Cum­bre en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba- Noel Man­za­na­res

La Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba (PCC) a cele­brar­se el pró­xi­mo mes de enero, apun­ta al for­ta­le­ci­mien­to de la Cons­truc­ción del Con­sen­so y la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na en la pers­pec­ti­va de la edi­fi­ca­ción del Socia­lis­mo en la Mayor de las Anti­llas, a juz­gar por la letra de su Pro­yec­to de Docu­men­to Base.

Como un ante­ce­den­te inme­dia­to en esta direc­ción, se encuen­tra la posi­ción asu­mi­da en abril últi­mo por el 6to. Con­gre­so del Par­ti­do que con­du­ce la Revo­lu­ción Cuba­na, oca­sión en que se hizo un lla­ma­do a medi­tar en los efec­tos con­tra­pro­du­cen­tes de vie­jos hábi­tos que nada tie­nen que ver con el papel de van­guar­dia de la orga­ni­za­ción en la socie­dad, entre ellos la super­fi­cia­li­dad y for­ma­lis­mo con que se desa­rro­lla el tra­ba­jo polí­ti­co-ideo­ló­gi­co, la uti­li­za­ción de méto­dos y tér­mi­nos anti­cua­dos que no tie­nen en cuen­ta el nivel de ins­truc­ción de los mili­tan­tes ni el alcan­za­do inclu­so por nues­tra pobla­ción.

Asi­mis­mo, hay que tener en cuen­ta que al calor de los aná­li­sis del Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, apro­ba­dos el pasa­do 18 de abril en las sesio­nes del cita­do Con­gre­so, y la fun­da­men­ta­ción de los cam­bios intro­du­ci­dos a par­tir de los resul­ta­dos del amplio deba­te popu­lar en todo el terri­to­rio nacio­nal, se expre­só la volun­tad de nues­tro pue­blo con­te­ni­da en la polí­ti­ca del Par­ti­do, el Gobierno y el Esta­do cuba­nos.

En esa suer­te de diá­lo­go nacio­nal, resul­tó abso­lu­ta­men­te posi­ble que quien deseó hacer sus pro­pias pro­pues­tas acer­ca de cómo debe edi­fi­car­se el Socia­lis­mo en la Isla —sal­vo que estu­vie­ra impe­di­do ante la lega­li­dad esta­ble­ci­da — , tuvo varias opor­tu­ni­da­des. Así que­dó regis­tra­do en la His­to­ria el suce­so que refle­ja una Demo­cra­cia sin par, deve­ni­do guía para seguir en la edi­fi­ca­ción de un futu­ro mejor para cuba­nas y cuba­nos.

Resul­ta natu­ral, pues, que en el Infor­me Cen­tral al 6to. Con­gre­so del PCC que­da­ra sig­ni­fi­ca­do que debe­mos cul­ti­var y pre­ser­var la inter­re­la­ción ince­san­te con las masas, des­po­ja­da de todo for­ma­lis­mo, para retro­ali­men­tar­nos efi­caz­men­te de sus preo­cu­pa­cio­nes e insa­tis­fac­cio­nes y que sean pre­ci­sa­men­te ellas quie­nes indi­quen el rit­mo de los cam­bios que deban intro­du­cir­se; que nues­tro Par­ti­do debe estar con­ven­ci­do de que exis­te en nues­tro pue­blo diver­si­dad de con­cep­tos e ideas sobre sus pro­pias nece­si­da­des espi­ri­tua­les; y que se hace nece­sa­rio con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no.

No obs­tan­te, esta­mos en el sagra­do deber de per­fec­cio­nar la Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na para refor­zar la Cons­truc­ción del Con­sen­so. Esca­pó a la casua­li­dad que a tono con las más de 65 mil reunio­nes de los núcleos del Par­ti­do y comi­tés de base de la Unión de Jóve­nes Comu­nis­tas que ana­li­za­ron el Pro­yec­to en cues­tión y las más de un millón de opi­nio­nes emi­ti­das en tal opor­tu­ni­dad, resul­ta­ron modi­fi­ca­dos 78 de los 96 obje­ti­vos ini­cia­les —algo más del 80 por cien­to — , amén de la incor­po­ra­ción de otros cin­co.

Con este asien­to, es com­pren­si­ble que el refe­ri­do Docu­men­to Base refle­je que a tra­vés de los medios audio­vi­sua­les, la pren­sa escri­ta y digi­tal, debe que­dar reve­la­da la reali­dad cuba­na en toda su diver­si­dad en cuan­to a la situa­ción eco­nó­mi­ca, labo­ral y social, de géne­ro, color de la piel, creen­cias reli­gio­sas, orien­ta­ción sexual y ori­gen terri­to­rial.

Igual­men­te, hemos de lograr que los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción del patio cada vez más y mejor comu­ni­quen de mane­ra opor­tu­na, obje­ti­va, sis­te­má­ti­ca y trans­pa­ren­te la polí­ti­ca del PCC sobre el desa­rro­llo de la obra de la Revo­lu­ción, los pro­ble­mas, difi­cul­ta­des, insu­fi­cien­cias y adver­si­da­des que debe­mos enfren­tar, supri­mien­do las noci­vas mani­fes­ta­cio­nes del secre­tis­mo. Todo, de acuer­do con el latir popu­lar.

Entre­tan­to, con­si­de­ro que las pala­bras que siguen devie­nen mag­ní­fi­co preám­bu­lo a la mag­na cita de la mili­tan­cia comu­nis­ta cuba­na: según tras­cen­dió, en el Ter­cer Pleno del Comi­té Cen­tral de nues­tro Par­ti­do que sesio­nó hace unos días su Pri­mer Secre­ta­rio, el com­pa­ñe­ro Raúl, alu­dió a la nece­si­dad de enfren­tar­nos con fir­me­za a las negli­gen­cias e irres­pon­sa­bi­li­da­des que dañan la eco­no­mía nacio­nal, como con­se­cuen­cia de la pasi­vi­dad con que actúan algu­nos diri­gen­tes y la fal­ta de fun­cio­na­mien­to inte­gral de no pocas orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas; al tiem­po que sub­ra­yó que no se pue­den admi­tir las debi­li­da­des que pro­pi­cian la labor de los delin­cuen­tes y corrup­tos, quie­nes se apro­ve­chan de ellas. “Hay que pasar de las pala­bras a los hechos” —sen­ten­ció.

Así, esta Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba deven­drá una espe­cie de Cum­bre: me refie­ro a un tri­bu­to a la construcción/​perfeccionamiento de la obra a favor de las diver­sas gene­ra­cio­nes que habi­ta­mos el Cai­mán Ver­de y más allá de nues­tros mares.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *