Kim Jong Un, con diri­gen­tes mili­ta­res, vol­vió a ren­dir home­na­je a Kim Jong Il- Naenara

Kim Jong Un, vice­pre­si­den­te de la Comi­sión Mili­tar Cen­tral del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea y máxi­mo diri­gen­te de nues­tras fuer­zas arma­das revo­lu­cio­na­rias, vol­vió a expre­sar el 24 de diciem­bre su pro­fun­do dolor ante el fére­tro de Kim Jong Il. Lo acom­pa­ña­ron miem­bros de la mis­ma Comi­sión y el Comi­té de Defen­sa Nacio­nal de la RPDC, impor­tan­tes diri­gen­tes del Ejér­ci­to Popu­lar de Corea, fun­cio­na­rios de man­do de ope­ra­cio­nes de la Coman­dan­cia Supre­ma y coman­dan­tes de alto nivel de las gran­des uni­da­des com­bi­na­das del EPC.

Se cum­plen 20 años del nom­bra­mien­to de Kim Jong Il como Coman­dan­te Supre­mo del EPC en este momen­to his­tó­ri­co cuan­do todos los miem­bros del Par­ti­do, mili­ta­res y otros sec­to­res del pue­blo con­vier­ten su enor­me tris­te­za por el falle­ci­mien­to del padre de la nación en fuer­za y cora­je para impul­sar con más dina­mis­mo la cons­truc­ción de un Esta­do pode­ro­so y prós­pe­ro y defen­der fir­me­men­te la for­ta­le­za socialista.

Nues­tras fuer­zas arma­das, guia­das por Kim Jong Il, han garan­ti­za­do la vic­to­rio­sa con­ti­nui­dad de la cau­sa revo­lu­cio­na­ria del Juche ini­cia­da con armas por el Pre­si­den­te Kim Il Sung.

El Pala­cio Memo­rial Kum­su­san esta­ba sumi­do en un ambien­te luctuoso.

Los res­tos mor­ta­les del Coman­dan­te Supre­mo Kim Jong Il con su ima­gen de siem­pre esta­ban rodea­dos de flo­res y cubier­tos de una ban­de­ra roja.

Al pie del fére­tro apa­re­cían las cifras “1942−2011” que sig­ni­fi­can su vida y el escu­do nacio­nal, así como las cha­rre­te­ras de Maris­cal de la RPDC, Orden Kim Il Sung, Pre­mio Kim Il Sung, las meda­llas de Héroe de la Repú­bli­ca y Héroe del Tra­ba­jo y otras muchas con­de­co­ra­cio­nes que le fue­ron con­fe­ri­das en reco­no­ci­mien­to a sus des­ta­ca­dos méritos.

Se halla­ba impues­ta una ofren­da flo­ral dedi­ca­da por Kim Jong Un, ade­más de otras muchas envia­das por el Comi­té Cen­tral y la Comi­sión Mili­tar Cen­tral del Par­ti­do, el Comi­té de Defen­sa Nacio­nal, el Pre­si­dium de la Asam­blea Popu­lar Supre­ma y el Con­se­jo de Minis­tros de la RPDC, ofi­cia­les y sol­da­dos del EPC y otros sec­to­res del pue­blo, jefes de Esta­do y per­so­na­li­da­des de muchos países.

A los lados del fére­tro se situa­ban miem­bros de la Comi­sión Esta­tal para los Fune­ra­les y la guar­dia de honor de las fuer­zas terres­tre, naval y aérea del EPC y la Guar­dia Roja Obrero-Campesina.

Mien­tras se escu­cha­ba la músi­ca fúne­bre, Kim Jong Un, jun­to con los acom­pa­ñan­tes men­cio­na­dos, entró en el salón mor­tuo­rio, guar­dó un rato de silen­cio ante el fére­tro desean­do la eter­ni­dad para Kim Jong Il como mues­tra de la volun­tad de todos los miem­bros del Ejér­ci­to Popu­lar y cami­nó con infi­ni­ta tris­te­za alre­de­dor del féretro.

Los par­ti­ci­pan­tes hicie­ron más fir­me su deci­sión de con­si­de­rar como fun­da­men­to esen­cial para el for­ta­le­ci­mien­to y desa­rro­llo de los poten­cia­les mili­ta­res del país lo que Kim Jong Il había hecho duran­te más de 20 años al con­ver­tir al Ejér­ci­to Popu­lar en una inven­ci­ble tro­pa revo­lu­cio­na­ria y mate­ria­li­zar­lo en todos los aspec­tos de la cons­truc­ción de las fuer­zas arma­das y las acti­vi­da­des mili­ta­res y seguir con leal­tad la direc­ción de Kim Jong Un enar­bo­lan­do la con­sig­na “¡Defen­da­mos a vida o muer­te al Comi­té Cen­tral del Par­ti­do enca­be­za­do por el que­ri­do cama­ra­da Kim Jong Un!” para garan­ti­zar con las armas la defen­sa de la patria socia­lis­ta y la cons­truc­ción de un Esta­do pode­ro­so y próspero.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *