Kur­dis­tán: bajo la som­bra de la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra ára­be»- Txen­te Rekon­do

A pun­to de cum­plir­se un año des­de que se des­en­ca­de­na­ron las pri­me­ras pro­tes­tas en Túnez, que fue­ron el deto­nan­te de lo que pos­te­rior­men­te se ha cono­ci­do como la «pri­ma­ve­ra ára­be», la reali­dad en torno al pue­blo kur­do ha esta­do mar­ca­da por una sibi­li­na som­bra que una vez más ha veni­do a «ocul­tar», inten­cio­na­da­men­te o no, las his­tó­ri­cas deman­das del mis­mo.

La his­to­ria de Kur­dis­tán ha esta­do mar­ca­da duran­te déca­das por los dife­ren­tes inten­tos de asi­mi­la­ción, de eli­mi­na­ción de su iden­ti­dad (con espe­cial inci­den­cia en la per­se­cu­ción de la len­gua y cul­tu­ra kur­das), las masa­cres (como la de Hlab­ja en la zona ocu­pa­da por Iraq en 1988, o la de 2004 en Al-Qamish­li, ésta a manos de las fuer­zas guber­na­men­ta­les sirias), impul­sa­das por los dife­ren­tes gobier­nos que se repar­ten a día de hoy Kur­dis­tán.

Jun­to a ello, el pue­blo kur­do ha esta­do some­ti­do a una polí­ti­ca don­de la pri­sión, las con­de­nas a muer­te, la tor­tu­ra o des­apa­ri­ción ha sido el día a día impul­sa­da des­de Tur­quía, Siria, Iraq o Irán. Sin dere­chos civi­les ni polí­ti­cos en muchas oca­sio­nes, dis­cri­mi­na­dos en dife­ren­tes ámbi­tos, la reali­dad kur­da pare­ce con­de­na­da al ostra­cis­mo que algu­nos intere­sa­da­men­te han veni­do man­te­nien­do des­de hace déca­das.

Divi­di­do entre cua­tro pode­ro­sos esta­dos, los más de cua­ren­ta millo­nes de kur­dos y kur­das siguen man­te­nien­do en alto sus deman­das para que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal aca­be reco­no­cien­do sus dere­chos y sobre todo la volun­tad mani­fies­ta de esa nación sin esta­do para ejer­cer su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

Su pri­vi­le­gia­da posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca, sus impor­tan­tes rique­zas ener­gé­ti­cas y otros recur­sos natu­ra­les le ha con­ver­ti­do en una codi­cia­da reali­dad. Pri­me­ro por par­te de las poten­cias colo­nia­les euro­peas (que no duda­ron en incum­plir las pro­me­sas en su momen­to para que el pue­blo kur­do se con­fi­gu­ra­ra como una reali­dad esta­tal) y pos­te­rior­men­te por las fron­te­ras esta­ta­les que han ido sur­gien­do en la región tras el pro­ce­so des­co­lo­ni­za­dor de comien­zos del siglo XX.

En los últi­mos tiem­pos hemos vis­to cómo la zona kur­da ocu­pa­da por Iraq ha logra­do con­ver­tir­se en un refe­ren­te rela­ti­va­men­te atrac­ti­vo para otras zonas kur­das ocu­pa­das por otros esta­dos. En Siria, la comu­ni­dad kur­da asis­te con cau­te­la a los movi­mien­tos y pro­tes­tas que se están suce­dien­do estos meses. En Irán la pos­tu­ra de Tehe­rán no ha cam­bia­do, pero nue­vas gene­ra­cio­nes de kur­dos han deci­di­do impul­sar nue­vas for­mas de resis­ten­cia. Y en Tur­quía, los diri­gen­tes de Anka­ra siguen empe­ña­dos en tra­tar el tema como un «pro­ble­ma de terro­ris­mo», aban­do­nan­do las débi­les seña­les aper­tu­ris­tas de hace unos meses.

El nor­te de Kur­dis­tán, ocu­pa­do por Tur­quía ha repre­sen­ta­do duran­te mucho tiem­po una de las refe­ren­cias cen­tra­les para el con­jun­to del pue­blo kur­do, su resis­ten­cia a las polí­ti­cas geno­ci­das de los dis­tin­tos gobierno tur­cos les han situa­do en la cen­tra­li­dad del mal lla­ma­do «pro­ble­ma kur­do» duran­te mucho tiem­po.

El gober­nan­te AKP y el pro­pio Erdo­gan anun­cia­ron algu­nos cam­bios en la his­tó­ri­ca polí­ti­ca repre­si­va tur­ca, pero el tiem­po ha des­in­fla­do las expec­ta­ti­vas crea­das en su momen­to. Esos movi­mien­tos aper­tu­ris­tas se han mos­tra­do con el paso del tiem­po que eran par­te de una estra­te­gia para lograr el apo­yo elec­to­ral de algu­nos sec­to­res kur­dos. Y una vez vis­to que eso no se ha logra­do ( la vic­to­ria abru­ma­do­ra de las for­ma­cio­nes kur­das han des­mon­ta­do ese plan) se ha vuel­to a la opción mili­ta­ris­ta, dese­chan­do ade­más las dife­ren­tes ofer­tas nego­cia­do­ras pues­tas sobre la mesa por el diri­gen­te kur­do Abdu­llah Öca­lan, encar­ce­la­do en una pri­sión tur­ca.

Mien­tras que la polí­ti­ca exte­rior de Anka­ra refuer­za su peso en la región, apro­ve­chan­do en bue­na mane­ra la coyun­tu­ra crea­da en torno a la pri­ma­ve­ra ára­be (algu­nos recuer­dan el impe­rio oto­mano), la resis­ten­cia kur­da sigue demos­tran­do su capa­ci­dad arma­da, al tiem­po que las for­ma­cio­nes polí­ti­cas kur­das, como el Par­ti­do de la Demo­cra­cia y la Paz, con­ti­núan reco­gien­do el apo­yo popu­lar en las citas elec­to­ra­les, a pesar de las tra­bas en for­ma de ile­ga­li­za­cio­nes, deten­cio­nes, cen­su­ra, que sufren por par­te de los gober­nan­tes tur­cos.

El sudoes­te kur­do, den­tro de las fron­te­ras de Siria, está siguien­do con mucha aten­ción los acon­te­ci­mien­tos que tie­nen lugar en los últi­mos meses. His­tó­ri­ca­men­te, la pobla­ción kur­da repre­sen­ta algo más d el 20% de la pobla­ción del esta­do sirio, y a pesar de ello se les ha con­fis­ca­do las tie­rras, se les pri­va de la ciu­da­da­nía, son per­se­gui­dos y tie­nen serias difi­cul­ta­des para man­te­ner su len­gas y su cul­tu­ra.

Al hilo de las pro­tes­tas sirias, y la aten­ción mediá­ti­ca que las mis­mas han gene­ra­do, lla­ma la aten­ción la poca infor­ma­ción que sobre la reali­dad kur­da en la zona se tie­ne en Occi­den­te. En un prin­ci­pio, los pri­me­ros días de la revuel­ta tuvie­ron lugar pro­tes­tas en torno a Hasa­ka, don­de miles de kur­dos salie­ron a las calles para deman­dar sus dere­chos, pro­tes­tas simi­la­res tuvie­ron lugar en otras ciu­da­des con pre­sen­cia kur­da. Pos­te­rior­men­te, a la vis­ta del com­pli­ca­do pano­ra­ma que esta­ba adqui­rien­do la situa­ción en Siria, las fuer­zas kur­das opta­ron por «reple­gar­se» y obser­var el deve­nir de los acon­te­ci­mien­tos, pero sin adop­tar un pro­ta­go­nis­mo en los mis­mos.

Las dudas que man­tie­nen los kur­dos están direc­ta­men­te rela­cio­na­das con la pre­sen­cia de acto­res isla­mis­tas (la actua­ción de éstos en Iraq con­tra la pobla­ción kur­da local per­du­ra en las men­tes de muchos kur­dos en Siria), con el papel que está adop­tan­do Tur­quía, apo­yan­do cla­ra­men­te la opo­si­ción al régi­men sirio, pero sin escon­der su recha­zo a cual­quier deman­da kur­da, y tam­bién con el com­ple­jo esce­na­rio que se está desa­rro­llan­do.

El este kur­do, domi­na­do por Irán, tam­bién está en cier­ta medi­da suje­to a los acon­te­ci­mien­tos del con­jun­to de la región. Des­de Tehe­rán se sigue man­te­nien­do una dura repre­sión con­tra los acti­vis­tas kur­dos, y éstos hace tiem­po que han dado paso a una nue­va gene­ra­ción que ha opta­do por man­te­ner acti­vas todas las for­mas de resis­ten­cia al régi­men ira­ní.

En la zona apa­re­ce en oca­sio­nes un fac­tor uni­do a la pre­sen­cia de ter­ce­ros acto­res. Así, Irán man­tie­ne una alian­za de fac­to con Tur­quía a la hora de per­se­guir las expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo kur­do, teme­ro­sos ambos esta­dos de los lazos y rela­cio­nes que man­tie­nen algu­nas de las orga­ni­za­cio­nes kur­das de esos dos esta­dos. Y al mis­mo tiem­po los diri­gen­tes ira­níes temen la posi­ble pre­sen­cia de acto­res extran­je­ros (algu­nas fuen­tes apun­tan a EEUU o Israel), que inten­ta­rían apro­ve­char las rei­vin­di­ca­cio­nes kur­das para debi­li­tar al actual régi­men de Tehe­rán. No obs­tan­te, la pobla­ción kur­da es muy cons­cien­te que en el pasa­do la defen­sa de sus dere­chos por ter­ce­ros acto­res ha esta­do con­di­cio­na­da a la sal­va­guar­da de los intere­ses de los extran­je­ros, que no han duda­do en aban­do­nar a su suer­te a Kur­dis­tán en todo momen­to.

El sur de Kur­dis­tán, la región enmar­ca­da den­tro del actual esta­do ira­quí, ha desa­rro­lla­do duran­te estos años una situa­ción que ha ser­vi­do de refe­ren­te para otras pobla­cio­nes kur­das. La coyun­tu­ra en torno a Iraq ha per­mi­ti­do un evi­den­te des­pe­gue eco­nó­mi­co de la región, al tiem­po que se con­si­de­ra como la zona más esta­ble del país.

Sin embar­go duran­te estos doce meses las pro­tes­tas tam­bién han lle­ga­do has­ta allí. Las dispu­tas en torno al sta­tus final de Kir­kuk, la corrup­ción, el mer­ca­do negro de petró­leo, las caren­cias demo­crá­ti­cas de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos kur­dos (PUK y PDK), la irrup­ción de mili­ta­res tur­cos per­si­guien­do a los mili­tan­tes del PKK, son algu­nos ejem­plos que mues­tran que la situa­ción no es tan esta­ble como algu­nos pre­ten­de­rían.

El rum­bo que tomen las pro­tes­tas en el mun­do ára­be, y el futu­ro esce­na­rio que se dise­ñe en torno a Iraq, aña­di­rán más gotas de incer­ti­dum­bre en torno al sur de Kur­dis­tán, sin des­car­tar tam­po­co los intere­ses de otros acto­res para aumen­tar su peso en la zona tam­bién.

A la vis­ta de todo ello, pode­mos obser­var que tras el man­to de la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra ára­be» coexis­ten otros pro­ta­go­nis­tas «no ára­bes» (los casos de Irán, Tur­quía o Israel, son evi­den­tes), pero al mis­mo tiem­po ese man­to mediá­ti­co teji­do en torno a esos acon­te­ci­mien­tos nos impi­de ver la exis­ten­cia de reali­da­des como la del pue­blo kur­do, que a día de hoy sigue sien­do la mayor nación sin esta­do del mun­do, y que sigue man­te­nien­do fir­mes sus deman­das, a pesar de que se obvie su exis­ten­cia.

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *