Paso a paso se hace el camino- Ohia­na LLo­ren­te

El sába­do reci­bi­re­mos la ansia­da visi­ta del vie­jo car­bo­ne­ro. Las fami­lias se reu­ni­rán alre­de­dor de una mesa de ensue­ño para degus­tar los mejo­res man­ja­res del año y, allí don­de la cri­sis no haya hecho estra­gos, una pila de rega­los espe­ra­rá bajo el árbol de navi­dad las carre­ras de los niños y las niñas de la casa.

Son fechas para el encuen­tro. Tiem­po para pasar en fami­lia y con esas vie­jas amis­ta­des que no ves des­de hace meses. Los villan­ci­cos y las luces que alum­bran nues­tras calles se cue­lan en nues­tro día a día y aun­que inten­te­mos evi­tar­lo, el espí­ri­tu navi­de­ño con­si­gue afe­rrar­se con fuer­za.

Cuan­do el reen­cuen­tro resul­ta impo­si­ble, estas fechas se con­vier­ten en momen­to para el recuer­do. Aque­llos que no están entre noso­tros copan nues­tras con­ver­sa­cio­nes y, sobre todo, nues­tros silen­cios. Los que viven a miles de kiló­me­tros de sus fami­lias depor­ta­dos en luga­res don­de Olen­tze­ro pasea en baña­dor; los que pasa­rán la noche­bue­na con una birria de cena en una soli­ta­ria y géli­da cel­da; y los que ni siquie­ra sabe­mos dón­de ni cómo están. Cien­tos de sillas vacías espe­ran esta noche­bue­na la solu­ción de este vie­jo con­flic­to que se está hacien­do espe­rar.

Mien­tras Mariano Rajoy sigue callan­do ante el nue­vo tiem­po abier­to en Eus­kal Herria, cada vez son más los ciu­da­da­nos que se dan la mano por la reso­lu­ción. Una solu­ción que debe repa­rar tan­to en las raí­ces como en las con­se­cuen­cias. Lo que nos sitúa direc­ta­men­te a las puer­tas de las pri­sio­nes de los esta­dos espa­ñol y fran­cés.

La repa­tria­ción de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos es ya cau­sa común y agen­tes tan poco sos­pe­cho­sos como el Par­la­men­to de Nafa­rroa aprue­ban decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de este cala­do. Es el momen­to de aunar esfuer­zos.

Lle­nar la calles para vaciar las cár­ce­les. Esa es la apues­ta para el pró­xi­mo sie­te de enero. Una cita inelu­di­ble para todos aque­llos que quie­ren tran­si­tar el sen­de­ro que nos tras­la­de a la demo­cra­cia.

Paso a paso se hace el camino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *