Segu­ri­dad pri­va­da y her­tzain­tza, mano a mano con­tra la jus­ta huel­ga de Metro Bil­bao

Huel­ga en el metro de Metro Bil­bao con­vo­ca­da por el comi­te de empre­sa del metro.

En la ima­gen, agen­tes de la Ertzain­tza y guar­dias de segu­ri­dad pri­va­da en los ande­nes del metro de Bil­bao.
No es de reci­bo, por tan­to, uti­li­zar a los usua­rios como excu­sa para arre­me­ter con­tra unos tra­ba­ja­do­res que están ejer­cien­do un dere­cho fun­da­men­tal. En este sen­ti­do, la acti­tud que man­tie­nen deter­mi­na­dos repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les al poner en tela de jui­cio este dere­cho y pre­sio­nar a los huel­guis­tas es inacep­ta­ble. Las decla­ra­cio­nes que hace unos días reali­zó el lehen­da­ka­ri, Patxi López, y los ser­vi­cios míni­mos que qui­so impo­ner la con­se­je­ra de Empleo, Gem­ma Zaba­le­ta, quien tuvo que ser recon­ve­ni­da por el TSJPV, cons­ti­tu­yen una agre­sión con­tra los dere­chos labo­ra­les. Del mis­mo modo, el alcal­de de Bil­bo, Iña­ki Azku­na, al afir­mar ayer que los sin­di­ca­tos habían per­di­do una oca­sión de ser gene­ro­sos, per­dió él mis­mo una nue­va oca­sión de decir algo res­pon­sa­ble y no hacer dema­go­gia.

La huel­ga es una de las pocas herra­mien­tas con las que cuen­tan los tra­ba­ja­do­res, la par­te más débil en todo con­flic­to labo­ral, fren­te a la empre­sa, que tie­ne muchos más ins­tru­men­tos para hacer valer su posi­ción. Es una herra­mien­ta que, no lo olvi­de­mos, tam­bién le supo­ne un cos­te a quien la uti­li­za como últi­mo recur­so, y que debe ser defen­di­da fren­te a los ata­ques de quie­nes quie­ren dejar iner­me a la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *