Hay un país del que es impo­si­ble no acor­dar­se cada día- Rómu­lo Par­do

Sus agen­tes están en todas par­tes, en cada noti­cia, den­tro de cada país, océano, sel­va, ban­co, mail, sitio web.

Cin­co gober­nan­tes lati­no­ame­ri­ca­nos crí­ti­cos que ini­cian cam­bios sobe­ra­nos han enfer­ma­do de cán­cer. Pue­den ser los auto­res, tie­nen prác­ti­ca en matar pre­si­den­tes.

Un sub­ma­rino nuclear entró a las aguas vene­zo­la­nas, sor­pren­di­do huyó hacia allá.

Muy lejos de sus cos­tas, en el estre­cho de Ormuz, ame­na­za ini­ciar la gue­rra un por­ta­avio­nes suyo.

Suje­tos de Siria, Irán, Chi­na, Rusia, Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, Nica­ra­gua, Cuba, Bie­lo­rru­sia, Líbano… reci­ben dine­ro ‘extran­je­ro’ para des­es­ta­bi­li­zar a sus gobier­nos.

Ese esta­do exi­ge que­bran­tar el poder judi­cial de Ucra­nia para que una exgo­ber­nan­te con­de­na­da a 7 años de pri­sión que­de en liber­tad y pue­da con­ti­nuar inter­vi­nien­do en la polí­ti­ca. El de Irán para que se libe­re a un espía suyo que decla­ró ser un agen­te CIA. El de Cuba para sacar de pri­sión a un emplea­do que dis­tri­buía mate­rial ile­gal para derri­bar al régi­men. El de Vene­zue­la en favor de un opo­si­tor alia­do con sen­ten­cia por uso inde­bi­do de dine­ro públi­co.

Cuan­do esta­lla el con­flic­to entre suni­tas y chií­tas en Irak una vez que han reti­ra­do par­te de sus tro­pas toman el avión para ser par­te de la dis­cu­sión polí­ti­ca ‘inter­na’.

Se pre­pa­ran para el con­trol ciber­né­ti­co mun­dial y para tener el poder de bom­bar­dear cual­quier lugar del pla­ne­ta en una hora.

Bus­can en Libia misi­les por­tá­ti­les que no se sabe en qué manos que­da­ron.

Le dicen públi­ca­men­te a los mili­ta­res egip­cios que no se que­den en el poder.

Uno de sus jue­ces sen­ten­cia a Irán y Hiz­bu­lá como auto­res del 11 de Sep­tiem­bre.

Su pre­si­den­te formal/​transitorio resuel­ve que en Vene­zue­la no se res­pe­tan los dere­chos ni las liber­ta­des de los ciu­da­da­nos.

Dan con­se­jos a la Unión Euro­pea sobre qué hacer en su cri­sis finan­cie­ra.

San­cio­nan a Bie­lo­rru­sia y le piden a la Fede­ra­ción Mun­dial de Hoc­key que el cam­peo­na­to mun­dial sobre hie­lo no se haga allí.

Cuan­do los obser­va­do­res de la Liga Ára­be en Siria reco­rren el país ‘ellos’ exi­gen al gobierno de Damas­co que ten­gan liber­tad de movi­mien­to.

Según una con­ver­sa­ción secre­ta fil­tra­da tra­ba­jan con el jeque de Qatar para poner fin al gobierno alia­do de Ara­bia Sau­di­ta.

Son los más arma­dos, más endeu­da­dos y mayo­res depre­da­do­res de recur­sos natu­ra­les. Se creen libres, jus­tos, ben­de­ci­dos de modo pre­fe­ren­te por dios. Un pre­can­di­da­to pre­si­den­cial y ex gober­na­dor esta­dual afir­ma que Dios quie­re que ese país «con­duz­ca al mun­do». «Dios no creó a este país para que fue­ra una nación de segui­do­res. No está des­ti­na­do a ser uno de los varios pode­res glo­ba­les en equi­li­brio», dijo rodea­do por cade­tes mili­ta­res.

¿Dón­de no están? La cla­ve para enten­der su omni­pre­sen­cia es pre­gun­tar­se para qué hacen todo eso. Si lo hacen gra­tis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *