Cuba, logros y retos de la Revo­lu­ción en su 53 aniversario

revolucion-cubana-1.jpg

53 años des­pués, la Revo­lu­ción cuba­na sigue dan­do ejem­plo de dig­ni­dad y rebeldía.



La Haba­na (PL) A 53 años del triun­fo de la Revo­lu­ción, Cuba se encuen­tra inmer­sa en la actua­li­za­ción de su mode­lo eco­nó­mi­co, pro­ce­so dise­ña­do para garan­ti­zar la con­ti­nui­dad y el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma socia­lis­ta adop­ta­do por la isla.

La vic­to­ria del Pri­me­ro de Enero de 1959 des­pla­zó la vie­ja filo­so­fía que pro­mo­vía la cali­dad de vida de un redu­ci­do gru­po con el poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co, y cam­bió el esta­tus de las gran­des masas desposeídas.

Esas trans­for­ma­cio­nes se enmar­can en un esce­na­rio hos­til, con­si­de­ran­do que sie­te de cada 10 cuba­nos han naci­do bajo los efec­tos del blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de Esta­dos Uni­dos con­tra la isla, medi­da uni­la­te­ral que ha limi­ta­do pro­fun­da­men­te el desa­rro­llo del país.

Sin embar­go, el gobierno esta­ble­ci­do se pro­pu­so supe­rar la pobre­za here­da­da de más de 400 años de colo­nia­lis­mo, pese a la hos­ti­li­dad de la Casa Blanca.

Una de las pri­me­ras medi­das de bene­fi­cio social fue la Ley de Refor­ma Agra­ria, que pros­cri­bió el lati­fun­dio con la nacio­na­li­za­ción de las pro­pie­da­des de más de 402 hec­tá­reas y entre­gó la tie­rra a dece­nas de miles de campesinos.

La acción acen­tuó la hos­ti­li­dad de Washing­ton, pues com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas poseían impor­tan­tes pro­pie­da­des e intere­ses tan­to en el cam­po como en otros sec­to­res del país caribeño.

Le siguie­ron otras de cor­te pro­gre­sis­ta, entre ellas una cam­pa­ña que en poco más de un año con­vir­tió a Cuba en el pri­mer terri­to­rio libre de anal­fa­be­tis­mo de Amé­ri­ca Latina.

Cifras ofi­cia­les indi­can que en 1959 solo había aquí 25 mil titu­la­dos, fal­ta­ban escue­las para más de medio millón de niños, 10 mil maes­tros esta­ban sin tra­ba­jo; era casi inexis­ten­te la ense­ñan­za media y un 30 por cien­to de los cuba­nos no sabía leer ni escribir.

En cam­bio, con el ini­cio del cur­so esco­lar 2011 – 2012, el pasa­do 5 de sep­tiem­bre, abrie­ron sus puer­tas más de 60 uni­ver­si­da­des de la isla, con una matrí­cu­la de cer­ca de 500 mil alum­nos, según publi­có el sitio digi­tal Cubadebate.

En la actua­li­dad, la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das para la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co) reco­no­ce que el 99,8 por cien­to de los cuba­nos mayo­res de 15 años saben leer y escribir.

El dere­cho al tra­ba­jo, a la salud, a la cul­tu­ra y al depor­te tam­bién se con­vir­tie­ron en pre­mi­sas de la socie­dad cuba­na; por pri­me­ra vez, un gobierno se preo­cu­pó por eli­mi­nar los las­tres here­da­dos de la seu­do­rre­pú­bli­ca tales como la dro­ga­dic­ción, el cri­men orga­ni­za­do, la pros­ti­tu­ción y el abu­so infantil.

Al res­pec­to, la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar apro­bó a fina­les de año que para 2012, más de 17 mil millo­nes de pesos serán des­ti­na­dos a edu­ca­ción, salud, cul­tu­ra y otras esfe­ras socia­les, mon­to que supera la mitad de los gas­tos pre­vis­tos en la acti­vi­dad pre­su­pues­ta­da de la isla.

Cifras ofi­cia­les indi­can, ade­más, que la tasa de mor­ta­li­dad infan­til en el país se encuen­tra por deba­jo de cin­co por cada mil naci­dos vivos y la espe­ran­za de vida es de 78 años.

Las polí­ti­cas empren­di­das des­de el pro­pio 1959 hacen posi­ble que Cuba mues­tre hoy logros de cara a los obje­ti­vos de Nacio­nes Uni­das para 2015.

«En Cuba, las metas pre­vis­tas en la Decla­ra­ción del Mile­nio han sido cum­pli­das prác­ti­ca­men­te en su tota­li­dad, y en algu­nos casos supe­ra­das con cre­ces», afir­mó el can­ci­ller Bruno Rodrí­guez el pasa­do año ante la ple­na­ria de Alto Nivel de la ONU.

Rodrí­guez seña­ló ade­más que el com­pro­mi­so del país cari­be­ño reba­sa sus fron­te­ras, al con­tri­buir al desa­rro­llo social de otras nacio­nes del Ter­cer Mundo.

En el orden interno, Cuba, actual­men­te con 11,2 millo­nes de habi­tan­tes, tam­bién con­si­guió éxi­tos cul­tu­ra­les y depor­ti­vos que la sitúan al nivel de los paí­ses desarrollados.

Obtu­vo el segun­do lugar en los Jue­gos Pan­ame­ri­ca­nos Gua­da­la­ja­ra-2011, con 58 meda­llas de oro, y defien­de el acce­so pleno a la cul­tu­ra y al depor­te en medio de impor­tan­tes desa­fíos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y sociales.

Años de cri­sis eco­nó­mi­ca en los 90, difi­cul­ta­des de liqui­dez y deu­da con pro­vee­do­res inter­na­cio­na­les, obli­ga­ron a La Haba­na a ajus­tar sus pla­nes eco­nó­mi­cos y a poten­ciar la efi­cien­cia empresarial.

Estas ini­cia­ti­vas vinie­ron acom­pa­ña­das de medi­das, tales como la entre­ga en usu­fruc­to de tie­rras y la amplia­ción del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, que ya emplea a casi 360 mil personas.

Mien­tras que en 2010 el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) fue de 1,9 por cien­to en rela­ción con el ante­rior, para el cie­rre de este se vis­lum­bra un aumen­to de 2,7. A todas luces mejor, pero aún por deba­jo del valor pro­yec­ta­do de tres por ciento.

La rec­ti­fi­ca­ción a la baja fue cau­sa­da, fun­da­men­tal­men­te, por el incum­pli­mien­to del plan de cons­truc­ción y mon­ta­je para inversiones.

A fina­les de año los cuba­nos reci­bie­ron la bue­na nue­va de que el turis­mo, la loco­mo­to­ra de la eco­no­mía, mar­có record de visi­tan­tes al supe­rar los dos millo­nes 531 mil 745 visi­tan­tes del calen­da­rio anterior.

Para 2012, el país pre­vé un incre­men­to de su PIB de 3,4 por cien­to, pro­yec­ción apro­ba­da por el Par­la­men­to. Asi­mis­mo, la lucha con­tra la corrup­ción y la inefi­cien­cia se han con­ver­ti­do en ejes esen­cia­les del gobierno del pre­si­den­te Raúl Castro.

Hoy, cuan­do muchos paí­ses sufren las con­se­cuen­cias de la cri­sis finan­cie­ra inter­na­cio­nal y con­ti­núa la hos­ti­li­dad con­tra la isla, Cuba está dis­pues­ta a hacer el esfuer­zo por salir ade­lan­te y con­ser­var los bene­fi­cios de más de medio siglo de socialismo.

*Perio­dis­ta de la Redac­ción Nacio­nal de Pren­sa Latina.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.