Amé­ri­ca lati­na 2011 – 2012: balan­ce y pers­pec­ti­vas- Luis­mi Uhar­te

El recién ter­mi­na­do 2011 nos ha deja­do una foto­gra­fía geo­po­lí­ti­ca de Amé­ri­ca Lati­na bas­tan­te esta­ble en lo que res­pec­ta a la com­po­si­ción de los blo­ques en dispu­ta (excep­tuan­do el pre­vi­si­ble vira­je peruano), y una diná­mi­ca macro­eco­nó­mi­ca rela­ti­va­men­te exi­to­sa en un con­tex­to de agu­da cri­sis inter­na­cio­nal, uni­do a una con­flic­ti­vi­dad recu­rren­te en lo que res­pec­ta a las luchas socia­les con­tra pro­yec­tos de cor­te extrac­ti­vis­ta, que están sien­do admi­nis­tra­dos ya no sólo por Eje­cu­ti­vos de dere­cha sino tam­bién por gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da.

Para el año entran­te, no se pre­vén cam­bios brus­cos en los ejes cita­dos por lo que serán dos con­tien­das elec­to­ra­les las que aca­pa­ra­rán la aten­ción de toda la región e inclu­so del mun­do ente­ro: las elec­cio­nes mexi­ca­nas de julio y las pre­si­den­cia­les vene­zo­la­nas de octu­bre.

Blo­que ‘rosa’ y Mer­co­sur

El blo­que lide­ra­do por Bra­sil y vin­cu­la­do al Mer­ca­do Común del Sur, pro­ba­ble­men­te aumen­ta­rá su radio de acción e influen­cia a lo lar­go del pró­xi­mo año por dos razo­nes fun­da­men­ta­les. En pri­mer lugar, por la incor­po­ra­ción defi­ni­ti­va de Vene­zue­la al Mer­co­sur y el acer­ca­mien­to pro­gre­si­vo de Ecua­dor, como lo mani­fes­tó su pre­si­den­te. En segun­do lugar, por la apues­ta del nue­vo gobierno peruano de ale­jar­se del eje con­ser­va­dor del Pací­fi­co e inser­tar­se en la lógi­ca fun­cio­nal al gigan­te cario­ca.

Bra­sil se carac­te­ri­za­rá por un mar­co de esta­bi­li­dad tan­to polí­ti­ca como eco­nó­mi­ca. En el terreno polí­ti­co, tras un año de man­da­to, Dil­ma Rous­seff ha demos­tra­do su habi­li­dad para con­ti­nuar el mode­lo lulis­ta y afian­zar su lide­raz­go per­so­nal, con una popu­la­ri­dad cer­ca­na al 72%. En el plano eco­nó­mi­co, Bra­sil aca­ba de con­ver­tir­se en la sex­ta eco­no­mía del mun­do superan­do a Gran Bre­ta­ña y con pro­yec­cio­nes de sobre­pa­sar al Esta­do Fran­cés en un trie­nio. La apues­ta por el apo­yo esta­tal a la inter­na­cio­na­li­za­ción de sus empre­sas (Vale do Rio Doce, Ode­brecht, Petro­bras, etc.) ha sido una deci­sión estra­té­gi­ca de con­se­cuen­cias múl­ti­ples: lide­raz­go eco­nó­mi­co regio­nal y expan­sión del ‘sub-impe­ria­lis­mo bra­si­le­ño’. De hecho, un buen núme­ro de los con­flic­tos socia­les y eco­ló­gi­cos en dife­ren­tes paí­ses del entorno (Boli­via, Ecua­dor, Perú, Para­guay…) ten­drán como pun­to de ori­gen los mega­pro­yec­tos finan­cia­dos por Bra­sil.

La recien­te vic­to­ria de Cris­ti­na Fer­nán­dez en las elec­cio­nes argen­ti­nas con un apo­yo de más del 50% en pri­me­ra vuel­ta, supe­rior al cose­cha­do por ella y su mari­do en los dos comi­cios ante­rio­res, evi­den­cian el éxi­to del ‘kich­ne­ris­mo’ como el pro­yec­to polí­ti­co hege­mó­ni­co de la últi­ma déca­da. Las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por enci­ma del 5% en un con­tex­to de des­ace­le­ra­ción mun­dial y la pro­lon­ga­ción del enfren­ta­mien­to con la dere­cha mediá­ti­ca (Cla­rín y La Nación), tras la supre­sión del con­trol mono­pó­li­co que estos ejer­cían sobre el papel-pren­sa des­de la dic­ta­du­ra, sig­na­rán el año entran­te.

La iden­ti­fi­ca­ción del nue­vo gobierno peruano pre­si­di­do por Ollan­ta Huma­la como poten­cial inte­gran­te del blo­que ‘rosa’ es qui­zás la nove­dad más des­ta­ca­da en lo refe­ren­te a la recom­po­si­ción de blo­ques de poder. El recien­te con­flic­to mine­ro en el sur del país que ter­mi­nó con la sali­da de un sec­tor de la izquier­da del gobierno y el apo­yo de Huma­la a las empre­sas extrac­ti­vis­tas es un epi­so­dio que segu­ra­men­te se repe­ti­rá en el futu­ro. La apues­ta del gobierno será uti­li­zar los impues­tos de la mine­ría para finan­ciar los nue­vos pro­gra­mas socia­les. Este es el mar­co ideo­ló­gi­co en el que se move­rá el Eje­cu­ti­vo, ni más a la izquier­da ni segu­ra­men­te más a la dere­cha.

Para­guay, por su par­te, entra­rá en el 2012 con una fuer­te diná­mi­ca pre­elec­to­ral, con las pri­ma­rias del blo­que izquier­dis­ta (el Fren­te Gua­su) y el Par­ti­do Libe­ral para ele­gir a sus can­di­da­tos a pre­si­den­te, tras la impo­si­bi­li­dad legal de la reelec­ción del actual man­da­ta­rio, Fer­nan­do Lugo. Mien­tras, tan­to, el Par­ti­do Colo­ra­do, con su can­di­da­to-empre­sa­rio (acu­sa­do de víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y el con­tra­ban­do) Hora­cio Car­tes, con­ti­nua­rá pre­pa­ran­do el terreno para un pro­ba­ble regre­so al Poder Eje­cu­ti­vo en 2013.

Blo­que gris

Las luchas estu­dian­ti­les del año 2011 han supues­to las pri­me­ras fisu­ras en el orden neo­li­be­ral asfi­xian­te que se sufre en paí­ses como Chi­le y Colom­bia. El gobierno de Piñe­ra ha man­te­ni­do las polí­ti­cas dere­chis­tas de la Con­cer­ta­ción pero su ads­crip­ción sim­bó­li­ca con la dic­ta­du­ra y la extre­ma dere­cha, han faci­li­ta­do la movi­li­za­ción social, fuer­te­men­te neu­tra­li­za­da en los gobier­nos pre­ce­den­tes.

En Colom­bia, la habi­li­dad diplo­má­ti­ca de San­tos ha sido una de las mayo­res sor­pre­sas, al rom­per con la línea uri­bis­ta de con­fron­ta­ción regio­nal con sus veci­nos. Al inte­rior, ha man­te­ni­do y con­ti­nua­rá vigen­te el pro­yec­to neo­li­be­ral-mili­ta­ris­ta, pero hacia afue­ra, ha con­se­gui­do recom­po­ner las rela­cio­nes con Vene­zue­la y reins­tau­rar el nego­cio de los expor­ta­do­res colom­bia­nos. La apues­ta por la recu­pe­ra­ción ple­na de las rela­cio­nes con Ecua­dor será un asun­to de pri­mer orden en 2012. San­tos es cons­cien­te de que el capi­ta­lis­mo colom­biano no pue­de que­dar fue­ra del nue­vo orden lati­no­ame­ri­cano.

Blo­que boli­va­riano

En el últi­mo año se ha evi­den­cia­do el des­gas­te rela­ti­vo del Eje­cu­ti­vo de Rafael Correa en Ecua­dor. La vic­to­ria ajus­ta­da en la con­sul­ta popu­lar de mayo de 2011 es uno de los sín­to­mas más rele­van­tes. El otro es la con­so­li­da­ción de una opo­si­ción de izquier­da al gobierno arti­cu­la­da alre­de­dor de la ‘Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal’. Para el año entran­te se pre­vé una agu­di­za­ción de los con­flic­tos socio-ambien­ta­les pro­duc­to de la apues­ta guber­na­men­tal por las gran­des inver­sio­nes en pro­yec­tos mine­ros de nota­ble impac­to. Sin embar­go, para­le­la­men­te, es inne­ga­ble que el incre­men­to con­ti­nua­do del gas­to en polí­ti­cas socia­les, edu­ca­ti­vas y sani­ta­rias va a seguir con­ci­tan­do el apo­yo mayo­ri­ta­rio tras el saqueo neo­li­be­ral de los últi­mos vein­te años.

El gobierno boli­viano se encuen­tra tam­bién debi­li­ta­do tras los dos pri­me­ros años del segun­do man­da­to de Evo Mora­les. Diver­sos con­flic­tos con algu­nos sec­to­res de sus pro­pias bases han jalo­na­do el deve­nir del actual perio­do de gobierno (impo­si­ción de can­di­da­tos a muni­ci­pa­les de 2010, rebe­lión de Poto­sí, gaso­li­na­zo y el más recien­te con­flic­to del TIPNIS, entre otros). La recom­po­si­ción de con­fian­zas y de alian­zas con gru­pos estra­té­gi­cos del movi­mien­to indí­ge­na y social en gene­ral será uno de los retos fun­da­men­ta­les del Eje­cu­ti­vo boli­viano. La diná­mi­ca socio­eco­nó­mi­ca no será un obs­tácu­lo para esto, ya que las cifras son nota­ble­men­te posi­ti­vas y pare­ce que segui­rán sién­do­lo. Por un lado, el índi­ce de des­em­pleo se redu­jo de un 8% al 5,5% actual. Por otro lado, la sem­pi­ter­na debi­li­dad eco­nó­mi­ca de los gobier­nos pro­gre­sis­tas boli­via­nos, es decir, la infla­ción des­me­su­ra­da, sigue estan­do bajo con­trol. En cuan­to a los ingre­sos por hidro­car­bu­ros, el decre­to de nacio­na­li­za­cio­nes posi­bi­li­tó unos ingre­sos de 2.250 millo­nes de dóla­res en 2011, más del doble de lo que se hubie­ra obte­ni­do sin la nacio­na­li­za­ción (950 millo­nes apro­xi­ma­da­men­te).

Para­dó­ji­ca­men­te, el gobierno que más des­gas­te debe­ría haber sufri­do tras tre­ce años de man­da­to inin­te­rrum­pi­do se encuen­tra aho­ra en fran­ca recu­pe­ra­ción. Nos refe­ri­mos al Eje­cu­ti­vo vene­zo­lano. El año 2011 ha esta­do mar­ca­do por el cán­cer del pre­si­den­te y las fatí­di­cas con­se­cuen­cias que ten­dría su muer­te tan­to para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na como para el pro­ce­so de inte­gra­ción lati­no­ame­ri­cano. Sin embar­go, su evi­den­te recu­pe­ra­ción físi­ca vie­ne acom­pa­ña­da de un aumen­to del apo­yo ciu­da­dano a su figu­ra y a su gobierno. Y este es un asun­to cla­ve, tenien­do en cuen­ta que en octu­bre de 2012 se cele­bra­rán las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. A día de hoy, el cha­vis­mo ha con­se­gui­do remon­tar sus momen­tos más crí­ti­cos (2009−2010) y para fina­les de 2011 casi todas las pro­yec­cio­nes elec­to­ra­les otor­gan alre­de­dor de un 50% de inten­ción de voto al líder boli­va­riano, fren­te a un raquí­ti­co 30% de la dere­cha uni­fi­ca­da.

La recu­pe­ra­ción del cha­vis­mo está intrín­se­ca­men­te rela­cio­na­da con la crea­ción de nue­vos pro­gra­mas socia­les y con la ace­le­ra­ción de la polí­ti­ca de nacio­na­li­za­cio­nes. La ‘Gran Misión Vivien­da’ está sien­do, sin duda, el pro­gra­ma estre­lla, en un terreno en el que se había hecho muy poco has­ta aho­ra. La entre­ga de más de 125.000 vivien­das en 2011 y la pre­vi­sión de entre­ga de más de 200.000 para 2012, será la car­ta estra­té­gi­ca para los comi­cios pre­si­den­cia­les de octu­bre.

Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be

Las elec­cio­nes mexi­ca­nas serán uno de los even­tos más rele­van­tes del 2012 en toda la región. La posi­bi­li­dad del regre­so del PRI al gobierno fede­ral es cada vez más fac­ti­ble tras sus éxi­tos en varios comi­cios regio­na­les. La izquier­da, final­men­te, con­si­guió nue­va­men­te reuni­fi­car­se en torno a la figu­ra caris­má­ti­ca de Anto­nio Manuel López Obra­dor (AMLO), a pesar de la feroz resis­ten­cia de las eli­tes que con­tro­lan el PRD. De cual­quier mane­ra, el frac­cio­na­mien­to ins­ti­ga­do por las cúpu­las ‘perre­dis­tas’ deja un las­tre difí­cil de supe­rar en la lar­ga cam­pa­ña que ten­drá por delan­te AMLO.

En Cen­troa­mé­ri­ca, por otro lado, la reelec­ción de Daniel Orte­ga con más de un 60% de los votos en las pre­si­den­cia­les de noviem­bre pasa­do, evi­den­cian la capa­ci­dad del FSLN de ampliar su base de apo­yo (38% en 2006) y faci­li­tan la con­ti­nua­ción de su actual pro­yec­to refor­mis­ta. En Gua­te­ma­la, por su par­te, la vic­to­ria elec­to­ral de un gene­ral vin­cu­la­do a la repre­sión fren­te a un empre­sa­rio ultra-libe­ral, vuel­ve a cons­ta­tar el éxi­to de la “polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da” ins­tau­ra­da en el últi­mo medio siglo. Mien­tras tan­to, Hon­du­ras será obje­to de segui­mien­to para eva­luar la efi­ca­cia de Zela­ya como diri­gen­te del Fren­te Nacio­nal de la Resis­ten­cia, en un con­tex­to de repre­sión sal­va­je. Des­de el Cari­be, Cuba segui­rá sien­do obje­to de aten­ción por sus refor­mas eco­nó­mi­cas y qui­zás migra­to­rias.

CELAC

En mate­ria geo­es­tra­té­gi­ca, el año 2011 cul­mi­nó con la cele­bra­ción de uno de los even­tos más tras­cen­den­ta­les de los últi­mos 50 años: el naci­mien­to de la CELAC (Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños), ins­ti­tu­ción que de fac­to va a sus­ti­tuir a la OEA, ente impues­to por Esta­dos Uni­dos en el mar­co de la gue­rra fría para some­ter a todo el con­ti­nen­te. Su naci­mien­to en Cara­cas no es acci­den­tal, ya que evi­den­cia el papel cen­tral que ha juga­do el pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez en todo este pro­ce­so. A par­tir de 2012, la CELAC juga­rá un rol estra­té­gi­co como ins­ti­tu­ción al ser­vi­cio del pro­yec­to sobe­rano lati­no­ame­ri­cano.

* Soció­lo­go.
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *