Los rebel­des sirios apo­ya­dos por Washing­ton están bajo el man­do de un «ex»-terrorista de Al-Qae­da

  • Prev
  • 1 of 11
  • Next

por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re

Explo­tan­do el mito de la lla­ma­da «pri­ma­ve­ra ára­be» y las inter­ven­cio­nes de la OTAN, tan­to ofi­cia­les como secre­tas, Qatar tra­ta de impo­ner diri­gen­tes isla­mis­tas don­de quie­ra que se le pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de hacer­lo. Esta estra­te­gia no sólo ha lle­va­do a Qatar a finan­ciar la Her­man­dad Musul­ma­na y a poner al ser­vi­cio de esta las cáma­ras y micró­fo­nos de la TV Al Jaz­ze­ra sino inclu­so a apo­yar a los mer­ce­na­rios de Al-Qae­da. Estos últi­mos diri­gen aho­ra el Ejér­ci­to Sirio Libre, lo cual des­pier­ta gran inquie­tud en Israel y entre los par­ti­da­rios del «cho­que de civi­li­za­cio­nes».

Los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU no se ponen de acuer­do en cuan­to a la inter­pre­ta­ción de los suce­sos que están enlu­tan­do Siria.
Según Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos, Siria está vivien­do una revo­lu­ción, con­ti­nua­ción de la «pri­ma­ve­ra ára­be», que está sien­do víc­ti­ma de una san­grien­ta repre­sión. Rusia y Chi­na esti­man, por el con­tra­rio, que Siria está enfren­ta­do la agre­sión de ban­das arma­das pro­ve­nien­tes del exte­rior, a las que com­ba­te de una mane­ra poco hábil que está dejan­do víc­ti­mas cola­te­ra­les entre la mis­ma pobla­ción civil a la que quie­re pro­te­ger.

La inves­ti­ga­ción que la Red Vol­tai­re ha rea­li­za­do en el terreno con­fir­ma esta últi­ma inter­pre­ta­ción [1]. Hemos reco­gi­do tes­ti­mo­nios direc­tos de los ata­ques de esos gru­pos arma­dos. Los tes­ti­gos seña­lan que el acen­to de algu­nos agre­so­res al hablar la len­gua ára­be los dela­ta como ira­quíes, jor­da­nos o libios, e inclu­so pash­tu­nes.

En los últi­mos meses, dife­ren­tes dia­rios ára­bes favo­ra­bles a la admi­nis­tra­ción al-Assad han men­cio­na­do la infil­tra­ción en Siria de entre 600 y 1,500 hom­bres del Gru­po islá­mi­co Com­ba­tien­te en Libia (GICL), rebau­ti­za­do des­de noviem­bre de 2007 con la ape­la­ción Al-Qae­da en Libia. A fines de noviem­bre, la pren­sa libia rela­tó el inten­to de la mili­cia de Zin­tan de arres­tar a Abdelha­kim Belhaj, com­pa­ñe­ro de armas de Osa­ma ben Laden [2] y jefe his­tó­ri­co de Al-Qae­da en Libia, con­ver­ti­do en gober­na­dor mili­tar de Trí­po­li por obra y gra­cia de la OTAN [3]. El inten­to de arres­to tuvo lugar en el aero­puer­to de Trí­po­li, en momen­tos en que Belhaj salía para Tur­quía. Pos­te­rior­men­te, varios dia­rios tur­cos han men­cio­na­do la pre­sen­cia de Abdelha­kim Belhaj en la fron­te­ra tur­co-siria.

Estas denun­cias encuen­tran la incre­du­li­dad de quie­nes siguen cre­yen­do que Al-Qae­da y la OTAN son enemi­gos irre­con­ci­lia­bles e inca­pa­ces de coope­rar entre sí. Lo cier­to es que esas denun­cias con­fir­man la tesis que ven­go defen­dien­do des­de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2011, de que los indi­vi­duos cata­lo­ga­dos como Al-Qae­da son mer­ce­na­rios uti­li­za­dos por la CIA [4].

¿Quién está dicien­do la ver­dad?

Des­de hace una sema­na, el dia­rio espa­ñol ABC, monár­qui­co, ha veni­do publi­can­do por entre­gas un repor­ta­je del fotó­gra­fo Daniel Iriar­te. Este perio­dis­ta se rela­cio­na con el Ejér­ci­to Sirio Libre (ASL, en inglés Syrian Free Army, ejér­ci­to sirio libre, con­du­ci­dos y bajo super­vi­sión por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia bri­tá­ni­cos, es decir el MI6) que ope­ra en el nor­te de Siria, pre­ci­sa­men­te en la fron­te­ra con Tur­quía. Daniel Iriar­te es un defen­sor de la «revo­lu­ción» y no hay para él tér­mi­nos dema­sia­do duros cuan­do se tra­ta de refe­rir­se al «régi­men de al-Assad».

Según el coro­nel Riyad Al-Assad, jefe del Ejér­ci­to Sirio Libre, este se com­po­ne de más de 20,000 hom­bres. Las auto­ri­da­des sirias esti­man que son en reali­dad algu­nos cien­tos [5].

Mien­tras tan­to, en la edi­ción del sába­do 17 de diciem­bre de 2011, el espa­ñol Daniel Iriar­te refie­re un encuen­tro que le pare­ció cho­can­te. Mien­tras sus ami­gos del ASL lo lle­va­ban a un nue­vo escon­di­te, Iriar­te se encon­tró con unos extra­ños suble­va­dos: 3 libios [6].

Mah­di al-Hara­ti, coman­dan­te de la Bri­ga­da de Trí­po­li, dimi­tió de sus fun­cio­nes como segun­do al man­do del Con­se­jo Mili­tar de Trí­po­li para irse a diri­gir el Ejér­ci­to Sirio Libre.

El pri­me­ro de ellos era Mah­di al-Hata­ri, un libio que vivió en Irlan­da antes de enro­lar­se en Al-Qae­da. Al final de la gue­rra con­tra Libia, Mah­di al-Hata­ri se con­vir­tió en coman­dan­te de la Bri­ga­da de Trí­po­li y pos­te­rior­men­te fue segun­do al man­do del Con­se­jo Mili­tar de Trí­po­li, bajo la direc­ción de Abdelha­kim Belhaj. Mah­di al-Hata­ri renun­ció a ese pues­to, unos dicen que lo hizo por­que había entra­do en con­flic­to con el Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción y otros que que­ría regre­sar a Irlan­da, don­de resi­de su espo­sa [7]. En reali­dad, Mah­di al-Hata­ri se fue a Siria.

Más extra­ño aún, en junio de 2010, este miem­bro de Al-Qae­da esta­ba entre los mili­tan­tes favo­ra­bles a los pales­ti­nos que via­ja­ban a bor­do del bar­co tur­co Mavi Mar­ma­ra. Agen­tes de nume­ro­sos ser­vi­cios secre­tos, esen­cial­men­te del espio­na­je esta­dou­ni­den­se, se habían infil­tra­do en la «Flo­ti­lla de la Liber­tad» [8]. Fue heri­do y rete­ni­do como pri­sio­ne­ro en Israel duran­te 9 días.

Duran­te la bata­lla de Trí­po­li, Mah­di al-Hata­ri diri­gió el gru­po de Al-Qae­da que sitió y ata­có el hotel Rixos, don­de yo mis­mo me encon­tra­ba con mis com­pa­ñe­ros de la Red Vol­tai­re y la pren­sa inter­na­cio­nal, y cuyos sóta­nos ser­vían de refu­gio a varios diri­gen­tes de la Yamahi­ria pro­te­gi­dos por la guar­dia de Kha­mis el-Kadha­fi [9]. Según este últi­mo, jun­to a Mah­di al-Hata­ri se halla­ban varios ofi­cia­les fran­ce­ses, pre­sen­tes en el terreno como con­se­je­ros de este miem­bro de Al-Qae­da.

El segun­do libio que el fotó­gra­fo Daniel Iriar­te se encon­tró en el Ejér­ci­to Libre Sirio es nada más y nada menos que Adem Kikli, otro lugar­te­nien­te de Abdelha­kim Belhaj. Iriar­te no logró iden­ti­fi­car al ter­cer libio, al que los demás lla­ma­ban Fuad.

Este tes­ti­mo­nio de Iriar­te con­cuer­da con lo que los dia­rios ára­bes anti­si­rios han veni­do pro­cla­man­do des­de hace sema­nas: el Ejér­ci­to Sirio Libre cuen­ta al menos con 600 «volun­ta­rios» de la orga­ni­za­ción Al-Qae­da en Libia [10].
Y toda la ope­ra­ción se desa­rro­lla bajo la direc­ción del pro­pio Abdelha­kim Belhaj, quien cuen­ta con la ayu­da del gobierno de Erdo­gan.

¿Cómo se expli­ca que un perió­di­co tan hos­til al gobierno de al-Assad como ABC haya deci­di­do publi­car el tes­ti­mo­nio de su envia­do espe­cial, cuan­do este reve­la los sucios méto­dos de la OTAN y con­fir­ma la tesis guber­na­men­tal sirio sobre la des­es­ta­bi­li­za­ción arma­da? Lo que suce­de es que, des­de hace una sema­na, ideó­lo­gos del cho­que de civi­li­za­cio­nes se han pro­nun­cia­do con­tra ese dis­po­si­ti­vo, que incor­po­ra extre­mis­tas isla­mis­tas a la estra­te­gia del «mun­do libre».

Como invi­ta­do del blog de CNBC [11], el ex pri­mer minis­tro espa­ñol José María Aznar reve­ló, el 9 de diciem­bre de 2011, que Abdelha­kim Belhaj se encon­tra­ba entre los sos­pe­cho­sos de estar impli­ca­dos en los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Madrid el 11 de mar­zo de 2004 [12], aten­ta­dos que pusie­ron fin a la carre­ra polí­ti­ca de Aznar en Espa­ña.

El jeque Ali Sala­bi, guía espi­ri­tual de Al-Qae­da en Libia, men­tor de Abdelha­kim Belhaj y hom­bre fuer­te de la actual Libia post-Gadaf­fi.

Esas decla­ra­cio­nes de Aznar coin­ci­den con varias inter­ven­cio­nes de sus ami­gos del Jeru­sa­lem Cen­ter for Public Affairs, el think-tank (cen­tro o ins­ti­tu­to de pro­pa­gan­da polí­ti­ca) que diri­ge el ex emba­ja­dor israe­lí ante la ONU, Dore Gold [13]. Estos ami­gos de Aznar expre­san públi­ca­men­te sus dudas ante la actual estra­te­gia de la CIA, que con­sis­te en ins­ta­lar isla­mis­tas en el poder en todo el nor­te de Áfri­ca. Dicha crí­ti­ca apun­ta en pri­mer lugar con­tra la muy secre­ta cofra­día de la Her­man­dad Musul­ma­na y sobre todo con­tra 2 per­so­na­li­da­des libias: el ya men­cio­na­do Abelha­kim Belhaj y su ami­go el jeque Ali Al-Sali­bi. Este últi­mo está con­si­de­ra­do como el nue­vo hom­bre fuer­te en Libia [14]. Tan­to Belhaj como Al-Sali­bi tie­nen la repu­tación de ser los peo­nes de Qatar en la actual Libia post-Kadha­fi [15]. Es ade­más pre­ci­sa­men­te el jeque Al-Sala­bi quien dis­tri­bu­yó los 2 000 millo­nes de dóla­res de ayu­da qata­rí a Al-Qae­da en Libia [16].

Reapa­re­ce así a la luz públi­ca la con­tra­dic­ción que tan­to se esfuer­zan algu­nos por escon­der des­de hace 11 años: los mer­ce­na­rios, anti­gua­men­te paga­dos por Osa­ma ben Laden, nun­ca han deja­do de estar al ser­vi­cio de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos, des­de la pri­me­ra gue­rra de Afga­nis­tán e inclu­so en la épo­ca de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. Sin embar­go, los diri­gen­tes occi­den­ta­les siguen pre­sen­tán­do­los como enemi­gos.

Es pro­ba­ble que las obje­cio­nes del señor Aznar y las del Jeru­sa­lem Cen­ter for Public Affairs sean des­car­ta­das por la OTAN, como antes lo fue­ron las del gene­ral Car­ter Ham, coman­dan­te en jefe del Afri­Com, cuan­do –al prin­ci­pio de la gue­rra con­tra Libia– se le dio como misión garan­ti­zar en Libia la pro­tec­ción de los mis­mos yiha­dis­tas que has­ta enton­ces habían esta­do matan­do sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en Irak.

Lejos de la reali­dad, el Comi­té Anti­te­rro­ris­ta de la ONU (el lla­ma­do «Comi­té de Apli­ca­ción de la Reso­lu­ción 1267») y el Depar­ta­men­to de Esta­dos de Esta­dos Uni­dos siguen man­te­nien­do en su lis­ta negra a la orga­ni­za­ción de Abdelha­kim Belhaj y del jeque Al-Sala­bi bajo su anti­gua deno­mi­na­ción de Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te en Libia. Todos los Esta­dos tie­nen la obli­ga­ción, según pare­ce, de arres­tar a estos indi­vi­duos si pene­tran en sus terri­to­rios.

[1] «Men­ti­ras y ver­da­des sobre Siria», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 27 de noviem­bre de 2011.

[2] «Libya’s Power­ful Isla­mist Lea­der», por Babak Dehghan­pisheh, The Daily Beast, 2 de sep­tiem­bre de 2011.

[3] «Cómo los hom­bres de Al-Qae­da lle­ga­ron al poder en Libia», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 6 de sep­tiem­bre de 2011.

[4] «Enemi­gos de la OTAN en Irak y en Afga­nis­tán, alia­dos en Libia», por Webs­ter G. Tar­pley, Red Vol­tai­re, 21 de mayo de 2011.

[5] «Syria’s oppo­si­tion, rebels hold talks in Tur­key», por Safak Timur, agen­cia fran­ce­sa de noti­cias AFP, 1º de diciem­bre de 2011.

[6] «Isla­mis­tas libios se des­pla­zan a Siria para “ayu­dar” a la «revo­lu­ción» en Siria», por Daniel Iriar­te, ABC (Espa­ña), 17 de diciem­bre de 2011.

[7] «Lib­yan-Irish com­man­der resigns as deputy head of Tri­po­li mili­tary coun­cil», por Mary Fitz­ge­rald, The Irish Times, 11 de octu­bre de 2011.

[8] «Flo­ti­lla de la Liber­tad: el deta­lle que Netan­yahu no cono­cía», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 6 de junio de 2010.

[9] «Thierry Meys­san y Mah­di Darius Nazem­roa­ya ame­na­za­dos de muer­te en Trí­po­li», Réseau Vol­tai­re, 22 de agos­to de 2011.

[10] «Lib­yan figh­ters join “free Syrian army” for­ces», Al Bawa­ba, 29 de noviem­bre de 2011.

[11] «Spain’s For­mer Pri­me Minis­ter Jose Maria Aznar on the Arab Awa­ke­ning and How the West Should React», CNBC​.com., 9 de diciem­bre de 2011.

[12] «Aten­ta­dos de Madrid: la pis­ta atlan­tis­ta», por Mathieu Miquel, Réseau Vol­tai­re, 6 de noviem­bre de 2009.

[13] «Diplo­macy after the Arab upri­sings», por Dore Gold, The Jeru­sa­lem Post, 15 de diciem­bre de 2011.

[14] «Meet the likely archi­tect of the new Lib­ya», par Marc Fisher, The Washing­ton Post, 9 de diciem­bre de 2011.

[15] «Lib­yans wary over sup­port from Qatar», por John Thor­ne, The Natio­nal (Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos), 13 de diciem­bre de 2011.

[16] John Thor­ne, op. cit.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *