Visi­tan­te Calle 13, el tra­duc­tor de la músi­ca

Eduardo Cabra, también conocido como "Visitante" de Calle 13 (Foto:EFE)Eduar­do Cabra, tam­bién cono­ci­do como «Visi­tan­te» de Calle 13 (Foto:EFE)

Por Car­men Gra­cie­la Díaz
El Nue­vo Día, Puer­to Rico

Eduar­do Cabra, el “Visi­tan­te” de Calle 13, des­pi­de vibras de músi­co, de un ser crea­ti­vo que pare­ce­ría que qui­sie­ra vivir las 24 horas del día en un estu­dio, entre ins­tru­men­tos y cavi­lan­do en notas y amal­ga­mas rít­mi­cas.

Unos lo coro­nan como el “cere­bro musi­cal” del gru­po, el res­pon­sa­ble del soni­do de un reper­to­rio que se nutre de can­cio­nes que por tan­ta fusión ins­tru­men­tal dan la sen­sa­ción de poseer un cuer­po cur­vi­lí­neo, como lo evi­den­cia la pro­duc­ción “Entren los que quie­ran”.

“Este dis­co, para mí, hizo la comu­nión entre los dife­ren­tes gru­pos de per­so­nas que nos seguían alre­de­dor de nues­tra carre­ra”, expu­so quien obser­vó que muchos segui­do­res de Calle 13 se pue­den sub­di­vi­dir entre el pri­mer dis­co, el segun­do y el ter­ce­ro. Pero, a su jui­cio, esta últi­ma pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca tuvo la capa­ci­dad de aglu­ti­nar a “todos esos gru­pi­tos de per­so­nas que fue­ron sim­pa­ti­zan­do con el tra­ba­jo de noso­tros”.

Por ello, para Eduar­do, el 2011 no es más que la suma de la per­sis­ten­cia. “Es como cuan­do estás hacien­do unos pun­tos para tra­zar rayas o poner un cua­dro”, dijo al esta­ble­cer una metá­fo­ra con el tra­ba­jo que han labra­do a lo lar­go de los años y por cali­fi­car a este cuar­to dis­co como “el cua­dro que se logra col­gar en la pared”.

El músi­co, que se auto­de­no­mi­na un adic­to de los Beatles (el refe­ren­te del que ase­gu­ra no poder zafar­se) y aman­te de Bach, el fol­clor lati­no­ame­ri­cano y euro­peo, refle­xio­nó que la arro­lla­do­ra vic­to­ria en los Grammy lati­nos les pro­vo­ca gra­ti­tud, pero que “más impor­tan­te fue tocar con la Orques­ta Juve­nil Simón Bolí­var (bajo la batu­ta del maes­tro Gus­ta­vo Duda­mel, con quie­nes inter­pre­ta­ron esa noche el tema ‘Lati­noa­mé­ri­ca’) y las opor­tu­ni­da­des que nos ha dado la músi­ca para cono­cer gen­te, paí­ses, públi­cos”.

Según Eduar­do, el tra­ba­jo inten­so del 2011 lla­ma por un des­can­so, un tiem­po para des­pe­jar la cabe­za.

“En este año que vie­ne, el 2012, vamos a reor­ga­ni­zar­nos, a hacer nue­va músi­ca, tener tiem­po para eso por­que en nin­gún momen­to en la carre­ra de noso­tros nos hemos aga­rra­do un tiem­po exclu­si­vo para hacer un dis­co”, indi­có quien apun­tó que para ello, pre­ten­den tra­ba­jar des­de prin­ci­pios del 2012 para que a fina­les de ese año ten­gan un mate­rial más con­cre­to para el 2013.

Sus pla­nes son pro­cu­rar momen­tos fami­lia­res y el claus­tro en el estu­dio. Tal vez, ade­más, embar­car­se en la aven­tu­ra de otro docu­men­tal.

Pero si de cues­tio­nes musi­ca­les se tra­ta, el pro­duc­tor men­cio­nó que su meta ha sido, des­de el ori­gen de Calle 13, “no repe­tir lo que se escu­cha en la calle y lo que uno mis­mo hace”. De modo que, de acuer­do con Eduar­do, la idea ha sido que cada tema ten­ga una iden­ti­dad pro­pia.

“Es usar ingre­dien­tes dife­ren­tes para crear rece­tas nue­vas”, seña­ló quien entien­de que la fór­mu­la gana­do­ra de Calle 13 es la com­bi­na­ción “del tra­ba­jo anor­mal” con una pro­pues­ta que pro­vie­ne “del cora­zón”.

En cuan­to a su pro­ce­so crea­ti­vo, el exin­te­gran­te de la agru­pa­ción Bayan­ga sos­tu­vo que cuan­do uno tra­ba­ja la músi­ca “siem­pre hay algo que está mal y enton­ces es tra­tar de ama­sar y lle­gar a este pun­to en el que estés tran­qui­lo y cómo­do con que todo esté bien”.

Ilus­tra el desa­rro­llo de las can­cio­nes como el fee­ling y la sen­sa­ción que debe seguir apar­te de plan­tear que no se deja lle­var ni por la radio ni por aque­llo que pen­sa­ría que le pue­de gus­tar a la gen­te.

“Tiro lo que creo que es correc­to, pero no sé, es algo bien con­fu­so por­que cuan­do uno ter­mi­na de hacer un tema a veces uno no sabe de dón­de salie­ron las cosas”, fina­li­zó quien acep­tó que ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que él fun­cio­na como una ante­na que aga­rra infor­ma­ción, como un tra­duc­tor de la músi­ca, que la per­ci­be y la lan­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *