2012, el año del Jui­cio Final- James Petras

La pers­pec­ti­va social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca para 2012 es extre­ma­da­men­te nega­ti­va. El con­sen­so casi uni­ver­sal, inclu­so entre los eco­no­mis­tas orto­do­xos con­ven­cio­na­les, es pesi­mis­ta res­pec­to a la eco­no­mía mun­dial. Aun­que inclu­so aquí sus pre­dic­cio­nes sub­es­ti­man el alcan­ce y la pro­fun­di­dad de la cri­sis, hay pode­ro­sas razo­nes para creer que 2012 será el prin­ci­pio de un decli­ve mayor que el expe­ri­men­ta­do duran­te la Gran Rece­sión de 2008 a 2009. Con menos recur­sos, mayor deu­da y una cre­cien­te resis­ten­cia popu­lar a sal­var el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, los gobier­nos no pue­den res­ca­tar el sis­te­ma.

Muchas de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes y entor­nos eco­nó­mi­cos res­pon­sa­bles de la expan­sión capi­ta­lis­ta regio­nal y mun­dial duran­te las últi­mas tres déca­das están en pro­ce­so de desin­te­gra­ción y des­or­den. Los ante­rio­res moto­res eco­nó­mi­cos de la expan­sión glo­bal, Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea , han ago­ta­do sus poten­cia­li­da­des y están en fran­co decli­ve. Los nue­vos cen­tros de cre­ci­mien­to ‑Chi­na, India, Bra­sil y Rusia- que duran­te una ‘cor­ta déca­da’ pro­por­cio­na­ron un nue­vo ímpe­tu al cre­ci­mien­to mun­dial han reco­rri­do todo el tra­yec­to posi­ble y aho­ra se encuen­tran en rápi­da des­ace­le­ra­ción, lo que con­ti­nua­rá duran­te el año nue­vo.

El colap­so de la Unión Euro­pea

Con­cre­ta­men­te, la des­truc­ción cau­sa­da por la cri­sis en la Unión Euro­pea la ter­mi­na­rá de rom­per y su estruc­tu­ra de fac­to de com­ple­jos nive­les se con­ver­ti­rá en una serie de acuer­dos bilaterales/​multilaterales de comer­cio e inver­sión. Ale­ma­nia, Fran­cia, los Paí­ses Bajos y Escan­di­na­vos inten­ta­rán aguan­tar la depre­sión. Ingla­te­rra, en con­cre­to la City , esplén­di­da­men­te ais­la­da, se hun­di­rá en un cre­ci­mien­to nega­ti­vo y sus finan­cie­ros se pelea­rán por encon­trar nue­vas opor­tu­ni­da­des de espe­cu­la­ción entre los Esta­dos petro­le­ros del Gol­fo y otros ‘nichos’. Euro­pa cen­tral y del este, en par­ti­cu­lar Polo­nia y la Repú­bli­ca Che­ca, for­ta­le­ce­rán sus víncu­los con Ale­ma­nia, pero pade­ce­rán las con­se­cuen­cias del decli­ve gene­ral de los mer­ca­dos mun­dia­les. Euro­pa del sur (Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia) entra­rá en depre­sión a medi­da que los pagos masi­vos de la deu­da que se afron­tan median­te las agre­sio­nes sal­va­jes a los sala­rios y las pres­ta­cio­nes socia­les redu­cen la deman­da de los con­su­mi­do­res.

El des­em­pleo, que se encuen­tra en nive­les de depre­sión, y el sub­em­pleo que afec­ta a un ter­cio de la fuer­za de tra­ba­jo deto­na­rán con­flic­tos socia­les que dura­rán bue­na par­te del año y se con­ver­ti­rán en levan­ta­mien­tos popu­la­res. Con el tiem­po la desin­te­gra­ción de la Unión Euro­pea es inevi­ta­ble. Se res­ti­tui­rán las mone­das nacio­na­les en lugar del euro, lo que per­mi­ti­ría la deva­lua­ción y el pro­tec­cio­nis­mo. El nacio­na­lis­mo esta­rá a la orden del día. Los prés­ta­mos con­ce­di­dos a los paí­ses del sur por los ban­cos en Ale­ma­nia, Fran­cia y Sui­za serán obje­to de gran­des pér­di­das. Se nece­si­ta­rán impor­tan­tes res­ca­tes, lo que pola­ri­za­rá las mayo­rías que pagan impues­tos y los ban­que­ros en Ale­ma­nia y Fran­cia. La mili­tan­cia sin­di­cal y el seu­do ‘popu­lis­mo’ dere­chis­ta (neo­fas­cis­mo) inten­si­fi­ca­rán las luchas nacio­na­les y de cla­ses.

Es menos pro­ba­ble que una Euro­pa pola­ri­za­da, frag­men­ta­da y depri­mi­da se una a una aven­tu­ra mili­tar esta­dou­ni­den­se ins­pi­ra­da por los sio­nis­tas con­tra Irán (o inclu­so Siria). Una Euro­pa aco­sa­da por la cri­sis se opon­drá a la acti­tud de con­fron­ta­ción de Washing­ton hacia Rusia y Chi­na.

Esta­dos Uni­dos: la rece­sión vuel­ve con ven­gan­za

La eco­no­mía esta­dou­ni­den­se sufri­rá las con­se­cuen­cias de su hin­cha­do défi­cit fis­cal y no podrá salir de la rece­sión mun­dial de 2012 median­te el gas­to. Tam­po­co podrá supe­rar el cre­ci­mien­to nega­ti­vo median­te la expor­ta­ción hacia Asia ante­rior­men­te diná­mi­ca, por­que Chi­na, India y el res­to de Asia están per­dien­do ímpe­tu eco­nó­mi­co. Chi­na cre­ce­rá mucho menos que su media de 9%. India decre­ce­rá de 8% a 5% o más. Por otra par­te la polí­ti­ca mili­tar de ale­ja­mien­to del régi­men de Oba­ma, su polí­ti­ca de exclu­sión y pro­tec­cio­nis­mo exclui­rá cual­quier estí­mu­lo nue­vo que pro­ce­da de Chi­na.

El mili­ta­ris­mo agra­va la depre­sión eco­nó­mi­ca

Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do serán los mayo­res per­de­do­res en la recons­truc­ción eco­nó­mi­ca de la pos­gue­rra ira­quí. De los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra por valor de 186 billo­nes de dóla­res, Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do gana­rán menos del 5% (Finan­cial Times 16 de diciem­bre de 2011). El resul­ta­do será pare­ci­do en Libia y otros luga­res. El mili­ta­ris­mo impe­rial de Esta­dos Uni­dos des­tru­ye a su adver­sa­rio, se lle­na de deu­das para hacer­lo y las enti­da­des civi­les cose­chan los lucra­ti­vos con­tra­tos eco­nó­mi­cos de recons­truc­ción de la pos­gue­rra.

La eco­no­mía esta­dou­ni­den­se se con­trae­rá en 2012 y un pro­nun­cia­do incre­men­to del des­em­pleo sus­ti­tui­rá la “recu­pe­ra­ción sin crea­ción de empleo de 2011” . De hecho toda la fuer­za de tra­ba­jo se enco­ge­rá a medi­da que la gen­te que ya no reci­be pres­ta­cio­nes por des­em­pleo deja de ins­cri­bir­se [como des­em­plea­dos].

La explo­ta­ción de la mano de obra (“pro­duc­ti­vi­dad”) se inten­si­fi­ca­rá a medi­da que los capi­ta­lis­tas obli­gan a los tra­ba­ja­do­res a pro­du­cir más por menos dine­ro y de esta mane­ra se ensan­cha la bre­cha sala­rial entre ingre­sos y ganan­cias.

Recor­tes sal­va­jes en los pro­gra­mas socia­les acom­pa­ña­rán la depre­sión eco­nó­mi­ca y el aumen­to del des­em­pleo, con el obje­ti­vo de sub­ven­cio­nar a los ban­cos y las indus­trias con pro­ble­mas finan­cie­ros. Los deba­tes entre los par­ti­dos ver­sa­rán sobre cuán gran­des han de ser los recor­tes para los tra­ba­ja­do­res y pen­sio­nis­tas con el fin de pro­cu­rar la ‘con­fian­za’ de los titu­la­res de bonos. Con­fron­ta­do con opcio­nes igual­men­te limi­ta­das, el elec­to­ra­do reac­cio­na­rá median­te el recha­zo de los car­gos actua­les, la abs­ten­ción o la movi­li­za­ción masi­va orga­ni­za­da y espon­tá­nea, como la pro­tes­ta Occupy Wall Street. El des­con­ten­to, la hos­ti­li­dad y la frus­tra­ción impreg­na­rán la socie­dad. Los dema­go­gos del Par­ti­do Demó­cra­ta vic­ti­mi­za­rán a Chi­na; los dema­go­gos del Par­ti­do Repu­bli­cano cul­pa­rán a los inmi­gran­tes. Los dos ful­mi­na­rán a los “fas­cis­tas islá­mi­cos”, espe­cial­men­te a Irán.

Nue­vas gue­rras en medio de la cri­sis: los sio­nis­tas aprie­tan el gati­llo

Los ‘52 pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses’ y sus segui­do­res “Israel es lo pri­me­ro” en el Con­gre­so, el Depar­ta­men­to de Esta­do, el Depar­ta­men­to del Teso­ro y el Pen­tá­gono fomen­ta­rán la gue­rra con Irán. Si tie­nen éxi­to, la con­se­cuen­cia será una con­fla­gra­ción regio­nal y la depre­sión mun­dial. Dado el éxi­to del régi­men extre­mis­ta israe­lí para con­se­guir la obe­dien­cia cie­ga del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se y la Casa Blan­ca acer­ca de sus polí­ti­cas béli­cas, hay que des­car­tar cual­quier duda.

Chi­na: meca­nis­mos com­pen­sa­to­rios en 2012

Chi­na se enfren­ta­rá a la rece­sión glo­bal de 2012 con varias posi­bi­li­da­des de ami­no­rar sus con­se­cuen­cias. Pekín podría pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios para los 700 millo­nes de con­su­mi­do­res inter­nos que actual­men­te están fue­ra del cir­cui­to eco­nó­mi­co. Al aumen­tar los sala­rios, los ser­vi­cios socia­les y la segu­ri­dad del medioam­bien­te, Chi­na podría com­pen­sar la pér­di­da de mer­ca­dos exte­rio­res. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na, que depen­de fuer­te­men­te de la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, se verá afec­ta­do adver­sa­men­te cuan­do esta­lle esta bur­bu­ja. Se pro­du­ci­rá una fuer­te depre­sión, ban­ca­rro­tas muni­ci­pa­les y más con­flic­to social y de cla­ses. Esto podría traer más repre­sión o una gra­dual demo­cra­ti­za­ción, lo que afec­ta­rá pro­fun­da­men­te a las rela­cio­nes entre el mer­ca­do y el Esta­do. Lo más pro­ba­ble es que la cri­sis eco­nó­mi­ca for­ta­le­ce­rá el con­trol esta­tal del mer­ca­do.

Rusia se enfren­ta a la cri­sis

En Rusia la elec­ción del Pre­si­den­te Putin con­du­ci­rá a menos apo­yo de los levan­ta­mien­tos y san­cio­nes pro­mo­vi­das por Esta­dos Uni­dos con­tra los alia­dos y socios comer­cia­les rusos. Putin refor­za­rá sus víncu­los con Chi­na y se bene­fi­cia­rá de la desin­te­gra­ción de la UE y el debi­li­ta­mien­to de la OTAN.

La opo­si­ción apo­ya­da por los medios occi­den­ta­les uti­li­za­rá su influen­cia finan­cie­ra para ero­sio­nar la ima­gen de Putin y alen­tar los boi­co­teos a la inver­sión, aun­que per­de­rá las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les por un mar­gen gran­de. La rece­sión mun­dial debi­li­ta­rá la eco­no­mía rusa y la for­za­rá a esco­ger entre una mayor pro­pie­dad públi­ca o una mayor depen­den­cia de fon­dos esta­ta­les para res­ca­tar a des­ta­ca­dos oli­gar­cas.

La tran­si­ción entre 2011 y 2012: del estan­ca­mien­to y la rece­sión regio­na­les a la cri­sis mun­dial

El año 2011 pre­pa­ró la infra­es­truc­tu­ra para la desin­te­gra­ción de la Unión Euro­pea. La cri­sis empe­zó con la defun­ción del euro, el estan­ca­mien­to en Esta­dos Uni­dos y el esta­lli­do de pro­tes­tas masi­vas con­tra las des­igual­da­des obs­ce­nas a nivel mun­dial. Los acon­te­ci­mien­tos de 2011 cons­ti­tu­ye­ron un ensa­yo gene­ral del nue­vo año de gue­rras comer­cia­les a gran esca­la entre las gran­des poten­cias, lo que agu­di­za­rá las luchas impe­ria­lis­tas y la pro­ba­bi­li­dad de que las rebe­lio­nes popu­la­res se con­vier­tan en revo­lu­cio­nes. Ade­más, el recru­de­ci­mien­to de la fie­bre béli­ca orques­ta­da por los sio­nis­tas con­tra Irán en 2011 pro­me­te con­ver­tir­se en la mayor gue­rra regio­nal des­de el con­flic­to entre Esta­dos Uni­dos, India y Chi­na.

En 2011, el régi­men de Oba­ma anun­ció una polí­ti­ca de con­fron­ta­ción mili­tar con Rusia y Chi­na y otras polí­ti­cas des­ti­na­das a soca­var y degra­dar el auge de Chi­na como poder eco­nó­mi­co mun­dial. Fren­te a la cre­cien­te rece­sión eco­nó­mi­ca y el decli­ve de los mer­ca­dos exte­rio­res, sobre todo en Euro­pa, se desa­rro­lla­rá una impor­tan­te gue­rra comer­cial. Washing­ton per­se­gui­rá con agre­si­vi­dad polí­ti­cas que limi­ten las expor­ta­cio­nes e inver­sio­nes chi­nas. La Casa Blan­ca incre­men­ta­rá sus esfuer­zos para des­es­ta­bi­li­zar el comer­cio e inver­sio­nes de Chi­na en Asia, Áfri­ca y otros luga­res. Pode­mos espe­rar mayo­res esfuer­zos por par­te de Esta­dos Uni­dos para explo­tar los con­flic­tos inter­nos étni­cos y popu­la­res y para incre­men­tar su pre­sen­cia mili­tar fren­te a la cos­ta chi­na. Tam­po­co se debe des­car­tar una gran pro­vo­ca­ción o inci­den­te fabri­ca­do den­tro de este con­tex­to. En 2012 esto podría dar lugar a rabio­sos lla­ma­mien­tos cho­vi­nis­tas a una nue­va y cos­to­sa ‘Gue­rra Fría’. Oba­ma ha pro­por­cio­na­do el mar­co y la jus­ti­fi­ca­ción para una con­fron­ta­ción a gran esca­la y lar­go pla­zo con Chi­na, lo que se inter­pre­ta­rá como un esfuer­zo deses­pe­ra­do de apun­ta­lar la influen­cia esta­dou­ni­den­se y las posi­cio­nes estra­té­gi­cas en Asia. El “cua­dri­lá­te­ro de poder” mili­tar esta­dou­ni­den­se ‑Esta­dos Uni­dos, Japón, Aus­tra­lia y Corea del Sur- con el apo­yo saté­li­te de Fili­pi­nas, enfren­ta­rá los víncu­los de mer­ca­do de Chi­na con la pro­pa­gan­da mili­tar de Washing­ton.

Euro­pa: más aus­te­ri­dad y lucha de cla­ses

Los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad impues­tos en Euro­pa, des­de el Rei­no Uni­do a Lat­via y Euro­pa del sur se afian­za­rán en 2012. Des­pi­dos masi­vos en el sec­tor públi­co y menos sala­rios y empleos en el sec­tor pri­va­do con­du­ci­rán a un año de lucha de cla­ses y con­ti­nuos desa­fíos a los gobier­nos. Las sus­pen­sio­nes de pago acom­pa­ña­rán las ‘polí­ti­cas de aus­te­ri­dad’ en el sur, lo que dará como resul­ta­do quie­bras de ban­cos en Fran­cia y Ale­ma­nia. La cla­se finan­cie­ra diri­gen­te del Rei­no Uni­do, ais­la­da de Euro­pa pero pre­do­mi­nan­te allí, ani­ma­rá a los con­ser­va­do­res a ‘repri­mir’ los dis­tur­bios popu­la­res y labo­ra­les. Emer­ge­rá un nue­vo esti­lo de gobierno auto­crá­ti­co ‘neoThat­cher’; la opo­si­ción sin­di­cal emi­ti­rá pro­tes­tas vacías y ten­sa­rá la correa del popu­la­cho rebel­de. En resu­men, las regre­si­vas polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas intro­du­ci­das en 2011 han esta­ble­ci­do el esce­na­rio para nue­vos regí­me­nes de esta­dos poli­cia­les y posi­bles con­fron­ta­cio­nes san­grien­tas más inten­sas con los tra­ba­ja­do­res y jóve­nes des­em­plea­dos sin futu­ro.

Las gue­rras futu­ras que pon­drán fin a Esta­dos Uni­dos como lo cono­ce­mos

Den­tro de Esta­dos Uni­dos, Oba­ma ha pues­to los cimien­tos para una nue­va y gran gue­rra en Orien­te Pró­xi­mo al con­cen­trar aho­ra a los sol­da­dos que ope­ra­ban en Iraq y Afga­nis­tán con­tra Irán. Con el fin de menos­ca­bar a Irán, Washing­ton está desa­rro­llan­do ope­ra­cio­nes mili­ta­res y civi­les clan­des­ti­nas con­tra los alia­dos ira­níes en Siria, Pakis­tán, Vene­zue­la y Chi­na. La cla­ve de la estra­te­gia béli­ca de Esta­dos Uni­dos e Israel con­tra Irán es una serie de gue­rras en esta­dos veci­nos, san­cio­nes eco­nó­mi­cas a esca­la mun­dial, ata­ques ciber­né­ti­cos des­ti­na­dos a neu­tra­li­zar indus­trias vita­les y ase­si­na­tos terro­ris­tas clan­des­ti­nos de cien­tí­fi­cos y mili­ta­res.

El impul­so, la pla­ni­fi­ca­ción y la eje­cu­ción de las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses que con­du­ci­rán a la gue­rra con Irán se pue­den atri­buir empí­ri­ca­men­te y sin nin­gu­na duda a la con­fi­gu­ra­ción sio­nis­ta de poder (CSP) que ocu­pa posi­cio­nes estra­té­gi­cas en el gobierno esta­dou­ni­den­se, los medios de comu­ni­ca­ción de masas y la ‘socie­dad civil’. Un aná­li­sis sis­te­má­ti­co de los dise­ña­do­res de las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses que imple­men­tan las san­cio­nes eco­nó­mi­cas en el Con­gre­so des­cu­bri­rá los pape­les fun­da­men­ta­les que ejer­cen los ‘mega­sio­nis­tas’ (‘Israel es lo pri­me­ro’) Ilea­na Ros-Leh­ti­nen y Howard Ber­man; Den­nis Ross en la Casa Blan­ca , Jef­frey Felt­man en el Depar­ta­men­to de Esta­do y Stuart Levy y su sus­ti­tu­to David Cohen en el Depar­ta­men­to del Teso­ro. La Casa Blan­ca está total­men­te en deu­da con los recau­da­do­res de fon­dos sio­nis­tas y reci­be órde­nes de los ‘52 pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías esta­dou­ni­den­ses’. La estra­te­gia israe­lí-sio­nis­ta es rodear a Irán, debi­li­tar­lo eco­nó­mi­ca­men­te y ata­car­lo mili­tar­men­te. La inva­sión de Iraq fue la pri­me­ra gue­rra de Esta­dos Uni­dos rea­li­za­da para Israel; la gue­rra de Libia la segun­da; la actual gue­rra por pode­res con­tra Siria es la ter­ce­ra. Estas gue­rras han des­trui­do o están des­tru­yen­do a los adver­sa­rios de Israel.

En 2011 las san­cio­nes eco­nó­mi­cas dise­ña­das para crear des­con­ten­to en Irán fue­ron las prin­ci­pa­les armas esco­gi­das. La cam­pa­ña de san­cio­nes glo­ba­les ocu­pó todas las ener­gías de los prin­ci­pa­les gru­pos de pre­sión judío-sio­nis­tas. No han encon­tra­do nin­gu­na opo­si­ción en los medios de comu­ni­ca­ción de masas, el Con­gre­so o la Casa Blan­ca. La CSP no ha reci­bi­do prác­ti­ca­men­te nin­gu­na crí­ti­ca por par­te de las revis­tas, movi­mien­tos o gru­pos socia­lis­tas, de izquier­das o pro­gre­sis­tas, sal­vo pocas insig­nes excep­cio­nes. El tras­la­do de tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Iraq a las fron­te­ras de Irán rea­li­za­do el año pasa­do, las san­cio­nes y el impul­so de la Quin­ta Colum­na de Israel den­tro de Esta­dos Uni­dos exten­die­ron la gue­rra en Orien­te Pró­xi­mo. Esto segu­ra­men­te sig­ni­fi­ca­rá una agre­sión “sor­pre­sa” aérea y marí­ti­ma por par­te de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, basa­da en el pre­tex­to de “inmi­nen­te ata­que nuclear” urdi­do por el Mos­sad israe­lí y fiel­men­te trans­mi­ti­do por la CSP a sus laca­yos del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se y la Casa Blan­ca para el con­su­mo mun­dial. Será una gue­rra lar­ga, san­grien­ta y des­truc­ti­va para Israel; Esta­dos Uni­dos cos­tea­rá los gas­tos mili­ta­res direc­tos y el res­to del mun­do paga­rá el carí­si­mo pre­cio eco­nó­mi­co. La gue­rra de Esta­dos Uni­dos pro­mo­vi­da por los sio­nis­tas con­ver­ti­rá la rece­sión de prin­ci­pios de 2012 en una impor­tan­te depre­sión para fina­les del año y pro­ba­ble­men­te pro­vo­ca­rá levan­ta­mien­tos masi­vos.

Con­clu­sión

Todo indi­ca que 2012 será un año deci­si­vo de cri­sis eco­nó­mi­ca impla­ca­ble que se exten­de­rá des­de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos a Asia y sus depen­den­cias en Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na. La cri­sis será ver­da­de­ra­men­te glo­bal. Las con­fron­ta­cio­nes impe­ria­les y las gue­rras colo­nia­les mina­rán cual­quier esfuer­zo de ate­nuar esta cri­sis. Como res­pues­ta sur­gi­rán movi­mien­tos de masas cuyas pro­tes­tas y rebe­lio­nes, espe­re­mos, se trans­for­ma­rán en revo­lu­cio­nes socia­les y en la toma del poder polí­ti­co.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​885 – Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Chris­ti­ne Lewis Carroll y revi­sa­do por Caty R.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *