[Fotos y Comu­ni­ca­do] Movi­li­za­ción ante el Déci­mo Ani­ver­sa­rio del Fin de la Mili

Los tra­di­cio­na­les per­so­na­jes navi­de­ños (Reyes Magos, Olen­tze­ro y Papa Noel) se han acer­ca­do esta maña­na a la Pla­za Zabal­bu­ru para subir en kale­ji­ra has­ta el Gobierno Mili­tar de Bil­bao para rea­li­zar una com­pa­re­cen­cia públi­ca en con­me­mo­ra­ción de la des­apa­ri­ción de la mili. Esta movi­li­za­ción tam­bién ha ser­vi­do para, mien­tras se des­cor­cha­ban varias bote­llas de cava, ofi­ciar el tra­di­cio­nal deseo navi­de­ño de un pros­pe­ro año nue­vo y en paz, don­de no ten­gan cabi­da las estruc­tu­ras mili­ta­ris­tas.

Enla­ce a la noti­cia por el dia­rio GARA:
http://​www​.gara​.net/​a​z​k​e​n​a​k​/​1​2​/​3​1​2​4​6​8​/​e​u​/​D​e​r​r​i​g​o​r​r​e​z​k​o​-​s​o​l​d​a​d​u​t​z​a​-​b​u​k​a​t​u​-​z​e​l​a​-​h​a​m​a​r​-​u​r​t​e​-​b​e​t​e​-​d​i​r​e​l​a​-​o​s​p​a​t​z​e​k​o​-​t​o​p​a​-​e​g​i​n​-​d​u​t​e​-​B​i​l​bon

Enla­ce al vídeo edi­ta­do por el dia­rio GARA:
http://​www​.gara​.net/​b​i​d​e​o​a​k​/​1​1​1​2​2​9​_​k​a​k​i​t​z​at/

Enla­ce al vídeo de la ETB:
http://​www​.eitb​.com/​e​s​/​v​i​d​e​o​s​/​d​e​t​a​l​l​e​/​8​0​3​6​4​7​/​p​r​o​t​e​s​t​a​-​k​a​k​i​t​z​a​t​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​m​i​l​i​t​a​r​-​b​i​l​b​ao/

►Este pró­xi­mo sába­do se con­me­mo­ra el Déci­mo Ani­ver­sa­rio de la des­apa­ri­ción del Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio, la famo­sa mili. Hay que recor­dar que el pró­xi­mo 31 de diciem­bre se cele­bra que hace 10 años aban­do­na­ron los cuar­ta­les el últi­mo rem­pla­zo de quin­tos a la mili; faci­li­tan­do el final la cons­crip­ción mili­tar. Esto supu­so dar car­pe­ta­zo a 231 años de impo­si­ción mili­tar.

►Papa Noel, Olen­tze­ro y los Reyes Magos han rea­li­za­do esta maña­na una con­cen­tra­ción bajo el lema “Hoy Más Que Ayer… Mili­ta­ris­mo­rik EZ!” con la que han entre­ga­do car­bón en el Gobierno Mili­tar de Bil­bao por la nefas­ta ges­tión rea­li­za­da, por la ins­ti­tu­ción mili­tar, a lo lar­go de estos 10 años de mora­to­ria que les hizo la socie­dad civil para su total des­apa­ri­ción.

10 AÑOS DEL FIN DE LA MILI
A 23 AÑOS DEL INICIO DE LA CAMPAÑA DE INSUMISIÓN

►Debe­mos de tener en cuen­ta que al “fin de la mili” no se lle­gó por casua­li­dad. Este final se dio por efec­to de la lucha anti­mi­li­ta­ris­ta a tra­vés de la estra­te­gia de la insu­mi­sión; de la cual se cum­pli­rá den­tro de mes y medio 23 años.

►Con esta ini­cia­ti­va, per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en la estra­te­gia de Des­obe­dien­cia Civil de la Insu­mi­sión, y por la cual algu­nas de ellas sufrie­ron con­de­nas de cár­cel, quie­ren reno­var su com­pro­mi­so con el fin de los ejér­ci­tos ‑y de todas las estruc­tu­ras mili­ta­ris­tas-; la con­ver­sión de la Indus­tria Mili­tar en civil; y la des­apa­ri­ción del Gas­to Mili­tar ‑más aún en estos tiem­pos de cri­sis y de recor­tes socia­les-.

