Olen­tze­ro lo tie­ne cla­ro: ¡No jugue­mos con la opre­sión del pue­blo pales­tino!- Aska­pe­na

Olentzero lo tiene claro: ¡No juguemos con la opresión del pueblo palestino!

Nues­tro que­ri­do car­bo­ne­ro se pre­pa­ra para reco­rrer Eus­kal Herria lle­van­do un poco de feli­ci­dad y ale­gría, pero antes qui­so acla­rar que no pien­sa jugar con la opre­sión del pue­blo pales­tino y por lo tan­to, se nie­ga a repar­tir jugue­tes que sean fabri­ca­dos en Israel.

Olen­tze­ro hace pro­pia la cam­pa­ña inter­na­cio­nal al Boi­cot a Israel BDS (Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes) por medio de esta foto jun­to alcar­tel de la cam­pa­ña «Ez jolas­tu pales­ti­na­rren zapal­kun­tza­re­kin» y anun­cia que par­ti­ci­pa­rá en una kale­ji­ra que se rea­li­za­rá en Donos­tia, el sába­do 24 de diciem­bre que par­ti­rá de la Cate­drál del Buen Pas­tor a las 11:00 hs.

Horra! Gure olen­tze­ro!

La cam­pa­ña Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes a Israel (BDS), que comen­zó a tomar for­ma con el esta­lli­do de la Segun­da Inti­fa­da en el año 2000, hun­de sus raí­ces en la rica his­to­ria de resis­ten­cia civil pales­ti­na con­tra la colo­ni­za­ción sio­nis­ta (espe­cial­men­te en las cam­pa­ñas anti-nor­ma­li­za­ción que recha­za­ban la acep­ta­ción del apartheid). La con­vo­ca­to­ria ins­ta a dis­tin­tas for­mas de boi­cot has­ta que Israel cum­pla las leyes inter­na­cio­na­les ponien­do fin a la ocu­pa­ción de tie­rras y des­man­te­lan­do el Muro; reco­no­cien­do los dere­chos fun­da­men­ta­les de las y los ciu­da­da­nos pales­ti­nos de Israel con ple­na igual­dad; y res­pe­tan­do, pro­te­gien­do y pro­mo­vien­do los dere­chos de las per­so­nas refu­gia­das pales­ti­nas para que regre­sen según lo acor­da­do en la reso­lu­ción 194 de la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU).

El lla­ma­mien­to fue apro­ba­do por más de 170 par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes, sin­di­ca­tos y redes de Pales­ti­na. Al adop­tar un enfo­que basa­do en los dere­chos, el lla­ma­mien­to acti­va la uni­ver­sa­li­dad de la Ley Inter­na­cio­nal y los Dere­chos Huma­nos en el con­tex­to pales­tino y uni­fi­ca las pos­tu­ras pales­ti­na e inter­na­cio­nal, per­mi­tién­do­les resis­tir o faci­li­tar la soli­da­ri­dad jun­to a los demás para con­se­guir los indis­cu­ti­bles dere­chos del pue­blo pales­tino.

La efi­ca­cia y diver­si­dad de la cam­pa­ña resul­ta cada día más evi­den­te. Pocos días des­pués del ata­que a la Flo­ti­lla de la Liber­tad, el Sin­di­ca­to de Esti­ba­do­res de Sue­cia reali­zó un blo­queo a bar­cos y car­gas israe­líes. En Cali­for­nia, India y Tur­quía se lle­va­ron a cabo blo­queos simi­la­res; y sin­di­ca­tos bel­gas, bri­tá­ni­cos y vas­cos rea­li­za­ron accio­nes vin­cu­la­das tam­bién con la cam­pa­ña. La Unión de Tra­ba­ja­do­res Muni­ci­pa­les Suda­fri­ca­nos (SAMWU) lan­zó una cam­pa­ña para crear “zonas libre de apartheid israe­lí”.

Tam­bién se ha pro­du­ci­do un avan­ce sin pre­ce­den­tes en el cam­po del boi­cot cul­tu­ral. Meg Ryan y Dus­tin Hoff­man can­ce­la­ron su asis­ten­cia al 2010 Jeru­sa­lem Film Fes­ti­val des­pués del ata­que a la Flo­ta, mien­tras que las ban­das The Pixies, The Gori­llaz Sound Sys­tem y The Kla­xons can­ce­la­ron todos sus con­cier­tos; y auto­res como Hen­ning Man­kell, Iain Banks y Ali­ce Wal­ker se unie­ron al lla­ma­mien­to. Antes, otras figu­ras habían can­ce­la­do ya actua­cio­nes en Israel (Elvis Cos­te­llo y Gil Scott-Heron) o apo­ya­do la cam­pa­ña (John Ber­ger, Nao­mi Klein, Ken Loach, Judith Butler y John Grey­son).

A raíz del ata­que a la Flo­ti­lla, el ayun­ta­mien­to de Swan­sea (Gales) se unió a la lar­ga lis­ta de ciu­da­des de Euro­pa occi­den­tal en excluir a Veo­lia de los futu­ros con­tra­tos de ser­vi­cios públi­cos por su papel en la cons­truc­ción del tran­vía de Jeru­sa­lén, que uni­rá el este y el oes­te de la ciu­dad y con­so­li­da­rá el con­trol sobre los asen­ta­mien­tos ile­ga­les que allí exis­ten. Veo­lia está aho­ra inten­tan­do ven­der su par­ti­ci­pa­ción en el pro­yec­to del tran­vía.

El boi­cot al apartheid de Sudá­fri­ca tar­dó una déca­da en hacer­se visi­ble en un peque­ño núme­ro de paí­ses euro­peos, y por lo menos una déca­da más para tener un impac­to nota­ble en los prin­ci­pa­les paí­ses occi­den­ta­les. En este caso par­ti­ci­pan ya acti­vis­tas de más de vein­te paí­ses, inclui­dos algu­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Lejano Orien­te, y el Esta­do de Israel está res­pon­dien­do al movi­mien­to como si se tra­ta­ra de una “ame­na­za exis­ten­cial”. Sin­di­ca­tos, par­ti­dos polí­ti­cos, estre­llas de la cul­tu­ra e ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras a nivel mun­dial se van unien­do o apo­yan­do indi­rec­ta­men­te la cam­pa­ña BDS. Como dijo un miem­bro fun­da­dor de la cam­pa­ña, “nues­tro momen­to suda­fri­cano ha lle­ga­do”. Vamos a seguir usan­do BDS como una pla­ta­for­ma efec­ti­va, crea­ti­va e inte­gral para aca­bar con la injus­ti­cia israe­lí y con­se­guir la libe­ra­ción de Pales­ti­na, la jus­ti­cia y la igual­dad.

Michael Deas y Hind Awwad (coor­di­na­do­res en Euro­pa y Pales­ti­na, res­pec­ti­va­men­te, de la cam­pa­ña BDS).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *