¿Arre­pen­tir­se para ser due­ño de dere­chos?- Fran Bal­da

Es real­men­te un hito que el Par­la­men­to de Nafa­rroa aprue­be una decla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con­tra la dis­per­sión. Y es una nove­dad que el PSN se ali­nee públi­ca­men­te por el final del durí­si­mo cas­ti­go que sufren cien­tos de fami­lias des­de hace más de vein­te años.

Des­de Egin Deza­gun Bidea que­re­mos reco­no­cer el tra­ba­jo y el com­pro­mi­so de Bil­du, NaBai, Izquier­da-Ezke­rra y el PSN por dar un paso en este sen­ti­do, por bus­car un míni­mo común deno­mi­na­dor que nos per­mi­ta ir des­atan­do el nudo de las con­se­cuen­cias del con­flic­to.

Sin embar­go, fue decep­cio­nan­te la ter­mi­no­lo­gía uti­li­za­da en la decla­ra­ción, y no nos pare­ce que sea de reci­bo vin­cu­lar el res­pe­to de los dere­chos de las per­so­nas pre­sas a su arre­pen­ti­mien­to.

Lo pri­me­ro, por­que una demo­cra­cia que se pre­cie debe res­pe­tar los dere­chos de las per­so­nas pre­sas sí o sí, y la dis­per­sión es una cruel­dad que bus­ca la des­truc­ción de los pre­sos y de su fami­lia, tal y como han denun­cia­do repe­ti­da­men­te nume­ro­sos agen­tes polí­ti­cos y socia­les en Eus­kal Herria y en el ámbi­to inter­na­cio­nal.

Lo segun­do, por­que es bas­tan­te cíni­co hablar de arre­pen­ti­mien­tos cuan­do aquí nadie se ha arre­pen­ti­do de las matan­zas del fran­quis­mo, ni del geno­ci­dio cul­tu­ral que se per­pe­tró en Eus­kal Herria, ni tam­po­co de la gue­rra sucia y todas las vio­len­cias poli­cia­les y para­po­li­cia­les que hemos sufri­do en las últi­mas déca­das, por no decir en los últi­mos siglos.

Y lo ter­ce­ro, por­que esta­mos vivien­do unas cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas que hay que ges­tio­nar con res­pon­sa­bi­li­dad, con empa­tía, con gene­ro­si­dad, bus­can­do acuer­dos amplios… Y pedir el arre­pen­ti­mien­to para ter­mi­nar con el tor­men­to de la dis­per­sión, para libe­rar a quien ya ha cum­pli­do su con­de­na, o para libe­rar a un enfer­mo gra­ve… es un brin­dis al sol, pero no una pro­pues­ta seria para una hoja de ruta que nos lle­ve a una paz defi­ni­ti­va y mul­ti­la­te­ral.

¿Alguien se ima­gi­na que en Irlan­da, en Sudá­fri­ca o en cual­quier con­flic­to del mun­do se hubie­ra impues­to el arre­pen­ti­mien­to como base para la solu­ción?

La paz pasa aho­ra por ter­mi­nar de mane­ra inme­dia­ta con las polí­ti­cas peni­ten­cia­rias de gue­rra y exter­mi­nio, por dejar de macha­car a las pre­sas y pre­sos y a sus fami­lias con medi­das inhu­ma­nas, y crear un mar­co de con­fian­za y res­pe­to en el que se pue­dan abor­dar todas las con­se­cuen­cias del con­flic­to, inclu­yen­do el reco­no­ci­mien­to al dolor de todas las víc­ti­mas y tam­bién la vuel­ta a casa de todas las per­so­nas pre­sas o exi­lia­das.

La hoja de ruta está escri­ta en el Acuer­do de Ger­ni­ka y en la Decla­ra­ción de Aie­te, por mucho que algu­nos se dis­trai­gan en manio­bras de con­su­mo interno y esca­so reco­rri­do polí­ti­co.

Des­de Egin Deza­gun Bidea mos­tra­mos nues­tra dis­po­si­ción al tra­ba­jo en común con todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas que quie­ran seguir dan­do pasos en este camino, que es lo que está pidien­do la mayo­ría social.

Esta­mos con­ven­ci­dos de que es posi­ble dejar atrás todo el sufri­mien­to acu­mu­la­do duran­te déca­das, y para ello debe­mos mirar al futu­ro con valen­tía y deter­mi­na­ción. No obs­tan­te, para poder mirar al futu­ro es nece­sa­rio ter­mi­nar cuan­to antes con todos los sufri­mien­tos del pre­sen­te, con todas las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos que a día de hoy se siguen pro­du­cien­do. Y, entre ellas, la más gra­ve sin duda es la per­vi­ven­cia de la dis­per­sión y de las medi­das de excep­ción que se apli­can a los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas.

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *