Los tópi­cos se repro­du­cen en la sucec­ción polí­ti­ca de Corea del Nor­te- Txen­te Rekon­do

La muer­te del diri­gen­te nor­co­reano Kim Jong-Il y su sece­sión por par­te de su ter­cer hijo, Kim Jong-Un han vuel­to a des­atar todo un aba­ni­co de tópi­cos y pre­jui­cios en torno a la reali­dad del esta­do asiá­ti­co. La mayo­ría de los medios occi­den­ta­les repi­ten las mis­mas incer­ti­dum­bres y temo­res que en 1994, cuan­do murió Kim Il-Sung, fun­da­dor de Corea del Nor­te, y tuvo que ser sus­ti­tui­do por el aho­ra falle­ci­do Kim Jong-Il.

Las aler­tas ante un posi­ble colap­so del régi­men nor­co­reano no son nue­vas, y al igual que en el pasa­do nue­va­men­te el paso del tiem­po vol­ve­rá a poner a cada uno en su sitio. La ava­lan­cha de noti­cias espe­cu­la­ti­vas en torno a la nue­va situa­ción crea­da en Corea del Nor­te pue­de obe­de­cer a la mala inten­ción pre­me­di­ta­da de algu­nos, o bien al des­co­no­ci­mien­to real de la situa­ción de ese esta­do, o como seña­lan algu­nos ana­lis­tas cono­ce­do­res del país, “a la suma de ambas”.

Ya en 2008 cuan­do se cono­ció la enfer­me­dad de Kim Jong-Il algu­nos anti­ci­pa­ron el cam­bio de régi­men, y vol­vie­ron a insis­tir en la mis­ma línea argu­men­tal en 2010, ante lo que esas mis­mas fuen­tes cali­fi­ca­ron como el “fra­ca­so de la refor­ma mone­ta­ria”, y a pesar de todo el sis­te­ma nor­co­reano ha sobre­vi­vi­do a los peo­res augu­rios.

A día de hoy no se dan las con­di­cio­nes míni­mas para que se pro­duz­ca en Corea del Nor­te un cam­bio estruc­tu­ral de peso. No exis­te una opo­si­ción orga­ni­za­da, ni cuan­ti­ta­ti­va­men­te ni siquie­ra cua­li­ta­ti­va­men­te, y tam­po­co pare­ce que se hayan pro­du­ci­do divi­sio­nes inter­nas impor­tan­tes entre la eli­te del país. Inclu­so aque­llas noti­cias que insi­núan una fal­ta de expe­rien­cia mili­tar del futu­ro man­da­ta­rio, lo que podría moti­var un mayor rece­lo entre las pode­ro­sas fuer­zas mili­ta­res, no dejan de ser una par­te más de ese guión pre-ela­bo­ra­do des­de algu­nas chan­ci­lle­rías occi­den­ta­les.

La tran­si­ción de pode­res se puso en mar­cha hace ya un tiem­po, pro­ba­ble­men­te des­de que se cono­ció la gra­ve­dad de la enfer­me­dad de Kim Jong-Il, y a día de hoy algu­nos ana­lis­tas seña­lan que podría estar casi fina­li­za­da. En estos meses Kim Jong-Un se ha esta­do rodean­do de sus más asi­duos y cer­ca­nos cola­bo­ra­do­res, ase­gu­ran­do la leal­tad de esos car­gos en la estruc­tu­ra de poder de Corea del Nor­te, inclu­yen­do pues­tos en el ejér­ci­to y en las fuer­zas de segu­ri­dad. Tam­bién ha trans­cen­di­do su cola­bo­ra­ción acti­va en la polí­ti­ca con Corea del Sur, así como en la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca.

Ade­más, tras su nom­bra­mien­to ofi­cial como “futu­ro suce­sor”, Kim Jong-Un fue nom­bra­do vice­pre­si­den­te de la todo­po­de­ro­sa Comi­sión Mili­tar Cen­tral del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Corea, así como pro­mo­cio­na­do a “gene­ral de cua­tro estre­llas”. A todo ello se aña­di­ría que en estos últi­mos meses se ha pro­du­ci­do un espe­cie de “co-gober­nan­za” entre Kim Jong-Un y su padre aho­ra falle­ci­do. Las ame­na­zas, las dudas y las inter­pre­ta­cio­nes intere­sa­das son par­te del esce­na­rio nor­co­reano des­de hace tiem­po, pero al igual que en el pasa­do, en esta oca­sión hay un mar­gen muy gran­de para vol­ver a equi­vo­car­se.

Actual­men­te se pue­de encon­trar en las calles nor­co­rea­nas mues­tras de la pro­pa­gan­da ofi­cial, como los esló­ga­nes y pla­cas que reco­gen “la ben­di­ción de con­tar con el líder (Kim Il Sung), con el gene­ral (Kim Jong-Il) y con el gene­ral de cua­tro estre­llas (Kim Jong-Un)”.

Esa suce­sión de tópi­cos es algo con­sus­tan­cial al “acer­ca­mien­to” occi­den­tal a Corea del Nor­te. Duran­te mucho tiem­po se ha mani­fes­ta­do que en aquél país las cosas no cam­bian, y eso mues­tra una vez más, el des­co­no­ci­mien­to hacia aque­lla reali­dad. La impor­tan­cia de los lazos fami­lia­res y la pro­ce­den­cia de la mis­ma fami­lia ha sido cla­ve en el sis­te­ma nor­co­reano duran­te mucho tiem­po. El lla­ma­do sis­te­ma “song­bun” (ori­gen) con los tres gru­pos que pre­sen­ta­ba (núcleo, vaci­lan­te, hos­til) ha con­di­cio­na­do bue­na par­te de la vida social y polí­ti­ca duran­te mucho tiem­po, sin embar­go en los últi­mos años se ha pro­du­ci­do una cier­ta “rela­ja­ción” en su apli­ca­ción, fru­to de las pre­sio­nes socia­les que gene­ra­ba.

Tam­bién son evi­den­tes los cam­bios ope­ra­dos en la eco­no­mía, con pre­sen­cia de peque­ños mer­ca­dos don­de la gen­te inter­ac­túa a nive­les de peque­ñas pro­duc­cio­nes. Pero don­de se pue­de lle­var una ines­pe­ra­da sor­pre­sa más de uno es en torno a una pre­sen­ta­ción arcai­ca del país. En la actua­li­dad los diri­gen­tes nor­co­rea­nos han acep­ta­do el fun­cio­na­mien­to de los cita­dos mer­ca­dos pri­va­dos y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co sigue desa­rro­llán­do­se. Como seña­la­ba un diri­gen­te recien­te­men­te, se bus­ca “una for­ma­ción ade­cua­da de capi­tal humano, una base más desa­rro­lla­da en la indus­tria y en la tec­no­lo­gía, así como recur­sos finan­cie­ros sufi­cien­tes para con­ti­nuar la revo­lu­ción digi­tal”.

La pre­dic­ción de que un vacío de poder es inmi­nen­te en Pyong­yang, paso pre­vio al final del actual sis­te­ma nor­co­reano, nue­va­men­te pue­de resul­tar erró­neo.

Una de las cla­ves para enten­der con mayor pre­ci­sión la reali­dad nor­co­rea­na resi­de en la impor­tan­cia cla­ve que his­tó­ri­ca­men­te se ha otor­ga­do a la lla­ma­da “sobe­ra­nía nacio­nal”. Este es el prin­ci­pio que ha veni­do sus­ten­tan­do el actual sis­te­ma. Ya en el pasa­do se qui­so evi­tar la “depen­den­cia abso­lu­ta” a otros esta­dos o mode­los (Unión Sovié­ti­ca o Chi­na), para evi­tar que “agen­tes extran­je­ros inter­fie­ran en la polí­ti­ca y en la eco­no­mía del país”.

Jun­to a ello hay que resal­tar la lla­ma­da ideo­lo­gía Juche, que muchas veces es incom­pren­di­da o mal inter­pre­ta­da en Occi­den­te. Esa ideo­lo­gía es un “enfo­que en la sobe­ra­nía del esta­do en sus asun­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y mili­ta­res”. Y es en cier­ta medi­da la reac­ción nor­co­rea­na a la inter­ven­ción y ocu­pa­ción extran­je­ra en épo­cas pasa­das.

Corea del Nor­te no se opo­ne a la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca, pero se nie­ga a que­dar en manos de los intere­ses de esta­dos extran­je­ros. Por todo ello, las cita­das refor­mas y la actual tran­si­ción no deben inter­pre­tar­se como un aban­dono de los prin­ci­pios del sis­te­ma, ni mucho menos el comien­zo del fin del mis­mo.

Las rela­cio­nes con Corea del Sur sí que pue­den ser cla­ves de cara a con­fi­gu­rar un futu­ro esce­na­rio en la penín­su­la corea­na. Tras las mani­fes­ta­cio­nes de temor y des­con­cier­to de algu­nos acto­res sur­co­rea­nos, y secun­da­dos por otros occi­den­ta­les, lo cier­to es que a los diri­gen­tes de Pyong­yang no les intere­sa un cli­ma abier­to de hos­ti­li­dad. Es cier­to que los ata­ques dia­léc­ti­cos segui­rán estan­do pre­sen­te en las rela­cio­nes entre ambas Coreas, sin embar­go la reduc­ción de inci­den­tes arma­dos en la fron­te­ra duran­te este año, en com­pa­ra­ción con 2010, mues­tra ese deseo de evi­tar pro­vo­ca­cio­nes.

El nue­vo pano­ra­ma polí­ti­co que se ha veni­do dibu­jan­do estos meses en el sur (vic­to­ria en las elec­cio­nes par­cia­les y en Seúl de un par­ti­do de cen­tro-izquier­da) anti­ci­pa de cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes del 2012 una nue­va coyun­tu­ra, ya que de repe­tir­se esa ten­den­cia, los futu­ros diri­gen­tes sur­co­rea­nos podrían vol­ver a apli­car la polí­ti­ca “sunshi­ne”, que repre­sen­ta una ayu­da hacia sus her­ma­nos del nor­te pero sin las pre­con­di­cio­nes que a día de hoy se dan.

Corea del Nor­te bus­ca una esta­bi­li­dad para seguir afron­tan­do sus retos. Sigue bus­can­do un mode­lo eco­nó­mi­co que se ade­cue a la situa­ción actual, al tiem­po que nece­si­ta man­te­ner la ayu­da exte­rior, sobre todo de Chi­na (rela­ción pri­vi­le­gia­da), Corea del Sur( redu­ci­das sus­tan­cial­men­te des­de las elec­cio­nes de 2008) y EEUU (tam­bién han des­cen­di­do des­de las prue­bas nuclea­res de 2009). Si bien, esa ayu­da debe enmar­car­se en la filo­so­fía men­cio­na­da, es decir, bus­car una diver­si­fi­ca­ción para evi­tar la depen­den­cia abso­lu­ta hacia un úni­co esta­do extran­je­ro.

En este esce­na­rio el nue­vo diri­gen­te Kim Jong-Un debe­rá afron­tar diver­sos retos. Por un lado afron­ta un 2012 con una cele­bra­ción cla­ve, el cen­te­na­rio del naci­mien­to del Gran Líder Kim Il-Sung, así como enfi­lar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Tam­bién debe­rá hacer fren­te a las siem­pre com­pli­ca­das rela­cio­nes con los veci­nos del sur, y sobre todo afron­tar las pre­sio­nes en torno al pro­gra­ma nuclear, ver­da­de­ra baza ante cual­quier nego­cia­ción con otros agen­tes inter­na­cio­na­les, y en este sen­ti­do es cla­ra la apues­ta por reto­mar los con­tac­tos tan­to con EEUU como con el res­to de los esta­dos que com­po­nen la lla­ma­da “nego­cia­ción a seis”.

Final­men­te no hay que olvi­dar que de cum­plir­se las pre­dic­cio­nes más nega­ti­vas nos encan­ta­ría­mos ante un esce­na­rio que todos los acto­res desean evi­tar, ya que un colap­so vio­len­to del sis­te­ma aca­rrea­ría un pano­ra­ma catas­tró­fi­co para la región, con una ham­bru­na gene­ra­li­za­da, olea­das de refu­gia­dos y la posi­bi­li­dad de que las armas nuclea­res aca­ben en un mer­ca­do negro.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *