Varias dece­nas de per­so­nas se die­ron cita en el medio­día de ayer en el zaguán de la casa con­sis­to­rial de Tafa­lla y en los sopor­ta­les de la pla­za de Nava­rra para ren­dir un emo­ti­vo home­na­je a todos los ase­si­na­dos y repre­sa­lia­dos en el año 1936, en los ini­cios de la Gue­rra Civil espa­ño­la. Muchos de los asis­ten­tes eran des­cen­dien­tes direc­tos, fami­lia­res y ami­gos de quie­nes pade­cie­ron la per­se­cu­ción y el escar­nio en aque­llos fatí­di­cos años.

tafa­lla. El acto esta­ba orga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Ase­si­na­dos Nava­rros (AFAN), la Aso­cia­ción Cul­tu­ral Altaf­fay­lla y Eus­kal Memo­ria y se con­vo­ca­ba como cul­mi­na­ción a un año en el que se ha con­me­mo­ra­do el 75º ani­ver­sa­rio del gol­pe mili­tar de 1936 con­tra la II Repú­bli­ca y el 25º ani­ver­sa­rio de la publi­ca­ción Nava­rra 1936. De la espe­ran­za al terror, en la que se han reco­gi­do los nom­bres y los luga­res de más de 3.000 ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas nava­rras que fue­ron ase­si­na­dos en aque­lla tris­te con­tien­da civil.

Los pri­me­ros en inter­ve­nir en este home­na­je fue­ron Mª Jesús Alfa­ro y Pedro Leral­ta, ambos edi­les de Bil­du en el Con­sis­to­rio tafa­llés, que en cas­te­llano y en eus­ke­ra expli­ca­ron los moti­vos de esta con­vo­ca­to­ria, con espe­cial recuer­do a las 37 per­so­nas que fue­ron fusi­la­das en Tafa­lla y a las 502 de esta comar­ca que for­man par­te de los más de tres milla­res de ase­si­na­dos en Nava­rra, por sus ideas socia­lis­tas y repu­bli­ca­nas. El repre­sen­tan­te de Altaf­fay­lla, Juan Car­los Berrio, rei­vin­di­có la memo­ria de aque­llas per­so­nas y las puso como ejem­plo «para man­te­ner­nos uni­dos has­ta alcan­zar los idea­les por los que aque­llos ante­pa­sa­dos nues­tros per­die­ron su vida, la defen­sa de nues­tra cul­tu­ra y de nues­tra len­gua y el dere­cho de todos los pue­blos del mun­do a vivir en liber­tad».

Pos­te­rior­men­te, el joven Ioar Labat bai­ló un aurres­ku de honor, inter­pre­ta­do por un gru­po de txis­tu­la­ris, ante la pla­ca colo­ca­da hace cin­co años en el zaguán del Ayun­ta­mien­to en la que se recuer­da a los tres con­ce­ja­les tafa­lle­ses ase­si­na­dos en 1936: Cipriano Sola, Pedro Mar­ti­ne­na y Satu­rio Gar­cía, ade­más del res­to se fusi­la­dos. Des­cen­dien­tes de aque­llas víc­ti­mas depo­si­ta­ron un ramo de flo­res en recuer­do a todos ellos. Varios de los asis­ten­tes enar­bo­la­ron ban­de­ras repu­bli­ca­nas, la de Nava­rra, la iku­rri­ña y la de la CNT. Tras ento­nar los can­tos de La Inter­na­cio­nal, el Eus­ko Guda­riak y ¡vivas! a la Repú­bli­ca, tam­bién toma­ron la pala­bra fami­lia­res des­cen­dien­tes de aque­llos ase­si­na­dos, como Jose­fi­na Cam­pos y Car­los Ochoa, con lec­tu­ras de poe­sías, valo­ra­cio­nes de los hechos acae­ci­dos y una invi­ta­ción a recu­pe­rar y man­te­ner la memo­ria his­tó­ri­ca y el deseo de que hechos como aque­llos no vuel­van a suce­der nun­ca más.

Este acto se com­ple­men­tó con una expo­si­ción de pane­les y de foto­gra­fías titu­la­da Escla­vos del fran­quis­mo que que­dó ins­ta­la­da en los por­ches de la pla­za de Nava­rra y en el inte­rior de la pla­za del Mer­ca­do, don­de tam­bién se reu­nie­ron varias dece­nas de per­so­nas en una pos­te­rior comi­da de her­man­dad.

La Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Ase­si­na­dos Nava­rros (AFAN) y la Fun­da­ción Alta­fay­lla orga­ni­za­ron ayer una jor­na­da de actos en Tafa­lla en home­na­je a las víc­ti­mas del 1936 y como cele­bra­ción de los 25 años de la colo­sal obra «De la espe­ran­za al terror», el rela­to cien­tí­fi­co, fiel e incon­tes­ta­ble de la repre­sión ejer­ci­da en Nafa­rroa por el lla­ma­do «ban­do nacio­nal». El encuen­tro com­bi­nó expo­si­cio­nes, actos de res­pe­to a los fusi­la­dos y una comi­da popu­lar, y fun­da­men­tal­men­te sir­vió para que, de mane­ra natu­ral, Alta­fay­lla cedie­ra el tes­ti­go de la cró­ni­ca de la repre­sión a Eus­kal Memo­ria.

«Docu­men­tar la repre­sión es una cade­na que no debe rom­per­se. Noso­tros como Alta­fay­lla reci­bi­mos el tes­ti­go de pio­ne­ros como Jimeno Jurío», comen­ta Juan Kar­los Berrio. «Tras 25 años, había lle­ga­do el momen­to de avan­zar en la cade­na, de dar el rele­vo a gen­te nue­va, de enla­zar con el siguien­te esla­bón. Aun­que todo cuan­to hemos hecho está a dis­po­si­ción de la socie­dad, el tes­ti­go se lo cede­mos a Eus­kal Memo­ria», dijo Berrio.

El encar­ga­do de coger el tes­ti­go por par­te de Eus­kal Memo­ria fue Iña­ki Ega­ña. «Para noso­tros supo­ne un gran honor. Alta­fay­lla ha sido una refe­ren­cia cru­cial a la hora de hacer inves­ti­ga­ción seria y cien­tí­fi­ca», afir­mó Ega­ña. «Ade­más, es una res­pon­sa­bi­li­dad impor­tan­te. Ellos han bucea­do den­tro de lo que qui­zá fue el momen­to más impor­tan­te de la his­to­ria de los vas­cos en el siglo XX, has­ta lle­gar a la ver­dad. Muchas de las cir­cuns­tan­cias que aho­ra vivi­mos tie­nen su raíz en esos momen­tos y el tra­ba­jo de Alta­fay­lla ha sido fun­da­men­tal», con­ti­nuó.

Des­de Eus­kal Memo­ria se reci­be tam­bién este lega­do como un com­pro­mi­so. «Todo cuan­to resul­te de nues­tro tra­ba­jo será patri­mo­nio de todos. Eus­kal Memo­ria tan sólo será un ins­tru­men­to para con­ti­nuar en esa direc­ción. En su momen­to, habrá otros que reco­ge­rán todo el mate­rial para seguir hacia ade­lan­te y, así, man­te­ner vivo a este pue­blo», sos­tu­vo Ega­ña.

Home­na­je y comi­da

Tafa­lla se con­vir­tió ayer en un lugar para el reen­cuen­tro de cien­tos de per­so­nas que tra­ba­jan para que el pue­blo no olvi­de. Solo en la comi­da había ya 160 comen­sa­les. El día comen­zó con un home­na­je en el Ayun­ta­mien­to a los tafa­lle­ses fusi­la­dos en las «sacas» y una expo­si­ción en los por­ches de la pla­za, así como otra en los bajos del mer­ca­do de la ciu­dad. Ade­más de pane­les en recuer­do de las víc­ti­mas del san­grien­to gol­pe de esta­do, vol­vie­ron a ondear las ban­de­ras repu­bli­ca­nas, las ense­ñas anar­quis­tas roji­ne­gras, iku­rri­ñas y el emble­ma de ANV.

En el home­na­je a los falle­ci­dos des­ta­có la figu­ra de Mari­bel López, a cuyo padre mata­ron antes de que nacie­ra. Tam­bién habla­ron los edi­les de Bil­du y la huér­fa­na de Azkoien Jose­fi­na Cam­pos. Por par­te de Ahaz­tuak, tomó la pala­bra Kar­los Otxoa.

Entre la mul­ti­tud se encon­tra­ba Pedro José Fran­cés (miem­bro de AFAN), quien sos­tu­vo que «todos tene­mos la obli­ga­ción de pelear por esas ilu­sio­nes y espe­ran­zas que mata­ron hace tan­tos años». Fran­cés lamen­tó que no estu­vie­ran pre­sen­tes todas las aso­cia­cio­nes en el acto, pero con­fió en que más pron­to que tar­de «todos los huér­fa­nos estén uni­dos».

Tras la comi­da popu­lar, en lugar de la habi­tual flor para los fami­lia­res de las víc­ti­mas, Iña­ki Ega­ña les hizo entre­ga de un lápiz para que escri­ban con él su expe­rien­cia y que jamás se pier­da. El por­ta­voz de Eus­kal Memo­ria expli­có que la idea le lle­gó des­pués de encon­trar un lápiz en la fosa de un repu­bli­cano y que es ese lápiz la mejor herra­mien­ta para que los vas­cos escri­ban su his­to­ria.

Ni un pre­so más

Bajo una txa­pe­la con la «A» de anar­quía bor­da­da en hilo rojo se encon­tra­ba Lucio Urtu­bia, el alba­ñil de Cas­can­te que puso en jaque a uno de los ban­cos más impor­tan­tes del mun­do con sus fal­si­fi­ca­cio­nes. «Quie­ro dejar bien cla­ro que no ten­go ren­cor a nadie, pero que tam­po­co olvi­do. Y, como no olvi­do, a veces llo­ro», con­fe­só Urtu­bia. «De lo que estoy en con­tra es de las cár­ce­les. Toda mi vida he esta­do en con­tra de meter a la gen­te en un agu­je­ro y lavar­se las manos. No lo quie­ro ni para mis enemi­gos. Si a mí me hubie­ran meti­do en la cár­cel, sólo hubie­ra acu­mu­la­do odio y ven­gan­za».

«Hay que sacar a todos los pre­sos de esos agu­je­ros. A todos, por­que no es cas­ti­go para nadie. Ni siquie­ra para el Urdan­ga­rín ese ‑aña­dió-. Si ha roba­do, que le expro­pien, pero nada de agu­je­ros. Nun­ca más», sen­ten­ció el alba­ñil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *