CELAC: dos pro­yec­tos en pug­na- Ati­lio Borón

Sin duda que la crea­ción de la CELAC ha sido uno de los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos que tuvie­ron lugar en el plano regio­nal en muchos años. La sola idea de una orga­ni­za­ción que reúna a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños sin la asfi­xian­te pre­sen­cia de Esta­dos Uni­dos y Cana­dá es una muy bue­na noti­cia y per­mi­te abri­gar espe­ran­zas de que la tra­di­cio­nal pre­po­ten­cia con que la Casa Blan­ca mane­ja­ba los asun­tos del área tro­pe­za­rá de aho­ra en más con cre­cien­tes obstáculos.

Cla­ro que la “pre­sun­ción hege­mó­ni­ca” del impe­rio no se des­va­ne­ce­rá por la crea­ción de esta orga­ni­za­ción, pero sus man­da­tos ya no ten­drán el auto­má­ti­co asen­ti­mien­to del pasa­do cuan­do un úka­se de Washing­ton pro­du­jo en 1962 el des­tie­rro de Cuba del sis­te­ma interamericano.

De todos modos, con­ven­dría dejar de lado exce­si­vos entu­sias­mos por­que poner en mar­cha efec­ti­va­men­te la CELAC, es decir, con­ver­tir­la en la pro­ta­go­nis­ta que se haga mere­ce­do­ra de las gran­des espe­ran­zas en ella depo­si­ta­das, no será tarea sen­ci­lla. Su crea­ción es un logro impor­tan­tí­si­mo, pero por aho­ra es ape­nas un pro­yec­to que, para ser efi­caz, debe­rá ser capaz de con­ver­tir­se en una orga­ni­za­ción; es decir, en un suje­to dota­do de sufi­cien­tes capa­ci­da­des de inter­ven­ción en el ámbi­to de Nues­tra Amé­ri­ca. Pero, como vere­mos más ade­lan­te, no es ese el pro­yec­to que pro­po­nen los gobier­nos de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na con la ben­di­ción de la Casa Blanca.

La inusi­ta­da gra­ve­dad de la cri­sis capi­ta­lis­ta en cur­so hizo que has­ta los gobier­nos más dere­chis­tas de la región con­sin­tie­ran en unir­se a la CELAC. Es un ges­to impor­tan­tí­si­mo y sería tan erra­do mini­mi­zar su tras­cen­den­cia y el mal tra­go que esto sig­ni­fi­có para Washing­ton como exa­ge­rar el impac­to inme­dia­to que habrá de tener la CELAC. No es un mis­te­rio para nadie que la extre­ma hete­ro­ge­nei­dad socio­po­lí­ti­ca del con­ti­nen­te (des­de la Revo­lu­ción Cuba­na has­ta el régi­men títe­re de Por­fi­rio Lobo en Hon­du­ras ‑ins­ta­la­do por la Casa Blan­ca al derro­car a Mel Zela­ya- pasan­do por San­tos, Cal­de­rón, Mar­ti­ne­lli, Chin­chi­lla, Cris­ti­na, Dil­ma, el “Pepe” Muji­ca, Huma­la has­ta lle­gar a Chá­vez, Evo y Correa) habrá de cons­ti­tuir­se en un muy serio obs­tácu­lo a la hora de pasar del incon­se­cuen­te plano de los dis­cur­sos a las accio­nes con­cre­tas en can­den­tes asun­tos regio­na­les. Pon­ga­mos un par de ejem­plos: uno, es bien sabi­do que Washing­ton dis­po­ne de gran­des par­ti­das pre­su­pues­ta­rias así como “ase­so­res” y otros recur­sos para “ayu­dar” a acto­res loca­les que en diver­sos paí­ses hos­ti­gan o pro­cu­ran des­es­ta­bi­li­zar (cuan­do no derro­car) a gobier­nos que no son de su agra­do. Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, ade­más de Cuba, son blan­cos favo­ri­tos de estas polí­ti­cas. Si en muchos casos esta inge­ren­cia impe­rial se pro­ce­sa a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes de pan­ta­lla, en otros el invo­lu­cra­mien­to en la polí­ti­ca de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se rea­li­za de for­ma abier­ta, direc­ta e inme­dia­ta por las agen­cias u orga­nis­mos fede­ra­les como la DEA, la CIA y la USAID, entre los más impor­tan­tes. ¿Será posi­ble que la CELAC con­de­ne esas prác­ti­cas inter­ven­cio­nis­tas del impe­rio y tome las deci­sio­nes reque­ri­das para neu­tra­li­zar­las, habi­da cuen­ta de su carác­ter vio­la­to­rio de la lega­li­dad inter­na­cio­nal y su natu­ra­le­za pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca? Pare­ce muy poco pro­ba­ble, si bien bajo algu­nas cir­cuns­tan­cias extre­mas podría tal vez haber excep­cio­nes. ¿Habrá una­ni­mi­dad en res­pal­dar una polí­ti­ca de ese tipo o a otra ‑y este es el segun­do y más cru­cial ejem­plo- que exi­gie­ra poner fin al sta­tus colo­nial de Puer­to Rico? No pare­ce; tal vez haya sido por eso que varios gobier­nos ‑entre ellos Chi­le, Colom­bia y Méxi­co– insis­tie­ron en que todas las deci­sio­nes de la CELAC debían adop­tar­se por una­ni­mi­dad, teme­ro­sos de que los gobier­nos más radi­ca­les de la región pudie­ran lle­gar a cons­ti­tuir una cir­cuns­tan­cial mayo­ría que dis­gus­te a los ocu­pan­tes de la Casa Blan­ca y entor­pez­ca las “ami­ga­bles rela­cio­nes” que varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños man­tie­nen con Washing­ton. Por algo los gobier­nos que quie­ren que la CELAC sea un orga­nis­mo efec­ti­vo y no un perió­di­co tor­neo de dis­cur­sos están vien­do la for­ma de ins­ti­tuir una nor­ma­ti­va que exi­ja una mayo­ría cali­fi­ca­da (en qué pro­por­ción es algo que toda­vía no ha sido deci­di­do) para adop­tar las deci­sio­nes de la institución.

En rela­ción a este tema el Can­ci­ller chi­leno Alfre­do Moreno expre­só con abso­lu­ta cla­ri­dad la pos­tu­ra del impe­ria­lis­mo cuan­do dijo que “la CELAC será un foro y no una orga­ni­za­ción, que no ten­drá sede, secre­ta­ria­do, buro­cra­cia ni nada de eso”. Para Moreno, repre­sen­ta­ti­vo de la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na, de lo que se tra­ta es de este­ri­li­zar un pro­yec­to, de cas­trar­lo a poco de nacer, para redu­cir­lo a una intras­cen­den­te suce­sión de “cum­bres pre­si­den­cia­les” (2012 en Chi­le, 2013 en Cuba, 2014 pro­ba­ble­men­te en Cos­ta Rica). Por eso quien final­men­te pre­si­di­rá la CELAC duran­te este pró­xi­mo año no será otro que Sebas­tián Piñe­ra. No hace fal­ta agu­zar dema­sia­do la vis­ta para per­ci­bir que un pro­yec­to de este tipo, “des­ca­feí­na­do”, es el que res­pal­da­rá la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na, cuya car­ta de iden­ti­dad es el ser­vi­lis­mo y la genu­fle­xión antes los dic­ta­dos del impe­rio. Pero hay otro pro­yec­to para la CELAC: en línea con el pro­gra­ma boli­va­riano del Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de 1826 y con los anhe­los de Arti­gas, San Mar­tín, Sucre, Mar­tí, Mora­zán, San­dino y tan­tos otros patrio­tas lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. Un pro­yec­to que hace medio siglo fue bri­llan­te­men­te sin­te­ti­za­do en la Segun­da Decla­ra­ción de La Haba­na, impul­sa­da por Fidel, Raúl y el Che. En fin: la dispu­ta entre los dos pro­yec­tos será inevi­ta­ble, y las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas (pro­fun­di­za­ción de la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo, inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano en la región, madu­ra­ción de la con­cien­cia polí­ti­ca de nues­tros pue­blos, etcé­te­ra) irán movien­do el fiel de la balan­za, oja­lá en que un sen­ti­do posi­ti­vo. Hay que recor­dar que los baluar­tes de la influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en la región: Piñe­ra, San­tos y Cal­de­rón, se encuen­tran sen­ta­dos sobre un pol­vo­rín que pue­de esta­llar en cual­quier momento.

La acti­tud de Washing­ton has­ta aho­ra ha sido la de espe­rar a que se des­en­vuel­van los acon­te­ci­mien­tos. El lan­za­mien­to de la CELAC ha sido una muy mala noti­cia para el impe­rio, pero sabe que toda­vía cuen­ta con varias car­tas en sus manos. Sabe, por ejem­plo, que tie­ne varios “Caba­llos de Tro­ya” den­tro de la inci­pien­te orga­ni­za­ción y que en cuan­to lo con­si­de­re opor­tuno se pon­drán dócil­men­te a su ser­vi­cio para imple­men­tar las órde­nes ema­na­das des­de la Casa Blan­ca. Sabe tam­bién que su incan­sa­ble labor de des­es­ta­bi­li­za­ción de los gobier­nos más radi­ca­les pue­de debi­li­tar­los, creán­do­les difi­cul­ta­des que afec­ten su pro­ta­go­nis­mo en el mar­co de la CELAC. Sabe, por últi­mo, que sus can­tos de sire­na hacia los gobier­nos de la así lla­ma­da “cen­troiz­quier­da” (Argen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay, ¿Perú?) pue­de ten­tar a algún gober­nan­te a deser­tar del pro­yec­to eman­ci­pa­dor que se encuen­tra en las raí­ces his­tó­ri­cas de la CELAC y que fue­ran actua­li­za­das por Fidel, Raúl, Chá­vez, Evo y Correa, para no nom­brar sino las prin­ci­pa­les figu­ras. Los ges­tos recon­ci­lia­to­rios de Oba­ma con el gobierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez y la per­ma­nen­te labor de seduc­ción que la Casa Blan­ca ejer­ce sobre Bra­si­lia se encua­dran ine­quí­vo­ca­men­te como pie­zas de esta estra­te­gia. Sepa­rar a la Argen­ti­na y el Bra­sil del pro­yec­to radi­cal de la CELAC, ais­lar a Chá­vez, Evo y Correa y, de paso, ajus­tar más el tor­ni­que­te del blo­queo con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na. El impe­rio no deja­rá nada libra­do al azar. El pre­mio es muy gran­de: 20 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, un mer­ca­do de 600 millo­nes de habi­tan­tes, sie­te de los diez prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de mine­ra­les estra­té­gi­cos del mun­do, la mitad del agua dul­ce y de la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta tie­rra, ade­más de petró­leo, gas, ener­gé­ti­cos de todo tipo y ali­men­tos como para saciar el ham­bre de más de mil millo­nes de per­so­nas. Y, como lo recor­da­ba el Che, “Amé­ri­ca Lati­na es la reta­guar­dia estra­té­gi­ca de Esta­dos Uni­dos”, y bajo las actua­les con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal y ace­le­ra­da des­com­po­si­ción del pre­ca­rio “orden mun­dial” crea­do por Washing­ton des­de la pos­gue­rra esa reta­guar­dia adquie­re un valor supre­mo. Por eso debe­mos librar la bata­lla por la CELAC, para que el pro­yec­to eman­ci­pa­dor que le dio naci­mien­to sea quien final­men­te pre­va­lez­ca y abra aque­llas gran­des ala­me­das de las que habla­ra Sal­va­dor Allen­de en su últi­mo dis­cur­so, y por las cua­les tran­si­ta­rían nues­tros pue­blos en su lar­ga mar­cha hacia la jus­ti­cia, la liber­tad, la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal y la democracia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *