Esta­dos Uni­dos con­tra el mun­do- Imma­nuel Wallerstein

Hubo un tiem­po en que Esta­dos Uni­dos tenía muchos ami­gos, o por lo menos segui­do­res rela­ti­va­men­te obe­dien­tes. En los días que corren, pare­ce que no tie­ne sino adver­sa­rios, de todas las colo­ra­cio­nes polí­ti­cas. Es más, no pare­ce estar­le yen­do muy bien en los encuen­tros con sus adver­sa­rios. Tome­mos lo que ha esta­do ocu­rrien­do en noviem­bre y la pri­me­ra mitad de diciem­bre de 2011. Ha teni­do con­fron­ta­cio­nes con Chi­na, Pakis­tán, Ara­bia Sau­di­ta, Israel, Irán, Ale­ma­nia y Amé­ri­ca Lati­na. No pue­de uno decir que haya lle­va­do la mejor par­te en estas controversias.

El mun­do inter­pre­tó la pre­sen­cia y los anun­cios del pre­si­den­te Barack Oba­ma en Aus­tra­lia como un abier­to desa­fío a Chi­na, pues le dijo al Par­la­men­to aus­tra­liano que Esta­dos Uni­dos esta­ba deci­di­do a des­ti­nar los recur­sos nece­sa­rios para man­te­ner nues­tra fuer­te pre­sen­cia mili­tar en esta región. Para este fin, Esta­dos Uni­dos está envian­do a 250 mari­nes a una base aérea aus­tra­lia­na en Dar­win (y posi­ble­men­te aumen­te este núme­ro en el futu­ro a 2 mil 500 elementos).

Ésta es sólo una de tan­tas juga­das de des­plie­gue mili­tar seme­jan­te en la región. Así, con­for­me Esta­dos Uni­dos se reti­ra (o se ve for­za­do a reti­rar­se) de Medio Orien­te –por razo­nes polí­ti­cas y finan­cie­ras– mues­tra sus múscu­los en la región Asia-Pací­fi­co. ¿Es esto real­men­te creí­ble, en un momen­to en que hay una renuen­cia cre­cien­te del públi­co esta­du­ni­den­se para invo­lu­crar­se en el exte­rior y hay exi­gen­cias urgen­tes de que reduz­ca sus gas­tos, inclui­dos los gas­tos mili­ta­res? Has­ta aho­ra, la res­pues­ta de Chi­na ha sido, vir­tual­men­te, no res­pon­der, como dicien­do que el tiem­po está del lado de Chi­na, aun en cuan­to a sus rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos, o tal vez, espe­cial­men­te para sus rela­cio­nes con Esta­dos Unidos.

Lue­go está Pakis­tán. Esta­dos Uni­dos ha arro­ja­do el guan­te. Pakis­tán debe cesar de pro­te­ger a sus movi­mien­tos isla­mi­tas. Debe dejar de soca­var al gobierno de Kar­zai en Afga­nis­tán. Debe cesar de ame­na­zar a India con accio­nes mili­ta­res en Cache­mi­ra. ¿O qué? Ése es el pro­ble­ma. Apa­ren­te­men­te, según docu­men­tos fil­tra­dos, Esta­dos Uni­dos pen­sa­ba que el últi­mo ami­go que le que­da­ba en Pakis­tán, el actual pre­si­den­te Asif Alí Zar­da­ri, podía correr al líder del ejér­ci­to, el gene­ral Ash­faq Par­vez Kaya­ni. En res­pues­ta, el gene­ral Kaya­ni hizo arre­glos para que el pre­si­den­te Zar­da­ri fue­ra a Dubai a un tra­ta­mien­to médi­co. El gol­pe poten­cial, con res­pal­do de Esta­dos Uni­dos, falló. Y si Esta­dos Uni­dos inten­ta­ra tomar repre­sa­lias cor­tan­do la asis­ten­cia finan­cie­ra, siem­pre está Chi­na para tomar su lugar.

En Medio Orien­te, lo que más quie­re el pre­si­den­te Oba­ma es que nada gra­ve ocu­rra entre Israel y los pales­ti­nos, por lo menos has­ta ser rele­gi­do. Esto no satis­fa­ce las nece­si­da­des de Ara­bia Sau­di­ta o del pri­mer minis­tro Netan­yahu de Israel. Así que ambos con­ti­núan agi­tan­do el cal­de­ro, des­de el pun­to de vis­ta esta­du­ni­den­se. Y Esta­dos Uni­dos que­dó en la posi­ción de pedir­les, no de exi­gir­les o controlarlos.

Lue­go está Irán, supues­ta­men­te la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción inme­dia­ta de Esta­dos Uni­dos (como lo es para Ara­bia Sau­di­ta e Israel). Así que Esta­dos Uni­dos ha esta­do uti­li­zan­do sus más super­se­cre­tos avio­nes no tri­pu­la­dos (los dro­nes) para espiar a Irán. No hay nada sor­pren­den­te en esto, excep­to que pare­ce que de algún modo uno de estos dro­nes ate­rri­zó en Irán. Digo ate­rri­zó por­que el pun­to cla­ve es por qué y cómo fue que lo hizo. La CIA, de la cual es este dro­ne, ha inten­ta­do, de un modo poco con­vin­cen­te, suge­rir que hubo algu­na falla mecá­ni­ca que expli­ca la cues­tión. Los ira­níes han suge­ri­do que lo baja­ron median­te una ciber­ac­ción. Esta­dos Uni­dos dice impo­si­ble –pero Deb­ka, la voz por Inter­net de los hal­co­nes israe­líes, dicen que es cier­to. Yo en esto pien­so que es pro­ba­ble. Ade­más, aho­ra que los ira­níes tie­nen el dro­ne, tra­ba­jan en des­ci­frar todos sus secre­tos téc­ni­cos. ¿Quién sabe? Pue­den publi­car los secre­tos para que todo el mun­do los conoz­ca. Y lue­go, ¿qué tan super­se­cre­tos serán los dro­nes?

Ah, sí, Ale­ma­nia. Como todo mun­do sabe, hay una cri­sis en la zona del euro. Y la can­ci­ller Mer­kel ha esta­do tra­ba­jan­do muy duro para hacer que los paí­ses de la zona del euro acep­ten una solu­ción que le fun­cio­na­rá a ella, tan­to en lo polí­ti­co, al inte­rior de Ale­ma­nia, como en lo eco­nó­mi­co al inte­rior de Euro­pa. Ella ha esta­do pre­sio­nan­do en favor de un nue­vo tra­ta­do euro­peo que impon­dría san­cio­nes auto­má­ti­cas a los paí­ses de la zona del euro que vio­len las con­di­cio­nes de este tra­ta­do. Esta­dos Uni­dos con­si­de­ró que éste era el enfo­que erró­neo. La posi­ción esta­du­ni­den­se fue que ésta era una acción de mediano pla­zo que no resol­vía la situa­ción en el cor­to pla­zo. Oba­ma envió a su secre­ta­rio del Teso­ro, Timothy Geith­ner, a Euro­pa para insis­tir en sus suge­ren­cias alter­na­ti­vas. No impor­tan los deta­lles, ni quién es más sabio. Lo impor­tan­te es seña­lar que Geith­ner fue igno­ra­do por com­ple­to y que los ale­ma­nes siguen en la suya.

Final­men­te, los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be se reu­nie­ron en Vene­zue­la para fun­dar una nue­va orga­ni­za­ción, la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac). Todos los paí­ses del con­ti­nen­te fir­ma­ron, excep­to los dos que no fue­ron invi­ta­dos (Esta­dos Uni­dos y Cana­dá). La Celac está dise­ña­da para rem­pla­zar a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (la OEA), que incluía a Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, y que sus­pen­dió a Cuba. Toma­rá un tiem­po para que la OEA des­apa­rez­ca y que sólo la Celac se man­ten­ga. No obs­tan­te, esto no exac­ta­men­te lo están cele­bran­do en Washington.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.