El para­pe­to­de la men­ti­ra- Joxean Agi­rre

Dicen los más sabios del lugar que las pun­tua­li­za­cio­nes y expli­ca­cio­nes acer­ca de lo que hace­mos solo tie­nen sen­ti­do como con­se­cuen­cia de una mala estra­te­gia comu­ni­ca­ti­va, es decir, que si somos cla­ros y efi­ca­ces trans­mi­tien­do nues­tro men­sa­je, las acla­ra­cio­nes están de sobra.

No obs­tan­te, en el pro­ce­lo­so océano de los medios de comu­ni­ca­ción espa­ño­les son tan fre­cuen­tes las mareas negras y el ver­ti­do de aguas feca­les que la mier­da y el cha­pa­po­te entur­bian inclu­so los tra­ba­jos más diá­fa­nos y trans­pa­ren­tes. En ple­na bata­lla de las ideas, «Abc» hizo la sema­na pasa­da un ejer­ci­cio pro­pio del mis­mí­si­mo Joseph Goeb­bels, al dic­ta­do de lo que hoy en día se cono­ce como el mar­ke­ting social. Como répli­ca al tra­ba­jo de varios años de la Fun­da­ción Eus­kal Memo­ria, un artícu­lo fir­ma­do por Itziar Reye­ro y Javier Pago­la era titu­la­do así: «ETA ela­bo­ra un cen­so de víc­ti­mas pro­pias e inclu­ye a muer­tos por infar­to o acci­den­te». En el mis­mo, ensal­zan­do muchos sen­ti­mien­tos de orgu­llo patrio, pro­mo­vien­do odios y per­sua­dien­do a sus lec­to­res de cosas muy ale­ja­das de la reali­dad, se aden­tra­ron en lo que, des­de mi pun­to de vis­ta, es into­le­ra­ble: insul­tar y ridi­cu­li­zar a per­so­nas heri­das o falle­ci­das en el con­tex­to del con­flic­to polí­ti­co y arma­do que aún no hemos cerra­do. Com­par­tí cár­cel con Este­ban Nie­to, estu­ve con la fami­lia de Remi Ayes­ta­ran a las pocas horas de su muer­te, cono­cí a Tama­ra Murue­ta­goie­na el pasa­do invierno, en unas jor­na­das con­tra la tor­tu­ra en las se pro­yec­tó el docu­men­tal que ella mis­ma diri­gió en recuer­do de su padre, muer­to tras ser tor­tu­ra­do por la Guar­dia Civil. Todos ellos, sin excep­ción, has­ta 475 per­so­nas reco­gi­das con rigor docu­men­tal, falle­cie­ron como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia esta­tal o por cau­sas deri­va­das del con­flic­to entre los años 1960 y 2011. Por eso denun­cio la acti­tud de estos atrin­che­ra­dos en el Füh­rer­bun­ker del dia­rio monár­qui­co y fran­quis­ta. Ser un pele­le del equi­po redac­tor de un perió­di­co de esas carac­te­rís­ti­cas no otor­ga bula para tachar de obe­sos des­cui­da­dos, cri­mi­na­les con car­dio­pa­tía o ancia­nas impre­sio­na­bles a per­so­nas muer­tas en el con­tex­to de una inter­ven­ción poli­cial, por la des­aten­ción médi­ca deri­va­da del exi­lio o la clan­des­ti­ni­dad, o por el horror pro­vo­ca­do por un pelo­tón de poli­cías irrum­pien­do en tu casa de madru­ga­da tras derri­bar la puer­ta a pata­das.

La ter­mi­no­lo­gía emplea­da para defi­nir situa­cio­nes y con­tex­tua­li­zar las muer­tes pro­du­ci­das en más de medio siglo de con­flic­to es una herra­mien­ta de con­trol y mani­pu­la­ción polí­ti­ca de pri­mer orden. Con el tér­mino «víc­ti­ma» el esfuer­zo por con­fun­dir ha sido, sigue sien­do, incon­men­su­ra­ble. Hay todo un deba­te pen­dien­te de abor­dar entre todas las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que, lejos de la podre­dum­bre moral de los perio­dis­tas cita­dos, requie­ren acla­ra­cio­nes ter­mi­no­ló­gi­cas y un esfuer­zo aún no com­ple­ta­do para cate­go­ri­zar todas las con­se­cuen­cias del con­flic­to arma­do al que nos refe­ri­mos. Y este deba­te, cuan­do lle­gue, va a echar por tie­rra bas­tan­tes de los aser­tos y pasa­jes heroi­cos uti­li­za­dos para con­fec­cio­nar deter­mi­na­dos rela­tos.

Galo Bil­bao impar­te Éti­ca de la uni­ver­si­dad de Deus­tu, y es, ade­más, inte­gran­te de Bakeaz, y uno de los fun­da­do­res de Ges­to por la Paz. En las «Jor­na­das de Soli­da­ri­dad con las víc­ti­mas» orga­ni­za­das por Ges­to el pasa­do mes de junio, este docen­te des­gra­nó algu­nas refle­xio­nes muy intere­san­tes para aco­tar el sig­ni­fi­ca­do de tan con­tro­ver­ti­do con­cep­to: víc­ti­ma. ¿Quién es víc­ti­ma? ¿Qué cate­go­ría cla­ve es el ras­go iden­ti­fi­ca­dor bási­co de la víc­ti­ma?

Toda­vía es fre­cuen­te encon­trar tes­ti­mo­nios acer­ca de la ejem­pla­ri­dad de las víc­ti­mas, lo que nos colo­ca ante la des­crip­ción de un refe­ren­te moral. La ino­cen­cia abso­lu­ta de todas las per­so­nas muer­tas por las orga­ni­za­cio­nes arma­das vas­cas es una pre­mi­sa aban­de­ra­da por el pro­pio Patxi López. Galo Bil­bao afir­ma, y coin­ci­do con él, que es cons­ta­ta­ble la gra­ve fal­ta moral de algu­na de las «víc­ti­mas del terro­ris­mo» que a todos se nos exi­ge hon­rar públi­ca­men­te. A menu­do el lis­ta­do de esas excep­cio­nes se limi­ta a men­cio­nar a Meli­tón Man­za­nas y a Luis Carre­ro Blan­co, sen­dos vic­ti­ma­rios muer­tos en aten­ta­do. Pero si ana­li­za­mos caso por caso las abun­dan­tes y nun­ca coin­ci­den­tes lis­tas de víc­ti­mas ela­bo­ra­das con pro­pó­si­to exal­ta­dor, no es difí­cil encon­trar bas­tan­tes per­so­nas ale­ja­das del carác­ter inma­cu­la­do que se les atri­bu­ye. ¿Son los altos car­gos polí­ti­cos del «fran­quis­mo polí­ti­co» como Javier de Yba­rra, Augus­to Unce­ta o Juan María de Ara­lu­ce, impli­ca­do públi­ca­men­te en la matan­za de Mon­te­ju­rra de 1976, vic­ti­ma­rios con­ver­ti­dos en víc­ti­mas? ¿Cómo cata­lo­ga­mos, en toda su exten­sión, a Jose Maria Arri­za­ba­la­ga, Clé­ment Perret o Juan Manuel Ese­ve­rri, par­ti­ci­pan­tes direc­tos en accio­nes terro­ris­tas o para­po­li­cia­les? José Fran­cis­co Mateu, exdi­vi­sio­na­rio y últi­mo pre­si­den­te del TOP, José Lasan­ta, coro­nel de Infan­te­ría y juez ins­truc­tor del Juz­ga­do núme­ro 2 del anti­guo Tri­bu­nal Mili­tar fran­quis­ta espe­cia­li­za­do en deli­tos de terro­ris­mo, Manuel López Tri­vi­ño, el famo­so guar­dia civil al man­do del cuar­te­li­llo de Zarautz que aren­ga­ba a sus tro­pas antes de dis­pa­rar al gri­to de «¡Muer­te a los vas­cos!» ¿son per­so­nas que evo­can la jus­ti­cia o algún tipo de valor cívi­co?

Es cier­to que a casi todas ellas las mató ETA. Galo Bil­bao apos­ti­lla su refle­xión con una con­si­de­ra­ción muy jui­cio­sa: a todo tipo de víc­ti­mas «pode­mos deno­mi­nar­las ino­cen­tes por­que no mere­cían el acto de vic­ti­ma­ción pade­ci­do (…), su muer­te ha supues­to una con­cul­ca­ción de sus dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les, una vio­la­ción de la intan­gi­ble dig­ni­dad per­so­nal». Cabe enten­der que esa cate­go­ría cla­ve para des­cri­bir la ino­cen­cia abar­ca a cual­quier per­so­na muer­ta o heri­da por acción de ter­ce­ros, sea el afec­ta­do de una tipo­lo­gía o de otra.

Por no dejar res­qui­cios inter­pre­ta­ti­vos, ade­más de las «víc­ti­mas del terro­ris­mo», de las «víc­ti­mas de la vio­len­cia esta­tal», habría que refe­rir­se a otro tipo de «víc­ti­mas» deri­va­das del con­flic­to, que requie­ren de otro tipo de cate­go­ri­za­ción docu­men­tal, pero que no pue­den ser exclui­das de los rela­tos por cons­truir. Es lo que ha tra­ta­do de hacer Eus­kal Memo­ria en sus tra­ba­jos de docu­men­ta­ción y divul­ga­ción de todas las con­se­cuen­cias del con­flic­to en los últi­mos cin­cuen­ta años, inclu­yen­do entre las víc­ti­mas del con­flic­to a los mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes arma­das falle­ci­dos acci­den­tal­men­te, en el exi­lio o en cir­cuns­tan­cias no direc­ta­men­te atri­bui­bles a la res­pon­sa­bi­li­dad de los esta­dos. Sólo des­de la mala fe o la bur­da pro­pa­gan­da se dedu­ce de ello la inten­ción de evo­car equi­pa­ra­cio­nes, tra­zar sime­trías o inflar las cifras del sufri­mien­to en Eus­kal Herria.

La direc­ción de nues­tro tra­ba­jo es bien dis­tin­ta, y se podría sin­te­ti­zar así: toda­vía sigue sin cerrar­se el con­flic­to político/​armado con­tem­po­rá­neo. Debe­mos inci­dir en la asun­ción por cada par­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des (reco­no­ci­mien­to de todas las víc­ti­mas) y en la nece­sa­ria cons­truc­ción de un mar­co demo­crá­ti­co inclu­si­vo (repa­ra­ción del défi­cit actual y prin­ci­pal garan­tía de no repe­ti­ción). Con ese fin, ade­más de dis­tin­tos rela­tos con voca­ción con­ver­gen­te, se pre­ci­san ins­tru­men­tos. La Comi­sión de la Ver­dad ‑uno de los más impor­tan­tes- esta­ble­ce­rá como prio­ri­dad polí­ti­ca la imple­men­ta­ción de ambas con­di­cio­nes en rela­ción con el últi­mo medio siglo de nues­tra his­to­ria. Des­de la mis­ma se pro­pon­drán medi­das para docu­men­tar lo acon­te­ci­do, dar cau­ce a los dife­ren­tes rela­tos exis­ten­tes y fomen­tar la repa­ra­ción de los daños en toda su exten­sión.

No más basu­ra perio­dís­ti­ca ni decla­ra­cio­nes eva­si­vas. Los esta­dos son los últi­mos de la fila en esta tarea mul­ti­la­te­ral, e insis­ten en para­pe­tar­se tras los pre­tex­tos y la men­ti­ra. Deben saber que Eus­kal Herria y la ver­dad nun­ca serán víc­ti­mas de su inmo­vi­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *