¡A la porra el V Cen­te­na­rio!- Anjel Rekal­de

El año que se ini­cia nos sitúa ante una fecha muy intere­san­te, el 500 ani­ver­sa­rio de la con­quis­ta de Nava­rra. Hace unos años, en 1992, con moti­vo del V Cen­te­na­rio del via­je de Colón, se dio una polé­mi­ca y una refle­xión simi­lar, que supu­so una toma de con­cien­cia por par­te de muchos pue­blos de Amé­ri­ca. No esta­ría de más que en este rin­cón de Euro­pa, por la cuen­ta que nos trae, nos pusié­ra­mos tam­bién las pilas.

Algu­nos se enco­ge­rán de hom­bros y des­pre­cia­rán el tema; no sir­ve para nada la memo­ria his­tó­ri­ca; a lo sumo exis­te la memo­ria per­so­nal, que cada uno car­ga con ella, y no tie­ne tras­cen­den­cia en la colec­ti­vi­dad. Sin embar­go, no es así, pues la memo­ria es por defi­ni­ción colec­ti­va. En efec­to, la con­cien­cia indi­vi­dual se con­for­ma y actúa en un mar­co de refe­ren­cias que le da la comu­ni­dad, y que se cons­tru­ye y reela­bo­ra sin cesar en su inter­ac­ción coti­dia­na.

La memo­ria es como la len­gua, pro­pia de una colec­ti­vi­dad que le da su sopor­te vital, humano, y que la rea­li­za en su pro­pia prác­ti­ca. Y hay una con­ti­nui­dad entre memo­ria, socie­dad y terri­to­rio, que pasa por la comu­ni­dad que en todo ello par­ti­ci­pa.

Del mis­mo modo que el pai­sa­je es el resul­ta­do de la inter­ac­ción entre la pobla­ción y su entorno físi­co (tra­ba­jo, cul­tu­ra, vías de comu­ni­ca­ción… Inter­ac­ción his­tó­ri­ca sin la cual no se entien­de el pai­sa­je), la memo­ria es par­te impres­cin­di­ble de la colec­ti­vi­dad, se inte­gra en el terri­to­rio, lo huma­ni­za. De hecho la memo­ria se rea­li­za en él, en los luga­res de memo­ria.

Por no enre­dar­nos en abs­trac­cio­nes teó­ri­cas, diga­mos que la cohe­sión social exi­ge que en toda colec­ti­vi­dad fun­cio­ne una memo­ria com­par­ti­da, una visión del país, de sus orí­ge­nes y pro­ble­mas, de su iden­ti­dad, que los habi­tan­tes uti­li­cen en común. Una lec­tu­ra de esa comu­ni­dad que defi­ne el mar­co de con­vi­ven­cia; que inte­gra las diver­sas memo­rias (per­so­na­les, par­cia­les, apor­ta­cio­nes exter­nas o migra­cio­nes…) y les dé una refe­ren­cia uni­ta­ria.

La memo­ria es tam­bién como la iden­ti­dad; todas las comu­ni­da­des saben a qué ate­ner­se en cuan­to a iden­ti­dad, a la cul­tu­ra en que se socia­li­zan, a su ubi­ca­ción en el tiem­po y el espa­cio, a sus refe­ren­tes de todo tipo; y esta reali­dad colec­ti­va es un ele­men­to impres­cin­di­ble de la cohe­sión social. Cla­ro que, en situa­cio­nes de con­flic­to iden­ti­ta­rio, una de las iden­ti­da­des en liti­gio apa­re­ce (o se defi­ne des­de la con­tra­ria) como sin valor, pres­cin­di­ble, super­flua.

Todo esto, en el fon­do, está muy cla­ro, y sólo anda­mos des­pis­ta­dos noso­tros, los por­ta­do­res de una cul­tu­ra e iden­ti­dad que no dis­po­ne de un mar­co esta­tal que le otor­gue auto­ri­dad y lábel de reco­no­ci­mien­to. Así, pues, lo que no está cla­ro es cuál debe ser la memo­ria de nues­tra tie­rra, la de la colec­ti­vi­dad en que nos vemos inte­gra­dos y que nos da sen­ti­do de per­te­nen­cia. Lo com­pli­ca­do es que este deba­te se resuel­ve por vía polí­ti­ca.

Como ocu­rría en Amé­ri­ca hace unos años (1992), y se les plan­tea­ba una cele­bra­ción que era la fies­ta de la igno­mi­nia, la colo­ni­za­ción, el geno­ci­dio y la con­quis­ta de Amé­ri­ca, lo que deba­ti­mos en torno a la memo­ria es la cues­tión de la hege­mo­nía.

Los que sos­tie­nen que nues­tra ver­sión de la his­to­ria (nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca) no sir­ve, que es ideo­ló­gi­ca, que la lec­tu­ra de una con­quis­ta mili­tar de Nava­rra está fal­sea­da, que el des­mem­bra­mien­to de la tie­rra vas­ca en suce­si­vas con­quis­tas es una inter­pre­ta­ción intere­sa­da y nacio­na­lis­ta, nos están dicien­do que la que vale es la suya. Que la his­to­ria de Espa­ña que nos ofre­cen es la obje­ti­va. La cien­tí­fi­ca.

Pero esta ver­sión ofi­cial es la del poder; la de quie­nes con­quis­ta­ron nues­tra tie­rra e impu­sie­ron su fuer­za y sus leyes; la de quie­nes han escri­to la his­to­ria a su medi­da para jus­ti­fi­car sus actos de vio­len­cia y cons­tru­yen la socie­dad des­de la pers­pec­ti­va del impe­rio que fue­ron y qui­sie­ran seguir sien­do.

Este deba­te es polí­ti­ca. Un argu­men­to de poder, de legi­ti­ma­ción, de jus­ti­fi­ca­ción del domi­nio. Duran­te este año 2012, cen­te­na­rio de la con­quis­ta del duque de Alba, debe­mos cla­ri­fi­car quié­nes somos, qué nos hicie­ron, qué per­di­mos y por qué futu­ro apos­ta­mos. ¡A la porra sus cele­bra­cio­nes!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *