Pan car­ta- Alva­ro Reizabal

Ami­go que­ri­do: Hace ya más de vein­ti­cin­co años que me detu­vie­ron y aquí sigo, solo en esta cel­da oscu­ra y húme­da, sabo­rean­do las mie­les del ais­la­mien­to a que nos some­ten con la excu­sa de nues­tra peli­gro­si­dad, del pri­mer gra­do, de que esta­mos en el fiche­ro FIES y demás excu­sas para ocul­tar nues­tro carác­ter de rehe­nes y de que nos jode­rán sin pie­dad inten­tan­do que hin­que­mos la rodilla.

Hoy en día todos los ciu­da­da­nos tie­nen coar­ta­da su liber­tad por algo, llá­me­se hipo­te­ca, cri­sis, paro o con­trol, pero en el caso de los pre­sos nues­tra situa­ción es tal que ha sido cali­fi­ca­da legal­men­te como espe­cial situa­ción de depen­den­cia res­pec­to del Esta­do, eufe­mis­mo que uti­li­zan para sub­ra­yar que esta­mos en sus manos. Hemos teni­do que oír de boca del Bor­bón que todos somos igua­les ante la ley, pero no cabe duda de que algu­nos son muchí­si­mo mas igua­les que otros. Te rela­ta­ré algu­nos boto­nes de muestra.

En este cuar­to de siglo de cau­ti­ve­rio mi inti­mi­dad no se ha res­pe­ta­do jamás. Si lla­mo por telé­fono gra­ban las con­ver­sa­cio­nes, si escri­bo una car­ta ten­go inter­ve­ni­das las comu­ni­ca­cio­nes, por lo que la abren y la leen con todas las ben­di­cio­nes lega­les. Las rela­cio­nes ínti­mas, cuan­do las auto­ri­zan, son una vez al mes y duran­te dos horas, y de ínti­mas, nada. Mi hijo solo me cono­ce en la cár­cel, sin que has­ta que fue mayor pudie­ra enten­der por qué yo no iba a casa con él, con ellos, como los padres de los demás niños. Hace un año murió mi madre, a la que no veía hace mucho, pues por su esta­do de salud, no podía via­jar has­ta aquí, sin que tam­po­co se me auto­ri­za­ra a ir a ver­la en los últi­mos momen­tos, ni siquie­ra des­pués de muerta.

En pri­sión es duro vivir, pero se con­vier­te en un acto heroi­co cuan­do falla la salud, algo que cada vez nos ocu­rre más, pues ya pasa­ron los tiem­pos en que éra­mos cha­va­les. Cual­quier com­pli­ca­ción que pre­ci­se prue­bas en cen­tro hos­pi­ta­la­rio se retra­sa tiem­po y tiem­po, y en algu­nos casos, para cuan­do se lle­van a cabo ya es dema­sia­do tar­de, así que al pro­ble­ma físi­co hay que aña­dir­le la comi­da de tarro pen­san­do que pue­des tener algo gra­ve y que te vas a morir aquí sin que te hagan ni puto caso. Y si de comer­se el coco habla­mos, tam­po­co hay que olvi­dar la preo­cu­pa­ción por los via­jes de nues­tros fami­lia­res y ami­gos cada vez que nos visi­tan. Los estu­dios tuve que dejar­los por­que eran en eus­ke­ra y nos prohi­bie­ron matri­cu­lar­nos en la UPV…

Y, por si todo esto fue­ra poco, ten­dría que haber esta­do en liber­tad hace ya muchos años, pero cuan­do había cum­pli­do la con­de­na con arre­glo a la nor­ma­ti­va vigen­te antes de dete­ner­me, me comu­ni­ca­ron que los tri­bu­na­les, en su gene­ro­sa inter­pre­ta­ción de las leyes, me obse­quia­ban con diez años de pro­pi­na, que aho­ra me estoy comien­do. Así que hay que aca­bar con este tor­men­to. Con­fia­mos en vues­tra capa­ci­dad de lucha para sacar­nos de estas maz­mo­rras. Un abra­zo. Eus­kal pre­soak askatu!».

Puer­to de San­ta María, a 24 de diciem­bre de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *