Olen­tze­ro lo tie­ne cla­ro: ¡No jugue­mos con la opre­sión del pue­blo pales­tino!- Askapena

Olentzero lo tiene claro: ¡No juguemos con la opresión del pueblo palestino!

Nues­tro que­ri­do car­bo­ne­ro se pre­pa­ra para reco­rrer Eus­kal Herria lle­van­do un poco de feli­ci­dad y ale­gría, pero antes qui­so acla­rar que no pien­sa jugar con la opre­sión del pue­blo pales­tino y por lo tan­to, se nie­ga a repar­tir jugue­tes que sean fabri­ca­dos en Israel.

Olen­tze­ro hace pro­pia la cam­pa­ña inter­na­cio­nal al Boi­cot a Israel BDS (Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes) por medio de esta foto jun­to alcar­tel de la cam­pa­ña «Ez jolas­tu pales­ti­na­rren zapal­kun­tza­re­kin» y anun­cia que par­ti­ci­pa­rá en una kale­ji­ra que se rea­li­za­rá en Donos­tia, el sába­do 24 de diciem­bre que par­ti­rá de la Cate­drál del Buen Pas­tor a las 11:00 hs.

Horra! Gure olentzero!

La cam­pa­ña Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes a Israel (BDS), que comen­zó a tomar for­ma con el esta­lli­do de la Segun­da Inti­fa­da en el año 2000, hun­de sus raí­ces en la rica his­to­ria de resis­ten­cia civil pales­ti­na con­tra la colo­ni­za­ción sio­nis­ta (espe­cial­men­te en las cam­pa­ñas anti-nor­ma­li­za­ción que recha­za­ban la acep­ta­ción del apartheid). La con­vo­ca­to­ria ins­ta a dis­tin­tas for­mas de boi­cot has­ta que Israel cum­pla las leyes inter­na­cio­na­les ponien­do fin a la ocu­pa­ción de tie­rras y des­man­te­lan­do el Muro; reco­no­cien­do los dere­chos fun­da­men­ta­les de las y los ciu­da­da­nos pales­ti­nos de Israel con ple­na igual­dad; y res­pe­tan­do, pro­te­gien­do y pro­mo­vien­do los dere­chos de las per­so­nas refu­gia­das pales­ti­nas para que regre­sen según lo acor­da­do en la reso­lu­ción 194 de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU).

El lla­ma­mien­to fue apro­ba­do por más de 170 par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes, sin­di­ca­tos y redes de Pales­ti­na. Al adop­tar un enfo­que basa­do en los dere­chos, el lla­ma­mien­to acti­va la uni­ver­sa­li­dad de la Ley Inter­na­cio­nal y los Dere­chos Huma­nos en el con­tex­to pales­tino y uni­fi­ca las pos­tu­ras pales­ti­na e inter­na­cio­nal, per­mi­tién­do­les resis­tir o faci­li­tar la soli­da­ri­dad jun­to a los demás para con­se­guir los indis­cu­ti­bles dere­chos del pue­blo palestino.

La efi­ca­cia y diver­si­dad de la cam­pa­ña resul­ta cada día más evi­den­te. Pocos días des­pués del ata­que a la Flo­ti­lla de la Liber­tad, el Sin­di­ca­to de Esti­ba­do­res de Sue­cia reali­zó un blo­queo a bar­cos y car­gas israe­líes. En Cali­for­nia, India y Tur­quía se lle­va­ron a cabo blo­queos simi­la­res; y sin­di­ca­tos bel­gas, bri­tá­ni­cos y vas­cos rea­li­za­ron accio­nes vin­cu­la­das tam­bién con la cam­pa­ña. La Unión de Tra­ba­ja­do­res Muni­ci­pa­les Suda­fri­ca­nos (SAMWU) lan­zó una cam­pa­ña para crear “zonas libre de apartheid israelí”.

Tam­bién se ha pro­du­ci­do un avan­ce sin pre­ce­den­tes en el cam­po del boi­cot cul­tu­ral. Meg Ryan y Dus­tin Hoff­man can­ce­la­ron su asis­ten­cia al 2010 Jeru­sa­lem Film Fes­ti­val des­pués del ata­que a la Flo­ta, mien­tras que las ban­das The Pixies, The Gori­llaz Sound Sys­tem y The Kla­xons can­ce­la­ron todos sus con­cier­tos; y auto­res como Hen­ning Man­kell, Iain Banks y Ali­ce Wal­ker se unie­ron al lla­ma­mien­to. Antes, otras figu­ras habían can­ce­la­do ya actua­cio­nes en Israel (Elvis Cos­te­llo y Gil Scott-Heron) o apo­ya­do la cam­pa­ña (John Ber­ger, Nao­mi Klein, Ken Loach, Judith Butler y John Greyson).

A raíz del ata­que a la Flo­ti­lla, el ayun­ta­mien­to de Swan­sea (Gales) se unió a la lar­ga lis­ta de ciu­da­des de Euro­pa occi­den­tal en excluir a Veo­lia de los futu­ros con­tra­tos de ser­vi­cios públi­cos por su papel en la cons­truc­ción del tran­vía de Jeru­sa­lén, que uni­rá el este y el oes­te de la ciu­dad y con­so­li­da­rá el con­trol sobre los asen­ta­mien­tos ile­ga­les que allí exis­ten. Veo­lia está aho­ra inten­tan­do ven­der su par­ti­ci­pa­ción en el pro­yec­to del tranvía.

El boi­cot al apartheid de Sudá­fri­ca tar­dó una déca­da en hacer­se visi­ble en un peque­ño núme­ro de paí­ses euro­peos, y por lo menos una déca­da más para tener un impac­to nota­ble en los prin­ci­pa­les paí­ses occi­den­ta­les. En este caso par­ti­ci­pan ya acti­vis­tas de más de vein­te paí­ses, inclui­dos algu­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Lejano Orien­te, y el Esta­do de Israel está res­pon­dien­do al movi­mien­to como si se tra­ta­ra de una “ame­na­za exis­ten­cial”. Sin­di­ca­tos, par­ti­dos polí­ti­cos, estre­llas de la cul­tu­ra e ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras a nivel mun­dial se van unien­do o apo­yan­do indi­rec­ta­men­te la cam­pa­ña BDS. Como dijo un miem­bro fun­da­dor de la cam­pa­ña, “nues­tro momen­to suda­fri­cano ha lle­ga­do”. Vamos a seguir usan­do BDS como una pla­ta­for­ma efec­ti­va, crea­ti­va e inte­gral para aca­bar con la injus­ti­cia israe­lí y con­se­guir la libe­ra­ción de Pales­ti­na, la jus­ti­cia y la igualdad.

Michael Deas y Hind Awwad (coor­di­na­do­res en Euro­pa y Pales­ti­na, res­pec­ti­va­men­te, de la cam­pa­ña BDS).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.