KORDINADORA ANTIMILITARISTA KAKITZAT

COMUNICADO
DÉCIMO ANIVERSARIO DEL FIN DE LA MILI
A 23 AÑOS DEL INICIO DE LA CAMPAÑA DE INSUMISIÓN

Este pró­xi­mo 31 de diciem­bre se con­me­mo­ra que hace 10 años el últi­mo rem­pla­zo de quin­tos al Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio aban­do­nó los cuar­ta­les dan­do por fina­li­za­da la cons­crip­ción mili­tar. Debe­mos recor­dar que el 3 de noviem­bre de 1.770 fue cuan­do el rey Car­los III dic­tó una Orde­nan­za en la que uno de cada cin­co jóve­nes en edad mili­tar (las Quin­tas), entre los 18 y los 40 años, median­te sor­teo, ten­drían que incor­po­rar­se cada año al Ejér­ci­to. Sus nom­bres se extraían del padrón de mozos que for­ma­ban el cen­so mili­tar. A par­tir de esta fecha, todos los noviem­bre de cada año se cele­bra­ba el sor­teo de quin­tos para la rea­li­za­ción de la mili.

Pero al “fin de la mili” no se lle­ga por casua­li­dad. Este final del se da por efec­to de la lucha anti­mi­li­ta­ris­ta a tra­vés de la estra­te­gia de la des­obe­dien­cia civil de la insu­mi­sión; de la cual se cum­pli­rá, den­tro de mes y medio, 23 años.

Cuan­do el 31 de diciem­bre del 2001 des­apa­re­ció el Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio, y se dio paso a un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal, el movi­mien­to insu­mi­so y anti­mi­li­ta­ris­ta remar­ca­mos que este hecho no fue fru­to de la casua­li­dad; con­si­de­ra­mos que fue un éxi­to de la pobla­ción civil y de la movi­li­za­ción ciu­da­da­na que con­si­guió des­acre­di­tar el orden mili­tar fru­to de una con­cien­cia­ción pro­pi­cia­da por los insu­mi­sos y los y las anti­mi­li­ta­ris­tas.

Hay que recor­dar que un 20 de febre­ro del año 1989 se pro­du­je­ron las pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes de insu­mi­sos al Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio ante los Gobier­nos Mili­ta­res del Esta­do Espa­ñol. En con­cre­to, 57 jóve­nes se decla­ra­ron insu­mi­sos ese día ante la ins­ti­tu­ción mili­tar; de los cua­les, por cier­to, once resul­ta­ron dete­ni­dos e ingre­sa­dos en diver­sas pri­sio­nes mili­ta­res. En abril del año 89 tuvo lugar una segun­da pre­sen­ta­ción de sesen­ta insu­mi­sos, con sólo dos deten­cio­nes, y una ter­ce­ra en junio, con la pre­sen­ta­ción de seten­ta y cin­co, de los cua­les sólo cua­tro resul­ta­ron dete­ni­dos. Debe­mos des­ta­car que 1.670 insu­mi­sos ter­mi­na­ron en la cár­cel a lo lar­go de los 12 años que duró esta lucha que ter­mi­nó con la mili. Final que hoy cele­bra­mos.

Esta for­ma de lucha se desa­rro­lló des­de el año 89 has­ta el 31 de diciem­bre del 2001 –fecha en que se abo­lió el Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio-. A lo lar­go de estos 12 años 25.000 jóve­nes del Esta­do Espa­ñol ‑10.000 en Eus­kal Herria- se decla­ra­ron insu­mi­sos como for­ma de apos­tar por una socie­dad con unos valo­res dife­ren­tes a los que impe­ran en la ins­ti­tu­ción mili­tar, por la reso­lu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos y por for­mas de con­vi­ven­cia basa­das en la cola­bo­ra­ción, la igual­dad y en la crea­ción de un mun­do más jus­to y soli­da­rio; todo lo con­tra­rio a lo que pro­po­ne el orden mili­tar que apues­ta por las jerar­quías, la fe cie­ga, el pen­sa­mien­to acrí­ti­co y la reso­lu­ción de los con­flic­tos por la vía de los con­flic­tos béli­cos y las gue­rras.

Nues­tro colec­ti­vo, Kakitzat, es una coor­di­na­do­ra anti­mi­li­ta­ris­ta sur­gi­da tras los pri­me­ros escar­ceos de obje­to­res que se nega­ban a rea­li­zar el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio allá en los años 80 y que con­si­guió su con­so­li­da­ción y des­plie­gue por toda Eus­kal Herria tras poner­se en mar­cha la cam­pa­ña con­tra el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio y la PSS más cono­ci­da como insu­mi­sión. Kakitzat como orga­ni­za­ción fue, y es, un refe­ren­te en la lucha anti­mi­li­ta­ris­ta de Eus­kal Herria.

Con la movi­li­za­ción que rea­li­za­mos hoy ante el Gobierno Mili­tar de Bil­bao, per­so­nas que par­ti­ci­pa­mos en esa expe­rien­cia de des­obe­dien­cia civil anti­mi­li­ta­ris­ta, que­re­mos mani­fes­tar que hoy, al igual que hace 10 o 23 años años, segui­mos apos­tan­do por una socie­dad des­mi­li­ta­ri­za­da don­de no ten­gan cabi­da Cam­pos de Tiro de la OTAN, Acuar­te­la­mien­tos e Ins­ta­la­cio­nes Mili­ta­res, Fábri­cas de Armas, Manio­bras del Ejér­ci­to, Aumen­to de los Gas­tos Mili­ta­res… Nues­tros ins­tru­men­tos de lucha para con­se­guir estos obje­ti­vos son la des­obe­dien­cia civil no vio­len­ta y la movi­li­za­ción ciu­da­da­na. El ejér­ci­to pro­fe­sio­nal es una lacra social que denun­cia­mos en su momen­to a tra­vés de la INSUMISIÓN y segui­mos denun­cian­do en la actua­li­dad.

Un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal como el actual ha sig­ni­fi­ca­do un incre­men­to de la fabri­ca­ción y expor­ta­ción de armas, un mayor con­trol social, aumen­to de los cam­pos de tiro, manio­bras e ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res, y una mayor par­ti­ci­pa­ción en la OTAN. Se ha dado un mayor aumen­to del gas­to mili­tar. Dine­ro que ha ido al mili­ta­ris­mo y las gue­rras y no a paliar pro­ble­mas socia­les tan gra­ves como el paro, la pobre­za y los desahu­cios de las fami­lias de sus vivien­das.

Ante­ce­den­tes de la insu­mi­sión. Pri­me­ros pasos para la abo­li­ción de la mili.
Los pri­me­ros obje­to­res de con­cien­cia que sufrie­ron repre­sión y pri­sión en el esta­do espa­ñol fue­ron los tes­ti­gos de Jeho­vá, en la pos­gue­rra fran­quis­ta. Se tra­ta­ba de una obje­ción de con­cien­cia de moti­va­cio­nes exclu­si­va­men­te reli­gio­sas. Entre 1958 y 1976 fue­ron encar­ce­la­dos 285 obje­to­res, y el total de las con­de­nas sumó 3. 218 años.

1. La obje­ción de con­cien­cia por razo­nes anti-mili­ta­ris­tas.

El pri­mer obje­tor de con­cien­cia que fun­da­men­tó su des­obe­dien­cia en razo­nes polí­ti­cas y anti­mi­li­ta­ris­tas, y no sola­men­te reli­gio­sas, fue Pepe Beún­za, que se decla­ró como tal en 1971. Estu­vo pre­so has­ta 1974. La Ley de Amnis­tía de 1977 bene­fi­ció tam­bién a los obje­to­res, sien­do excar­ce­la­dos los 220 que se encon­tra­ban pre­sos en aquel año.

Des­de enton­ces, y has­ta la apro­ba­ción de la Ley de Obje­ción de Con­cien­cia (LOC) en diciem­bre de 1984, exis­tió un vacío legis­la­ti­vo sobre esta mate­ria. Duran­te este perío­do no se pro­du­jo encar­ce­la­mien­to alguno.

A par­tir de su apro­ba­ción des­de los colec­ti­vos anti­mi­li­ta­ris­tas desa­rro­lla­mos la cam­pa­ña deno­mi­na­da “Decla­ra­ción Colec­ti­va de Obje­ción” don­de mani­fes­tá­ba­mos nues­tro recha­zo a esta ley que no abo­lía el Ser­vi­cio Mili­tar sino que crea­ba la figu­ra de la Pres­ta­ción Social Sus­ti­tu­to­ria (PSS) a la vez que se cri­ti­ca­ba la crea­ción de un tri­bu­nal, el Con­se­jo Nacio­nal de Obje­ción de Con­cien­cia (CNOC), que valo­ra­ba los argu­men­tos que pre­sen­ta­ban los obje­to­res para recha­zar la rea­li­za­ción de la mili; pudien­do estos ser recha­za­dos y obli­ga­dos los obje­to­res a rea­li­zar el ser­vi­cio mili­tar. 21.490 per­so­nas opta­ron por esta for­ma de des­obe­dien­cia –los cua­les fue­ron amnis­tia­dos cuan­do la Ley de Obje­ción de Con­cien­cia se puso en mar­cha en 1989-. Duran­te todo este tiem­po los úni­cos obje­to­res de con­cien­cia encar­ce­la­dos fue­ron los obje­to­res sobre­ve­ni­dos, jóve­nes que decla­ra­ron su obje­ción mien­tras se encon­tra­ban rea­li­zan­do el ser­vi­cio mili­tar –figu­ra que tam­po­co reco­no­cía la Ley de Obje­ción de Conciencia‑, y que fue­ron reco­no­ci­dos como pre­sos de con­cien­cia por Amnis­tía Inter­na­cio­nal.

2. Comien­zo ofi­cial de la cam­pa­ña de insu­mi­sión al ser­vi­cio mili­tar y a la pres­ta­ción sus­ti­tu­to­ria.
Tuvo lugar el 20 de Febre­ro de 1989 como res­pues­ta a dos hechos prin­ci­pa­les: la pues­ta en mar­cha de la pres­ta­ción sus­ti­tu­to­ria ‑ante la cual los colec­ti­vos anti­mi­li­ta­ris­tas ya habían anun­cia­do su des­obe­dien­cia median­te la lla­ma­da Decla­ra­ción Colec­ti­va de Obje­ción- y el cam­bio de acti­tud del Con­se­jo Nacio­nal de Obje­ción de Con­cien­cia (CNOC). Este había deja­do de reco­no­cer como obje­to­res a quie­nes venían pre­sen­tan­do la Decla­ra­ción Colec­ti­va; de este modo, nume­ro­sos obje­to­res empe­za­ron a ser lla­ma­dos a rea­li­zar el ser­vi­cio mili­tar, mien­tras que otros, los lega­les, reci­bían órde­nes de incor­po­ra­ción al ser­vi­cio sus­ti­tu­to­rio. El pri­mer lla­ma­mien­to a rea­li­zar la pres­ta­ción sus­ti­tu­to­ria (PSS) tuvo lugar en abril. Varios días des­pués se pre­sen­ta­ron los pri­me­ros insu­mi­sos a la PSS, en Bar­ce­lo­na.

Un ele­men­to inno­va­dor fue el de las auto­in­cul­pa­cio­nes, por cada insu­mi­so 4 per­so­nas se auto acu­sa­ban de haber pro­vo­ca­do ó inci­ta­do al deli­to, lo que tam­bién es un deli­to. Nin­guno lle­go a ser encar­ce­la­do por esto.

3. Pri­me­ros jui­cios a insu­mi­sos.

El pri­mer jui­cio mili­tar con­tra insu­mi­sos se cele­bró el 16 de noviem­bre de 1989; Car­los Hino­jo­sa y Josep Maria Mora­grie­ga fue­ron con­de­na­dos a 13 meses de pri­sión cada uno. Ante el pro­fun­do des­pres­ti­gio que esta­ba sufrien­do la ins­ti­tu­ción del ejér­ci­to el Minis­te­rio de Defen­sa optó por la repre­sión selec­ti­va: has­ta diciem­bre de 1991 sola­men­te se cele­bra­ron 13 con­se­jos de gue­rra en total, cuan­do por esas fechas ya se habían decla­ra­do 1.200 insu­mi­sos al ser­vi­cio mili­tar. En 1989 tan sólo 31 insu­mi­sos (el 8.5%) resul­ta­ron dete­ni­dos, y su estan­cia media en pri­sión ‑pre­ven­ti­va- se redu­jo a 18 días.

Entre los encar­ce­la­mien­tos en pri­sión mili­tar ‑régi­men de pre­ven­ti­va- que se pro­du­je­ron varios corres­pon­die­ron a los deser­to­res de la Gue­rra del Gol­fo –inva­sión de Irak- del año 1991. Éste fue el caso del vecino de San­tur­tzi Asier Sán­chez, deser­tor de una las cor­be­tas envia­das al con­flic­to béli­co.
En total, y has­ta 1991, poco más de un cen­te­nar de insu­mi­sos pasó por las cár­ce­les mili­ta­res en régi­men de pri­sión pre­ven­ti­va.

El pri­mer jui­cio con­tra insu­mi­sos a la pres­ta­ción sus­ti­tu­to­ria al ser­vi­cio mili­tar (PSS) se cele­bró el 21 de enero de 1991, en Alba­ce­te, con­tra seis insu­mi­sos. El pro­ce­so de judi­cia­li­za­ción se ponía así en mar­cha, aun­que tam­bién de for­ma limi­ta­da y selec­ti­va: duran­te el año 1991 sola­men­te fue­ron juz­ga­dos quin­ce insu­mi­sos a la PSS.

4. Cam­bio de la juris­dic­ción mili­tar a la civil. El ejér­ci­to se lava las manos.
Por medio de La ley de Ser­vi­cio Mili­tar de diciem­bre de 1991, los casos de insu­mi­sión al ser­vi­cio mili­tar pasa­ron a la juris­dic­ción civil. Si el Códi­go Penal Mili­tar fija­ba la pena míni­ma para los insu­mi­sos a la mili en un año de pri­sión, el Códi­go Civil esta­ble­cía unas penas más altas para los dos tipos de insu­mi­sión (a la mili y la PSS): en dos años, cua­tro meses y un día. Las mis­mas penas fija­das en la Ley de Obje­ción de Con­cien­cia de 1984 para los insu­mi­sos a la PSS. De esta for­ma el ejér­ci­to se lava­ba las manos, pre­ten­dien­do apa­re­cer ante la opi­nión públi­ca como espec­ta­dor ino­cen­te de la repre­sión con­tra los insu­mi­sos.

Esta nue­va estra­te­gia por par­te del Minis­te­rio de Defen­sa supu­so que aumen­ta­ra el núme­ro de insu­mi­sos encar­ce­la­dos. Así el núme­ro de insu­mi­sos pre­sos era de 58 en 1993; 188 en 1994; 269 en 1995; 303 en 1995 ; 348 en 1996; 300 en 1997 y en mar­zo de 1998 Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias daba la cifra de 70 insu­mi­sos encar­ce­la­dos.

5. Inha­bi­li­ta­cio­nes abso­lu­tas y mul­tas: un nue­vo aspec­to de la repre­sión.

Con la apro­ba­ción a fina­les de 1995 del nue­vo Códi­go Penal, el lla­ma­do Códi­go de la Demo­cra­cia, la repre­sión con­tra los insu­mi­sos adop­tó un carác­ter más sutil ‑para redu­cir su cos­te político‑, y la vez más efec­ti­vo: aten­tar direc­ta­men­te con­tra los medios de vida, tra­ba­jo y estu­dios, de los disi­den­tes anti­mi­li­ta­ris­tas. Se tra­ta­ba de mar­gi­nar­los de mane­ra ofi­cial recu­rrien­do a escan­da­lo­sas penas de inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta: de 10 a 14 años para los insu­mi­sos a la mili, con man­te­ni­mien­to de las penas de cár­cel; y de 8 a 12 años para los insu­mi­sos a la pres­ta­ción sus­ti­tu­to­ria, más cuan­tio­sas mul­tas que podrían lle­gar has­ta los… ¡35 millo­nes de pese­tas! ‑210.000 euros-.

Por las fechas en que se apro­bó en el Con­gre­so el pro­yec­to del nue­vo Códi­go Penal , gozó de cier­ta popu­la­ri­dad el tér­mino «muer­te civil», que ilus­tra­ba per­fec­ta­men­te el tipo de repre­sión que el Minis­te­rio de Jus­ti­cia e Inte­rior había con­ce­bi­do para los insu­mi­sos. Como curio­si­dad, seña­la­re­mos aquí que no fue­ron los colec­ti­vos anti­mi­li­ta­ris­tas quie­nes se lo inven­ta­ron; apa­re­ció por pri­me­ra vez en un docu­men­to interno del men­cio­na­do Minis­te­rio que fue fil­tra­do a la pren­sa.

6. Insu­mi­sión en los Cuar­te­les. Otra for­ma de des­obe­dien­cia.

La insu­mi­sión en los cuar­te­les devuel­ve la res­pon­sa­bi­li­dad de la repre­sión de los anti­mi­li­ta­ris­tas a los pro­pios mili­ta­res, des­de que, como más arri­ba hemos vis­to, éstos la depo­si­ta­ron en manos de la juris­dic­ción civil. Estos nue­vos insu­mi­sos se enfren­tan nue­va­men­te a con­se­jos de gue­rra, y a penas de cár­cel por deser­ción ‑de vein­tio­cho meses a seis años- a cum­plir en esta­ble­ci­mien­tos mili­ta­res. Estos jóve­nes se decla­ra­ban objetores/​insumisos duran­te su incor­po­ra­ción al ejér­ci­to. Esta nue­va for­ma de des­obe­dien­cia comien­za en 1997 y desa­rro­lla has­ta el año 2002 –momen­to que aban­do­na la Pri­sión Mili­tar de Alca­lá de Hena­res el últi­mo “insu­mi­so en los cuar­te­les”-; en ella par­ti­ci­pa­ron 30 per­so­nas de las que 20 ter­mi­na­ron en la cár­cel mili­tar de Alca­lá.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *