Car­ta de Julian Con­ra­do para Apo​rrea​.org y para todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do

Cre­di­to: Ali Manau­re

Julian Con­ra­do
Cre­di­to: Pren­sa Coor­di­na­do­ra Que no Calle el Autor-Fun­da­La­tin

Cre­di­to: Yuri Vale­ci­llo

Cara­cas, diciem­bre 26 – A nues­tra reda­ción lle­gó una misi­va envia­da por Julian Con­ra­do, a tra­vés de manos soli­da­rias, para el equi­po de Apo​rrea​.org y para los revo­lu­cio­na­rios del mun­do con moti­vo de las fes­ti­vi­da­des del sols­ti­cio de invierno, es decir, Navi­dad para el mun­do cato­li­co.

A con­ti­nua­ción la misi­va del cama­ra­da, escri­ta des­de lo que él mis­mo lla­ma su Carra­ca:

«Para mis her­ma­nos de APORREA, quie­nes han sido un fac­tor valien­te y de dig­ni­dad revo­lu­cio­na­ria en esta lucha.

Por­que la feli­ci­dad esta en vivir amán­do­nos y no morir matán­do­nos, mi deseo de navi­dad y año nue­vo es el mis­mo de Jesús: que nos ame­mos los unos a los otros.

Que no sigan hacien­do millo­nes y millo­nes de niñas y niños en pese­bres de mise­ria mien­tras unos cuan­tos, ino­cen­tes de seme­jan­te afren­ta, nacen en cuna de oro.

Que aca­be­mos con la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre para que no haya ni más Cain, ni más Abel; para que el tra­ba­jo deje de ser un cas­ti­go en que ha sido con­ver­ti­do por la ava­ri­cia y la opre­sión y reco­bre su esen­cia, es decir, que vuel­va a ser lo que nun­ca debió dejar de ser: crea­do­ra rela­ción amo­ro­sa entre el hom­bre y la natu­ra­le­za.

Que los panes y los peces sean mul­ti­pli­ca­dos y repar­ti­dos de tal mane­ra que nadie mue­ra de ham­bre.

Que los can­to­res, al igual que los pája­ros del mon­te, can­ten sin cobrar, para que el can­to sea expre­sión de pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos edi­fi­can­tes y no pros­ti­tui­das notas de oro­pel.

En fin, que a nadie le fal­te vivien­da, ves­ti­do, cal­za­do, salud, edu­ca­ción, depor­te, nada de lo nece­sa­rio para vivir con dig­ni­dad.

Des­de mi pri­sión en Vene­zue­la, salu­do a los indig­na­dos de la tie­rra que como Jesús y el Che, ven­cien­do el temor a morir cru­ci­fi­ca­do en cual­quie­ra de las cru­ces del Impe­rio del Capi­tal, luchan por cons­truir un mun­do de Paz con Jus­ti­cia y Amor.

Agra­dez­co la soli­da­ri­dad que des­de dis­tin­tas par­tes del pla­ne­ta me rega­la tan­ta gen­te hones­ta, esa gen­te que “no pre­gun­ta de qué lado nos va mejor sino de qué lado está el deber”. Es por ello que a pesar del sufri­mien­to de estar enfer­mo y pri­sio­ne­ro me sien­to feliz, por­que más que por el ace­ro y el cemen­to de mi cala­bo­zo, me sien­to envuel­to en la ter­nu­ra del amor que me dan.

Qué tris­te­za con mis car­ce­le­ros, por­que con­mi­go, son ellos quie­nes están en pri­sión.

¡Amo­ro­so abra­zo!
¡AMANDO VENCEREMOS!
Julián Con­ra­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *