El frau­de de la Navi­dad cris­tia­na- Mikel Ari­za­le­ta

Se nos vie­ne incul­can­do des­de anti­guo que el cris­tia­nis­mo como reli­gión se asien­ta y basa en los hechos his­tó­ri­cos de Dios de los que se habla en el Nue­vo y Vie­jo Tes­ta­men­to. Pero el estu­dio cien­tí­fi­co, libre y des­apa­sio­na­do de esos tex­tos, ini­cia­do hace unos 200 años, ha pues­to cla­ri­dad en las leyen­das y trans­mi­sio­nes cris­tia­nas y ha des­cu­bier­to fal­se­da­des y frau­des.

Todo lo que se nos habla en la Biblia del Israel pre-esta­tal ‑ante­rior al 1000 antes de Cris­to- fue con­fec­cio­na­do, narra­do e inven­ta­do a par­tir del VI antes de Cris­to, es decir 400 y 500 años des­pués ‑en la épo­ca post-esta­tal- y resul­ta ser pura fic­ción teo­ló­gi­ca. Elu­cu­bra­cio­nes y fan­ta­sías de teó­lo­gos e ilu­mi­na­dos o, en fra­se de Ernes­to Renan, cuan­do “la bes­tia­li­dad huma­na adquie­re la for­ma de pac­to con la divi­ni­dad. Se hace la solem­ne pro­me­sa de matar todo prohi­bién­do­se uno a sí mis­mo uti­li­zar la razón y la com­pa­sión. En la Biblia vete­ro­tes­ta­men­ta­ria se nos cuen­tan cos­tum­bres bár­ba­ras cho­rrean­tes de san­gre. Se con­sa­gra y entre­ga una ciu­dad o un país a la ani­qui­la­ción y se cree ofen­der a Dios si no se cum­ple tan maca­bro jura­men­to”. La crea­ción, la sali­da de Egip­to, la tie­rra pro­me­ti­da, Jeri­có y sus trom­pe­tas, Israel como pue­blo ele­gi­do de Dios… son cuen­tos pri­mi­ti­vos, ter­gi­ver­sa­cio­nes, tro­las, frau­de sin reali­dad his­tó­ri­ca algu­na. La mis­ma ver­dad que la que pue­de ence­rrar hoy como pala­bra de Dios la pré­di­ca del obis­po Rou­co Vare­la, la del obis­po Ice­ta, el obis­po del ejér­ci­to y la gue­rra Fran­cis­co Pérez o una nove­la de Sal­ga­ri.

Y el vie­jo frau­de ini­cial pro­si­gue con la lle­ga­da del hijo de Dios al mun­do, con el naci­mien­to de Jesús, su auto­pro­mul­ga­da resu­rrec­ción de los muer­tos y el regre­so final y jui­cio al fin de los tiem­pos.

Hoy advien­to es repe­ti­ción anual de cuen­to y leyen­da, en él no hay poso, ni lec­ción, ense­ñan­za o hue­lla de la inves­ti­ga­ción, aná­li­sis o pro­gre­so de la cien­cia. Hoy, como hace cien­tos de años, la Navi­dad cris­tia­na sigue sien­do teo­ría impermea­ble, que ya hace muchos años se reve­ló como frau­de y enga­ño: un Dios que se hace hom­bre median­te una vir­gen no fecun­da­da por varón alguno, que da a luz en una cua­dra mien­tras revo­lo­tean ánge­les, una estre­lla en el cie­lo seña­la su pese­bre y tres magos le ofre­cen dones y le rin­den hono­res.

Nada nue­vo, repe­ti­ción de vie­jas leyen­das; tam­bién Buda exis­tía como ser inma­te­rial en el cie­lo antes de su baja­da a la tie­rra, tam­bién los gnós­ti­cos ense­ña­ban ya antes la baja­da del sal­va­dor, del pri­mo­gé­ni­to de Dios, tam­bién el dios del sol egip­cio fecun­dó a la espo­sa vir­gen del rey, tam­bién en Per­sia Zara­tus­tra era hijo de vir­gen. Hera parió a Hefes­to sien­do vir­gen. A Mitra le ado­ra­ron pas­to­res lle­ván­do­le las pri­mi­cias de sus reba­ños. Mucho antes de que la Igle­sia esta­ble­cie­ra el 25 de diciem­bre como el día del naci­mien­to de Cris­to (ocu­rre por pri­me­ra vez el año 353) ya se fes­te­ja­ba en ese día el naci­mien­to de Mitra: “La vir­gen ha pari­do, reci­bid la luz. El gran rey, el bien­he­chor Osi­ris, ha naci­do. Os ha naci­do hoy el sal­va­dor”i.

Los naci­mien­tos de vir­gen son cono­ci­dos en la anti­güe­dad. Hoy ya nadie osa ven­der como hecho his­tó­ri­co seme­jan­te cuen­to, sal­vo la Igle­sia y sus comer­cia­les.

El aná­li­sis crí­ti­co-his­tó­ri­co de los tex­tos, el aná­li­sis serio de los tex­tos del Nue­vo Tes­ta­men­to que hablan del naci­mien­to de Jesús, remi­ten a lo siguien­teii:

Pri­me­ro: Los docu­men­tos más anti­guos del Nue­vo Tes­ta­men­to, las car­tas del após­tol Pablo y el Evan­ge­lio más anti­guo, el de Mar­cos, nada saben de un naci­mien­to de vir­gen.

Segun­do: Las his­to­rias navi­de­ñas con­tie­nen mayor­men­te ele­men­tos fic­ti­cios, que nada tie­nen que ver con lo real­men­te ocu­rri­do. De modo que no hubo un empa­dro­na­mien­to impe­rial bajo César Augus­to ni una matan­za de niños en Belén. Hero­des ya había muer­to antes de que Jesús nacie­ra. Los ánge­les pro­vie­nen de la mito­lo­gía pri­mi­ti­va y los pas­to­res en el cam­po, al igual que los magos de Orien­te, son per­so­na­jes idea­les. La narra­ción sobre la estre­lla de Belén es una fic­ción. Ade­más Jesús no nació en Belén sino en Naza­ret.

Ter­ce­ro: Jesús tuvo un padre terre­nal, humano. El naci­mien­to de vir­gen es una inter­pre­ta­ción, quie­re recal­car la divi­ni­dad de la per­so­na de Jesús, colo­cán­do­le a la mis­ma altu­ra que a otros hijos de dio­ses de la anti­güe­dad, que tam­bién supues­ta­men­te nacie­ron de madres vír­ge­nes. El evan­ge­lis­ta Mateo para decir que Jesús habría naci­do de una vir­gen se apo­ya en la tra­duc­ción grie­ga del libro de Isaías, don­de en el cap. 7 v. 14 se dice: “Ved la vir­gen que­da­rá pre­ña­da y pari­rá un hijo”. Isaías esta­ba pen­san­do en un suce­so ocu­rren­te en su tiem­po, en el siglo VIII antes de Cris­to. Ade­más en el ori­gi­nal hebreo se dice “mujer joven” y no “vir­gen”.

La narra­ción de Mateo es una pura fic­ción; la repe­ti­ción anual en igle­sias, cate­dra­les y ermi­tas por curas, párro­cos y obis­pos es un raca-raca abu­rri­do de un vie­jo mito, un enga­ño cons­cien­te que hoy, para no pro­vo­car car­ca­ja­das en el oyen­te, lo subli­man, lo espi­ri­tua­li­zan con­vir­tién­do­lo en un algo no se sabe qué. Como la resu­rrec­ción de Jesús, que sabien­do que no fue un hecho real ni his­tó­ri­co ter­mi­nan dicien­do que es una resu­rrec­ción en la fe, en la pala­bra…, pero resu­rrec­ción. Vaya, un cho­ri­zo sin mon­don­go, sin nada den­tro, mera piel, un frau­de denun­cia­ble.

i Karlheinz Desch­ner, El cre­do fal­si­fi­ca­do, ed. Txa­la­par­ta, pag. 41 – 53

ii Gerd Lüde­mann, Wer war Jesus, zu Klam­pen, pag. 78 – 81

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *