Una refor­ma labo­ral al ser­vi­cio del capi­tal- Jor­ge Alcá­zar

http://​colec​ti​vo​pro​me​teo​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​1​2​/​u​n​a​-​r​e​f​o​r​m​a​-​l​a​b​o​r​a​l​-​a​l​-​s​e​r​v​i​c​i​o​-​d​e​l​.​h​tml

Char­les Cha­plin: «Tiem­pos moder­nos»

El pro­ble­ma del des­em­pleo en Espa­ña, uni­do a la actual situa­ción de cri­sis del sis­te­ma, están hacien­do apa­re­cer múl­ti­ples voces que recla­man una refor­ma del mer­ca­do labo­ral con el obje­ti­vo de dis­mi­nuir la tasa insos­te­ni­ble de des­em­pleo (22’8% del total de pobla­ción acti­va).
Aun­que toda­vía no pare­ce exis­tir un pro­yec­to de refor­ma sóli­do, las volun­ta­des de unos (gobierno entran­te) y otros (patro­nal), así como el goteo dia­rio de decla­ra­cio­nes por par­te de refe­ren­tes de las tres par­tes impli­ca­das –gobierno, patro­nal y sindicatos‑, pare­ce que apun­tan en una direc­ción deter­mi­na­da.

Así, se apues­ta por dis­mi­nuir o eli­mi­nar la indem­ni­za­ción por des­pi­do, redu­cir o eli­mi­nar el sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, supri­mir o entor­pe­cer en la medi­da de lo posi­ble la nego­cia­ción colec­ti­va, gene­rar nue­vos mode­los de con­tra­to deno­mi­na­dos «mini­con­tra­tos», cuya remu­ne­ra­ción se tra­du­ce en «mini­suel­dos», poten­ciar aún más la even­tua­li­dad del con­tra­to o exten­der la dura­ción de los mal lla­ma­dos con­tra­tos de for­ma­ción en prác­ti­cas. De la mis­ma for­ma, la patro­nal per­si­gue la erra­di­ca­ción de la cuo­ta a apor­tar a la Segu­ri­dad Social por par­te del empre­sa­rio o que el fun­cio­na­rio pue­de ser des­pe­di­do para recor­tar las plan­ti­llas públi­cas, eli­mi­nan­do así el «pri­vi­le­gio del que dis­fru­ta­ba» este colec­ti­vo.

Has­ta aquí las deman­das de la patro­nal y lo que se pre­vé accio­nes del futu­ro gobierno del señor Rajoy.

Sin embar­go, por el camino se nos cue­lan una serie de obje­cio­nes lógi­cas deri­va­das de la pro­pia natu­ra­le­za de dichas deman­das.

La for­ma del sala­rio en el tra­ba­jo borra toda hue­lla de la divi­sión de la jor­na­da labo­ral en tra­ba­jo nece­sa­rio y plus­tra­ba­jo, esto es, en tra­ba­jo retri­bui­do al tra­ba­ja­dor y tra­ba­jo no retri­bui­do, cuyos bene­fi­cios deri­va­dos pasan a manos del empre­sa­rio y cons­ti­tu­yen la fuen­te de su ganan­cia. En el tra­ba­jo asa­la­ria­do apa­re­ce como retri­bui­do has­ta el plus­tra­ba­jo o no retri­bui­do.

Las luchas obre­ras, sin­di­ca­les y socia­les die­ron a luz unas con­di­cio­nes labo­ra­les en los paí­ses occi­den­ta­les que sal­va­guar­da­ban, en par­te, al tra­ba­ja­dor de la des­igual­dad pal­ma­ria con la que se enfren­ta­ba ante la rela­ción emplea­dor-emplea­do. De ahí sur­gie­ron las aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les, la regu­la­ción del mer­ca­do labo­ral, dere­chos como los de pres­ta­ción por des­em­pleo, nego­cia­ción colec­ti­va o esta­bi­li­dad labo­ral. Se esta­ble­cie­ron meca­nis­mo para dis­mi­nuir la jor­na­da labo­ral o fijar la remu­ne­ra­ción median­te con­ve­nios y se dotó de lega­li­dad a las rela­cio­nes labo­ra­les que se deri­van del enfren­ta­mien­to empre­sa­rio-tra­ba­ja­dor.

Dichas luchas ejer­cie­ron de con­tra­pe­so y actua­ron en pos del equi­li­brio inexis­ten­te que sur­gía de esta divi­sión de la jor­na­da labo­ral en tra­ba­jo remu­ne­ra­do y plus­tra­ba­jo, no remu­ne­ra­do.

Lo que aho­ra se plan­tea como nece­sa­rio, no es más que una vuel­ta atrás que deje sin vigen­cia aque­llos logros socia­les. Todas las medi­das se vuel­ven agre­si­vas con­tra el tra­ba­ja­dor.

En el nue­vo pano­ra­ma, la apro­pia­ción de tra­ba­jo no retri­bui­do cobra más fuer­za. La cuo­ta de plus­va­lía aumen­ta aho­ra en las manos del capi­tal.

¿Quié­nes son los gran­des bene­fi­cia­rios de éstas medi­das? A esta pre­gun­ta se res­pon­de que el común de la socie­dad labo­ral, inte­gra­da por empre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res y por ende, todo el con­jun­to de la socie­dad. Pero esto es fal­so, rotun­da­men­te fal­so, si se mira con un poco de dete­ni­mien­to.

En Espa­ña, las micro­em­pre­sas (empre­sas con entre 0 y 9 emplea­dos) repre­sen­tan el 94’5 % del teji­do empre­sa­rial. De éstas, el 85 % tie­nen en nómi­na dos, uno o nin­gún emplea­do, fren­te al 15 % res­tan­te con entre 3 y 9 emplea­dos. Sin embar­go, estas com­pa­ñías sólo con­cen­tran el 26’5 % de los tra­ba­ja­do­res de nues­tro país. . Ade­más, la mayo­ría de estas micro­em­pre­sas ejer­ce su acti­vi­dad en el sec­tor ser­vi­cios o en el de comer­cio, con lo que, en un momen­to de rece­sión eco­nó­mi­ca como el actual, don­de el con­su­mo interno se redu­ce a mar­chas for­za­das, su mayor pro­ble­ma no es el de las con­di­cio­nes de con­tra­ta­ción de un tra­ba­ja­dor, más bien al con­tra­rio, ya que muchas de éstas se ven abo­ca­das a des­pe­dir per­so­nal debi­do a la reduc­ción de ingre­sos, o bien a su des­apa­ri­ción.

Esto nos deja con la cifra del 73’5 % de tra­ba­ja­do­res en Espa­ña que lo hacen para la media­na y gran empre­sa, y más con­cre­ta­men­te el 26’7 % de los tra­ba­ja­do­res de nues­tro país lo hace para empre­sas con más de 200 emplea­dos, sien­do éstas el 0’2 % del total. Sir­va como indi­ca­dor ade­más que por cada 100 tra­ba­ja­do­res sólo exis­ten 17’4 PYMES.

Todos estos datos echan por tie­rra la fal­sa inten­ción de crear empleo a tra­vés de unas con­di­cio­nes fle­xi­bles y ven­ta­jo­sas para el peque­ño y mediano empre­sa­rio.

Lo que se pone de mani­fies­to es la ver­da­de­ra voca­ción de la refor­ma, que no es otra que la de apro­piar­se de más can­ti­dad de plus­tra­ba­jo o tra­ba­jo no retri­bui­do y como con­se­cuen­cia minar y soca­var las con­di­cio­nes labo­ra­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Ese défi­cit his­tó­ri­co exis­ten­te entre capi­ta­lis­ta y tra­ba­ja­dor, que median­te la regu­la­ción, las pres­ta­cio­nes socia­les y los dere­chos bási­cos como Sani­dad o Edu­ca­ción públi­cas se con­tro­ló duran­te déca­das, posi­bi­li­tan­do así un mayor repar­to de la rique­za, se pre­ten­de agran­dar. Se quie­re gene­rar un cal­do de cul­ti­vo pro­pi­cio para que la masa de plus­tru­ba­jo aumen­te, con la con­se­cuen­te amplia­ción de ganan­cia por par­te del gran capi­ta­lis­ta. Éste hace bueno el refrán de «a río revuel­to, ganan­cia de pes­ca­do­res», y se apro­ve­cha, median­te la fala­cia y el enga­ño, para poder usur­par aún más rique­za y pro­duc­ti­vi­dad que no le es pro­pia, sino que devie­ne de un tra­ba­jo no retri­bui­do.

Esta es la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de la refor­ma labo­ral en cier­nes y estas las inten­cio­nes de los voce­ros que se apres­tan a pro­cla­mar­la. De ahí que vea­mos al señor Rosell pasear­se a pecho des­cu­bier­to por los medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cios de la cau­sa. De ahí que se nos vaya pre­pa­ran­do el cuer­po por par­te de los acó­li­tos del señor Rajoy (o en su defec­to del señor Zapa­te­ro) hacia lo que vie­ne.

En la coyun­tu­ra actual, el capi­tal ha vis­to la opor­tu­ni­dad pro­pi­cia para des­pren­der­se de las ata­du­ras que amor­da­za­ban su plus­va­lía, y que amor­ti­gua­ban el impac­to del saqueo pro­du­ci­do a tra­vés de ese tra­ba­jo no remu­ne­ra­do pre­sen­te en toda rela­ción empre­sa­rio-asa­la­ria­do. Se des­nu­da por com­ple­to el real obje­ti­vo de la refor­ma: «el capi­ta­lis­ta bus­ca obte­ner la mayor can­ti­dad posi­ble de tra­ba­jo por la menor can­ti­dad posi­ble de dine­ro», prác­ti­ca­men­te sólo le intere­sa la dife­ren­cia entre el pre­cio de la fuer­za y el valor que crea su fun­ción.

Son estos gran­des gru­pos y cor­po­ra­cio­nes empre­sa­ria­les quie­nes verán incre­men­ta­das sus ganan­cias a tra­vés de este nue­vo hur­to. Serán El Cor­te Inglés, Eulen, Indi­tex, Alcam­po, Indra, etc., en repre­sen­ta­ción de sus res­pec­ti­vos equi­pos direc­ti­vos y accio­nis­tas, quie­nes se repar­tan el botín, pues nadie pien­se que estos miran el bene­fi­cio colec­ti­vo. Cuan­do aho­ra acu­dan es estas con­di­cio­nes al mer­ca­do labo­ral, lo harán sin unas tra­bas eco­nó­mi­cas antes exis­ten­tes y que rete­nían par­te de la rique­za pro­du­ci­da por el tra­ba­ja­dor; en éstas, dis­mi­nu­cio­nes sala­ria­les, rup­tu­ra de con­ve­nios, la pre­sión social ejer­ci­da por el ejer­ci­to de des­em­plea­dos y la ley de la ofer­ta y la deman­da labo­ral some­ti­da a estas ten­sio­nes, posi­bi­li­ta­rán que el flu­jo de rique­za flu­ya de la colec­ti­vi­dad a la indi­vi­dua­li­dad y el expo­lio se con­su­me.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *