Segu­ri­dad pri­va­da y her­tzain­tza, mano a mano con­tra la jus­ta huel­ga de Metro Bilbao

Huel­ga en el metro de Metro Bil­bao con­vo­ca­da por el comi­te de empre­sa del metro.

En la ima­gen, agen­tes de la Ertzain­tza y guar­dias de segu­ri­dad pri­va­da en los ande­nes del metro de Bilbao.
No es de reci­bo, por tan­to, uti­li­zar a los usua­rios como excu­sa para arre­me­ter con­tra unos tra­ba­ja­do­res que están ejer­cien­do un dere­cho fun­da­men­tal. En este sen­ti­do, la acti­tud que man­tie­nen deter­mi­na­dos repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les al poner en tela de jui­cio este dere­cho y pre­sio­nar a los huel­guis­tas es inacep­ta­ble. Las decla­ra­cio­nes que hace unos días reali­zó el lehen­da­ka­ri, Patxi López, y los ser­vi­cios míni­mos que qui­so impo­ner la con­se­je­ra de Empleo, Gem­ma Zaba­le­ta, quien tuvo que ser recon­ve­ni­da por el TSJPV, cons­ti­tu­yen una agre­sión con­tra los dere­chos labo­ra­les. Del mis­mo modo, el alcal­de de Bil­bo, Iña­ki Azku­na, al afir­mar ayer que los sin­di­ca­tos habían per­di­do una oca­sión de ser gene­ro­sos, per­dió él mis­mo una nue­va oca­sión de decir algo res­pon­sa­ble y no hacer demagogia.

La huel­ga es una de las pocas herra­mien­tas con las que cuen­tan los tra­ba­ja­do­res, la par­te más débil en todo con­flic­to labo­ral, fren­te a la empre­sa, que tie­ne muchos más ins­tru­men­tos para hacer valer su posi­ción. Es una herra­mien­ta que, no lo olvi­de­mos, tam­bién le supo­ne un cos­te a quien la uti­li­za como últi­mo recur­so, y que debe ser defen­di­da fren­te a los ata­ques de quie­nes quie­ren dejar iner­me a la cla­se trabajadora.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.