De Blan­ca­nie­ves a Rapun­zel, el cuen­to ocul­to de las prin­ce­sas- A. P. Cañe­do

Sumi­sas, obe­dien­tes y aman­tes espo­sas o per­so­nas inde­pen­dien­tes, con capa­ci­dad de elec­ción: ¿en qué que­re­mos que se con­vier­tan las niñas?
JPG - 146 KB
Ima­gen: Rodol­fo Loai­za.
Hace unos días, Dis­ney Espa­ña lan­za­ba una nota de pren­sa en la que afir­ma­ba que el 90% de las niñas espa­ño­las pre­fe­ría dis­fra­zar­se de prin­ce­sa antes que de médi­ca, ani­mal o fla­men­ca. Una cifra altí­si­ma… si fue­ra real. En reali­dad se tra­ta del 90% de las hijas de entre 4 y 7 años de 359 muje­res espa­ño­las. Tenien­do en cuen­ta que, según los datos de 1999, en Espa­ña viven 10.165.237 muje­res con hijos e hijas, no pare­ce que sea una mues­tra muy repre­sen­ta­ti­va.
Aún así, no hay que sub­es­ti­mar la influen­cia de Dis­ney: habla­mos de una indus­tria que mue­ve millo­nes cada año, que lle­va pre­sen­te en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo des­de 1937 (cuan­do estre­na­ron su pri­me­ra pelí­cu­la, Blan­ca­nie­ves y los sie­te enani­tos) y que, sólo con sus prin­ce­sas, gene­ra alre­de­dor de 4.000 millo­nes de euros. La pro­pia com­pa­ñía esti­ma que cada niña ve unas 40 veces el DVD de su prin­ce­sa favo­ri­ta (no dice nada acer­ca de los niños).
Como dice Ismael Ramos Jimé­nez en Des­mon­tan­do a Dis­ney: hacia el cuen­to coedu­ca­ti­vo (ter­cer pre­mio en el cer­ta­men de mate­ria­les curri­cu­la­res coedu­ca­ti­vos Rosa Regás, edi­ta­do por la Jun­ta de Anda­lu­cía), “las his­to­rias de Dis­ney cuen­tan con pre­sun­ción de ido­nei­dad para edu­car, así como legi­ti­mi­dad cul­tu­ral a la hora de ense­ñar valo­res e idea­les”.
Sin embar­go, como seña­la el espe­cia­lis­ta en cuen­tos Jack Zipes: “las his­to­rias Dis­ney repro­du­cen este­reo­ti­pos de géne­ro que tie­nen un efec­to adver­so sobre los niños, al con­tra­rio de lo que los padres pue­dan pen­sar […]. Ellos creen que son esen­cial­men­te ino­fen­si­vas y en abso­lu­to lo son”.
Cons­truc­ción de roles
“La aso­cia­ción de roles de géne­ro en los niños y niñas comien­za a eda­des muy tem­pra­nas: con tres años ya se tie­ne una idea cla­ra de lo que corres­pon­de a cada rol”, expli­ca Eva Velas­co, agen­te de igual­dad en el barrio de Hor­ta­le­za (Madrid). Un apren­di­za­je que ocu­rre por imi­ta­ción de la fami­lia, los ami­gos y los per­so­na­jes tele­vi­si­vos, como las heroí­nas de Dis­ney. Y en las his­to­rias de prin­ce­sas, en gene­ral, el ele­men­to feme­nino, aun­que sea pro­ta­go­nis­ta, está subor­di­na­do al mas­cu­lino: la sal­va­ción de la prin­ce­sa depen­de de él. Es decir, que las muje­res no son capa­ces de cui­dar de sí mis­mas y nece­si­tan la ayu­da de un hom­bre. Al menos, todas las muje­res que no sean una bru­ja.
Por­que Dis­ney sólo ofre­ce dos mode­los de mujer: la prin­ce­sa joven, gua­pa e ino­cen­te que aca­ba cono­cien­do al hom­bre de sus sue­ños para unir­se en matri­mo­nio (Pocahon­tas es la úni­ca pelí­cu­la en la que no hay boda) y que con las excep­cio­nes de Bella y Tia­na jamás coge un libro o tie­ne un tra­ba­jo; o la bru­ja, gene­ral­men­te madu­ra, con cur­vas, inde­pen­dien­te, pode­ro­sa e inte­li­gen­te, pero fea y mal­va­da. No es de extra­ñar que las niñas quie­ran ser la prin­ce­sa.
La prin­ce­sa, en casa
Y la prin­ce­sa tie­ne un ámbi­to cla­ra­men­te defi­ni­do: el pri­va­do. Inclu­so en el caso de las últi­mas heroí­nas – Mulan, Rapun­zel– en el que se ha que­ri­do dar una ima­gen más acti­va y moder­na de la mujer como ser actan­te e inde­pen­dien­te, vemos cómo al final pasan del cui­da­do del padre al de su pare­ja. En el caso de Mulan, ésta lle­ga inclu­so a recha­zar car­gos en la cor­te impe­rial para poder vol­ver a casa con su padre y, pos­te­rior­men­te, casar­se. Sal­van­do las dis­tan­cias, algo simi­lar al final de Pira­tas del Cari­be (tam­bién de Dis­ney, por cier­to):la rebel­día no es más que un peque­ño perio­do de liber­tad antes de pasar a ser una fiel y ena­mo­ra­da espo­sa (y madre). En el mun­do Dis­ney son los hom­bres los que domi­nan la esfe­ra públi­ca, los que osten­tan el poder y tie­nen un esta­tus de supre­ma­cía: reyes, visi­res, prín­ci­pes, caba­lle­ros, etc.
Uno de los ejem­plos más para­dig­má­ti­cos, como comen­ta Ramos, es qui­zá El Rey León, don­de el espec­ta­dor es tes­ti­go de “la lucha encar­ni­za­da por el poder entre los machos por una par­te y la exclu­sión de esta lucha y la pasi­vi­dad de las leo­nas por otra, cuan­do por todos es sabi­do que estos feli­nos hem­bras son los ani­ma­les más fie­ros en la caza y pro­tec­to­res de la mana­da; atri­bu­tos que Dis­ney les nie­ga para rele­gar­las a meras espec­ta­do­ras pasi­vas del tras­va­se de poder entre machos”.
Dis­ney cons­tru­ye así un mun­do bipo­lar, en el que la belle­za, la seduc­ción y el hogar son del domi­nio de las chi­cas y la fuer­za, la vio­len­cia y la vida públi­ca, de los chi­cos. Como bien con­clu­ye Ramos, “tras con­sul­tar a muchas niñas y a muchos niños cuá­les eran sus pelí­cu­las favo­ri­tas de dibu­jos hemos obte­ni­do mul­ti­tud de títu­los de Dis­ney. Tras pre­gun­tar tam­bién a muchas niñas y niños cuá­les eran sus per­so­na­jes favo­ri­tos de Dis­ney pode­mos con­cluir que las niñas quie­ren ser prin­ce­sas y los niños no”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *