Asia Cen­tral: la reedi­ción del gran jue­go- Txen­te Rekon­do

Las cin­co repú­bli­cas de Asia Cen­tral, cono­ci­das en algu­nos medios como los «stán», adqui­rie­ron la inde­pen­den­cia hace aho­ra vein­te años, tras la desin­te­gra­ción del espa­cio sovié­ti­co. El colap­so de la Unión Sovié­ti­ca dio pie a la arti­cu­la­ción de una nue­va reali­dad en una región que ya en el pasa­do fue el epi­cen­tro del lla­ma­do «Gran Jue­go» en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y geo­po­lí­ti­cas, sobre todo por las dispu­tas que en torno al con­trol de la zona man­tu­vie­ron las poten­cias mun­dia­les del momen­to, y que en los años fina­les del siglo XX se vol­ve­rá a reedi­tar.

El nue­vo pano­ra­ma que se pre­sen­ta­rá esta­rá en bue­na medi­da por la suce­sión de unos acon­te­ci­mien­tos que dise­ña­rán el pano­ra­ma futu­ro de los cin­co esta­dos. Enfren­ta­mien­tos inter­ét­ni­cos, una insur­gen­cia isla­mis­ta capaz de desa­fiar a los gobier­nos de las repú­bli­cas, la nece­si­dad de arti­cu­lar meca­nis­mos que iden­ti­fi­quen a las pobla­cio­nes loca­les con las nue­vas reali­da­des esta­ta­les, y tam­bién hacer fren­te a una nue­va reali­dad eco­nó­mi­ca radi­cal­men­te dis­tin­ta a la vivi­da en los años de la Unión Sovié­ti­ca.

En esos pri­me­ros años, mien­tras la mayo­ría del mun­do se cen­tra­ba en la desin­te­gra­ción de Yugos­la­via, o en los con­flic­tos de Arge­lia y Afga­nis­tán, Asia Cen­tral asis­tía a un aba­ni­co de enfren­ta­mien­tos que puso con­tra las cuer­das a las recién naci­das repú­bli­cas asiá­ti­cas. Revuel­tas en Kir­gui­zis­tán, pro­tes­tas y enfren­ta­mien­tos anti­gu­ber­na­men­ta­les en Uzbe­kis­tán, la gue­rra civil en Tayi­kis­tán, o las dispu­tas en torno al Valle de Fer­ga­na, y sobre todo un evi­den­te dete­rio­ro de la segu­ri­dad y el nivel de vida para bue­na par­te de las pobla­cio­nes loca­les.

Y será en torno al 11‑s y a la cen­tra­li­dad que adquie­re en ese momen­to Afga­nis­tán cuan­do algu­nos medios comien­zan a «des­cu­brir» la exis­ten­cia de ese «Gran Jue­go» que se esta­ba dispu­tan­do en torno a esos esta­dos, des­co­no­ci­dos para bue­na par­te de Occi­den­te y cen­tro de tópi­cos y bro­mas pos­te­rio­res (¿quién no se acuer­da de la recu­rren­te y logra­da viñe­ta de Tasio) con el paso del tiem­po irán adqui­rien­do un nue­vo peso en el com­pli­ca­do table­ro regio­nal.

El pano­ra­ma que se ha encon­tra­do en estos años pue­de cali­fi­car­se como deso­la­dor en muchos sen­ti­dos. Las imá­ge­nes pro­pias de un decli­ve evi­den­te se encuen­tran en el aban­dono de fábri­cas, escue­las, hos­pi­ta­les, ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas (los cor­tes de luz se han con­ver­ti­do en algo habi­tual en deter­mi­na­das zonas) o carre­te­ras. Jun­to a ello la cons­ta­ta­ción de que cada vez esca­sea en mayor gra­do la pre­sen­cia de per­so­nal cua­li­fi­ca­do para esos sec­to­res, ya que a la poca inver­sión de los gobier­nos se une la sali­da del país de muchos cua­dros pre­pa­ra­dos.

Tam­po­co hay que olvi­dar la per­sis­ten­te corrup­ción que afec­ta a bue­na par­te de las estruc­tu­ras de los nue­vos esta­dos, con espe­cial hin­ca­pié en la de deter­mi­na­dos sec­to­res de las fuer­zas de segu­ri­dad. El ejem­plo de los lla­ma­dos «gaish­ni­ki» (nom­bre ruso de la anti­gua poli­cía de trá­fi­co), que no dudan en mul­tar a los ciu­da­da­nos, evi­tan­do emi­tir el reci­bo de la san­ción, y de esa mane­ra lograr unos peque­ños ingre­sos extras es una situa­ción que se repi­te en las carre­te­ras de los cin­co esta­dos.

Por su par­te, la lla­ma­da tran­si­ción polí­ti­ca en la zona ha supues­to la trans­for­ma­ción de bue­na par­te de las vie­jas éli­tes que han sabi­do dotar­se de nue­vos meca­nis­mos para man­te­ner­se en el poder. Apo­yán­do­se en la fide­li­dad de fami­lias o cla­nes, tejien­do toda una red de apo­yos en base a «ser­vi­cios paga­dos», estos diri­gen­tes han logra­do apro­piar­se de las rique­zas de sus paí­ses, e inclu­so des­ti­nar las ayu­das inter­na­cio­na­les apa­ra su pro­pio bene­fi­cio. El con­trol de sec­to­res cla­ves (gas natu­ral, petró­leo, algo­dón, hidro­elec­tri­ci­dad, alu­mi­nio) les ha per­mi­ti­do a eso redu­ci­dos gru­pos man­te­ner sus posi­cio­nes pri­vi­le­gia­das y con­ti­nuar enri­que­cién­do­se, mos­tran­do una reali­dad don­de unos pocos reci­ben los bene­fi­cios mien­tras que la mayor par­te de la pobla­ción es rele­ga­da del repar­to de las rique­zas que hay en sus res­pec­ti­vos paí­ses.

Otro aspec­to muy impor­tan­te y que en oca­sio­nes pasa más des­aper­ci­bi­do es la sig­ni­fi­can­cia que adquie­ren en este nue­vo con­tex­to los baza­res y mer­ca­dos loca­les. His­tó­ri­ca­men­te éstos han sido el cen­tro de bue­na par­te de las rela­cio­nes entre la pobla­ción local. Por un lado jue­gan un evi­den­te papel eco­nó­mi­co para la mayo­ría de la gen­te, y al mis­mo tiem­po se pro­du­ce un movi­mien­to e inter­cam­bio de mate­rias y opi­nio­nes que esca­pa al con­trol de las auto­ri­da­des.

Esta capa­ci­dad de actuar al mar­gen del con­trol de la auto­ri­dad cen­tral preo­cu­pa a las éli­tes del poder, que no han duda­do en ubi­car algu­nos de estos mer­ca­dos en las afue­ras de las ciu­da­des, ponién­do­los ade­más bajo el con­trol de algún gru­po de inte­rés o alia­do del gobierno (como ha ocu­rri­do con el mer­ca­do de Kur­gan-Tyu­be en Tayi­kis­tán), y en otras oca­sio­nes cerran­do los mis­mos, bajo excu­sas de «moder­ni­za­ción» y nue­vas urba­ni­za­cio­nes (como el mer­ca­do de Tash­kent en Uzbe­kis­tán).

Como seña­la­ba un repu­tado ana­lis­ta, la región asis­te a «una estre­cha rela­ción entre el decli­ve gene­ra­li­za­do y la poten­cia­li­dad en aumen­to de un futu­ro más con­flic­ti­vo». Y recien­tes acon­te­ci­mien­tos pare­cen refor­zar dicha teo­ría, como la dura repre­sión del gobierno uzbe­co hace unos años en Andi­jan, la vio­len­cia inter­ét­ni­ca en Osh (Kir­gui­zis­tán) el aumen­to de los ata­ques arma­dos de la insur­gen­cia isla­mis­ta en torno a la gar­gan­ta de Kama­rob (Tayi­kis­tán).

A día de hoy el pano­ra­ma en torno a las repú­bli­cas de Asia Cen­tral está mar­ca­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca, la explo­ta­ción de las ricas reser­vas ener­gé­ti­cas, el auge del isla­mis­mo polí­ti­co más radi­ca­li­za­do, los movi­mien­tos migra­to­rios, la corrup­ción, el trá­fi­co de dro­gas, la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca y sobre todo por los movi­mien­tos que en la región están rea­li­zan­do ter­ce­ros acto­res (Rusia, Chi­na y EEUU, prin­ci­pal­men­te) y las reper­cu­sio­nes que en la mis­ma pue­de tener el con­flic­to que se vive hoy en día en Afga­nis­tán.

En esa esfe­ra inter­na­cio­nal, don­de el lla­ma­do «Gran Jue­go» cobra mayor rele­van­cia, se obser­va cómo Rusia lle­va algún tiem­po inten­tan­do recom­po­ner su área de influen­cia en la región. Los pro­yec­tos de la lla­ma­da «Unión Adua­ne­ra» y la «Unión Euro­asiá­ti­ca» bus­can apun­ta­lar la pre­sen­cia rusa en Asia Cen­tral, aun­que en oca­sio­nes se encuen­tra con la opo­si­ción de algu­nos diri­gen­tes loca­les, como en Uzbe­kis­tán o Tayi­kis­tán.

Mos­cú tam­bién enfo­ca la situa­ción en cla­ve mili­tar, cons­cien­te de los acuer­dos para man­te­ner sus bases en la zona, y teme­ro­so de la impor­tan­cia de esos esta­dos ante un hipo­té­ti­co efec­to domi­nó, que des­de Afga­nis­tán se expan­da hacia estos esta­dos y aca­be aumen­tan­do la ten­sión en torno a la explo­si­va zona del Cáu­ca­so.

Por su par­te, los diri­gen­tes chi­nos lle­van tiem­po mos­tran­do su inte­rés y aten­ción hacia la zona. Tam­bién asis­ten con temor a las posi­bles influen­cias que cual­quier cam­bio en ésta pue­da tener sobre la pobla­ción uighur, siem­pre den­tro de una cla­ve de la segu­ri­dad en sen­ti­do amplio, pero sin olvi­dar tam­po­co la posi­bi­li­dad de inter­cam­bios comer­cia­les (ven­ta­jo­sos para el mer­ca­do chino en expan­sión) o el apre­cia­do nego­cio en torno a los hidro­car­bu­ros.

Esta­dos Uni­dos tam­bién es cons­cien­te de la impor­tan­cia regio­nal para sus pro­pios intere­ses. Evi­tar el auge de Rusia o Chi­na, man­te­ner el acce­so a los recur­so ener­gé­ti­cos, fre­nar la expan­sión del isla­mis­mo mili­tan­te que podría exten­der­se hacia Tur­quía u otras regio­nes son algu­nas de las prio­ri­da­des de Washing­ton a la hora de dise­ñar su polí­ti­ca de cara a Asia Cen­tral.

La foto­gra­fía más recien­te de los stán

Kazajs­tán El pasa­do día 16 esta repú­bli­ca cele­bró el deci­mo­sex­to ani­ver­sa­rio de la inde­pen­den­cia. La trans­for­ma­ción que ha teni­do lugar en estos años se pue­de ver sobre todo en la capi­tal, Asta­na, don­de las inver­sio­nes para con­ver­tir­la en un lugar atrac­ti­vo, una «espe­cie de puen­te entre Euro­pa y Asia» refle­jan las inten­cio­nes de los actua­les gober­nan­tes. La posi­bi­li­dad que otor­ga la inmen­sa rique­za petro­le­ra y de otras fuen­tes ener­gé­ti­cas ha sido cla­ve para enten­der la situa­ción.

Con­si­de­ra­da como la más esta­ble de la zona, eso no es óbi­ce para que ten­ga que afron­tar impor­tan­tes retos y obs­tácu­los. La pri­va­ti­za­ción de sec­to­res como sani­dad o edu­ca­ción, la cri­sis iden­ti­ta­ria de la pobla­ción rusa, la corrup­ción o la situa­ción geo­po­lí­ti­ca, con los prin­ci­pa­les acto­res extran­je­ros inci­dien­do en la zona.

Una de las bazas que jue­ga el régi­men son las trans­for­ma­cio­nes eje­cu­ta­das, como el nue­vo puer­to de Aktau, la red ferro­via­ria que enla­za las prin­ci­pa­les ciu­da­des y que per­mi­te acce­sos hacia Chi­na. El pró­xi­mo día 15 de enero ten­drán lugar elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, y todos los ana­lis­tas coin­ci­den en seña­lar la vic­to­ria más que pro­ba­bles del par­ti­do Nur OTAN, del pre­si­den­te Nur­sul­tan Nazar­ba­yev. Se pre­sen­tan otras ocho for­ma­cio­nes que aspi­ran a entrar a la cáma­ra por pri­me­ra vez. Las fuen­tes loca­les seña­lan tam­bién que habrá que ver la inci­den­cia de las pro­tes­tas rusas y el rela­ti­vo fra­ca­so de Rusia Uni­da pue­den tener en esta cita elec­to­ral.

En los últi­mos meses, la «pací­fi­ca» repú­bli­ca kaza­ja está sien­do afec­ta­da por pro­tes­tas, como la de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor petro­lí­fe­ro de la ciu­dad petro­le­ra de Zha­nao­zen, así como diver­sos ata­ques mor­ta­les des­de octu­bre con­tra poli­cías y mili­ta­res, cuyas auto­rías algu­nos apun­tan hacia el gru­po isla­mis­ta Jund al-Khi­la­fa.

Kir­gui­zis­tán Atrás que­da la cele­bra­ción de algu­nos en torno a la «revo­lu­ción de los tuli­pa­nes» de 2005, enmar­ca­da en las lla­ma­das revo­lu­cio­nes colo­ris­tas que bus­ca­ban un cam­bio de régi­men en dis­tin­tos esta­dos del anti­guo espa­cio sovié­ti­co. La inefi­ca­cia y la corrup­ción de los nue­vos diri­gen­tes mos­tra­ron el fra­ca­so de dichos movi­mien­tos.

La recien­te elec­ción pre­si­den­cial pue­de per­mi­tir una nue­va coa­li­ción par­la­men­ta­ria, que aca­be con las incer­ti­dum­bres de varios meses. Ante la nece­si­dad de afron­tar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del país y una refor­ma judi­cial, se hace impres­cin­di­ble una cier­ta esta­bi­li­dad polí­ti­ca. Los intere­ses de las cin­co for­ma­cio­nes con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria han esta­do difi­cul­tan­do cual­quier acuer­do, sin embar­go muchos obser­va­do­res apre­cian una situa­ción más esta­ble que hace un año.

Las dife­ren­cias loca­les, en oca­sio­nes pre­sen­ta­das como enfren­ta­mien­tos inter­ét­ni­cos (como los del pasa­do mes de junio en el sur del esta­do), son uno de los pro­ble­mas que debe­rán seguir afron­tan­do las auto­ri­da­des de la repú­bli­ca en los pró­xi­mos meses.

Tayi­kis­tán Con­si­de­ra­do como el menos desa­rro­lla­do de los esta­dos de la región, muchos seña­lan que pode­mos estar cer­ca de una espe­cie de colap­so del sis­te­ma, con gran­des difi­cul­ta­des en el sec­tor ener­gé­ti­co (los cor­tes de luz en invierno afec­tan cada vez a más zonas), con mayor pre­sen­cia de movi­mien­tos insur­gen­tes y un esta­do de cor­te auto­crá­ti­co. El dete­rio­ro de las rela­cio­nes con Rusia, con la deten­ción de dos pilo­tos rusos acu­sa­dos de con­tra­ban­do, jun­to a la depor­ta­ción de emi­gran­tes tayi­kos, aña­de más des­con­cier­to a la actual situa­ción.

El actual pre­si­den­te, Emo­ma­li Rakh­mon, ha inten­ta­do recon­du­cir la rela­ción con Mos­cú, pero de momen­to no se ha mate­ria­li­za­do de mane­ra cla­ra. Por otro lado, son cada vez más las denun­cias que dife­ren­tes orga­nis­mos de defen­sa de los dere­chos huma­nos lan­zan con­tra el régi­men tayi­ko. Según esas fuen­tes, «la bru­ta­li­dad y la tor­tu­ra con­tra supues­tos nar­co­tra­fi­can­tes o mili­tan­tes isla­mis­tas es usa­da común­men­te», y en muchas oca­sio­nes esas actua­cio­nes «no son denun­cia­das dada la per­cep­ción de impu­ni­dad que se atri­bu­ye a las fuer­zas de segu­ri­dad».

Turk­me­nis­tán Tam­bién en este país se cele­bran elec­cio­nes el pró­xi­mo mes de febre­ro, y en las mis­mas nue­va­men­te se cree que resul­ta­rá ven­ce­dor el actual pre­si­den­te, Gur­ban­guly Berdy­muham­me­dov. Los otros sie­te can­di­da­tos nomi­na­dos «pro­ce­den de gobierno loca­les o de la indus­tria, y cuen­tan con el bene­plá­ci­to o auto­ri­za­ción del gobierno cen­tral».

Según denun­cian algu­nos obser­va­do­res, se tra­ta­ría con esa manio­bra de dotar de una cier­ta cre­di­bi­li­dad a los comi­cios, aun­que la mayo­ría de la pobla­ción no duda del aplas­tan­te triun­fo de Berdy­muham­me­dov.

La rique­za de este esta­do le ha per­mi­ti­do has­ta el momen­to man­te­ner­se en una situa­ción rela­ti­va­men­te pri­vi­le­gia­da fren­te a otros veci­nos, sin embar­go ya se empie­zan a obser­var algu­nas ten­den­cias nega­ti­vas que se vie­nen pro­du­cien­do des­de hace tiem­po en los esta­dos de Asia Cen­tral.

Uzbe­kis­tán El pre­si­den­te uzbe­co, Islam Kari­mov, es jun­to al máxi­mo dig­na­ta­rio kaza­jo, el úni­co líder de la región que ya esta­ba en el poder cuan­do se mate­ria­li­zó la diso­lu­ción del espa­cio sovié­ti­co. Kari­mov ha logra­do man­te­ner un sis­te­ma polí­ti­co basa­do en los cla­nes y en las rela­cio­nes clien­te­lis­tas, y todo ello en las dife­ren­tes regio­nes del país.

Con una eco­no­mía cen­tra­li­za­da y basa­da sobre todo en la pro­duc­ción de algo­dón (el lla­ma­do oro blan­co uzbe­co). Uzbe­kis­tán ha man­te­ni­do una posi­ción muy seve­ra con­tra la disi­den­cia de todo tipo, sobre todo con las expre­sio­nes de isla­mis­mo polí­ti­co de algu­nas zonas. Al mis­mo tiem­po man­tie­ne serias dife­ren­cias con Tayi­kis­tán en mate­ria de agua y recur­sos ener­gé­ti­cos, rodea­do en muchas oca­sio­nes de chis­tes y tópi­cos des­pec­ti­vos hacia sus veci­nos.

A medio o lar­go pla­zo hay quien seña­la la futu­ra suce­sión de Kari­mov como una situa­ción que pue­de dar pie a una reali­dad con­flic­ti­va, con divi­sio­nes den­tro de la éli­te del poder, opor­tu­ni­da­des para que el isla­mis­mo mili­tan­te jue­gue sus bazas, y todo ello con un impor­tan­te cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co, y con la ten­den­cia de los últi­mos años de la pobla­ción de des­pla­zar­se hacia los cen­tros urba­nos.

Y a cor­to pla­zo, los recien­tes aten­ta­dos con­tra la línea ferro­via­ria que une esta repú­bli­ca con Tayi­kis­tán, pue­den indi­car la reapa­ri­ción de esas mani­fes­ta­cio­nes isla­mis­tas arma­das que en el pasa­do fue­ron la excu­sa uti­li­za­da por el régi­men para incre­men­tar la repre­sión con­tra la disi­den­cia.

Valle de Fer­ga­na No es un esta­do, sino que es una zona don­de con­ver­gen tres de las repú­bli­cas de la región, Uzbe­kis­tán, Tayi­kis­tán y Kir­gui­zis­tán, y duran­te estos años ha sido foco de aten­ción por pro­ble­mas y con­flic­tos de índo­le polí­ti­co, demo­grá­fi­co o étni­co.

El acce­so a este rico valle (petró­leo, gas, jade, algo­dón) des­de terri­to­rio uzbe­co da la sen­sa­ción de atra­ve­sar una fron­te­ra den­tro del país (los con­tro­les mili­ta­res al lle­gar a un paso mon­ta­ño­so para des­cen­der al valle son lo mas pare­ci­do a un pues­to fron­te­ri­zo). Uni­do ello a la impor­tan­te pre­sen­cia de orga­ni­za­cio­nes isla­mis­tas, que a pesar de la repre­sión han podi­do man­te­ner sus estruc­tu­ras, y en oca­sio­nes gene­ran un cier­to res­pe­to o temor entre los uzbe­cos que están de paso en la zona, en par­te debi­do a la pro­pa­gan­da ofi­cial que hace del valle «un nido de bar­bu­dos jiha­dis­tas» y a la pro­li­fe­ra­ción de mez­qui­tas (muchas patro­ci­na­das por las monar­quías del Gol­fo).

En estos vein­te años, se han suce­di­do gra­ves dis­tur­bios en las ciu­da­des uzbe­cas de Andi­jan y Naman­gan, la gue­rra civil de Tayi­kis­tán ha teni­do influen­cia direc­ta en la zona, como tam­bién lo han teni­do los enfren­ta­mien­tos del sur de Kir­gui­zis­tán. Y la situa­ción suje­ta a todo tipo de pre­sio­nes, como las seña­la­das ante­rior­men­te, hace que el valle de Fer­ga­na siga sien­do un poten­cial epi­cen­tro de una mayor ines­ta­bi­li­dad regio­nal.

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN) /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *