Bolí­var Vive- Luis Brit­to

Bolí­var vive en su obra. Muer­to en vida está quien no crea. Ape­nas exis­te aquel cuyos tra­ba­jos no le sobre­vi­ven. El crea­dor vive mien­tras su obra sub­sis­te. Tene­mos la dura­ción de nues­tros pro­yec­tos. Se acos­tum­bra el 17 de diciem­bre con­me­mo­rar una vida que pasó. Antes que deplo­rar lo per­di­do, hay que cele­brar lo que per­du­ra.

BOLÍVAR MUERE La bata­lla por la eter­ni­dad es como la que se libra por la vida: pre­ca­ria e ince­san­te. Bolí­var mue­re cada vez que su nom­bre es invo­ca­do con­tra sus idea­les.

BOLÍVAR VIVE En los vein­te millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos que ayu­dó a libe­rar.

BOLÍVAR MUERE Cada vez que los impe­rios plan­tan ban­de­ras en las exten­sio­nes arre­ba­ta­das a Méxi­co, en el terri­to­rio ocu­pa­do de Puer­to Rico, en la super­fi­cie colo­ni­za­da de las Mal­vi­nas, en las pose­sio­nes toda­vía colo­nia­les o en las inde­pen­di­za­das nomi­nal­men­te pero aún some­ti­das a esta­tu­tos neo­co­lo­nia­les.

BOLÍVAR VIVE En la pro­di­gio­sa geo­gra­fía que guar­da los más abun­dan­tes recur­sos de agua dul­ce, bio­di­ver­si­dad, ener­gía y mine­ra­les del pla­ne­ta; en las nor­mas que con­fie­ren la pro­pie­dad de ellos a nues­tros paí­ses, como el decre­to que el Liber­ta­dor expi­de en Qui­to el 24 de octu­bre de 1829, según el cual “las minas de cual­quier cla­se corres­pon­den a la Repú­bli­ca”.

BOLÍVAR MUERE Cada vez que una por­ción del cuer­po no reno­va­ble de Amé­ri­ca es nego­cia­da con las trans­na­cio­na­les, entre­ga­da a cam­bio de bara­ti­jas, empe­ña­da para adqui­rir lo super­fluo, dada en pren­da para legi­ti­mar depre­da­cio­nes ambien­ta­les de los mono­po­lios, libra­da a la con­ta­mi­na­ción o el saqueo o pri­va­ti­za­da para la apro­pia­ción exclu­si­va y pri­va­da de empre­sas o de etnias.

BOLÍVAR VIVE En el sin tie­rra, en el sin tra­ba­jo, en el sin techo, en el sin pan, en el mar­gi­na­do, en el exclui­do, en el indo­cu­men­ta­do, en el exi­lia­do, en el escla­vo de la maqui­la, en el espal­da moja­da, en el exi­lia­do, en el secues­tra­do, en el des­apa­re­ci­do, en el fal­so posi­ti­vo.

BOLÍVAR MUERE En los par­la­men­tos que reti­ran dere­chos socia­les, en los gobier­nos que inmu­ni­zan a las maqui­las con­tra impues­tos y leyes labo­ra­les, en los sin­di­ca­tos ven­di­dos a los patro­nos, en los gre­mios patro­na­les que disi­mu­lan la rela­ción de tra­ba­jo ter­ce­ri­zán­do­la con inter­me­dia­rios fan­tas­mas.

BOLÍVAR VIVE En el artícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, que pro­cla­ma como dere­chos irre­nun­cia­bles de la Nación la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía, la inmu­ni­dad, la inte­gri­dad terri­to­rial y la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal.

BOLÍVAR MUERE Cada vez que un juez sen­ten­cia que la sobe­ra­nía de Vene­zue­la no es abso­lu­ta y que la Repú­bli­ca no tie­ne inmu­ni­dad ante jue­ces, árbi­tros y ver­du­gos extran­je­ros.

BOLÍVAR VIVE Cuan­do nues­tros paí­ses se reti­ran de los orga­nis­mos que some­ten su sobe­ra­nía y sus con­tra­tos de inte­rés públi­co a las sen­ten­cias de depen­den­cias del Ban­co Mun­dial o de jun­tas arbi­tra­les al ser­vi­cio de los con­sor­cios.

BOLÍVAR MUERE En el momen­to en que un gobierno arro­ja sobre su pue­blo una Deu­da impa­ga­ble para cos­tear super­flui­da­des. En el ins­tan­te cuan­do un Poder Legis­la­ti­vo san­cio­na Infa­mes Tra­ta­dos con­tra la Doble Tri­bu­ta­ción, que inmu­ni­zan a las trans­na­cio­na­les con­tra el pago de impues­tos en nues­tros paí­ses y obli­gan al pue­blo a pagar la car­ga tri­bu­ta­ria que los capi­ta­les extran­je­ros elu­den. En la nor­ma tri­bu­ta­ria rece­si­va, que cas­ti­ga a quie­nes ganan poco o nada y exi­me a quie­nes ingre­san for­tu­nas.

BOLÍVAR VIVE Cuan­do nues­tros paí­ses denun­cian fal­sos tra­ta­dos de libre comer­cio, simi­la­res al que el Liber­ta­dor denun­cia el 27 de octu­bre de 1825 en car­ta al vice­pre­si­den­te San­tan­der des­de Poto­sí: «El tra­ta­do de amis­tad y comer­cio entre Ingla­te­rra y Colom­bia tie­ne la igual­dad de un peso que tuvie­ra de una par­te oro y de la otra plo­mo. Ven­di­das estas dos can­ti­da­des vería­mos si eran igua­les. La dife­ren­cia que resul­ta­ra, sería la igual­dad nece­sa­ria que exis­te entre un fuer­te y un débil”.

BOLÍVAR MUERE Cuan­do las dis­po­si­cio­nes de Tra­ta­dos de Libre Comer­cio uná­ni­me­men­te recha­za­dos, como el ALCA, se infil­tran de nue­vo a tra­vés de acuer­dos bila­te­ra­les, Tra­ta­dos de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de Inver­sio­nes, ver­gon­zo­sas cláu­su­las incons­ti­tu­cio­na­les en los con­tra­tos de inte­rés públi­co y acuer­dos de inter­cam­bio mer­can­til con paí­ses que a su vez tie­nen Tra­ta­dos de Libre Comer­cio con los impe­rios.

BOLÍVAR VIVE En el mili­ciano que toma las armas para impo­ner la sobe­ra­nía popu­lar o defen­der­la.

BOLÍVAR MUERE Cada vez que en “la cuar­ta par­te del mun­do” que él libe­ró se implan­tan bases mili­ta­res extra­ñas a la región, se sus­cri­ben tra­ta­dos de asis­ten­cia mili­tar al impe­ria­lis­mo, se crean escue­las impe­ria­les de con­tra­in­sur­gen­cia o misio­nes cas­tren­ses para tute­lar nues­tras mili­cias, se finan­cian con fon­dos del Impe­rio des­me­su­ra­das maqui­na­rias mili­ta­res que aten­tan con­tra el equi­li­brio estra­té­gi­co de la región, se libran gue­rras fra­tri­ci­das en el exclu­si­vo inte­rés de las trans­na­cio­na­les, se lan­zan agre­sio­nes pro­gra­ma­das, apo­ya­das y diri­gi­das por los impe­rios, se crean fuer­zas para­mi­li­ta­res para encu­brir el terro­ris­mo de Esta­do, se admi­te la inje­ren­cia de fuer­zas poli­cia­les o para­po­li­cia­les forá­neas, se envían lati­no­ame­ri­ca­nos como car­ne de cañón de tro­pas auxi­lia­res o mer­ce­na­rias para pelear las gue­rras impe­ria­les en los con­fi­nes del mun­do.

BOLÍVAR VIVE En el sabo­tea­do Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má, en su plan de 1826 de “una fede­ra­ción entre Boli­via, el Perú y Colom, más estre­cha que la de los Esta­dos Uni­dos, man­da­da por un pre­si­den­te y vice­pre­si­den­te y regi­da por la cons­ti­tu­ción boli­via­na, que podrá ser­vir para los esta­dos en par­ti­cu­lar y para la fede­ra­ción en gene­ral, hacién­do­se aque­llas varia­cio­nes del caso. La inten­ción de este pac­to es la más per­fec­ta uni­dad posi­ble bajo de una for­ma fede­ral”. El Liber­ta­dor revi­ve en los pro­yec­tos de unión lati­no­ame­ri­ca­na de Eloy Alfa­ro y Cipriano Cas­tro, Augus­to César San­dino, en el Mer­co­sur, en el Alba, en Una­sur, en la Celac, en todos y cada uno de los esfuer­zos de lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños para reco­no­cer­nos como la gran nación que somos y sere­mos.

BOLÍVAR MUERE En la cons­pi­ra­ción sece­sio­nis­ta de la Cosia­ta, en el des­mem­bra­mien­to de la Gran Colom­bia y de Cen­troa­mé­ri­ca, en las ten­ta­ti­vas de frac­cio­nar nues­tros paí­ses invo­can­do coar­ta­das regio­na­les o étni­cas, en Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les que ope­ran como sub­si­dia­dos laca­yos de poten­cias forá­neas, en el ser­vil pan­ame­ri­ca­nis­mo, en las orga­ni­za­cio­nes cons­ti­tui­das como Minis­te­rios de Colo­nias de los Impe­rios que pre­ten­den mane­jar nues­tros gobier­nos, nues­tros tri­bu­na­les, nues­tras eco­no­mías, nues­tras con­cien­cias.

BOLÍVAR VIVE En los sis­te­mas edu­ca­ti­vos gra­tui­tos para todas las cla­ses socia­les y cen­tra­dos en el apren­di­za­je por la expe­rien­cia y la inves­ti­ga­ción pre­co­ni­za­dos por Simón Rodrí­guez; en la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca fun­da­da en el cono­ci­mien­to y no en la pro­pie­dad ins­tau­ra­da en la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de Boli­via; en la arti­lle­ría del pen­sa­mien­to que divul­ga, exa­mi­na, cri­ti­ca y deba­te.

BOLÍVAR MUERE En los sis­te­mas edu­ca­ti­vos con tari­fa sólo para pri­vi­le­gia­dos, tute­la­dos por buro­cra­cias impe­ria­les o cle­ri­ca­les; en el cono­ci­mien­to tra­ta­do como mer­can­cía; en el meca­nis­mo de paten­tes con­ce­bi­do como peni­ten­cia­ría de la escla­vi­tud men­tal, en los medios al ser­vi­cio de intere­ses forá­neos u oli­gár­qui­cos que sólo difun­den con­te­ni­dos fala­ces o impor­ta­dos.

BOLÍVAR VIVE En quien inven­ta, en quien crea, en quien se inte­rro­ga, en quien afa­na la con­cien­cia sobre el enig­ma inago­ta­ble de lo ame­ri­cano.

BOLÍVAR MUERE En quien copia, en quien imi­ta, en quien reme­da, en quien cale­trea, en quien pla­gia, en quien abo­mi­na de su pro­pio ser, en quien clau­di­ca.

BOLÍVAR VIVE ¡Viva Bolí­var!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *