de las decla­ra­cio­nes hechas por el por­ta­voz de la Casa Blan­ca, de la Secre­ta­ría de Esta­do esta­dou­ni­den­se, y por la jefa de la Diplo­ma­cia Europe,a Cathe­ri­ne Ash­ton. Se han refe­ri­do a: «el res­pe­to a los dere­chos huma­nos»; unas «elec­cio­nes jus­tas y lim­pias»; el «dere­cho de mani­fes­ta­ción»; la «liber­tad de expre­sión»; y han denun­cia­do la repre­sión.

Al escu­char dichas mani­fes­ta­cio­nes en boca de tan altos repre­sen­tan­tes de EEUU y la UE, lo pri­me­ro que me vino a la cabe­za fue el refrán que dice: «Dime de lo que pre­su­mes, y te diré de lo care­ces». Tie­ne gra­cia, (mal­di­ta la gra­cia) que sean los repre­sen­tan­tes de estos dos blo­ques uni­dos en la orga­ni­za­ción terro­ris­ta OTAN los que aho­ra se pon­gan exqui­si­tos con los dere­chos huma­nos, las elec­cio­nes lim­pias y jus­tas, la demo­cra­cia, la liber­tad de expre­sión… y denun­cien la repre­sión, cuan­do hemos vis­to y segui­mos vien­do cómo estos mis­mos polí­ti­cos que aho­ra se lle­nan la boca con estos gran­des prin­ci­pios, hace más o menos dos meses aplau­dían a rabiar el lin­cha­mien­to y ase­si- nato de Muám­mar-Al Gada­fi, y unos años antes con­tem­plá­ba­mos a tra­vés de los órga­nos de pro­pa­gan­da al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se-euro­peo la eje­cu­ción en la hor­ca de Sadam Hus­sein.

Por no hablar de los vue­los ile­ga­les de la CIA, a los que los gobier­nos euro­peos se sin­tie­ron tan recep­ti­vos de Abu-Graib, de Guan­tá­na­mo (aquel cam­po de con­cen­tra­ción que la admi­nis­tra­ción Oba­ma iba a cerrar en cuan­to lle­ga­ra a la Pre­si­den­cia y que ahí sigue), del apo­yo al Gobierno geno­ci­da de Israel, de la ben­di­ción a la mafia anti­cas­tris­ta y la pro­tec­ción de un terro­ris­ta como Luis Posa­das Carri­les, de la cola­bo­ra­ción en todos los gol­pes de esta­do ocu­rri­dos en Amé­ri­ca Lati­na duran­te el siglo XX, en la pre­pa­ra­ción de inten­tos de ase­si­na­to con­tra Fidel Cas­tro, en el inten­to de gol­pe de esta­do con­tra el pre­si­den­te Cha­vez en Vene­zue­la etc. ¡Estos son los gobier­nos que aho­ra se ras­gan las ves­ti­du­ras! ¡Hipó­cri­tas!

Cla­ro que son los mis­mos hipó­cri­tas que han esta­do calla­dos como tum­bas mien­tras el Ejér­ci­to ruso ha esta­do macha­can­do a la ciu­da­da­nía che­che­na, o los mis­mos far­san­tes que mira­ron para otro lado mien­tras Boris Yel­tsin bom­bar­dea­ba la Duma, ¡Este sí que era todo un demó­cra­ta!

En reali­dad, todo este espec­tácu­lo pro­pa­gan­dís­ti­co solo se corres­pon­de con una tri­ful­ca entre impe­ria­lis­mos que lo úni­co que bus­can es la influen­cia geo­es­tra­té­gi­ca y eco­nó­mi­ca den­tro del sis­te­ma de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta para hacer­se con los recur­sos ener­gé­ti­cos a tra­vés de sus «áreas de influen­cia», y si para lograr­lo tie­nen que mon­tar far­sas elec­to­ra­les, aca­bar con el dere­cho de mani­fes­ta­ción, redo­blar la repre­sión… lo harán sin duda algu­na. Todo lo demás no es más que una pose o un «brin­dis al sol», para que sus órga­nos de pro­pa­gan­da (pren­sa, radio y TV) sigan mani­pu­lan­do y min­tien­do a esa masa abs­trac­ta deno­mi­na­da opi­nión públi­ca, para que pien­se que sigue vi- vien­do en una demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *