Ante la peti­ción de una juez argen­ti­na para inves­ti­gar cri­mi­na­les fran­quis­tas- Ahaz­tuak 1936 – 1977

Des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 (Vic­ti­mas del gol­pe de esta­do, de la repre­sión y de régi­men fran­quis­ta) que­re­mos salu­dar la peti­ción que la jue­za fede­ral argen­ti­na María Ser­vi­ni de Cubría ha rea­li­za­do al Esta­do espa­ñol pidien­do infor­ma­ción sobre minis­tros y res­pon­sa­bles de las fuer­zas de segu­ri­dad del régi­men fran­quis­ta duran­te el perio­do com­pren­di­do entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977. Esta peti­ción se rea­li­za a ins­tan­cias de un gru­po de fami­lia­res de víc­ti­mas del régi­men fran­quis­ta resi­den­tes en su mayo­ría en Argen­ti­na y bajo el prin­ci­pio de jus­ti­cia uni­ver­sal, que per­mi­te inves­ti­gar crí­me­nes de lesa huma­ni­dad ocu­rri­dos en ter­ce­ros paí­ses. El exhor­to de esta juez fede­ral soli­ci­ta nom­bres y domi­ci­lios de los minis­tros de los suce­si­vos gobier­nos del regi­men fran­quis­ta habi­dos entre el 17 julio de 1936 y 15 junio de 1977 y tam­bien de los man­dos de las Fuer­zas Arma­das, Guar­dia Civil, Poli­cía Arma­da, Direc­to­res de Segu­ri­dad y diri­gen­tes de la Falan­ge Espa­ño­la, soli­ci­tan­do tam­bien el cer­ti­fi­ca­do corres­pon­dien­te en caso de falle­ci­mien­to. Asi­mis­mo, la juez ha pedi­do infor­ma­ción sobre per­so­nas des­apa­re­ci­das, ase­si­na­das y tor­tu­ra­das duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, niños apro­pia­dos y datos de empre­sas que uti­li­za­ron a pre­sos polí­ti­cos para hacer tra­ba­jo escla­vo y lucrar­se con ello.

Ante este hecho des­de nues­tra aso­cia­ción sólo pode­mos decir que es una nue­va cons­ta­ta­ción ‑otra más- de la per­sis­ten­cia del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad para con los cri­me­nes del régi­men fran­quis­ta y los res­pon­sa­bles de los mís­mos que nun­ca se han vis­to suje­tos a la juris­dic­ción inter­na­cio­nal para con los deli­tos de geno­ci­dio y de lesa huma­ni­dad, una juris­dic­ción que el esta­do espa­ñol tam­bien tie­ne sus­cri­ta y que sin embar­go ha incum­pli­do gobierno tras gobierno ‑inde­pen­dien­te­men­te de sus siglas polí­ti­cas- has­ta el día de hoy.

Enten­de­mos que este hecho pue­de y debe supo­ner un nue­vo revul­si­vo para dar a cono­cer con mayor fuer­za inter­na­cio­nal­men­te, pero sobre todo den­tro del pro­pio Esta­do espa­ñol, la reali­dad de este mode­lo de impu­ni­dad y su con­ti­nui­dad ampa­ra­da y con­sen­ti­da por un sis­te­ma que se dice ple­na­men­te demo­crá­ti­co, pero al igual que con el cono­ci­do auto del juez Bal­ta­sar Gar­zón tam­bien cree­mos que hay que situar­lo en su jus­to tér­mino. A la espe­ra de hacer una valo­ra­ción maś en pro­fun­di­dad si que­re­mos señalar:

a) Que este paso dado por la jue­za argen­ti­na Maria Ser­vi­ni de Cubria reafir­ma las refle­xio­nes y las peti­cio­nes de las vic­ti­mas del fran­quis­mo y en con­cre­to des­de nues­tra aso­cia­ción que des­de su naci­mien­to ha veni­do seña­lan­do que las vis­ti­mas del régi­men fran­quis­ta no son sólo las vic­ti­mas del enfren­ta­mien­to béli­co de 1936 – 1939 y de los pri­me­ros años de la pos­gue­rra, sino las habi­das has­ta la des­pa­ri­ción for­mal de ese régi­men, es decir, has­ta el año 1977. En este sen­ti­do da ple­na vali­dez a la rei­vin­di­ca­ción como vic­ti­mas del régi­men fran­quis­ta de tan­tas per­so­nas que lucha­ron con­tra él, de tan­tas vic­ti­mas… has­ta aho­ra cons­cien­te­men­te mar­gi­na­das, sien­do un cla­ro ejem­plo por­que los con­den­sa todos el de los cin­co lucha­do­res anti­fas­cis­tas fusi­la­dos el 27 de Sep­tiem­bre de 1975, entre ellos los ciu­da­da­nos vas­cos Jon Pare­des, “Txi­ki”, y Angel Otaegi.

b) Que asi­mis­mo esta peti­ción vie­ne a refor­zar la denun­cia y la movi­li­za­ción, asi como la refe­ren­cia­li­dad y nece­si­dad de las mis­mas, por par­te de las vic­ti­mas del fran­quis­mo en todos sus aspec­tos: des­apa­re­ci­dos, con­de­na­dos, niños roba­dos, incau­ta­cio­nes, tra­ba­ja­do­res esclavos…

c) Que el hecho de situar el reco­rri­do tem­po­ral de los cri­me­nes inves­ti­ga­dos entre el 18 de Julio de 1936 y el 15 de Junio de 1977 impug­na de mane­ra evi­den­te y con­tun­den­te el inacep­ta­ble inten­to sub­ya­cen­te en el auto del juez Bal­ta­sar Gar­zón de limi­tar de for­ma intere­sa­da has­ta 1952 los crí­me­nes come­ti­dos por el régi­men fran­quis­ta y la asu­ción de su res­pon­sa­bi­li­dad penal por par­te de aque­llos que los orde­na­ron, come­tie­ron y ampa­ra­ron en su impunidad.

d) Que a pesar de la evi­den­te vali­dez y poten­cia­li­dad que el paso dado por la jue­za argen­ti­na Maria Ser­vi­ni de Cubria nun­ca debe­mos olvi­dar que el lugar cen­tral, el epi­cen­tro, de la lucha con­tra la impu­ni­dad de los crí­me­nes del régi­men fran­quis­ta y por los dere­chos de todas sus vic­ti­mas y el reco­no­ci­mien­to de todas las per­so­nas que lucha­ron con­tra él, esta aqui, en Eus­kal Herria, en el Esta­do espa­ñol, y somos [email protected], las vic­ti­mas del fran­quis­mo las que debe­mos ser los impul­so­res y los garan­tes de que esa lucha per­ma­nez­ca, avan­ce y lle­gue a su ter­mino. Al igual que en Argen­ti­na ha sido la luche indes­ma­ya­ble de las vic­ti­mas de la dic­ta­du­ra mili­tar, de sus aso­cia­cio­nes, la que ha posi­bi­li­ta­do que hoy dece­nas de repre­so­res y geno­ci­das esten sien­do juz­ga­dos y encar­ce­la­dos, lo mis­mo debe ser asu­mi­do aqui: cual­quier apo­yo, cual­quier ele­men­to que refuer­ce esa lucha des­de el exte­rior ha de ser salu­da­do y uti­li­za­do en toda su poten­cia­li­dad pero nun­ca inter­pre­ta­do como una deja­ción de nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad que es la que será deter­mi­nan­te par aca­bar o no con el mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad para los cri­me­nes del fran­quis­mo con­vi­ri­ten­do la con­ti­nui­dad y el ampa­ro a este en un pro­ble­ma polí­ti­co y demo­crá­ti­co para el Gobierno, las ins­ti­tu­cio­nes y el actual regi­men polí­ti­co español.

e) En este sen­ti­do que­re­mos denun­ciar tam­bien el cinis­mo de tan­tos que aho­ra, en otra cla­ra mues­tra de uti­li­za­ción y de mar­ke­ting poli­ti­co a cos­ta de las vic­ti­mas del régi­men fran­quis­ta, se con­gra­tu­lan de esta deci­sión de la jue­za argen­ti­na, aplau­dien­do que haga en Argen­ti­na lo que ellos han deci­di­do de for­ma cons­cien­te no hacer aqui, en el lugar don­de los cri­me­nes se come­tie­ron don­de viven la mayo­ria de las vic­ti­mas y don­de aún viven bas­tan­tes de los cri­mi­na­les y complices.

AHAZTUAK 1936 – 1977

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.