Aná­li­sis de la secre­ta­ría de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas de LAB

PRESUPUESTOS GENERALES DE LA CAV PARA EL 2012

La polí­ti­ca de recor­tes pre­su­pues­ta­rios impues­ta en toda la Unión Euro­pea ha deja­do en evi­den­cia que la sali­da de la cri­sis no cons­ti­tu­ye el obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de los pode­res polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Los com­pro­mi­sos adop­ta­dos con la esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y la reduc­ción del gas­to públi­co no sólo han demos­tra­do ser una opción fra­ca­sa­da para remon­tar la actual coyun­tu­ra, sino que ade­más han pro­vo­ca­do un dete­rio­ro de la eco­no­mía que nos con­du­ce a una segun­da rece­sión. A pesar de ello, gobier­nos de dife­ren­te signo polí­ti­co insis­ten en apli­car medi­das diri­gi­das a satis­fa­cer intere­ses que muy poco tie­nen que ver con las nece­si­da­des de la pobla­ción en gene­ral y de los sec­to­res socia­les más des­fa­vo­re­ci­dos y cas­ti­ga­dos por la cri­sis.

Esta orien­ta­ción pre­su­pues­ta­ria de cor­te res­tric­ti­vo tam­bién pare­ce haber­se ins­ta­la­do en el Gobierno Vas­co sos­te­ni­do por PSE-PSOE y PP. En con­cre­to, éste es el ter­cer año con­se­cu­ti­vo que el eje­cu­ti­vo de Patxi López pre­sen­ta un pro­yec­to de pre­su­pues­tos con un volu­men de gas­tos infe­rior al apro­ba­do para el año pre­ce­den­te.

Aun­que el eje­cu­ti­vo de Lakua es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de los efec­tos rece­si­vos que pro­vo­ca su polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, las cuen­tas públi­cas ela­bo­ra­das por el gobierno para 2012 con­tem­plan un gas­to total de 10.499 millo­nes de euros, lo que supo­ne un recor­te de 100,3 millo­nes res­pec­to al pre­su­pues­to apro­ba­do para el año 2011.

Ade­más, el gobierno ha opta­do por no ago­tar el techo máxi­mo de gas­to per­mi­ti­do para cum­plir con el obje­ti­vo de défi­cit fija­do en el 1,3% del PIB y que equi­val­dría a 926 millo­nes de euros, es decir, apro­xi­ma­da­men­te 44 millo­nes más que el défi­cit asu­mi­do por el gobierno.

Es cier­to que los cri­te­rios de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria vie­nen impues­tos por los com­pro­mi­sos adop­ta­dos en el seno de la UE. Tam­bién la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la (refor­ma­da bajo la pre­sión de las poten­cias euro­peas, el BCE, y el chan­ta­je de los mer­ca­dos) impe­di­rá en bre­ve incu­rrir en défi­cit estruc­tu­ral. Pero el gobierno de Lakua ha deci­di­do apli­car estos cri­te­rios de dis­ci­pli­na fis­cal con mayor rigor del exi­gi­do, y ello a pesar de tener el ratio de endeu­da­mien­to auto­nó­mi­co más bajo de todo el Esta­do (el 7,9% del PIB fren­te al 12,6% de media esta­tal).

Las medi­das de ajus­te pre­vis­tas para 2012, cuyos efec­tos se acu­mu­la­rán a las de años ante­rio­res, harán caer un 1% el gas­to pre­su­pues­ta­do. Aho­ra bien, para tener una visión más exac­ta del esfuer­zo res­tric­ti­vo rea­li­za­do por el gobierno la com­pa­ra­ción debe­ría rea­li­zar­se sin tener en cuen­ta el gas­to de per­so­nal (ya que se con­si­de­ra un cos­te fijo) y el mon­tan­te dedi­ca­do a las obras del TAV (pues­to que está finan­cia­do por el gobierno cen­tral). Así con­si­de­ra­do el recor­te pre­su­pues­ta­do ascien­de a un 3,73%.

Com­pro­ba­mos así que en lugar de poner el sec­tor públi­co al ser­vi­cio de la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, se opta por seguir pro­fun­di­zan­do en la apli­ca­ción de polí­ti­cas de recor­te en un momen­to muy deli­ca­do, tal y como demues­tra la situa­ción de estan­ca­mien­to en la que entró nues­tra eco­no­mía en el ter­cer tri­mes­tre del año. Pre­ci­sa­men­te, la caí­da del gas­to públi­co ha sido res­pon­sa­ble en gran par­te de este empeo­ra­mien­to de la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca.

Para ven­cer esta obse­sión por aco­me­ter el ajus­te del pre­su­pues­to por el lado del gas­to es urgen­te abor­dar una ambi­cio­sa refor­ma fis­cal que per­mi­ta aumen­tar la recau­da­ción, pero en cla­ve de jus­ti­cia fis­cal y no gra­van­do más a quie­nes menos tie­nen. En defi­ni­ti­va, hay que mejo­rar la pro­gre­si­vi­dad del sis­te­ma tri­bu­ta­rio y eli­mi­nar los pri­vi­le­gios que dis­fru­tan las ren­tas más ele­va­das, los ingre­sos del capi­tal y los bene­fi­cios empre­sa­ria­les.

A modo de ejem­plo des­ta­ca­mos que las hacien­das fora­les de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa deja­rán de ingre­sar cer­ca de 435 millo­nes de euros en con­cep­to de bene­fi­cios fis­ca­les a las empre­sas. Con esa can­ti­dad se podrían doblar los recur­sos des­ti­na­dos a la ren­ta de garan­tía de ingre­sos, la pres­ta­ción com­ple­men­ta­ria de vivien­da y las ayu­das de emer­gen­cia, y toda­vía sobra­rían 95 millo­nes más.
En esta sen­ti­do, con­si­de­ra­mos opor­tuno denun­ciar tam­bién el pac­to fis­cal alcan­za­do por PNV y PP para tra­tar de obs­ta­cu­li­zar aque­llas refor­mas que per­mi­ti­rían esta­ble­cer un sis­te­ma fis­cal más redis­tri­bu­ti­vo y soli­da­rio.

En todo caso, el gobierno de Patxi López ha ele­gi­do la peor de las opcio­nes para cua­drar las cuen­tas públi­cas del pró­xi­mo ejer­ci­cio, dan­do la espal­da a los pro­ble­mas que debe­rían enca­be­zar su agen­da de prio­ri­da­des: el des­em­pleo y las duras con­di­cio­nes de vida que atra­vie­san los colec­ti­vos más afec­ta­dos por la cri­sis y la pobre­za.

Lakua inten­ta ador­nar su lamen­ta­ble polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria afir­man­do que la gene­ra­ción de empleo cons­ti­tu­ye su mayor preo­cu­pa­ción; pero esta retó­ri­ca hue­ca no vie­ne ava­la­da por el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos Gene­ra­les ela­bo­ra­do para 2012.

La crea­ción de empleo debe­ría venir de la mano de la inver­sión públi­ca; sin embar­go, las inver­sio­nes dis­mi­nu­yen un 2,2%. Y si des­con­ta­mos el efec­to del TAV, cuya finan­cia­ción en reali­dad pro­ce­de del gobierno cen­tral, des­cu­bri­mos que el esfuer­zo inver­sor rea­li­za­do por Lakua se verá redu­ci­do en un 9,2% con res­pec­to al apro­ba­do para 2011.

Por cier­to, mere­ce la pena hacer un parén­te­sis para des­ta­car que el pro­yec­to del TAV no sólo no se ha vis­to afec­ta­do por la seve­ra dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria, sino todo lo con­tra­rio. En el ejer­ci­cio 2012 se des­ti­na­rán a estas obras 350,7 millo­nes de euros, dota­ción que repre­sen­ta un incre­men­to del 27,3% res­pec­to a lo pre­su­pues­ta­do para 2011. No debe­mos pasar por alto que el TAV ha levan­ta­do una amplia opo­si­ción social por tra­tar­se de una infra­es­truc­tu­ra de dudo­sa uti­li­dad social, incier­ta via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y gran impac­to medioam­bien­tal.

Vol­vien­do a la cues­tión del empleo debe­mos recor­dar que, según los datos publi­ca­dos por el Eus­tat (rela­ti­vos al ter­cer tri­mes­tre de 2011), en el últi­mo año se han des­trui­do alre­de­dor de 21.400 pues­tos de tra­ba­jo en la CAV. El paro no ha deja­do de cre­cer y, según las mis­mas fuen­tes, la cifra de des­em­pleo aumen­tó en 19.000 per­so­nas con res­pec­to al año ante­rior. Esta situa­ción ha ele­va­do a 36.000 el núme­ro de hoga­res con todos sus miem­bros en paro.

Por otro lado, a medi­da que la cri­sis se pro­lon­ga y dis­mi­nu­yen las opor­tu­ni­da­des para encon­trar empleo, las situa­cio­nes de paro tien­den a cro­ni­fi­car­se y las pres­ta­cio­nes se ago­tan. Según los ser­vi­cios públi­cos de empleo, de cada 100 per­so­nas regis­tra­das como para­das en la CAV hay 44 que no reci­ben nin­gún tipo de pres­ta­ción por des­em­pleo.

Lle­ga­dos a este pun­to tam­bién debe­mos cri­ti­car el cinis­mo del que hace gala el gobierno cuan­do dice que su prio­ri­dad más urgen­te será la de aten­der a las per­so­nas más des­pro­te­gi­das y man­te­ner los actua­les esque­mas de pro­tec­ción social. Con­vie­ne indi­car que el Depar­ta­men­to de Empleo y Asun­tos Socia­les impul­so una refor­ma que ha endu­re­ci­do los requi­si­tos para per­ci­bir la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos, des­ti­na­da a cubrir los gas­tos bási­cos para la super­vi­ven­cia de las per­so­nas sin ingre­sos; una refor­ma que fue apro­ba­da en el par­la­men­to con los votos de PSE y PP. Pero no con­for­me con esto el gobierno de Lakua vuel­ve a ensa­ñar­se con el colec­ti­vo más vul­ne­ra­ble, y aho­ra pre­ten­de redu­cir en un 8% la cuan­tía de esta pres­ta­ción social.

Por tan­to, mien­ten des­ca­ra­da­men­te cuan­do dicen que se com­pro­me­ten a garan­ti­zar las pres­ta­cio­nes socia­les bási­cas y la ofer­ta de ser­vi­cios públi­cos. Tras suce­si­vos años recor­tan­do el pre­su­pues­to resul­ta gro­tes­co afir­mar que se van a rea­li­zar nue­vos ajus­tes sin afec­tar a la pres­ta­ción de ser­vi­cios públi­cos bási­cos. Es impo­si­ble man­te­ner los mis­mos ser­vi­cios públi­cos con una dota­ción pre­su­pues­ta­ria cada vez más peque­ña.

De la mis­ma for­ma, resul­ta inve­ro­sí­mil que se pue­da con­ti­nuar redu­cien­do el pre­su­pues­to sin debi­li­tar el gas­to social, sobre todo si tene­mos en cuen­ta que más del 70% del gas­to públi­co está des­ti­na­do a obje­ti­vos de natu­ra­le­za social.

Pero no nos deje­mos enga­ñar ante la ima­gen de unos pre­su­pues­tos apa­ren­te­men­te «socia­les». El ele­va­do por­cen­ta­je de gas­to que los pre­su­pues­tos del Gobierno Vas­co dedi­ca a fines socia­les es fru­to del repar­to com­pe­ten­cial entre la admi­nis­tra­ción del Esta­do y la auto­nó­mi­ca. La mayo­ría de las com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das al Gobierno Vas­co son de mar­ca­do carác­ter social (sólo edu­ca­ción y sani­dad absor­ben el 57% del pre­su­pues­to), pero exis­te un amplio catá­lo­go de com­pe­ten­cias «no asu­mi­das» que son ejer­ci­das por Esta­do y cuyo mon­tan­te prác­ti­ca­men­te repre­sen­ta la mitad de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les del Esta­do. Lógi­ca­men­te estos gas­tos no figu­ran en las cuen­tas de la CAV, aun­que ten­ga­mos que con­tri­buir a sos­te­ner dichas car­gas a tra­vés del Cupo que paga­mos al Esta­do.

Ade­más del recor­te del gas­to social y de las pres­ta­cio­nes des­ti­na­das a las per­so­nas más nece­si­ta­das, Lakua pre­ten­de con­se­guir más «aho­rros» adi­cio­na­les ata­can­do las con­di­cio­nes labo­ra­les y sala­ria­les del per­so­nal al ser­vi­cio de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca. Y ya se sabe que la evo­lu­ción de los sala­rios en el sec­tor públi­co cons­ti­tu­ye una refe­ren­cia a imi­tar en las empre­sas pri­va­das.

Has­ta aho­ra el gobierno había deci­di­do sus­pen­der con carác­ter gene­ral las sus­ti­tu­cio­nes de per­so­nal para cubrir bajas o por acu­mu­la­ción de tareas. Aho­ra ha radi­ca­li­za­do su pos­tu­ra y pre­ten­de rea­li­zar una regu­la­ción de empleo públi­co encu­bier­ta, amor­ti­zan­do pues­tos de tra­ba­jo que que­den vacan­tes por jubi­la­cio­nes. Ade­más de los recor­tes de per­so­nal, los sala­rios se vol­ve­rán man­te­ner con­ge­la­dos un año más.

Estas medi­das, ade­más de agra­var las con­di­cio­nes labo­ra­les del per­so­nal al ser­vi­cio de la admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca y pro­vo­car una nue­va mer­ma de poder adqui­si­ti­vo, tam­bién supon­drán un dete­rio­ro aña­di­do de los ser­vi­cios públi­cos. Por tan­to, el gobierno incum­ple su pro­me­sa de man­te­ner los ser­vi­cios públi­cos, avan­zan­do así hacia el pro­gre­si­vo debi­li­ta­mien­to de lo que cons­ti­tu­ye uno de los pila­res bási­cos de cual­quier esta­do social de dere­cho.

Por el con­tra­rio, todo pare­ce indi­car que las pro­pues­tas de Con­fe­bask sí han deja­do su impron­ta en la ela­bo­ra­ción de estos pre­su­pues­tos. Sin duda la patro­nal se sen­ti­rá reco­no­ci­da al com­pro­bar que el pre­su­pues­to para 2012 reco­ge entre sus obje­ti­vos redu­cir el tama­ño del sec­tor públi­co y sitúa como prio­ri­ta­rias aque­llas polí­ti­cas que fomen­tan el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad.
En defi­ni­ti­va, patro­nal y gobierno com­par­ten el mis­mo patrón de cre­ci­mien­to, un mode­lo erró­neo y orien­ta­do a poten­ciar la deman­da exter­na, aun­que sea a cos­ta de depri­mir la deman­da inter­na, ya que los cos­tes sala­ria­les y el gas­to social son con­si­de­ra­dos un las­tre para la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por esa razón se adop­tan medias diri­gi­das a dis­ci­pli­nar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a redu­cir los cos­tes labo­ra­les (sala­ria­les y socia­les), deci­sio­nes que ter­mi­nan soca­van­do la ren­ta dis­po­ni­ble, debi­li­tan­do la deman­da inter­na y final­men­te des­tru­yen­do empleo.

Por últi­mo, el gobierno de Lakua ha adver­ti­do que la actual cri­sis eco­nó­mi­co-finan­cie­ra ha pro­vo­ca­do una rup­tu­ra con el com­por­ta­mien­to pre­vio de la eco­no­mía, y los nive­les de cre­ci­mien­to ya no vol­ve­rán a ser los de antes. En su opi­nión este hecho ame­na­za la sos­te­ni­bi­li­dad de las finan­zas públi­cas y ten­drá un fuer­te impac­to en la polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas.

De esta mane­ra el gobierno nos anti­ci­pa cuá­les son sus inten­cio­nes para el futu­ro, y avi­sa que en ade­lan­te «la des­apa­ri­ción de los défi­cit va a nece­si­tar del ajus­te estruc­tu­ral». En defi­ni­ti­va, que apues­tan por man­te­ner los recor­tes actua­les de for­ma per­ma­nen­te, aun cuan­do se remon­te el actual ciclo nega­ti­vo.

Gas­teiz, 20 de diciem­bre de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *