EE.UU. menos­pre­cia el pre­cio de la gue­rra que sigue pagan­do el pue­blo ira­quí- Gary Youn­ge

El 19 de noviem­bre de 2005, un pelo­tón de mari­nes esta­dou­ni­den­ses fue ata­ca­do por una bom­ba al bor­de de la ruta en Haditha, en la pro­vin­cia Anbar de Iraq, matan­do a un sol­da­do e hirien­do gra­ve­men­te a dos. Según decla­ra­cio­nes de civi­les los mari­nes se lan­za­ron a una masa­cre desen­fre­na­da, matan­do a 24 per­so­nas. Entre ellas un hom­bre de 76 años en una silla de rue­das y un niño de tres años. Fue una matan­za. “Pien­so que sim­ple­men­te esta­ban cega­dos por el odio… y per­die­ron el con­trol”, dijo James Cros­san, uno de los mari­nes heri­dos.

Cuan­do escu­chó la noti­cia, el gene­ral Ste­ve John­son, el coman­dan­te esta­dou­ni­den­se en la pro­vin­cia Anbar en esos días, no vio moti­vos para más exá­me­nes. “Pasa­ba todo el tiem­po… en todo el país. Ya sabéis, tal vez, si yo hubie­ra esta­do sen­ta­do aquí [en Vir­gi­nia] y hubie­se oído que 15 civi­les fue­ron ase­si­na­dos me habría sor­pren­di­do y espan­ta­do y habría hecho más para inves­ti­gar­lo. Pero enton­ces sen­tí que solo era el pre­cio de la acción en ese enfren­ta­mien­to en par­ti­cu­lar”.

Ocho sol­da­dos fue­ron acu­sa­dos ori­gi­nal­men­te por la atro­ci­dad. Los car­gos con­tra seis sol­da­dos se reti­ra­ron, uno fue absuel­to y el otro sigue a la espe­ra de un jui­cio. Lo sabe­mos por­que un perio­dis­ta del New York Times encon­tró docu­men­tos de la inves­ti­ga­ción inter­na de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en un basu­ral cer­ca de Bag­dad. Un asis­ten­te los esta­ba usan­do para ali­men­tar un fue­go para coci­nar car­pa ahu­ma­da para la cena.

El artícu­lo apa­re­ció el mis­mo día en el que Barack Oba­ma anun­ció la reti­ra­da de los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses la sema­na pasa­da, acla­man­do la gue­rra de casi nue­ve años como un “éxi­to”, que fue “un extra­or­di­na­rio logro” que los sol­da­dos pue­den ver con “sus fren­tes en alto”. Y así sigue ade­lan­te EE.UU., tiran­do a la basu­ra la evi­den­cia de sus crí­me­nes de gue­rra, no res­pon­sa­bi­li­zan­do a nadie y pre­fi­rien­do ver la derro­ta como vic­to­ria y el fra­ca­so como éxi­to.

Aun­que hay que salu­dar la sali­da de los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses con un ali­vio pre­ca­vi­do (pre­ca­vi­do por­que EE.UU. man­ten­drá su mayor emba­ja­da del mun­do en Iraq jun­to con miles de con­tra­tis­tas pri­va­dos arma­dos), se debe hacer todo lo posi­ble por frus­trar a los que tra­tan de enga­la­nar y defor­mar su lamen­ta­ble lega­do. Se pen­sa­ría que es algo fácil. El caso con­tra esta gue­rra se ha enjui­cia­do exhaus­ti­va­men­te en esta colum­na y en otros sitios. (El argu­men­to de que el derro­ca­mien­to de Sadam Hus­sein com­pen­se de algu­na mane­ra las men­ti­ras, la tor­tu­ra, el des­pla­za­mien­to, la car­ni­ce­ría, la ines­ta­bi­li­dad y los abu­sos de los dere­chos huma­nos es per­ver­so. EE.UU. uti­li­zó una bom­ba Daisy-Cut­ter para cas­car una nuez.)

Esta gue­rra comen­zó con muchos padres, pero ter­mi­nó sus días como un huér­fano, man­ci­llan­do las repu­tacio­nes de los que la lan­za­ron y a los idio­tas úti­les que die­ron cober­tu­ra inte­lec­tual. Nadie ha teni­do que ren­dir cuen­tas; pocos acep­tan la res­pon­sa­bi­li­dad.

En todo caso, no podrían haber­lo hecho solos. Fue posi­ble gra­cias a la colu­sión sis­té­mi­ca de una cla­se polí­ti­ca indo­len­te y una cul­tu­ra polí­ti­ca jin­goís­ta, para no hablar de un che­que en blan­co del gobierno bri­tá­ni­co. Cuan­do la gue­rra comen­zó, casi tres cuar­tos de los esta­dou­ni­den­ses la apo­ya­ron. Solo los polí­ti­cos con prin­ci­pios se opu­sie­ron, y hubo muy pocos. Cuan­do pre­gun­ta­ron a Nancy Pelo­si por qué no pre­sio­nó por la recu­sa­ción de Bush cuan­do lle­gó a pre­si­den­ta de la Cáma­ra en 2006, dijo: “¿Y los demás que vota­ron por esa gue­rra sin tener evi­den­cia algu­na?… ¿Dón­de esta­rán esos demó­cra­tas? ¿Van a votar por noso­tros para recu­sar a un pre­si­den­te que nos lle­vó a la gue­rra basán­do­se en infor­ma­ción que ellos tam­bién tenían?”

Hoy, el reti­ro de las tro­pas es casi lo úni­co popu­lar que ha hecho Oba­ma en los últi­mos dos años. Los son­deos mues­tran que más de un 70% apo­ya la reti­ra­da, apro­xi­ma­da­men­te dos ter­cios se opo­nen a la gue­rra y más de la mitad cree que fue un error. Pero exis­te una dife­ren­cia entre lamen­tar algo y apren­der de ello. Y aun­que hay amplia evi­den­cia de lo pri­me­ro, hay poca que sugie­ra lo segun­do.

Según Chris­topher Gel­pi, pro­fe­sor de cien­cias polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Duke, dspe­cia­li­za­do en acti­tu­des públi­cas ante la polí­ti­ca exte­rior, el fac­tor más impor­tan­te que con­for­ma las opi­nio­nes de los esta­dou­ni­den­ses sobre cual­quier gue­rra es si creen que EE.UU. ven­ce­rá. Esta visión solip­sis­ta del mun­do difí­cil­men­te lle­va al tipo de intros­pec­ción que pue­de con­ver­tir el remor­di­mien­to en reden­ción.

Es un modo de pen­sar que ve que la gue­rra de Viet­nam fue erró­nea no por­que se inva­dió a un país inde­pen­dien­te, lo arra­sa­ron y ase­si­na­ron a y tor­tu­ra­ron a millo­nes de per­so­na. Fue erró­nea por­que EE.UU. la per­dió.

Y esta acti­tud impreg­na el espec­tro polí­ti­co. Inclu­so cuan­do los crí­ti­cos de la gue­rra cen­su­ran la san­gre y el dine­ro des­per­di­cia­dos, gene­ral­men­te se refie­ren solo a vidas esta­dou­ni­den­ses y al dine­ro esta­dou­ni­den­se. Tam­bién los encues­ta­do­res lo pre­sen­tan de esa for­ma. Un recien­te son­deo de CBS pre­gun­tó: “¿Pien­sa que la remo­ción de Sadam Hus­sein del poder jus­ti­fi­có la pér­di­da de vidas esta­dou­ni­den­ses y otros cos­tes del ata­que con­tra Iraq, o no? (50% no, 41% sí) y “¿Pien­sa que el resul­ta­do de la gue­rra con­tra Iraq jus­ti­fi­có la pér­di­da de vidas esta­dou­ni­den­ses y otros cos­tes del ata­que con­tra Iraq, o no? (67% no, 24% sí). Sim­ple­men­te no men­cio­nan el cos­te para los ira­quíes.

“Es el fin solo para los esta­dou­ni­den­se”, escri­bió Emad Risn, un colum­nis­ta ira­quí, en un perió­di­co finan­cia­do por el gobierno. “Nadie sabe si la gue­rra ter­mi­na­rá tam­bién para los ira­quíes”. Y pare­ce que a pocos esta­dou­ni­den­ses les impor­ta. Ha pasa­do un tiem­po des­de los días en que Iraq apa­re­cía entre las prio­ri­da­des de la nación, y ni hablar de las pri­me­ras. Tie­nen razón los esta­dou­ni­den­ses cuan­do se que­jan de la suer­te de los vete­ra­nos que vuel­ven a una eco­no­mía depri­mi­da con una serie de dis­ca­pa­ci­da­des físi­cas y men­ta­les. Pero los civi­les ira­quíes ape­nas mere­cen que se les men­cio­ne.

Según un infor­me del New York Times, entre el tes­ti­mo­nio des­car­ta­do había una entre­vis­ta con el sar­gen­to mayor Edward Saz: “Orde­né que los mari­nes dis­pa­ra­ran sobre niños en coches, y enca­ré a los mari­nes indi­vi­dual­men­te, uno a uno, al res­pec­to por­que les cos­tó enfren­tar esa situa­ción”. Cuan­do le dije­ron que no sabían que había niños a bor­do, les dijo que no era su cul­pa y afir­mó que las muer­tes no debe­rían sig­ni­fi­car un las­tre vita­li­cio para ellos.

Los pro­gre­sis­tas, que tra­tan de vin­cu­lar el colap­so eco­nó­mi­co a los con­tra­tiem­pos mili­ta­res, argu­men­tan a menu­do que la cons­truc­ción de la nación debe­ría comen­zar en casa, no en Iraq, con­vir­tien­do así –a sabien­das o no– a los ira­quíes en la ima­gi­na­ción públi­ca de víc­ti­mas de una gue­rra ile­gal a recep­to­res de un bien­es­tar ilí­ci­to. Sin nin­gu­na iro­nía apa­ren­te, Oba­ma mar­có el fin de la ocu­pa­ción lla­man­do a otros a no inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de Iraq.

El esfuer­zo con­jun­to de todo esto es como rom­per­le pri­me­ro la man­dí­bu­la a alguien con tu puño solo para lamen­tar­te des­pués del terri­ble dolor cau­sa­do a tu mano.

EE.UU. no es el úni­co en esta situa­ción. La amne­sia y la indi­fe­ren­cia son pri­vi­le­gios de los pode­ro­sos. Los kenia­nos y los arge­li­nos recuer­dan las atro­ci­da­des come­ti­das por bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses bajo el colo­nia­lis­mo, mien­tras los colo­nia­lis­tas siguen huyen­do de su his­to­ria. “La carac­te­rís­ti­ca esen­cial de una nación es que todos sus indi­vi­duos tie­nen que tener muchas cosas en común” escri­bió el filó­so­fo fran­cés del Siglo XIX, Ernest Renan, “y tam­bién tie­nen que haber olvi­da­do muchas cosas”.

No es sor­pren­den­te que un recien­te son­deo Pew esta­ble­ció que a pesar de toda la evi­den­cia con­tra­ria un 56% de los esta­dou­ni­den­ses dijo que pen­sa­ba que la inva­sión había teni­do éxi­to en sus obje­ti­vos, mien­tras que la can­ti­dad de los que pien­san que la inva­sión fue la deci­sión correc­ta es la mayor en cin­co años. El cos­te de hacer las cosas siem­pre pare­ce más razo­na­ble cuan­do son otros los que pagan el pre­cio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *