La cul­pa es de Sabino- Jon Odrio­zo­la

De Sabino Cua­dra Lasar­te, no del otro, Ara­na Goi­ri. Si Amaiur no se hubie­ra pre­sen­ta­do a las elec­cio­nes por Nafa­rroa, aho­ra for­ma­ría gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio en las Cor­tes espa­ño­las. Y eso que se que­da­ron a esca­sas cen­té­si­mas de alcan­zar el, según su regla­men­to, 15% reque­ri­do por pro­vin­cia, que eso es Nafa­rroa, un equi­po más en la Liga. Y, como tal pro­vin­cia, sepa­ra­da de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca a ojos del inte­gris­mo tali­bán car­pe­to­ve­tó­ni­co. Sal­vo cuan­do con­vie­ne e intere­sa que for­me par­te de la CAV, como en este ‑hay más- caso.

Resul­ta que el error de prin­ci­pian­te nova­to de Amaiur fue no ya pre­sen­tar can­di­da­tu­ra por la irre­den­ta Nafa­rroa, sino come­ter la tor­pe­za de obte­ner un dipu­tado por la mis­ma pero, aja­já, sin lle­gar a ese 15% Como deci­mos en mi pue­blo, y ten­go enten­di­do que tam­bién en otros, ¡tóca­te los cojo­nes!, Amaiur sumó votos, pero eso lo con­de­nó: murió de éxi­to, ¿no es cier­to? A mayor repre­sen­ta­ti­vi­dad, más cas­ti­go por ser vos quien sois. ¿Tie­ne esto lógi­ca o algún sen­ti­do? No, evi­den­te­men­te, para cual­quier demó­cra­ta, aun­que se lla­me Celia Villa­lo­bos. ¿La tie­ne para la seu- dode­mo­cra­cia espa­ño­la? Tam­po­co ‑no son tan lerdos‑, pero se la suda. Inclu­so se ha habla­do de «veto» para impe­dir que Amaiur ten­ga gru­po pro­pio. Un tér­mino ‑veto- de reso­nan­cias feu­do­va­sa­llá­ti­cas, de Anti­guo Régi­men abso­lu­tis­ta, de pre­rro­ga­ti­vas reales, regias para anu­lar las ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias de las bur­gue­sías revo­lu­cio­na­rias. Hoy, el ordeno y man­do lo dice la Mesa del Par­la­men­to, pero no el Par­la­men­to mis­mo, igual que con Luis XIV. ¿Dire­mos que ya en 1986 el PNV se pre­sen­tó por Nafa­rroa y, aun­que no saca­ra siquie­ra ni un dipu­tado eso no fue óbi­ce para que for­ma­ra gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio por la CAV en el Con­gre­so espa­ñol? ¿Habla­re­mos de ese mer­ca­do per­sa que con­sis­te en pres­tar­se escan­da­lo­sa­men­te dipu­tados unos a otros ‑por no hablar del trans­fu­guis­mo- soco­lor de con­for­mar gru­pos afi­nes sin per­jui­cio de ‑en teo­ría- dife­ren­cias polí­ti­cas? No lo hare­mos, para qué.

La demo­cra­cia no exis­te. O, si pare­ce exa­ge­ra­do lo que digo, se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de for­mas o, por mejor decir, de «guar­dar las for­mas». Yo siem­pre he sos­te­ni­do que en el Esta­do espa­ñol no exis­te la demo­cra­cia, ni siquie­ra la demo­cra­cia for­mal bur­gue­sa, por­que es impo­si­ble que del fas­cis­mo se tran­si­te a la demo­cra­cia mági­ca­men­te y sin rup­tu­ra. Tam­po­co ‑para que vea el lec­tor has­ta qué extre­mo lle­ga mi cegue­ra bucé­fa­la- en Euro­pa. Pero, eso sí, en Euro­pa, al menos, se «guar­dan las for­mas», disi­mu­lan mejor, vaya, aun­que no siem­pre pero se valo­ra la esté­ti­ca. En el Esta­do espa­ñol, no. Para ellos, una vez aca­ba­da la lucha arma­da en cla­ve de ven­ce­do­res y ven­ci­dos diz­que cla­ve fas­cis­ta sobre pue­blos opri­mi­dos nacio­nal­men­te, ya no exis­te «con­flic­to vas­co». Es más: nun­ca lo hubo. Sólo «terro­ris­tas», una con­se­cuen­cia sin cau­sa.

Como decía Barrio­nue­vo-Auzo­be­rri, exmi­nis­tro del Inte­rior del tri­le­ro pre­si­den­te Gon­zá­lez, la cul­pa de que un poli­cía mata­ra a un mani­fes­tan­te la tenía… «la pis­to­la». A Sabino, un abra­zo y un pote en la calle Por­tu de Bara­ka. Urte berri on!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *