EZLN: Mayo­ría de edad

Glo­ria Muñoz Ramí­rez
_ezln_28aniv.jpg

Hace 18 años irrum­pía el Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal y comen­za­ba una nue­va era para los movi­mien­tos indí­ge­nas del mun­do.

Hace 18 años el Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN) irrum­pió en la vida públi­ca del país y del mun­do. Este pri­me­ro de enero la insu­rrec­ción lle­ga a la mayo­ría de edad, una madu­rez polí­ti­ca pro­ta­go­ni­za­da por el tra­ba­jo coti­diano de más de mil comu­ni­da­des indí­ge­nas que orga­ni­zan su auto­no­mía en un pro­ce­so aún incom­pa­ra­ble con los muchos que se levan­tan a lo lar­go y ancho del país. En las cin­co regio­nes de Chia­pas decla­ra­das en rebel­día sigue habien­do un ejér­ci­to regu­lar levan­ta­do en armas. No las usa, es cier­to, pues es vigen­te el com­pro­mi­so por la paz que hizo con la socie­dad civil des­de los pri­me­ras sema­nas de 1994.
Hace 18 años los zapa­tis­tas lle­ga­ron para que­dar­se, a pesar de las múl­ti­ples embes­ti­das mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, de con­tra­in­sur­gen­cia, inte­lec­tua­les, de medios de comu­ni­ca­ción y de par­ti­dos a las que resis­tie­ron duran­te los gobier­nos fede­ra­les de Car­los Sali­nas, Ernes­to Zedi­llo y Vicen­te Fox, y actual­men­te de Feli­pe Cal­de­rón.

Hace 18 años los zapa­tis­tas tzotzi­les, tzel­ta­les, zoques, mames, tojo­la­ba­les, cho­les y mes­ti­zos, hicie­ron su apa­ri­ción públi­ca con la toma de sie­te cabe­ce­ras muni­ci­pa­les de Chia­pas. No son los mis­mos los de enton­ces y de aho­ra, como tam­po­co es el mis­mo el país que los vio nacer en la clan­des­ti­ni­dad en 1983, el que los reci­bió la madru­ga­da del pri­me­ro de enero de 1994, el que reco­rrie­ron de sur a nor­te en 2006, ni el que en este momen­to se encuen­tra hun­di­do en una gue­rra «con­tra el nar­co­trá­fi­co» que ha cobra­do la vida de más de 50 mil per­so­nas.

El seis de mayo pasa­do, en una mul­ti­tu­di­na­ria mani­fes­ta­ción, lue­go de cin­co años de no tener pre­sen­cia fue­ra de su terri­to­rio, más de 20 mil bases de apo­yo unie­ron su gri­to y silen­cio al recla­mo del Movi­mien­to por la Paz. Su pos­tu­ra fue la mis­ma de hace 18 años: «No esta­mos aquí para seña­lar cami­nos, ni para decir qué hacer, ni para res­pon­der a la pre­gun­ta de qué sigue».

La lucha zapa­tis­ta no nació ni con­ti­nuó con rei­vin­di­ca­cio­nes pura­men­te indí­ge­nas. Des­de un prin­ci­pio, cuen­tan, se plan­teó la lucha nacio­nal. El tenien­te coro­nel Moi­sés algu­na vez expli­có que en 1983 se pre­gun­ta­ban: «¿Cómo le vamos a hacer para con­se­guir bue­na salud, bue­na edu­ca­ción, buen techo, para todo Méxi­co? En esos pri­me­ros 10 años adqui­ri­mos muchos cono­ci­mien­tos, expe­rien­cias, ideas, for­mas de orga­ni­zar­nos. Y pen­sá­ba­mos: ¿cómo nos va a reci­bir el pue­blo de Méxi­co (por­que no le lla­má­ba­mos socie­dad civil)? Y pues pen­sá­ba­mos que nos van a reci­bir con ale­gría, por­que de por sí vamos a pelear y a morir por ellos, por­que que­re­mos que haya liber­tad, demo­cra­cia y jus­ti­cia para todos. Pero al mis­mo tiem­po pen­sá­ba­mos ¿Cómo será? ¿Será que si nos van a acep­tar?»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *