El 7 de enero hay que vacíar Eus­kal Herria para lle­nar las calles de Bil­bao- Ezker Aber­tza­lea

Tal y como hemos seña­la­do en nume­ro­sas oca­sio­nes a lo lar­go de los últi­mos meses, des­de la Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra­mos que para avan­zar en el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca abor­dar la situa­ción de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos es una cues­tión de prio­ri­dad abso­lu­ta.

La Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra que, aun­que insu­fi­cien­te, un pri­mer paso debe ser cesar defi­ni­ti­va­men­te la inhu­ma­na polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca al Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos. El man­te­ni­mien­to de la actual polí­ti­ca peni­ten­cia­ria no pue­de enten­der­se más que des­de el pris­ma del que inten­ta afe­rrar­se a la ante­rior situa­ción de con­fron­ta­ción, una situa­ción que la gran mayo­ría de la socie­dad vas­ca recla­ma supe­rar defi­ni­ti­va­men­te.

Con­si­de­ra­mos rese­ña­ble la deja­ción e irres­pon­sa­bi­li­dad demos­tra­da por el ante­rior gobierno espa­ñol del PSOE. El inmo­vi­lis­mo demos­tra­do a lo lar­go de los últi­mos años, y en espe­cial en los últi­mos meses de su man­da­to, demues­tra la esca­sa talla polí­ti­ca de dicho gobierno. Un gobierno, que en las mejo­res con­di­cio­nes posi­bles, ha renun­cia­do volun­ta­ria­men­te ha con­ver­tir­se en un agen­te fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de una paz jus­ta y dura­de­ra en Eus­kal Herria. El lehen­da­ka­ri de la comu­ni­dad autó­no­ma pide aho­ra al gobierno del PP lo que no fue capaz de exi­gir al de su pro­pio par­ti­do, el gobierno de Rodrí­guez Zapa­te­ro. Espe­ra­mos del inqui­lino de Aju­ria Enea algo más que eso, espe­ra­mos algo más que decla­ra­cio­nes para dis­tan­ciar­se del PP ante la opi­nión públi­ca vas­ca, espe­ra­mos que des­de su pro­pia hoja de ruta comien­ce a dar pasos efec­ti­vos hacia el res­pe­to de los dere­chos bási­cos de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas.

En la situa­ción actual, con la deci­sión his­tó­ri­ca de ETA de cesar defi­ni­ti­va­men­te su acti­vi­dad arma­da, la cual per­mi­te avan­zar hacía una reso­lu­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to polí­ti­co, ambos gobier­nos, al que en dicha tarea debe sumar­se el de la comu­ni­dad foral, deben actuar de inme­dia­to adop­tan­do las medi­das des­cri­tas y que son deman­da­das por gran par­te de la socie­dad vas­ca y por la mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social de Eus­kal Herria.

No es la Izquier­da Aber­tza­le, es la mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social de Eus­kal Herria quien exi­ge la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de todos los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas que ten­gan su pena cum­pli­da, así como las de las que se encuen­tran gra­ve­men­te enfer­mas. Del mis­mo modo, exi­gi­mos el inme­dia­to tras­la­do a cár­ce­les de Eus­kal Herria de todo el Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas Polí­ti­cas Vas­cas por razo­nes de índo­le huma­ni­ta­ria. Es su ley y es el dere­cho de toda per­so­na pre­sa. Exi­gi­mos al gobierno del Par­ti­do Popu­lar que no alar­gue ni un minu­to más la rule­ta rusa de la dis­per­sión con­tra las y los fami­lia­res de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas.

Pero la socie­dad vas­ca tam­bién exi­ge el tras­la­do a cár­ce­les de Eus­kal Herria por razo­nes polí­ti­cas. Por­que los pre­sos y las pre­sas polí­ti­cas son con­se­cuen­cia del con­flic­to, pero tam­bién cons­ti­tu­yen un agen­te cuya par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so de reso­lu­ción del con­flic­to es impres­cin­di­ble. Cuan­do el Colec­ti­vo de Pre­sos y Pre­sas sus­cri­bió el pasa­do mes de sep­tiem­bre el Acuer­do de Ger­ni­ka nadie negó la impor­tan­cia del paso dado, nadie les negó enton­ces su carác­ter de agen­te polí­ti­co. Aho­ra tam­po­co se les debe negar y, en con­se­cuen­cia, se les deben faci­li­tar unas con­di­cio­nes bási­cas para par­ti­ci­par en este pro­ce­so de cons­truc­ción de una paz jus­ta para todas y todos. Cam­biar de raíz la situa­ción en las cár­ce­les per­mi­ti­ría avan­zar en el camino de la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca, impres­cin­di­ble para gene­rar un cli­ma que nos per­mi­ta abor­dar un dia­lo­go polí­ti­co reso­lu­ti­vo.

Y es que la Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra que la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co hay que abor­dar­la en toda su dimen­sión, des­de las cau­sas a las con­se­cuen­cias. Y lo que es más impor­tan­te, con­si­de­ra­mos que en el actual momen­to polí­ti­co las con­di­cio­nes para la reso­lu­ción del con­flic­to polí­ti­co his­tó­ri­co están dadas.

Así, con­si­de­ra­mos que a día de hoy exis­ten con­di­cio­nes sufi­cien­tes, como son el fin de la lucha arma­da, la exi­gen­cia de avan­ces hacía la paz de la socie­dad vas­ca o el segui­mien­to e impli­ca­ción en el pro­ce­so de reso­lu­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, para que los Esta­dos espa­ñol y fran­cés abor­den el dia­lo­go con la orga­ni­za­ción ETA, el cual se tie­ne que ceñir exclu­si­va­men­te a las con­se­cuen­cias deri­va­das del con­flic­to polí­ti­co, entre ellas, por supues­to, la pues­ta en liber­tad de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas.

Vivi­mos una situa­ción sin lucha arma­da y con una volun­tad mani­fes­ta­da expre­sa­men­te por ETA para el desar­me y el cie­rre defi­ni­ti­vo del ciclo de con­fron­ta­ción arma­da. Con­si­de­ra­mos his­tó­ri­ca que no debe des­apro­ve­char para enca­rar el pro­ce­so del cie­rre defi­ni­ti­vo del ciclo de con­fron­ta­ción arma­da.

Con­si­de­ra­mos que esa es la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca: la supera­ción defi­ni­ti­va de la con­fron­ta­ción vio­len­ta, así como de todas sus con­se­cuen­cias, con la vuel­ta a casa de pre­sos y exi­lia­dos, con la des­mi­li­ta­ri­za­ción del país y con el desar­me de la orga­ni­za­ción ETA.

La Izquier­da Aber­tza­le está con­ven­ci­da de que el pró­xi­mo 7 de enero esa mayo­ría social vas­ca que requie­re la reso­lu­ción inte­gral del con­flic­to polí­ti­co, esa mayo­ría social que exi­ge la pues­ta en a echar a las calles de Bil­bo. Vamos a dejar vacía toda Eus­kal Herria para lle­nar Bil­bo, vamos a lle­nar sus calles para vaciar has­ta la últi­ma cár­cel. La movi­li­za­ción y acti­va­ción de la socie­dad vas­ca es y será, por enci­ma de la volun­tad de Madrid y París, la cla­ve para que nues­tro país avan­ce hacía un ver­da­de­ro esce­na­rio de paz, liber­tad y demo­cra­cia.

La movi­li­za­ción del pró­xi­mo 7 de enero es por tan­to, una cita inelu­di­ble para todas aque­llas per­so­nas que ade­más de desear ter­mi­nar con la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria actual, aspi­ra­mos a apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca que se nos brin­da para la reso­lu­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to polí­ti­co his­tó­ri­co y la cons­truc­ción de una paz jus­ta y defi­ni­ti­va

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *