Cum­bre en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba- Noel Manzanares

La Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba (PCC) a cele­brar­se el pró­xi­mo mes de enero, apun­ta al for­ta­le­ci­mien­to de la Cons­truc­ción del Con­sen­so y la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na en la pers­pec­ti­va de la edi­fi­ca­ción del Socia­lis­mo en la Mayor de las Anti­llas, a juz­gar por la letra de su Pro­yec­to de Docu­men­to Base.

Como un ante­ce­den­te inme­dia­to en esta direc­ción, se encuen­tra la posi­ción asu­mi­da en abril últi­mo por el 6to. Con­gre­so del Par­ti­do que con­du­ce la Revo­lu­ción Cuba­na, oca­sión en que se hizo un lla­ma­do a medi­tar en los efec­tos con­tra­pro­du­cen­tes de vie­jos hábi­tos que nada tie­nen que ver con el papel de van­guar­dia de la orga­ni­za­ción en la socie­dad, entre ellos la super­fi­cia­li­dad y for­ma­lis­mo con que se desa­rro­lla el tra­ba­jo polí­ti­co-ideo­ló­gi­co, la uti­li­za­ción de méto­dos y tér­mi­nos anti­cua­dos que no tie­nen en cuen­ta el nivel de ins­truc­ción de los mili­tan­tes ni el alcan­za­do inclu­so por nues­tra población.

Asi­mis­mo, hay que tener en cuen­ta que al calor de los aná­li­sis del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, apro­ba­dos el pasa­do 18 de abril en las sesio­nes del cita­do Con­gre­so, y la fun­da­men­ta­ción de los cam­bios intro­du­ci­dos a par­tir de los resul­ta­dos del amplio deba­te popu­lar en todo el terri­to­rio nacio­nal, se expre­só la volun­tad de nues­tro pue­blo con­te­ni­da en la polí­ti­ca del Par­ti­do, el Gobierno y el Esta­do cubanos.

En esa suer­te de diá­lo­go nacio­nal, resul­tó abso­lu­ta­men­te posi­ble que quien deseó hacer sus pro­pias pro­pues­tas acer­ca de cómo debe edi­fi­car­se el Socia­lis­mo en la Isla —sal­vo que estu­vie­ra impe­di­do ante la lega­li­dad esta­ble­ci­da — , tuvo varias opor­tu­ni­da­des. Así que­dó regis­tra­do en la His­to­ria el suce­so que refle­ja una Demo­cra­cia sin par, deve­ni­do guía para seguir en la edi­fi­ca­ción de un futu­ro mejor para cuba­nas y cubanos.

Resul­ta natu­ral, pues, que en el Infor­me Cen­tral al 6to. Con­gre­so del PCC que­da­ra sig­ni­fi­ca­do que debe­mos cul­ti­var y pre­ser­var la inter­re­la­ción ince­san­te con las masas, des­po­ja­da de todo for­ma­lis­mo, para retro­ali­men­tar­nos efi­caz­men­te de sus preo­cu­pa­cio­nes e insa­tis­fac­cio­nes y que sean pre­ci­sa­men­te ellas quie­nes indi­quen el rit­mo de los cam­bios que deban intro­du­cir­se; que nues­tro Par­ti­do debe estar con­ven­ci­do de que exis­te en nues­tro pue­blo diver­si­dad de con­cep­tos e ideas sobre sus pro­pias nece­si­da­des espi­ri­tua­les; y que se hace nece­sa­rio con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no.

No obs­tan­te, esta­mos en el sagra­do deber de per­fec­cio­nar la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na para refor­zar la Cons­truc­ción del Con­sen­so. Esca­pó a la casua­li­dad que a tono con las más de 65 mil reunio­nes de los núcleos del Par­ti­do y comi­tés de base de la Unión de Jóve­nes Comu­nis­tas que ana­li­za­ron el Pro­yec­to en cues­tión y las más de un millón de opi­nio­nes emi­ti­das en tal opor­tu­ni­dad, resul­ta­ron modi­fi­ca­dos 78 de los 96 obje­ti­vos ini­cia­les —algo más del 80 por cien­to — , amén de la incor­po­ra­ción de otros cinco.

Con este asien­to, es com­pren­si­ble que el refe­ri­do Docu­men­to Base refle­je que a tra­vés de los medios audio­vi­sua­les, la pren­sa escri­ta y digi­tal, debe que­dar reve­la­da la reali­dad cuba­na en toda su diver­si­dad en cuan­to a la situa­ción eco­nó­mi­ca, labo­ral y social, de géne­ro, color de la piel, creen­cias reli­gio­sas, orien­ta­ción sexual y ori­gen territorial.

Igual­men­te, hemos de lograr que los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción del patio cada vez más y mejor comu­ni­quen de mane­ra opor­tu­na, obje­ti­va, sis­te­má­ti­ca y trans­pa­ren­te la polí­ti­ca del PCC sobre el desa­rro­llo de la obra de la Revo­lu­ción, los pro­ble­mas, difi­cul­ta­des, insu­fi­cien­cias y adver­si­da­des que debe­mos enfren­tar, supri­mien­do las noci­vas mani­fes­ta­cio­nes del secre­tis­mo. Todo, de acuer­do con el latir popular.

Entre­tan­to, con­si­de­ro que las pala­bras que siguen devie­nen mag­ní­fi­co preám­bu­lo a la mag­na cita de la mili­tan­cia comu­nis­ta cuba­na: según tras­cen­dió, en el Ter­cer Pleno del Comi­té Cen­tral de nues­tro Par­ti­do que sesio­nó hace unos días su Pri­mer Secre­ta­rio, el com­pa­ñe­ro Raúl, alu­dió a la nece­si­dad de enfren­tar­nos con fir­me­za a las negli­gen­cias e irres­pon­sa­bi­li­da­des que dañan la eco­no­mía nacio­nal, como con­se­cuen­cia de la pasi­vi­dad con que actúan algu­nos diri­gen­tes y la fal­ta de fun­cio­na­mien­to inte­gral de no pocas orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas; al tiem­po que sub­ra­yó que no se pue­den admi­tir las debi­li­da­des que pro­pi­cian la labor de los delin­cuen­tes y corrup­tos, quie­nes se apro­ve­chan de ellas. “Hay que pasar de las pala­bras a los hechos” —sen­ten­ció.

Así, esta Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba deven­drá una espe­cie de Cum­bre: me refie­ro a un tri­bu­to a la construcción/​perfeccionamiento de la obra a favor de las diver­sas gene­ra­cio­nes que habi­ta­mos el Cai­mán Ver­de y más allá de nues­tros mares.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.